Algo que se me ocurrió de momento.


| ¿Yuri? |

La temperatura en su cuerpo comenzaba a elevarse tanto, que Momoko comenzaba a creer que tenía fiebre. No había otra respuesta, era pleno invierno y el calor repentino no podía deberse a otra cosa que no fuese esa, o bueno, sí podía deberse a otra cosa que rondaba por su mente desde hace varios días y no la dejaban tranquila.

Tal vez tendría que hablar sobre eso que había visto la otra noche cuando iba a casa de Miyako. Pero el solo pensar decírselo a Kaoru le deba tanta vergüenza que quedaba tan roja como un tomate en temporada. Lo cual era raro, porque ella no tenía pelos en la lengua para hablar de cosas como esa con sus amigas. Pero claro, no era una de sus amigas las que hacía tales cosas, o al menos eso creía ella hasta hace unos días cuando vio a su morena amiga de lo más acalorada con otra morena cerca de la casa de Miyako.

—Nee, Kaoru —le llamó mientras aparentaba que lo siguiente que iba a preguntar no era tan importante—. ¿Te gustan las mujeres?

Miyako, que hasta el momento no hacía otra cosa que centrar toda su atención en su teléfono, escribiéndose con Boomer; seguramente, levantó la mirada inmediatamente luego de escuchar aquellas palabras.

— ¿Qué? —preguntó mientras miraba a Momoko y Kaoru repetidas veces, preguntándose de qué se había perdido.

—No, no me gustan —contestó de forma indiferente la morena mientras se cruzaba de brazos y le lanzaba una mirada interrogatoria a su pelirroja amiga—. ¿A qué viene esa pregunta Momoko?, ¿acaso te me vas a declarar? —los labios de Kaoru se curvaron en una sonrisa burlesca mientras se inclinaba hacia ella.

—Claro que no —frunció el ceño—, solo que... el otro día vi algo que...

—No digas más —la interrumpió—. Me viste besándome con una 'chica' y ahora crees que soy lesbiana, ¿es eso?

Momoko quería decir que no, que no era eso, pero en su mente solo pasaba una palabra; "Yuri, yuri, yuri", así que no le quedó de otra más que asentir. No habías visto todo, pues se había ido ante de que aquello pasase a mayores, pero sí había visto lo suficiente, y un poco más.

—Sí, pero déjame decirte que te apoyo totalmente. Aunque para ser sincera, yo pensaba que a ti te atraía Butch.

Kaoru soltó una risa mientras negaba, parecía bastante divertida con la situación, a diferencia de Momoko quien parecía adoptaría una nueva gama de rojo.

—Te entiendo, hace unos días yo pensaba que Butch era todo un macho, hasta que me lo encontré con uno de los vestidos de Miyako y unos tacones que no le combinaban para nada. Aunque admito que se veía sexy y eso fue hasta... excitante.

— ¿Entonces era Butch con quien tuviste sexo en casi plena calle?

—No tuvimos sexo en plena calle —se apresuro a decir al ver lo roja que se ponía Miyako ante eso.

—Por favor, se manosearon hasta lo que no se manosea. Tonta no soy —sentenció mientras hacía memoria. Kaoru podía no haber tenido novio en su vida, pero sus manos se habían visto bastante expertas desde su punto de vista.

—No tuvimos sexo en la calle —volvió a decir Kaoru—; eso fue solo un pre-calentamiento. Y te digo, si tienes dudas de mi sexualidad, puedes preguntarle a Butch, seguro que él te lo cuenta todo con lujo de detalles.

Le hizo un guiño mientras contestaba su celular.

—Hablando del rey de Roma. Miyako, ¿no tendrás otra vestido de la talla de Butch?, está conversación no hizo más que encenderme.

Momoko volvió a enrojecer. Hubiese sido mejor no preguntar.


Hay una continuación que explica el por qué Butch vestía como chica.