Yo soy Shion Rin, la chica más atractiva del mundo, soy alta de piernas contorneadas y figura envidiable, mis curvas son 90-60-90, cualquiera estaría fascinado de estar conmigo, pero ese placer solo lo tiene mi adorado esposo, Shion Kaito, el hombre más atractivo y grandioso del mundo, somos una pareja de en sueño~.

Literalmente de en sueño porque eso es lo que era, ahora mismo me encontraba despertando en mi cama, me levanté con el pelo todo revuelto y me miré al espejo, ¿cómo podía ser tan desastrosa?, para empezar, era pequeña, muy pequeña, aproximadamente media 1;56 de estatura y todo el mundo me decía chibi porque parecía ser la miniatura de alguien, seguí bajando mi mirada y encontré mi pecho; dios… si llegaba a medir copa A sería un logro, y luego llegamos a mi delgada figura y mis piernas de espaguetis, ¿quién demonios se iba a enamorar de una tabla de aplanchar?, suspire resignada, en especial porque yo solo amaba a una persona, a mi Nii-san, ese placer lo tenía Shion Kaito, desde que era niña estaba literalmente embobada con él, pero es que es tan perfecto, es alto, de cabello azul como el mar, sus ojos azules como el cielo, era amigable, amable, amistoso, buen jugador de futbol, tenía notas buenas y también era un mujeriego empedernido….

Suspire pesadamente, o si… mi amor platónico se revolcaba con la primera escoba con falda que le hiciera caso, pero eso no importaba, él me amaba pero aun no se daba cuenta, y yo Rin Sakine sería la que terminaría con ese pedacito de delicioso helado de vainilla entre mis brazos. Limpie ligeramente la baba de solo imaginármelo, aunque tuviera catorce años las hormonas ya me la jugaban desde hace rato y quería desesperadamente entrar en el mundo de los adultos, pero la persona que quería que me introdujera estaba demasiado ocupado mirando a otras chicas.

¡waaa!, ¡¿por qué demonios no me mira a mi?!

Me tiro a mi cama y empiezo a girar frustrada, me estaba cansando de esperar a que ese idiota se fijara en la chica que tenía justo al frente, suspire pesadamente mientras me levantaba, ¡Hoy sería el día en que Kaito se daría de cuenta de la mujer que soy!

Entré al baño y me di una ducha rápida, ayer mi príncipe azul me mandó un mensaje a mi celular pidiéndome ayuda, ¿pueden creerlo?, me preguntó si podía ir a ayudarlo a hacer una fiesta en su casa, ¡obviamente le contesté inmediatamente que si!, por eso me preparaba para ir a la casa de Kaito a ayudarlo. Me vestí con una minifalda y una blusa negra que me dejaba ver el ombligo, me miré al espejo y dije… " ¡Dios… me veo horrible!", rápidamente me quite esa ropa, ¿quién había comprado esa ropa?, no recordaba haberla comprado yo, seguramente fue Meiko, busque rápidamente entre mi closet algo que se me viera mejor, encontré un lindo vestido blanco que me llegaba a mitad de pierna, tome un lazo blanco y lo puse en mi linda cabecita… Si, así estaba mucho mejor, por mi aspecto tierno e infantil era mejor una apariencia puritana, pero eso no atraía mucho los chicos, volví a mirar la falda que me había puesto antes.

— Acéptalo Rin, no tienes nada que mostrar — me dije al espejo mientras me miraba tristemente, pues ya que mi cuerpo no me favorecía mucho, lo mejor que podía hacer era sonreír y conquistarlos con mi súper genial personalidad.

Salí rápidamente de la casa mientras corría para llegar a la casa del amor de mi vida, atravesé varios obstáculo, nada podría arruinar ese día, de repente vi a Miku y a Luka, estaban caminando por la acera, me acerque rápidamente a ellas y le subí la falda a Miku.

— ¡Buenos días! — Sonreía maliciosamente mientras mi amiga aqua solo bajaba su falda pegando un chillido tremendo, Luka me miro con cara de cansancio.

— Rin… no puedes hacerle eso a Miku — me reprendió, yo saque mi lengua y cerré uno de mis ojos, la única cosa buena de tener esta apariencia es que podía hacer las travesuras que quisiera y nadie se enojaba.

— Ya déjala Luka, está demasiado emocionada porque va a ver a Kaito — comento ella mirándome divertida, yo le sonreí.

— ¡Por supuesto!, todos los días que veo a Kaito son buenos — sonreí ampliamente mientras Luka suspiraba.

—Por eso es que siempre te molesta — La chica de cabellos rosados cruzo sus brazos a la altura de sus pechos haciéndolos notar más, Miku le miro sugestivamente.

— Vamos Luka, no seas tan ruda con la pobre Rin, ¿por qué no te adelantas?, nosotras aun debemos comprar algo más — Miku me sonrió tiernamente, yo la miré y también le sonreí, sabía que Kaito también había buscado su ayuda, por eso llevaban varias bolsas con cosas para la fiesta.

— Ahora nos vemos — Empecé a correr nuevamente, me sentía con mucha energía ese día por lo cual llegue rápidamente a la puerta de Kaito, pude leer el gran letrero que decía "Shion" en la entrada.

"algún día ese será mi apellido y está será mi casa"

Me ilusione yo misma, saque la llave que el papá de Kaito me había dado, si… Tanta era mi confianza que hasta llave me habían dado, prácticamente ya era de la familia Shion. Gire la puerta y me adentre allí, no vi a nadie a la vista.

— Ara… parece que Kaito-nii se quedó dormido — susurré a mi misma con malicia, subí las escaleras a un paso sigiloso y camine por el corredor sin hacer mucho ruido, la puerta estaba cerrada pero eso no me detuvo.

Gire el pomo de la puerta y vi el bulto en la cama, acurrucado con las sabanas encima para seguramente tapar el sol que entraba por la ventana, me acerque a ese bulto y puse una mano encima de lo que sería su hombro y lo moví suavemente.

— Kaito- nii, ya son las once, debes de levantarte — susurre con dulzura pero el bulto no parecía reaccionar.

Bien… estaba bastante dormido, me arrodille a su lado y empecé a moverlos más fuertemente.

— Kaito-nii, enserio, levántate, tenemos que organizar la fiesta que quieres hacer — Le insistí mientras tuve una "reacción" por parte del bulto, soltó un gruñido… al parecer tenía mucho sueño — No me digas que te quedaste jugando hasta tarde, ¡Levántate! — intente jalar las sabanas pero no las soltaba.

Me senté encima de él, sino quería levantarse tendría que usar algo más fuerte, salte encima intentando quitarle las sábanas.

— ¡Levántate! — Le exigí mientras le movía más bruscamente, hoy mi Nii-san estaba especialmente perezoso.

De repente sentí que la persona debajo de mi se movía bruscamente, me tomo del brazo y me acostó abruptamente en la cama y él se posiciono encima de mí.

— ¡Ya déjame dormir! — grito prácticamente, luego de eso se recostó encima mío.

Me sonroje, si… podía sentir la respiración de ese chico encima mío, los latidos de mi corazón hacían eco en todo mi cuerpo... le miré de reojo tez nívea y su hermoso cabello rubio.

Esperen…

Kaito-nii no tiene el cabello rubio…

Kaito-nii no tenía esa voz tan aniñada…

Miré de reojo la cara del chico que tenía encima mío, recostado encima de mí, él soltó algo similar a un gruñido, y empezó a mover sus piernas y frotar su cintura encima en mí, pude ver su cara y ese definitivamente no era Kaito-nii.

Bien Rin… cálmate… cuenta a hasta diez… 1…2…3

— ¡KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!—

El eco de mi grito sonó por toda la casa y hasta me atrevería a decir que en toda la ciudad, el chico abrió los ojos de inmediato y tapo sus oídos, yo solo respiraba fuertemente mientras lo veía mejor, ¡era un completo extraño! Y lo peor de todo.

¡Estaba casi desnudo!

Cogí lo primero que encontré que fue la almohada y se la tiré a la cara, él me miró sin entender que pasa, luego cogí el despertador y se lo arroje también.

— ¡PERVERTIDO! — grito de nuevo, él alzo una ceja asimilando lo que dije.

— ¿Pervertido?—

—¡HENTAI!, ¡ECCHI!, ¡MORBOSO EXHIBICONISTA DE PACOTILLA! — volví a gritar mientras empezaba a alejarme de él, encontré los libros de Kaito-nii y empecé a tirárselos también, él chico intentaba esquivarlos pero lograba atinarle, por lo cual iba retrocediendo más y más — ¡ENERGUMENO VIOLADOR DE NIÑAS! — volví a gritar, el chico solo ponía sus manos al frente como defensa — ¿QUÉ DIABLOS HACES EN LA CAMA DE MI NII-SAN? — logre preguntas mientras lo observaba.

— ¿De tu Nii-san? — él se veía muy confundido, bastante confundido…

— No…—

— ¿no? — al parecer repetía todo lo que le decía.

— Ka- Kaito se paso al otro bando y ahora tu eres su conquista— Y él solo alzó una ceja intentando asimilar lo que acababa de salir de mi boca — ¡ERES UN DEPRAVADO ACOSADOR HOMOSEXUAL! — logre tirarle la guitarra de Kaito-Nii y le pego al costado de su cuerpo.

— ¿Homo… sexual? — repitió otra vez acariciando en la parte donde le había dado, esta vez parecía estar ofendido y que el golpe le había dolido.

— ¿Qué está pasando aquí? — pregunto Kaito-nii que había llegado junto a su padre, al verlo solo pude correr hacia su lado, incluso empujando a aquel chico en mi camino, me abrace fuertemente a mi Nii-san y sentí las lágrimas desbordándose de mis mejillas.

— ¡Kaito-nii! — le llame mientras lloraba desconsolada — ¡Ese pervertido degenerado violador de niñas quiso abusar de mi! — le acuse mientras Kaito le miraba, él chico solo frunció el ceño.

— Yo no he intentado abusar de nadie — contesto rápidamente, Kaito miro a su padre y ambos empezaron a reír.

Si Rin, tu futuro esposo y suegro estaban riéndose de tu sufrimiento.

— Rin-chan, no me digas que creíste que Len-kun era Kaito y lo intentaste despertar— Atino a decir mi futuro suegro mientras yo miraba al tan nombrado "Len-kun".

— Oh… con razón te sorprendiste, Len, te dije que no debías dormir en ropa interior — el nombrado solo cruzo de brazos e hizo un puchero, me miro feo… muy feo, yo no entendía nada.

— Pe-pe-pe-pe-perooooooooooooooo — intente defenderme de tal burla — ¡él se me monto encima! — grite mientras me sonrojaba, el padre de Kaito y él mismo Kaito miraron al chico.

— ¡Yo no hice tal cosa! — mintió descaradamente mientras mis cejas se enarcaban.

— ¡Claro que lo hiciste!—

— No, no es cierto—

— ¡Si lo es!—

— ¡Que no! — él empuño sus puños, y yo los míos.

— Claro que si, ¡me tiraste a la cama y te tiraste encima de mí! — lo miré con determinación, eso había pasado, esa era la verdad.

— Yo no recuerdo eso, ¡tú te metiste en la cama porque creíste que era este idiota! — señalo a Kaito, yo negué rápidamente.

— No lo hice — Y las lágrimas se acumularon en mis ojos, ¡por qué demonios estaba pasando esta situación tan vergonzosa!

— Chicos… cálmense… — El padre de Kaito intervino mientras se acercaba a mi — Seguramente Rin intento despertarte y como estabas tan dormido no te diste de cuenta cuando la empujaste a la cama — él miro a mi futuro suegro como si estuviera diciendo una locura — Y Rin, ya te he dicho que no debes despertar a Kaito de esa forma, no eres una niña y debes comportarte como una jovencita — me reprendió con su mirada, ¿ahora era mi culpa?, lo peor es que el rubio me miraba satisfecho.

— ¡Pero! —

— Ya, olvidemos este asunto — determino él mientras sonreía — Rin, este es Len, se va a quedar a vivir con nosotros una temporada — sonrió mientras señalaba al chico, yo lo miré con desconfianza— Len, esta es Rin, es una amiga de la infancia de Kaito, por favor ya no se peleen más—

Yo lo miré, él me miro, azul con azul confrontándose, él alzo la mano aun mirándome a los ojos y por la presión del padre de Kaito tome la mano de aquel rubio pervertido.

— Soy Len Kagamine—

— Soy Rin Sakine — me apretó la mano suavemente y me sonrió… una sonrisa que me confundió.

— Interesante — dijo mientras soltaba mi mano — Ahora si me disculpas, tuve un vuelo muy largo y deseo volver a dormir.

— Oh no, nada de eso, si quieres acostumbrarte a este horario debes permanecer despierto hasta la noche — el chico que respondía a nombre de Len hizo un puchero, parece que no le gusto lo que le acababan de decir.

— Fine — dijo mientras cruzaba sus brazos, solo me quede mirándolo, ¿había acabado de hablar de inglés? — ¿al menos puedo tener privacidad para ponerme algo de ropa?, no me gusta la mirada pervertida de esa rubia —

Cálmate Rin… cuenta hasta diez… 1…2…3…

— ¡AQUÍ EL ÚNICO PERVERTIDO ERES TÚ! — grite mientras lo señalaba, él rio levemente.

— Rin-chan, vamos — Kaito tomo mi mano y me ayudo a salir de la habitación, me quede mirándolo de la forma más malota que podía pero él no parecía inmutarse.


Algunos pensaran, "Lillianne-sama ha enloquecido", ¿otra historia?, pues si... otra historia... Veran, ultimamente ando pensando en que soy una persona demasiado impulsiva y que debería dejarme de pendejadas y borrar todas las historias que no he continuado o definitivamente abandonarlas, pero mi kokoro duele cada vez que pienso eso, pero resulta que me he dado cuenta que si no tienes ganas de esribir algo, pues no puedes escribirlo, así que aunque a veces diga "voy a terminar todas mis historias", no creo que pueda cumplirlo, lo deseo enserio, pero no puedo. Por ahora no borraré nada, solo aviso que pondre en hiatus mis otras historias.

Concentrandonos de nuevo en ESTA historia, pues creo que es un proyecto muy ambicioso, estoy segura que tendra demasiados capitulos, personalmente espero llegar al capitulo 40, eso es porque los capitulos serán más cortos que en mis otros fics, (usualmente los hago de diez paginas), ¿qué tiene de difente está historia?, pues que quiero que sea una comedia n3n! y le baje 10 al drama... sé que exagero con los emodepresivos de mis personajes(?), pero esta vez nadie va a ser emo (no demasiado), y tal vez más adelante pase a rate M, porque creo que tendra muchas insinuaciones que mentes inocentes no deberían leer.

Bien, espero que les haya divertido el primer capitulo, si no es gracioso, pues avisemen, intento trabajar en eso ya que no es mi punto fuerte, incluso se lo pase a dos personas para que lo revisaran y me dijeran si les hizo reir, una me dijo que no (pero que lo publicará porque estaba interesante) y la otra me dijo que si (y me dijo de todo porque mi ortografía es pésima).

Como ya tengo escrito otros dos caps, si de milagro llega a 20 reviews, subo inmediatamente el segundo capitulo, sino, se esperan hasta septiembre que haya pasado mi primer exámen de la uni~.

Nos vemos.