Amor Perdido, Príncipe Perdido y Matrimonio?

Sueños?

Capitulo 5

Por Güera

Media Noche, Sabado Agosto 2, AC 198

Relena: Finalmente sé mis verdaderos sentimientos ase ti. Te espero en mi casa. Cuando vengas te diré que son mis sentimientos ase ti. Ve tan pronto que leas esta nota.

Verdadero Tuyo

Heero Yuy

'Si me quiere.' Relena pensó cuando leo la nota que Heero le escribió. 'Iré ahorita mismo.' Pensó y como si acto de magia estaba parada enfrente de la casa de Heero. Relena abrió la puerta lentamente. Adentro vio lo más increíble. Heero tenia su espalda ase ella y tenia su camisa puesta así que su piel estaba visible. Sus músculos se veían tan claro. Lo que vio iso sus rodillas débiles. Una mujer que no reconocía empezó a caminar ase Heero. Relena no podía ver su cara porque estaba cubierta por las sombras. Muy calmada camino donde estaba Heero y le dio un beso. Relena creyó que Heero la iba a rechazar pero iso lo que no esperaba. Hero puso sus brazos alrededor de la mujer y la beso para tras. La mujer puso sus brazos alrededor del cuello de Heero. Los dos estaban enredados en un beso lleno de pasión. De ver esto Relena se sintió como vomitar pero también quebró su corazón. 'Cómo puede Heero hacerme esto?' Relena se pregunto. Relena se sintió que se estaba muriendo ahí en la casa de Heero. Entre la puerta viendo a los dos amantes besandose. Se separaron no porque querían pero porque necesitaban respirar.

"Princesa finalmente viniste." Heero dijo. Relena movió su cabeza inconscientemente. "Ahora ya sabes que son mis sentimientos a ti." Relena lo miro todavía no con el reconocimiento de lo que estaba diciendo. "No te amo. Nunca té eh amando y nunca te amare." Relena ya sabia esto pero oyendo Heero decirlo lo iso en realidad. Y eso dolió mucho.

"Pero." Relena empezó a decir y descubrió que no podía encontrar las palabras que buscaba. Todos esos anos de estar en política no le sirvió para nada. De poder mentirle a alguien en su cara. No le podía mentir. Nunca podría ser eso. El nunca la amaba pero ella siempre lo amara. Heero saco un arma como si para disparale pero no era necesario. El alma de Relena ya estaba muerto. Su corazón estaba en pedazos y su mente rechazo la verdad.

"Debo matarte o te dejare sufrir?" Heero le pregunto a Relena. Nada mas pudo mirarlo con ojos sin color. "Se me hace que te voy a dejar sufrir. Lo disfrutare mas que matarte." Heero dijo y guardo su arma. Se volteo a la mujer y la beso. La mujer lo beso para tras. Otra vez los dos estaban atrapados en un beso lleno de pasión. Relena nada mas pudo quedarse viendo. La pasión entre los dos sé iso más intensivo. Relena no pudo soportarlo más. Se fue fuera de control. Se escucho un grito. Se avecino a los amantes y con un movimiento de su mano los separo y lo mando volando a una pared. Relena no perdió su tiempo y recogió un cuchillo y empezó a darles cortadas. Con el cuchillo les dio mas y más heridas. Pronto los dos Heero y su amante estaba muertos y sangrando mucho. Relena no puedo creer lo iso. Un pacifista de nacimiento acaba de matar a dos personas en sangre fría. El amor de su vida y su misterioso amante que ni si quiera conocía. El nunca la amo pero todavía dolía. Era cierto que a el no le importaba y que quiera que ella sufriría. Pero eso no era importante. Ella todavía lo amaba. Grito. El dolor no lo podía soportar.

Relena despierto gritando. Estaba en su cama en su cuarto. En su propia casa. 'Una pesadilla. Fue solo una pesadilla.' Relena pensó. 'Pero se sentía tan real. Estaba segura que sentía la sangre en mis manos.' Relena agarro el viejo oso de peluche que estaba en su buro. El mismo que Heero le regalo. 'Heero me dio este oso como una sena de su amor.' "Pero Heero me traiciono!" Relena dijo y empezó a llorar. Llorando porque su pesadilla ala mejor si paso de verdad. Era tan real. Miro a su oso estaba rojo. Relena lo tiro. Miro sus manos estaban también rojas de la sangre. Relena grito. Su cuarto nada mas la recordó de su sueno. Tenia que irse. Se levanto de su cama y salio del cuarto. Corrió por el pasillo. Necesitaba aire fresco. Se fue al jardín atrás.

Diferente Punto de Vista

Una figura negra salto de la ventana del segundo piso al jardín atrás. No iso ruido cuando sus pies cayeron en él sacate mojado de la noche. Corrió por él sacate a los arboles mas atrás en el jardín. Su sabio al mas alto y se sentó en una de las ramas. Cerro sus ojos y empezó a pensar. Una vez mas la guerra en su mente se preparo por otra batalla. 'Porque estoy aquí? Porque acepte esta misión? No tengo nada que ver con Relena. Nunca lo a tenido. Y ahora nunca tendrá la oportunidad. Hay tanta gente que la aman. Que la quieren. Nada mas la quieren por su cuerpo y nos dejare tenerla. Ella es mía y solamente mía. Que estoy diciendo? Lo que ella ase son sus asuntos. No me voy a meter en sus asuntos. +Pero sabes que quieres. Sabes que tu quieres hacer Relena tuya y solamente tuya de nadie más.+ -No! Ella te distrae. Nunca podrás completar tus misiones. Si estas distraídos nunca la puedes proteger completamente.- +pero si la haces tuya no tendrás que ir en mas misiones. Tu única misión va ser estar con ella. Darle tu amor.+ -Pero nunca funcionara. Un pacifista de nacimiento y un Soldado Perfecto. Son dos completamente diferentes personas. Nunca amara al Soldado Perfecto. Ella va amar un joven inteligente y de clase. Que le da carino y no corre de ella.- +Como va el dicho. "El amor puedo con todo." Si tú la amas ella seguramente te amara para tras. Ella te ama y te sigue amando.+ -No es cierto.- +Si lo es!+ "Callense!" Heero grito a la noche oscura y salto del árbol. Sus pensamientos no pararon pero continuaron. '+Tú la amas sabes que la amas. Siempre la amaste y siempre la amaras. Ella te ama también. Tú lo sabes. Porque sigues condenando tus verdaderos sentimientos hace ella? Porque? No té esta ayudando en nada. Nada mas hace tu vida peor.+ -No. Tienes que guardar tus sentimientos. Esa es la única forma de ser completamente feliz. Su sigues tus sentimientos nada mas va llegar a tu propia destrucción._' Y en el medio de sus pensamientos vio una figura corriendo hace él. La persona agarro Heero completamente de sorpresa así que cuando chocaron los dos se fueron al suelo. La personas que estaba corriendo cayo arriba de Heero. 'Que paso?' Heero pensó mientras estaba acostado en él sacate mojado. 'Quién estaría aquí afuera en el medio de la noche?' Heero miro a la persona que cayo arriba de el. En al oscuridad estaba difícil de ver pero el Soldado Perfecto tiene muy bien visión hasta en la oscuridad. Heero vio que esta persona tenia puesto piyamas azul bajo, pelo café y estaba descalzo. 'No es un terrorista.' (Nota de Autor: Un terrorista en piyamas azules y descalzos. Ja ja ja) Lentamente la persona levanto su cabeza. La persona se sentó arriba de Heero. Sus piernas en cada lado de la panza de Heero. La cara de la persona estaba cubierta por su pelo largo. La persona agarro su cabeza y la sano. Se lastimo cuando chocaron.

"Ay mi cabeza." Dijo la persona en una voz dulce. Heero estaba muy sorprendido para responder. Y tan natural como el aire Heero hablo.

"Relena." Dijo Heero en una voz tan cariñosa y tan dulce casi no era suya. Relena miro hace abajo para ver a la persona que estaba sentada arriba de. Heero ya podía ver sus ojos y su cara. Tan bellas.

"Heero." Dijo tan bajo que Heero casi no la oyó. "Porque?!" Relena le grito. "Porque? Porque me traicionaste?!" Relena continuo a gritarle mientra le pegaba. Relena dio unos golpes débiles a Heero en su cara, cabeza y donde sea. Aunque sean débiles cada uno dolió mas que si viera sido un gundam pegandole. Los golpes no hicieron moretones ni si quiera lo sintió pero su corazón estaba en dolor de saber que Relena lo odiaba. 'Pero porque? Porque me odia? Que hice yo? Porque dice que la traicione? +Mas bien que no has hecho? Te acuerdas como lloraba en su cuarto? Tu le causaste dolor.+ -Ves sabia que no te amaba. Si te amaba no estaría haciendo esto.-' Los golpes de Relena se calmaron un poco y empezó a llorar. Llorando muy callada. Tan callada que Heero no supo que estaba haciendo. Lloro mas fuerte y pronto su cara estaba llena de lagrimas. De estar cansada o su pelea por cualquier razón el cuerpo de Relena se iso débil. Heero la vio muy confundido. Tenia sus ojos cerrados y dejo de llorar. De repente sé cayo arriba de Heero su cara casi chocando con la suya. Heero no lo puedo creer.

"Mi ángel siempre te protegeré pase lo que pase." Heero le dijo y se sentó. Tenia sus brazos alrededor de Relena para que no se caiga y se lastime. 'Finalmente la tengo en mis brazos. Tengo a mi ángel precioso en mis brazos.' Heero tenia abrazo a Relena con cuidado, sus brazos alrededor de su cuerpo frágil. Podía sentir su calor entre la tela delgada que tenia puesta y Podía oír su respiración. Relena tiemblo cuando el aire frío toco su cuerpo que no estaba cubierto. Heero la agarro mas fuerte. No quiera dejarla ir pero tampoco quiera que se enferme. Se paro con cuidado y Relena seguía en sus brazos. Relena dormida se acerco a Heero para calentarse. Heero se congelo cuando iso eso pero recupero. Le dio un beso en la frente a su ángel durmiendo en sus brazos. Relena paro de temblar y su cara se calmo. A ver eso Heero sonrió un de sus sonrisas que no ensena muy seguido. Pero sale lo mas que le ve a Relena. 'Te amo mas que nunca mi ángel dulce.' Heero pensó. Camino por el paraíso verde con Relena en sus brazos. Pasaron los arboles, las flores y todo. Heero camino por él sacate mojado. Él estaba completamente empapado pero no le importo. El tenia a su ángel y ella lo tenia a el. Nada mas era importante y aunque Relena estaba dormida todavía disfruto este momento especial que están compartiendo. Claro nunca le va decir nada a nadie. Ningún alma va saber de esto menos él. 'Ala mejor le digo Relena de esto un día. Ala mejor.' Heero finalmente llego al cuarto de Relena adentro de su casa y se puso triste. Entro muy callado para que nadie los oyera. Camino hace su cama y la acostó sobre su cama. Relena noto que su calor desapareció y sé hico en una bola. Heero quiera acostarse allí con ella para calentarla pero sabia que no Podía. Cubrió a Relena con sus cobijas y empezó a salir del cuarto. Noto un oso de peluche viejo y trozado en el piso. 'Se quedo con esto después de tanto anos? Ay mi dulce ángel ala mejor un día. Ala mejor un día voy a ser suficiente valiente para decirte que te amo.' Heero pensó mientras vio al oso que le regalo para su cumpleaños. Heero puso el oso en los brazos de Relena y ella lo agarro como si era lo que más necesitaba. Heero salio del cuarto de Relena y entro al de el. Sus pensamientos se dirigieron a su ángel y el los dejo. Lentamente sé dormio con una imagen de su ángel clara en su mente.

Güera