Hola soy nueva aquí, así que por favor sean amables sí .La historia no es mía su autora es Dark Padme .Los personajes tampoco son míos son de la grandiosa Masashi Kishimoto.

.

CAPITULO 1

.

Encuentros inesperados

-¡Hinata! ¿Podrías sacar la basura? Voy a llegar tarde hija-Una mujer con un cabello largo negro-azulado y con unos ojos perlas bajo corriendo por las escaleras.

-¡Pero mamá, no es mi turno le toca a Hanabi!-

-Sí, pero ya se fue por favor, ¡Voy a llegar tarde! Sabes cómo se pone la Sra. Namikaze cuando llego tarde, no querrás que me despidan-

Hinata sabía perfectamente a lo que su madre se referí, ella había trabajado en esa casa desde que tenía edad para recordarlo, la familia Namikaze era una de las más ricas en Tokio, tenían empresas por doquier y eran dueños de toda la cuadra.

-Te quiero mucho hija, nos vemos más tarde-

Y así su madre salió corriendo del templo, tenía que trabajar mucho para mantenerlo, claro que la gente iba a veces pero eso no era suficiente para pagar todas las cuentas, no desde que su padre murió.

Ella no lo había conocido, pero su muerte había traído muchas desgracias, su madre tuvo que mantenerla a ella y a su pequeña hermana Hanabi.

Hinata tomó la basura de los botes y la llevo hasta el basurero que se encontraba afuera del templo, valla que tenía que bajar muchas escaleras, odiaba tener que sacarla basura y más cuando no le tocaba.

-¡Hyuga!- Era su amigo Kiba, él era muy apuesto y todos decían que quería salir con ella, pero la verdad es que él no era de su tipo.

-¡Hola Kiba! – Sonrió Hinata- ¿Quieres que te ayude con las bolsas?-le pregunto amablemente.

- Muchas gracias- el joven tomó las bolsas y las llevó hasta el basurero.

- ¿Oye Hyuga, vas a ir hoy al paseo?- preguntó curioso.

Hinata puso cara de shock se había olvidado completamente del paseo a las aguas termales esa misma mañana, tenía que decirle a su madre que le firmara el permiso.

-He si…- dijo titubeando ¿Cómo podía ser tan tonta?¿Cómo haría que su madre lo firmara? Tendría que ir a la casa Namikaze cosa que no era nada placentera.

-Pues, ¿Me preguntaba si te gustaría sentarte conmigo en el camión?- preguntó con una pequeña sonrisa en su rostro.

Hinata lo pensó un poco – Claro, porque no-

-¡Genial! Entonces nos vamos más tarde- Kiba comenzó a correr rumbo a la escuela –Nos vemos más tarde Hyuga!-Hinata movió su mano para despedirse -¡Hasta luego!-

Oh no tendría que ir a esa horrible mansión pensó caminando por la calle, de tan solo pensar en ella le daba escalofríos había tenido una mala experiencia ahí que la había causado una especie de trauma además que siempre la veían con malos ojos.

Llego a la enorme mansión que estaba al final de la cuadra, era enorme de color blanco y con rejas negras. Lástima que no podía entrar por la puerta principal, tenía que rodear la mansión y entrar por donde ingresaban los que se encargaban de los quehaceres domésticos.

Entró por la pequeña puerta blanca en busca de su madre, vio muchas caras conocidas, le pregunto a una de las cocineras por ella y le contesto que estaba en los cuartos.

Eso eran malas noticias ya que tendría que ingresar a la y cuidar que nadie la viera pues si era así seguro que despedirían a su madre.

Camino cautelosamente por los corredores de la monumental mansión, todo lo que veía la impresionaba tenían miles de cosas que eran bastante caras. Subió las anchas y largas escaleras de caracol para encontrar a su mamá en una de las miles de habitaciones que había.

Eran demasiadas así nunca la encontraría decidió pedir ayuda al joven que estaba cerca de uno de los cuartos más grandes, a él nunca lo había visto antes era muy alto con ojos color celeste cielo, pelo rubio como el sol.

-Hola, disculpa ¿No has visto a Hana Hyuga?-él la vio algo confundido-No- respondió cortadamente- eh gracias por tu ayuda-dije tratando de alejarme de él pero que sangrón.

Hinata siguió caminando por el pasillo se percató de que el joven la venia siguiendo, pero que chico tan extraño pensó probablemente estaba en busca de algo también.

Siguió caminando hasta tornarse con el final del pasillo donde había un hermoso jarrón de porcelana parecía pintado a mano se acercó un poco a el para verlo bien.

De pronto algo la tomó del hombro se espantó tanto que por accidente tiró el jarrón, volteó para ver quién era y se encontró con el joven al que le había pedido ayuda la veía con seriedad.

-¿Quién eres tú?- le preguntó frunciendo el entrecejo, él no le contestó decidió darse la vuelta para comenzar a levantar las piezas del jarrón se veía muy caro, vaya que se había metido en problemas.

El joven de pronto la tomó en los brazos-¿Qué te pasa?-se le quedó viendo a los ojos, su rostro se le hacía conocido ¿pero quién era? De pronto una sonrisita picara apareció en su rostro.

No…No podía ser, pensó Hinata era…era Naruto Namikaze el que había hecho su vida miserable en la infancia.

Pero no podía ser él, él se había ido a Estados Unidos a estudiar desde que tenía 8 años.

-¿Naruto?-susurró no podía creerlo se veía completamente diferente.

Cuando él era pequeño tenía el cabello más despeinado que nada, usaba unas enormes gafas con fondo de botella además que era mucho más chaparro que ella y ahora se veía no solo bien…se veía guapísimo, era mucho más alto que ella le sacaba como dos cabezas.

-¿Ahora quién es la enana?- le dijo aun con la sonrisa en el rostro se estaba burlando de ella pero no podía decirle nada a él, era el hijo de Kushina Namikaze si le decía algo despedirían a su madre.

-¿Y dime como piensas pagar ese jarrón?- dijo con alegría, le gustaba verla desesperada –No, por favor Naruto no le digas a nadie te prometo que lo pagare – suplicó la joven de ojos perlas.

La sonrisa en la cara de Naruto sólo se hizo más grande – No puedes pagarlo, ¿A qué no tienes idea de cuánto cuesta?-Hinata volteó a ver el jarrón hecho trizas, sabía que costaba mucho más que su mesada.

Ella movió su cabeza en forma de desaprobación –No lo sé-

-Me lo imaginé- Naruto la soltó un poco de los brazos- Te diré esto, tú te conviertes en mi esclava por el tiempo que yo diga que cubra lo que rompiste el jarrón y no le diré a nadie que tú fuiste-

-¡No, no quiero!- le gritó no le importaba, no quería ser humillada por el no podía, Naruto dejo salir una carcajada perversa-Es tu única opción ¿no querrás que tu madre sea despedida, verdad? ¿No después de todos estos años?-

Hinata se quedó viendo el piso no quería, no podía ser maltratada por el pero tenía que hacerlo todo por su madre y el bienestar de su familia.

-Está bien, acepto-

-Parece que has madurado en este tiempo que no te había visto- le dijo acercándose mas a ella.

-¿Qué estás haciendo?- le dijo asustada, se estaba acercando demasiado, él comenzó a pasar sus manos por su delgada cintura.

-Hinata se quedó en shock ¿Pero qué demonios estaba tratando de hacer? Sus labios comenzaron a pasar por su cuello y fueron bajando por su pecho, las enormes manos de Naruto llegaron desde su cintura hasta su busto.

Hinata con toda la energía que tenía logro empujarlo lo más lejos de ella posible -¿Qué te pasa?-le grito alterada todo lo que ya.

Naruto sonrió –Eres mi esclava ¿recuerdas? Tienes que hacer todo lo que yo te diga, si no quieres que algo se salga de mi boca por accidente-

-Pero…esto no está bien, no soy tu esclava sexual-

-Ja ja ja ja, esto será divertido, claro que lo eres te dije que tienes que hacer todo lo que yo te diga, además necesito practicar con alguien antes de que lo haga verdaderamente con mi futura novia-

No soy un juguete Naruto, tengo sentimientos-

-Para mí sólo eres un juguete más ¿entendiste?- El joven comenzó a caminar lejos de ella.

-Nos vemos mañana Hinata, en mi casa no llegues tarde, hay varias cosas que quiero poner en claro y ahora no tengo tiempo-

La joven no sabía que pensar ¿Por qué le tenía que pasar esto a ella? ¿Qué había hecho para merecerlo? De que le había servido mantenerse virgen y pura para el hombre de algún día encontraría y estaría con ella toda la vida alguien que la amara, si un cretino solo iba a llegar y quitarle todos sus sueños e ilusiones?

Hinata se hecho al suelo y comenzó a llorar, pero en que se había metido.

-..._-

Algún review siiiiii ?