Todo lo mío (?) es para Lizjooporque es MI TODOy la amo densamente & porque soy de ella para todo lo que guste & desee

Twilight no me pertenece y la historia tampoco, es de LyricalKris, yo solo me adjudico la traducción.

Mil gracias a ericastelo, quien me acompaña de nuevo en esta traducción

Pesadilla antes de Navidad

Capítulo 1: Prólogo - Pérdida

"Cariño, creo que ya es hora".

"No". Le dijo Edward a su esposa, implorando aunque su expresión estaba tan rota como debía estar la suya. Sabía que esta no era su decisión. Estaba fuera de sus manos, y así había sido por seis meses. "Aún no. Por favor, aún no".

No estaba listo. Nunca iba a estar listo.

Los ojos de Kate y los suyos se llenaron de lágrimas, y su voz sonó como un gemido desde el fondo de su garganta. "Edward, por favor". Miró a su hijo, acomodado entre sus brazos

Tres simples palabras, y aun así escuchó lo que significaban. Estaba pasando. Ahora. Y ella no tenía fuerzas para verlo derrumbarse.

Edward cerró sus ojos. En algún lugar dentro de su cabeza, alguien estaba gritando. No. No. No. No. Abrió sus ojos y caminó hacia su esposa y Xavier, su hijo. Con cada paso su alma y su corazón se retorcían en su interior, su llanto aumentando, en contraste con la vida de su hijo durante las últimas semanas. Lo que pasaba dentro de Edward era algo violento y agonizante. La lucha de su hijo por cada respiración era angustiosamente calmada.

Xavier había estado peleando por un largo tiempo, y esta noche iba a perder.

Edward se detuvo frente a su hijo y su esposa. Sus dedos temblaban mientras los pasaba por la cara de su bebé. Cuando nació, sus mejillas eran rosas y regordetas. Ahora su piel no tenía sangre, era enfermizamente pálida. Sus labios estaban azules y resecos. Sus hermosos rizos rubios sin vida, como el resto de él.

Sin decir nada, abrazó a Kate, con todo y el bebé, y la cargó a la sala. Los tres se sentaron, su esposa en su regazo y el bebé contra su pecho. Mantuvo un brazo alrededor de ella y con el otro acarició la espalda de su hijo. Había algo en su garganta que hacía que se ahogara.

Su esposa puso su mano encima de la de Edward, y juntos vieron cómo la espalda de Xavier subía y bajaba con cada laboriosa respiración. Kate lloraba, aunque no incontrolablemente. Temblaba entre los brazos de Edward, ¿o era él el que hacía que todos se movieran? No sabría decirlo. Todo lo que sabía era que el dolor era insoportable. No podía entender cómo podría sobrevivir. Seguramente cuando las respiraciones de Xavier se detuvieran, las suyas también lo harían. Lo más seguro es que no iba a vivir después de eso, y si su hijo tenía que irse, Edward no podía decir que la idea de seguirlo lo desanimara.

El bebé jadeó, abriendo sus ojos, tratando de enfocar, y Edward supo que tenía que hablar.

"¿Xavier?" Su voz sonaba rasposa, y se había lastimado la garganta al hablar. Edward presionó sus labios para tratar de controlar el temblor de su voz. Necesitaba decir esto. "Shhhhh, pequeño". Pasó sus dedos por los rizos dorados de su hijo. "Xavier, necesito que me escuches, ¿ok?"

"No tienes por qué estar asustado, hijo. Eres muy valiente. Eres El Niño más valiente que jamás he conocido. Has peleado duro por un largo tiempo, y estoy muy orgulloso de ti. Mami y yo estamos muy orgullosos de ti",

Edward tomó otra respiración. Era imposible llenar sus pulmones cuando estaban tan apretados. Su corazón dolía. Simplemente dolía. Pasó un tembloroso dedo por la mejilla de su hijo. "Es hora de descansar, cariño. Todo va a estar bien. Tu mami y yo..." Su voz se rompió, y jadeó. "Tu mami y yo vamos a estar bien. No tienes que preocuparte por nosotros".

"Estoy muy agradecida de ser tu mamá", dijo Kate antes de romper en llanto. "Bebé, estamos muy felices de tenerte. Has sido lo mejor de nosotros, lo mejor de nuestras vidas. La mejor cosa que hicimos, y te vamos a amar por siempre. Bebé, te amo mucho". Kate agachó su cabeza y besó la coronilla de su hijo.

Xavier chilló un poco, pero sus ojos se cerraron. Estaba cansado. Edward podía ver lo cansado que estaba. Tomó una respiración, aún luchando.

"Puedes dormirte", dijo Edward. "Ya puedes dormirte. Descansa, pequeño".

Durante los siguientes quince minutos, las respiraciones de Xavier se volvieron más lentas. Cada vez más lentas.

Hasta que se detuvieron.

"Ya estás bien, bebé". La voz de Kate sonó suave y rota, su cuerpo temblaba mientras lloraba. "Eres libre".

Edward puso su cara entre el cabello de Kate y sollozó, manteniendo a ambos cerca. El dolor de la pérdida iba a matarlo. Seguramente iba a matarlo.

No lo hizo. Solo se volvió interminable.

Xavier Kieren Cullen nació en enero 3, y murió a las 11:59 p.m. en la víspera de Navidad, nunca vivió una Navidad.


Espero que les haya gustado el primer capítulo. Díganme qué opinan C:

Este fic ganó el segundo lugar en los Diez Fics Completos de mayo en twifanfictionrecs, así que espero que se enamoren de la historia tanto como yo

El próximo capítulo lo subiré la próxima semana

Besos