Este es el primer fic de Dbz que escribo y es un experimento que creo que quedo un poco pesado pero estoy satisfecha...

No me pertenece Dragon ball... Obviamente :)

Que tengas un bebé sano

Las palabras de su amigo retumbaron en sus oídos otra vez...

"Espero que tengas un bebé sano"

-Estupido saiyajin- dijo la mujer de cabello azul en un susurro.

Cerró los ojos y soltó sus herramientas molesta por su incapacidad de concentrarse, estiró los brazos hacia arriba para aliviar el entumecimiento y se levanto de la silla mientras suspiraba con frustración. Por alguna extraña razón las palabras de despedida de Goku no dejaban de reproducirse en su cabeza, como una especie de grabación molesta...

"Espero que tengas un bebé sano..."

Recordaba el tono cordial con el que el saiyajin le había hablado, y esto la hizo estremecerse pues aunque pudiera sonar como una broma de mal gusto, no podía evitar sentir la seriedad detrás de sus palabras... ¿Por qué Goku le diría algo como eso?

Bulma giró molesta sobre sus talones y contemplo su imagen en el enorme espejo de cuerpo completo que tenía en el laboratorio, colocó una mano sobre su cadera mientras observaba detenidamente su reflejo.

-¡¿Acaso estabas dándome a entender que estoy gorda?!- dijo en un chillido la peli azul, recriminándole su indiscreción a un ausente Goku ... La sutileza de su amigo nunca había sido su mejor atributo, ella por el contrario recordaba lo avergonzada que se había sentido aquella vez en la que le preguntó a una amiga de su madre cuantos meses de embarazo tenía, y resultó que la señora solamente estaba pasadita de kilos. Sin embargo la situación de ella era muy diferente.

Frunció el ceño mientras pasaba una mano por algunos de sus salvajes rizos. Si bien era cierto, su peinado tipo afro la hacia verse un poco mas llenita del rostro, Bulma siempre se había preocupado por cuidar de su figura...

-Pues no estoy gorda -dijo cruzando los brazos con firmeza como si estuviera hablando en realidad con Goku y no estuviese ella sola. Bulma quería muchísimo a su amigo, pero Goku podía ser un verdadero tonto de vez en cuando y decir cosas sin sentido...

Pero si en realidad era algo tan descabellado y falto de todo sentido, ¿por qué le había afectado tanto?

"Espero que tengas un bebé sano"

Un escalofrío volvió a recorrer su espalda, Goku había sonado tan seguro al decir esa frase que la había dejado completamente perpleja.

Bulma volteo a ver sus implementos de trabajo y soltó un suspiro derrotada antes de girarse hacia la puerta y emprender su camino hacia su habitación con la intención de darse una ducha, tres meses habían pasado ya desde que Goku había partido a entrenar y en los mismos tres meses sus palabras la habían asaltado en al menos mil ocaciones (y eso era poco), era absurdo que algo tan simple y sin sentido la tuviera tan intranquila, considerando también la advertencia de los androides... Un suspiro profundo se escapo de sus labios antes de llegar a su habitación, entro despacio y se quitó los zapatos dejando que el frío de las baldosas calmara un poco sus nervios, se encaminó despacio hacia la cama sintiendo como las ganas de bañarse desaparecían por completo, se dejó caer sobre la cama y cerró los ojos mientras se colocaba el antebrazo sobre la cara y sacudía los pies un poco intentando sacudirse el desgano también.

-Ojalá Yamcha estuviera aquí -dijo para si misma mientras estudiaba la textura del techo. Los momentos en los que estaba con su novio eran los únicos en los que podía dejar de pensar en el problema venidero de los androides y en la curiosa elección de palabras de despedida de su amigo saiyajin.

"Espero que tengas un bebé sano"

Al principio Yamcha se había emocionado mucho a causa de las palabras del guerrero, "demasiado emocionado para mi gusto" pensó Bulma... El asunto era indudablemente delicado; no era que ella nunca hubiera pensado en tener hijos no, era más bien que no se lo imaginaba...

Alguna vez, al ser una niña había jugado a la casita, con muñecas, con peluches, los había arrullado, consentido, acunado con cariño... alguna vez al llegar a ser una mujer había pensado en tener una familia, se había imaginado a si misma caminando hacia el altar vestida de blanco, se había imaginado cuidando diligentemente de una familia, de un niño, y allí estaba el meollo de su incomodidad con Yamcha, no lograba imaginarse un niño suyo con el.

Alguna vez había leído en esos libros de poesía extra romántica de su madre que desear un hijo era la máxima expresión de estar enamorada, pues era la manera de eternizar a la persona amada, y si consideraba por un momento esos ridículos pensamientos; le era sinceramente difícil darle forma en su imaginación a un niño con la persona que ella creía que amaba... Tampoco ayudaba mucho que en los últimos dos meses cada vez que ella le llamaba para verse, el no pudiera porque están muy ocupado... La peli azul se preguntó si debía preocuparse por eso...

-¿Pero en que diablos estas pensando? -dijo con molestia mientras se incorporaba de golpe de la cama, con el mismo impulso se dirigió a la cómoda y empezó a buscar su ropa para poder cambiarse después de la ducha, se estaba concentrando en encontrar la blusa rosada que quería, tanto que el hilo de pensamientos que llevaba estaba a punto de perderse...

-¡MUJER! -gritó su huésped desde abajo, y por un segundo Bulma solamente ignoró el llamado...

-¡MUJER! -repitió el hombre como que fuera la única palabra que podía decir, Bulma suspiro con desgano y aunque consideró por un momento volver a ignorar al guerrero que la llamaba con ahínco desechó la idea de inmediato al darse cuenta de que aunque no estuviera de humor para discutir con el saiyajin, era imposible hacer que dejara de gritar si no veía cual era su inconveniente, cerró el cajón de golpe justo antes de escucharlo gritar otra vez...

-¡MUJER!

-Voy Vegeta, te he dicho mil veces que no me grites así, recuerda que no soy tu sirviente, y que en toda la casa existe un sistema de intercomunicación que precisamente impide que tengamos que gritarnos los unos a los otros ¡como que fuéramos salvajes! -dijo la mujer mientras bajaba las escaleras con pasos tan firmes como su determinación de no dejar que su interlocutor ganara la discusión, fuera cual fuera el tema...

Su determinación y molestia se convirtió lentamente en confusión y luego en una mirada divertida al ver la expresión de desagrado con la que Vegeta sostenía entre los dedos índice y pulgar de su mano derecha una prenda de color rosa bastante pequeña como para que fuera del saiyajin...

-¿a ti te parece que esto es mío? -dijo en tono de protesta el huésped mientras arrojaba la blusa con desdén y Bulma la capturaba ágilmente en el aire

-No lo se Vegeta -dijo con tono jocoso la humana -Tu tienes una de un color muy parecido, ese debió ser el origen de la confusión -añadió. Vegeta soltó un bufido antes de voltearse y emprender camino a la habitación que ahora estaba ocupando en la planta baja de la residencia, Bulma parpadeó sorprendida al no escuchar mas reclamos y considero seguirlo por el pasillo hasta que el saiyajin se volteó repentinamente

-Se averió -dijo con su acostumbrado tono frío y brusco

-¿Que cosa se... -Bulma se detuvo a media pregunta dándose cuenta de la respuesta al tiempo que su expresión divertida se desvanecía y se reemplazaba por un ceño fruncido...

-¿a que te refieres con que se averió?- preguntó molesta -tu no tienes ni idea de lo trabajoso que es reparar esa maldita maquina Vegeta ¡la semana pasada la reparamos y la acabas de averiar otra vez! -añadió levantando la voz mientras perseguía al príncipe quien caminaba tranquilo por el pasillo rumbo a su habitación y despreocupadamente abría la puerta y se adentraba al cuarto ignorando por completo a la humana que le seguía gritando.

Bulma se quedó parada frente a la puerta que acababa de cerrarse en sus narices sintiendo como el enojo se disipaba lentamente...

-Estupido saiyajin- dijo en un susurro molesto una vez mas

"Espero que tengas un bebé sano"

Los ojos azules de la mujer se hicieron grandes de sorpresa al escuchar otra vez las palabras de su amigo en su cabeza. Suspiró cansada antes de darse la vuelta para ir a tomar esa ducha...

Esos saiyajin iban a terminar por enloquecerla...

Gracias por leer, espero subir el próximo capítulo pronto

¡sean felices!