Título: DANZA DE HIELO

Autora: Clumsykitty

Fandom: Universo Marvel entre Avengers y Thor principalmente.

Parejas: las que lleguen, pero sin duda habrá Thorki.

Disclaimer: Nada me pertenece aunque muera por ellos, todo es de Marvel y Mr. Lee entre otros, lo único mío es esta idea mía convertida en historia. Dicho está.

Warnings: Habrá mucho de todo y algunas cosas serán desagradables. No es un cuento de hadas. Me tomo licencias con ciertas tramas, personajes y contextos para mi beneplácito. Hace milenios que no escribía fanfics, pido clemencia a mis lectores por mis fallas, vuelvo a escribir como un ejercicio personal en busca de algo perdido.

Gracias por leerme.


INICIO

Alfheim había sido el reino de la Luz hasta el ataque perpetrado por un ejército llegado de las sombras devorando todo a su paso dejando únicamente desolación a su paso. Fue la llegada de los guerreros de los otros reinos encabezados por los Asgardianos y el Padre de Todo que pusieron fin a la contienda, haciendo retroceder aquellos monstruos, bestias, hechiceros junto con sus soldados en armaduras negras y púrpuras de cuerpos pútridos. La pesadilla de varias semanas llegaba a su fin, una victoria amarga pues en el último momento Odín había caído herido por una flecha maldecida cuyo veneno lo había enviado a un sueño profundo, peligrosamente profundo que hizo temer a sacerdotes y hechiceros por su vida, dejando como nuevo rey a Thor, quien desolado ante la situación de su padre terminó su labor, sellando aquellos portales por donde el ejército de las sombras había llegado, aperturas tan similares como la que había presenciado en Midgard cuando su desaparecido hermano Loki había usado el Teseracto para dominar esas tierras.

El Padre de Todo no era el único caído, príncipes de Vanaheim habían perdido la vida en el campo de batalla, preciados guerreros de Asgard eran conducidos sobre hombros por sus pares en silencio. Mujeres de Alfheim buscaban a sus hermanos, padres, hijos o esposos entre las pilas de cadáveres esparcidos por el reino. Había sido un ataque como no lo habían probado antes, era claro que la recuperación tardaría y con la noticia de Odín los ánimos no eran los más avivados. Algunos murmuraban rencorosos inflamados por las heridas dejadas que había sido la culpa del Embustero aquel ataque, pues si no hubiera atacado al Padre de Todo para arrebatarle el trono haciéndose pasar por él probablemente aquella flecha no le hubiera hecho daño. Más no podían estar seguros de ello. El sentimiento, sin embargo, era común entre los guerreros mientras veían pasar a Thor seguido de sus cuatro fieles amigos hacia una colina donde una columna de humo se alzaba y varios sanadores caminaban apurados ayudados por niños y mujeres con vendajes en cuerpos. Se habían enterado que el Oráculo de Alfheim también había sido herida de muerte, llamando en débiles susurros a Thor quien llegaba a la tienda donde se le atendía rodeada de sus discípulas, las futuras videntes del reino. Las temerosas vestales hicieron una reverencia apurada al Dios del Trueno dejándole solo con el Oráculo.

Thor intercambió una mirada con Sif para que también esperaran afuera, dejando su martillo a los pies de la cama de pieles de la doliente anciana cuya respiración trabajosa indicaba lo delicado de su estado, con sus ojos en blanco, llenos con el poder de la clarividencia y la premonición. De los seres más sagrados en Alfheim, sus videncias jamás habían fallado, prediciendo el ascenso del Padre de Todo al trono de Asgard, los ataques de los Huargos de la Desolación, entre otros eventos que eran pilares en la historia de los Nueve Reinos.

-Mi Señora –murmuró con respeto hincando una rodilla a su lado.

Una mano delgada, temblorosa con su piel pálida y arrugada por los milenios de vida cayó de su pecho hacia las pieles buscando el hombro del rubio que palmeó jadeando para tomar el aliento necesario y hablarle.

-La Oscuridad vendrá de nuevo… y con ella la Muerte… si… -de su garganta brotó un gemido lastimero, su cuerpo se tensó- si consigue las seis… joyas… todo estará perdido…

El Dios del Trueno frunció su ceño, sabía que se refería a las Gemas del Infinito, tres de ellas ya expuestas por alguna razón que una mano oculta apostaba a utilizar. Posó su gruesa mano sobre la débil de la anciana mirando su pecho vendado que comenzaba a mancharse de sangre. Se sorprendió al ver que el Oráculo sonrió en esos momentos.

-… pero… Mjolnir lo detendrá… si ella lo empuña… la Muerte será vencida… Yggdrasil reverdecerá con nuevas ramas… ella lo hará…

Al principio Thor había creído que se refería a él al mencionar su martillo pero aquel ella le confundió, inclinándose hacia la anciana.

-¿Ella?

El rostro del Oráculo se clavó en el Asgardiano quien pudo atestiguar lo que era ser atravesado por el poder de un ser sagrado y antiguo como aquella anciana que lanzó un último suspiro cuando su pecho se manchó por completo de sangre que escurrió sobre las pieles hacia su brazo caído que apretó el hombro de Thor.

-… tu hija.