Hola, Hola. Esta sería mi segunda historia de "Frozen" y estoy bastante ensimismada de que tal saldrá todo esto. Es un capitulo único espero les agrade, lo escribí con todo lo mejor de mí. Realmente, ahora no estoy bien emocionalmente pero lo quiero estar.

Todos los derechos de los personajes son de Disney, la historia por mí.

"Deseo volver a quererte en la distancia"

Deseo.

Deseo que mis ojos se cerraran cuando te hayas ido ya, que el portazo no sea más que un estruendo de los vidrios de esos ventanales que habitan en mi mente delicada.

.

.

.

-Kristoff… sólo vete.- Decía una chica de no más de 20 años de edad, a la vez que con sus puños golpeaba el duro pecho de su ahora ex- prometido.

El chico tomo sus muñecas y la vio allí mientras se tendía al suelo llorando entre sollozos sin respiración. Dudo entre consolarla o irse de una buena vez. Y optando por la segunda vio como en la escalera ella se tendía viendo el techo sin color alegría. La vio con sus mejillas rojas y esos ojos que siempre creyó hermosos ahora hinchados y lastimados de tanto llorar.

Algunas veces no saber lo que un hombre quiere lastima a quienes aman. Este chico que siempre permanecía serio en la lúgubre personalidad que lo envolvió hace unos meses atrás, su chica, su amor o quien creía el amor de su vida parecía muy a gusto con sus amigos en lugar de él.

Siempre supuso que aquel Hans, nunca se propuso ser solo un amigo. Lo que no sabía era que ante todo Anna lo amaba sobre cualquier obstáculo y jamás pifio en correr a sus brazos e ignorar otras propuestas, él entre sus rabias, hablaba con sus amistades y bebía algunos tragos los días viernes mientras le decía a su novia que estaba en casa.

Pequeñas grietas que van resquebrajando la relación, peleas, gritos, llanto.

Anna estaba estupefacta de la nueva cara de su antes amado, a quien le dio su cuerpo y su alma. Y de quien temió recibir la peor puñalada de todas, mucho peor que las caídas de la vida.

Decidió levantarse y llamar a su hermana Elsa, para llorar. Pero colgó de inmediato.

Tenía que hacer algo más, reviso su computador y vio los correos que recibía su amado mientras esta dormía.

Se sentía tonta, en la manera que Kristoff se expresaba de ella era tan contrariada a lo que siempre le demostró.

Ni una sola palabra de piedad.

Criticas, disgustos, mentiras. Nuevos amores.

Anna nuevamente gritaba de dolor, y tiraba todo al suelo. La cólera inundaba su noción, y recordó hasta como él le pidió el anillo de compromiso sin más. Ni una palabra de amor. Desamor.

Y se pregunto a sí misma: "¿Porqué tuviste que aparecer en mi vida?"

.

.

.

Es constante nacer y morir, sigue siendo inexacto el momento de vivir, sigue siendo imperfecto amar. Puede ser tan temperamental como la lluvia.

Donde una brisa fría podrá destruir un solitario corazón.

Pero una palabra mal dicha romperá muchas más paredes que una guerra Nazi.

.

.

.

Kristoff acaricio su sien entre las calles oscuras y solitarias mientras llevaba sus maletas de objetos personales, a la vez que lejos lanzaba aquel anillo que si más no era caro, quería enterrar con él, a aquella chica de mejillas pecosas.

Porque ya no hay Amor.

.

.

.

FIN

-Lo sé, no me odien. Pero necesitaba subir esto, Más como un reto personal. Espero les haya gustado.

Leo sus comentarios, y les tengo una buena noticia en el trascurso del día actualizare algunos de mis Fics.

Namasté.