Holo gente, este es mi primer FanFic y espero les guste, soy amateur en esto pero hago el intento.

No cabe decir que los personajes no son míos, si no de la obra Dragon Ball Z del autor Akira Toriyama. \(030)/

Esta historia relata el acercamiento de Bulma y Vegeta durante el trayecto de los tres años que llegarían los Androides.

CAPITULO: 1 *El inicio~

La tarde llego en la Corporación Capsula mientras en una de sus tantas habitaciones se encuentra el príncipe de los saiyajin.

Vegeta: Oye… muchacha…muchacha terrícola… ven….te necesito, ven pronto.

Bulma: Oyeme, por si no lo sabes mi nombre es Bulma, así que llámame por mi nombre grosero.

Vegeta: ¿En dónde está mi ropa?

Bulma: La puse en la lavadora porque estaba sucia.

Vegeta: Ehh? ¿Qué dijiste?

Bulma: Ahí te deje ropa o no?

Vegeta: Un príncipe de los saiyajin no puede ponerse estos atuendos.

Bulma: Si no quieres pues anda desnudo.

Vegeta: Rayos, es una mujer muy grosera.

Vegeta despierta lentamente, si, se trataba de un sueño o más bien de un recuerdo.

Vegeta: N-no ... no sé qué me está pasando... ultimadamente no he dejado de pensar en esa mujer…

Tocan la puerta

Bulma: Vegeta !

Se escucha un quejido viniendo de la habitación.

Bulma: Ya despierta hombre, te la has pasado holgazaneando todo el día.

Vegeta: ¿Como?, ¿A quién crees que le estás hablando mujer tonta? -Recostado grita mirando la puerta mientras entra la chica de ojos azules-

Bulma: si, si, lo que digas, ¿No comerás?

Despeja las cortinas cerradas, haciendo que pase la luz de la tarde

Vegeta: ¿Pero qué haces?

Bulma: Anda que ya está la comida.

Vegeta solo se le queda viendo sorprendido al ver que no le teme.

Vegeta: ¿Cómo es posible que te atrevas a entrar sin mi consentimiento?

Bulma: Ni creas que te traeré la comida hasta aquí. -Sale de la habitación- si no te apuras se terminara todo.

Vegeta: Pero que le pasa a esa terrícola? no ha dejado de ser una mujer vulgar y gritona. -se dirige hacia el comedor oliendo la variedad de comida- No huele nada mal, ¿mm? Esa mujer no está aquí, mejor para mí, no estaré escuchando su molesta voz.

Bulma: pues que malagradecido eres!

Vegeta dio un pequeño salto- ¿Pero qué? no sabes que es de mala educación hacer eso?

Bulma: a que bien, aun sabes que son los modales, en ese caso respétame que soy la dueña de esta casa.

Vegeta: y tu deja de gritar tanto.

Bulma: bien, vamos a comer que tengo prisa

Vegeta: ¿Eh? a dónde iras?

Bulma se sorprendió al oír esa pregunta saliendo del príncipe, ya que eso significa que le exigía una explicación por sus actos.

Bulma: pues si no lo sabias, un genio como yo trabajo para tener una vida tan elegante.

Vegeta: ¿Elegante y con esos harapos?

Bulma; Es mi ropa de trabajo, te apuesto que si vamos a ver ¿quién tiene más clase y educación? Yo ganaría.

Vegeta: jajajaja no me digas ¿Tú?

Bulma y vegeta sin darse cuenta tenían sus caras muy cerca.

Mama de Bulma: Oh pero que sorpresa joven Vegeta, ¿vendrás a desayunar con nosotros?

Bulma: mamá¡

Mama de Bulma: Deberás hija, hace rato te hablo Yamcha

Bulma: Que querrá ahora?

Mama de Bulma: No se pero creo que iba a venir.

Bulma: Tengo mucho trabajo para atenderlo -dijo algo molesta-

Vegeta: ja ¡, el insecto de Yamcha vendrá?

Bulma tomo un sorbo de su café mientras pensó un momento y decidió evitar a Yamcha esta vez.

Bulma: Pues no tengo tiempo para platicar cosas tontas con él.

Mamá de Bulma: Pero hija, el parecía muy interesado.

Bulma: ¿Si?, pues que bueno, porque ahora soy yo la que no puede.

La científica deja su taza con la mitad de su café y decide tomar sus cosas para irse al trabajo.

Mamá de Bulma: Oh pero que mal, y yo que quería hacer un pastel para el joven Yacha –mira a Vegeta- mi hija debería ya decidirse por uno de ustedes dos.

Vegeta: ¿Eh, que dice? –dijo algo confuso-

Mamá de Bulma: Digo que si ustedes dos pretenden estar juntos sería mejor que pusieran las cosas en orden, además tu eres un buen chico, tienes un porte elegante y eres muy guapo jojojojojojo.

Mientras en una de tantas empresas de la corporación se encuentra Bulma llegando a su oficina, cuando de repente no espera encontrarse en una situación algo no muy agradable.

Bulma: es el colmo!

Era Yamcha algo cariñoso con una asistente de Bulma.

Yamcha: Espera Bulma te lo explicare

Bulma: no me expliques nada solo lárgate –mira a la chica- y tú te me vas hiendo de la corporación de por vida –lo dijo mientras chasqueaba los dedos-

Yamcha: por favor escúchame

Bulma: no me toques¡

Yamcha: Bulma por favor...

Bulma: que te larges¡, no quiero verte, no quiero saber nada de ti en este momento.

Yamcha: Bulma no...

Bulma regresa para encarar a Yamcha

Bulma: ¿Por qué no entiendes? ya me has hecho mucho daño, ya no quiero nada de esto, ya estoy

harta.

Yamcha: Bulma¡...sabía que no me ibas a recibir en tu casa, no has respondido mis llamadas ni mis mensajes y sobre lo de ahorita….

Bulma: No quiero saber.

Yamcha: Bulma esta chica me acosaba y ahora que no hice nada no tengo porque deberla.

Bulma: Yamcha, no te pedí ninguna explicación así que guárdate todo lo que tengas.

Se puso un casco y entro a un cuarto.

Bulma: Si me permites yo tengo que trabajar, ahora ADIOS!

A Yamcha no le quedo de otra que irse sin aclarar las cosas mientras Bulma recibía las noticias de los proyectos y avances aunque ella no parecía estar muy atenta.

En los pensamientos de Bulma- Al parecer esto ya no puede seguir así, no digo que me la pasé mal con Yamcha pero ciento que desde que pudo curarse del miedo a las mujeres se ha desatado mucho más.

Científico: Señorita Brief, autorizo el pedido de las piezas?

-sumergida en sus pensamientos no escuchaba lo que le decían- Realmente me gustaría saber desde cuando empezó a ser mujeriego.

Científico: ¿Señorita Brief?

Bulma: ¿eh?

Científico: Le comentaba si autorizo el pedido de las piezas.

Bulma: Lo siento, checare el informe y yo avisare la autorización personalmente.

Científico: Muy bien.

El cielo cerró el paso a los rayos del sol llegando la noche junto con truenos largos sonando en el cielo,

Vegeta estaba en la terraza sin importarle las pocas gotas de lluvia que caían, viendo solo el frente, cuando de repente algo le llamo la atención, era la joven Brief llegando de su limosina, escoltada por dos guardias.

Vegeta: mmm...

Guardias: señorita Brief espere no se vaya a mojar

Bulma: es lo último que me interesa

Dejando al guardia con la sombrilla en mano ella se dirigió al taller.

Bulma: no quiero que nadie me moleste, solo lleven mis cosas en la sala y tengan su día libre por 2 semanas.

Guardias: pero?..

Bulma paro en seco bajo la lluvia y con la mirada agachada y unas lágrimas perdiéndose entre su rostro con la lluvia.

Bulma: Quiero que todo personal descanse por 2 semanas empezando desde mañana, avise al personal que ya dejen de laborar, no quiero a nadie en la corporación, quiero estar totalmente sola.

Vegeta pudo notar esas lágrimas y el enfado de Bulma: ¿Ahora qué le pasa a esa mujer, se ha vuelto loca?

Guardia: como ordene, en este momento avisare a todo el personal.

Bulma: Gracias -camino a su destino mientras el guardia informaba a todos en la corporación de las órdenes recibidas-

Vegeta se metió y quiso averiguar la razón de semejante locura. La corporación fue quedando sola poco a poco y muy leve se podía escuchar el sonido de una maquina trabajando.

Bulma: Veamos ¿qué tienes tu pequeño? –tomando una esfera e inspeccionándola- al parecer solo se desoldó unos cables, pero servirá que te reprograme de nuevo. -Desarmando y tomando el cautín mientras ella se sumía de nuevo en sus pensamientos- Es verdad….mi pasión siempre ha sido la tecnología y la ciencia….saber la respuesta del ¿cómo funcionan las cosas? El inventar algo original dejando mi hueya…..al menos ….-dejando caer unas lágrimas mientras entrecierra sus ojos y diciendo en voz alta- mis creaciones son las únicas fieles en mí.

Vegeta solo frunció el ceño y decidió entrar con alguna escusa fue cuando vio en la entrada un robot, el cual se le hiso fácil dañarlo y decidió entrar.

Bulma: ¿Que rayos quieres Vegeta?

Vegeta: Quiero que arregles unos robots.

Bulma: Lo hare mañana.

Vegeta: Los necesito hoy.

Bulma: Pues arréglalos tú.

Vegeta: Sabes que yo no realizo esas tareas.

Bulma: Pues ese no es mi problema.

Vegeta: Claro que lo es, tú los construiste y ahora los arreglas.

Bulma: Ya te dije que lo hare mañana.

Vegeta: Y yo te dije que los quiero hoy.

Bulma: Mira Vegeta, no me siento de humor para soportar tus caprichos de princesa y mucho menos para tolerar tus tonterías.

Vegeta: El que soporta las tonterías aquí soy yo.

Bulma: Esta bien lo arreglare, que fastidioso eres Vegeta.

Vegeta: ¿Sabes qué? Me da igual, ya no lo necesito.

Bulma: ¿Pero qué dices?

El saiyajn sale del taller con las manos en la cintura, mientras Bulma se quedó sin entender la reacción de Vegeta.

Bulma: ¿Pero qué le pasa?...bueno, veamos pequeño ¿ahora que te hizo ese salvaje?...¿Pero qué?

Bulma noto que ese robot no era de entrenamiento, si no era un robot de servicio, sin entender solo pensó que tal vez, solo tal vez estaba preocupado Vegeta, lo que hizo que se sonrojara un poco, tomo un cigarro y al prenderlo se recargo en el escritorio, podría ser¿el inicio de una amistad?.