holis a todos que tal la espera como que voy la oportunidad de subirlo mas temprano y nadie hace caso no muy mal bueno ustedes esperaon por este cap y ahi lo tienen.

Ahh casi lo olvido hay lemon a pedido de los lectores espero que les guste por favor leer bajo consentimiento y si no sabes que es un lemon no leer. lemon estara escrito en negrita.

.

Capitulo XXVIII: "Contigo" final

.

Todo se quedó en silencio por lo que pareció ser una eternidad.

Por supuesto que ella ya sabía que Jiraiya no era una persona digna de confiar. Por alguna razón desde que había llegado Naruto ella había sido testigo de extrañas ocurrencias relacionadas con él.

Recordó el día de la fiesta en la mansión Namikaze, a la primera que había ido y que por tantos acontecimientos no olvidaría nunca. Ese día fue cuando encontró a Jiraiya besándose con otra mujer en el baño, sabia él la había visto pero nunca le dijo nada.

También recordó la vez que había visitado a Itachi al hospital, vio como JIraiya había salido de la habitación, algo que no tenida sentido ¿Qué tenía que ver el tío de Naruto con él?

Los papeles que le había dejado Minato a su hijo sólo confirmaban sus malas intenciones y que era una persona peligrosa.

Habían pasado tantas cosas que todo lo había empujado en la parte de atrás de su cabeza, pero ella sabía que Naruto se llevaba mejor con su tío que con su padre. Él siempre había parecido ser una persona honesta y responsable que veía por el bien de su sobrino, pero no era así.

Hinata podía sentir el gatillo de una pistola presionando sobre su cabeza. Naruto estaba frente a ella tratando de zafarse de las cuerdas que lo amarraban a la silla pero era inútil.

"Naruto, tan impulsivo como tu padre" dijo Jiraiya con aburrición en sus ojos.

Itachi llegó y le quitó la tela con la que estaba tapada su boca.

"Tu…" fue lo que salió de los labios del joven cuando vio a su peor enemigo en el cuarto.

"Itachi y yo nos hicimos amigos hace poco" comenzó a hablar Jiraiya acercándose a Naruto.

"Me contó de sus aventuras en el Colegio y de lo inestable que te habías vuelto, pero me confirmó que las drogas no eran tuyas sino de él"

"Tu tío me ofreció más de lo que pudiera imaginar, la compañía de mi padre estaba siendo destruida por la corporación Namikaze, por eso mi padre quería la unión" agregó Itachi

Naruto ignoró a Itachi y volteo sus ojos a Hinata y después a Jiraiya.

"¿Qué es lo que quieres?" preguntó enojado

"No entiendo que tiene que ver Hinata con esto, déjala ir" agregó

"Quiero que me des todo el dinero de la compañía, todo lo que tu padre te dejó" dijo Jiraiya con veneno en sus palabras.

"Me pudiste haber pedido dinero o más acciones de la corporación no tenías por qué secuestrarme, confiaba en ti" dijo Naruto tratando de ocultar su dolor, de nuevo había sido engañado.

"Lo sé, te tenía en las palmas de mi mano, el problema fue tu padre quien vino a arruinar todo"

Naruto lo vio extrañado "¿De qué hablas?" preguntó. Su padre estaba muerto.

Jiraiya se sentó en una de las sillas de la oficina que había pertenecido alguna vez a su hermano mayor.

Puso su mano sobre su cabeza como si tratará de recordar algo.

"Tu padre, el hijo prodigio e inteligente que todos amaban. Él fue quien levantó la corporación Namikaze. Y yo…" Jiraiya rio amargamente.

"Bueno, digamos que no fui un buen niño, siempre buscando todo de la manera fácil. Haciendo tratos con quien no debía…"

"Tu padre siempre cubriendo mis acciones y malas decisiones pero ¿Lo hacía porque le importara? No… a él sólo le importaba su imagen"

"Yo siempre tenía que hacer el trabajo sucio…" agregó observando a Naruto con una sonrisa malévola.

Hinata trataba de liberarse, sólo sus manos estaban atadas no como Naruto. Tenían que salir de ahí, no sabía de lo que podía ser capaz Jiraiya y eso la asustaba.

"¿Qué es lo que quieres?" preguntó de nuevo Naruto con tono amenazador no apartando su vista de los ojos de su tío, quería que toda su atención se fuera a él no quería que lastimara a Hinata.

"Ya te lo dije, aquí tengo los papeles para que las cuentas que te heredaron y la mayor cantidad posible de dinero de la compañía sean trasladadas a mi cuenta" comentó aburrido

"¿Y si me rehúso?" preguntó Naruto

Jiraiya apuntó el arma a la cabeza de Hinata, ella dejó ir un ligero grito que fue aminorado por la tela que cubría su boca.

"¡No la lastimes!" gritó Naruto tratando de zafarse de las cuerdas. Itachi lo tomó fuertemente de los brazos.

"Sólo una firma, Naruto" dijo Jiraiya, sus ojos brillaban.

Naruto se quedó quieto, sabía que negarse no era una opción, nadie sabía que estaban ahí. Se arrepintió profundamente de haber regresado a la oficina pero esto tendría que pasar tarde o temprano. Su vida estaba llena de decepciones y engaños aunque ahora sabía que Itachi y Jiraiya habían sido cómplices pero ¿Hinata lo sabía? O ella también era parte del plan…

Regresó a su mente la imagen de Itachi y Hinata en el cuarto del hotel.

Cerró sus ojos. Hinata era lo más importante para él, su amor era demasiado grande, aunque la ira y el enojo tomaran lo mejor de él por unos instantes siempre regresaba a aquel amor incondicional que sentía por ella. Por su Hinata.

"De acuerdo lo firmaré"

Hinata se comenzó a mover de la silla moviendo su cabeza de lado a lado, lagrimas saliendo de sus ojos. No podía hacer esto, como era posible que pudiera dejar todo por ella, no lo merecía. Y Jiraiya no se podía salir con la suya.

Jiraiya le hizo una señal a Itachi para que desatara el brazo de Naruto.

"Es zurdo, desata su izquierda" dijo Jiraiya aburrido acercándose a tomó a Naruto fuertemente de los brazos para que no tratara nada. Jiraiya le puso los papeles a su sobrino en las piernas, sus ojos brillaban de excitación aunque su rostro no mostraba ninguna expresión.

Naruto tomó la pluma y se quedó observando los papeles por unos instantes. Hinata aún estaba tratando de detenerlo pero él la ignoraba.

"No tengo todo el día" le dijo Jiraiya

El joven de ojos color cielo firmó los papeles frente a él. Al menos Hinata estaría a salvo.

Jiraiya tomó los papeles y comenzó a reír.

"Esto fue demasiado fácil"

Itachi volvió a amarrar a Naruto aunque no había sido una tarea fácil, ya que se movía bruscamente de lado a lado.

Jiraiya comenzó a caminar hacia la puerta Itachi lo siguió.

"No nos puedes dejar aquí amarrados" le dijo Naruto.

Su tío volteo.

"Puedo hacer lo que yo quiera, y además les voy a dejar a un invitado" dijo alzando la pistola.

Apuntó a Itachi y le disparó al pecho.

Hinata gritó con fuerza mientras Itachi caía al suelo.

"Hasta pronto"

"¡Ese maldito!" gritó Naruto tratando de liberarse.

Hinata se dio cuenta que después de tanto jalar y moverse había hecho que el nudo que amarraba sus muñecas se hiciera débil. Todo en su cabeza se había nublado al ver que le habían disparado a Itachi, lo odiaba pero nadie merecía morir así.

Naruto pudo liberarse al fin, se apresuró hacia la silla de Naruto y lo ayudó a desanredar las cuerdas que lo sujetaban. En cuanto se liberó Hinata saltó a sus brazos y lo abrazó con toda la energía que poseía, llorando como una Magdalena. No podía respirar.

Naruto tardó un poco en reaccionar pero la abrazó de vuelta y suspiró a su oído que todo estaría bien.

Escucharon sonidos de dolor que provenían del cuerpo inerte de Itachi. Ambos caminaron hacia él. Hinata se hincó a su lado y se dio cuenta que la bala no había tocado su corazón.

"¿Estas bien?" preguntó Itachi, nunca en su vida había visto a una persona herida de bala. Se quitó el suéter y lo puso para que Itachi recargara su cabeza. Él respiraba con mucha dificultad.

"Naruto" dijo Itachi tratando de recuperar su aliento.

Naruto estaba perdido en sus pensamientos, se había rendido. Su tío le había ganado, sabía que era lo que más lo lastimaba y así había sido como le ganó en el juego.

El joven volteo a ver a Itachi con cara de asco.

"Jiraiya" comenzó Itachi con dificultad.

"No hables, trata de calmarte. Naruto tienes que llamar a la policía" dijo Hinata tratando de limpiar el sudor de la frente del joven.

"Jiraiya…." Siguió Itachi

Naruto comenzó a caminar hacia su escritorio se detuvo en seco cuando escuchó las palabras de su peor enemigo.

"Mató a tu padre"

"¿De qué demonios hablas?" preguntó enojado Naruto acercándose a él.

Itachi cerró sus ojos, respiraba lentamente. Hinata volteaba su cabeza de lado a lado, estaba confundida.

"Él fue quien puso la bomba en el carro de tu papá"

Naruto no sabía que pensar, había odiado a su padre con todas sus fuerzas pero el hecho de que haya sido asesinado por la mano de su propio hermano hacia que algo muy dentro de él buscara venganza.

"No puedes dejar que se vaya, está esperando un helicóptero que lo llevará al aeropuerto para poder escapar de Japón"

"¡No, Naruto!" dijo Hinata tratando de detenerlo cuando vio que había caminaba rápidamente hacia la puerta, sus manos se habían vuelto puños.

Naruto se quedó quieto "Hinata, llama a la policía" dijo corriendo hacia su escritorio. Cuando estaba frente a él abrió un compartimiento secreto que reveló un arma.

La tomó con su mano temblorosa de ira y sentimientos que no podía comprender. Regresó con Hinata y le dio un beso en los labios

"Naruto… ten cuidado"

Naruto corrió con toda su energía hacia la azotea, tenía que detener a su tío.

Cuando llegó se encontró con Jiaraiya abriendo sus brazos ampliamente y viendo al cielo, la postura de un ganador.

"Tu…" dijo Naruto acercándose a él cautelosamente.

Jiraiya lo vio sonriendo, como si lo hubiera estado esperando.

"En verdad te admiro, sobrino. Si yo hubiera sido tú ya me hubiera suicidado"

Naruto levantó su brazo con el arma y apunto hacia su corazón.

"Tu mataste a mi padre" dijo Naruto lentamente sus ojos llenos de ira.

"Si, pero vamos tú lo odiabas y yo también, sólo era cuestión de tiempo" comentó Jiraiya con tono despreocupado.

La mano de Naruto temblaba, Si, odiaba a su padre con todo su corazón, pero nunca hubiera sido capaz de matarlo… ¿O sí?

"Tu padre me quería sacar de la compañía una vez que tu entraras a la jugada. Claro tú eras más fácil de manipular. Iba a unirse con Madara y también lo dejaría como accionista pero no mayoritario como él…"

"¿Y por eso lo mataste?" preguntó Naruto

Jiraiya se acercó un poco más a él y rio "No, por supuesto que no"

"La verdad es que yo quería la compañía, desde el principio sabia de los planes de tu padre. Sin embargo, el tenia documentos que me incriminaban, como te dije yo soy el que hacia los trabajos sucios" con esto dejó ir una carcajada.

"No sé si recuerdes cierta tarde… a un Señor Hatsumoto y a Izumi...!" Los ojos de Naruto se abrieron ampliamente, su corazón comenzó a latir más fuerte.

"¿Cómo…?"

"¿Cómo lo sé? Bueno, Hatsumoto era un reportero que me había estado investigando digamos que no encontró mi mejor lado y esto iba a derrumbar a la compañía. Tu padre descubrió que Izumi lo estaba ayudando. Él hizo lo necesario para que no lo publicaran y que con eso no arruinaran la reputación de los Namikaze."

Naruto recordó a su padre disparándole una y otra vez a Izumi. Tomó su cabeza con sus dos manos, el dolor de cabeza había regresado y la sangre…

"Tu padre era muy poderoso y tenía muchas conexiones pero ellos también las tenían, tuvo que mover mar y tierra para que no saliera a la luz y claro me contó que tu estuviste ahí"

Naruto cayó de rodillas al suelo. Los recuerdos lo estaban atormentando de nuevo, no podía respirar.

Jiraiya se acercó y le dio una patada en el estómago que lo tiró al suelo. Naruto dejó ir un fuerte sonido de dolor. La pistola había salido volando de su mano.

"Te mandó lejos de aquí y tu padre me quitó la mayoría de mis bienes y acciones"

"Pero vi una oportunidad, poco a poco comencé a planear mi venganza y tu serias parte de ella. Minato se sentía tan mal por lo que te había hecho…" dijo Jiraiya dándole otra patada.

"Me hice tu amigo cuando regresaste, desde entonces había mantenido un bajo perfil, el hermano serio y confiable"

Naruto no podía respirar bien, todo estaba nublado. Como pudo haber confiado en él.

"Sabía que tu padre iba a dejar todo a tu nombre, además de que cuando cumplieras 18 años tendrías mayor parte de la empresa que yo…"

"Sólo tenías que pedírmelo" exclamó Naruto tratando de sentarse

"Si, ese era el plan, matar a tu padre, sabía que tú eras demasiado joven como para querer controlar la empresa y me la dejarías a mí. Pero Itachi fue e hizo de las suyas con tu estúpida enamorada y tu padre también aun muerto encontró la forma de ganarme en mi propio juego"

Naruto escuchaba como hablaba Jiraiya, cada palabra una astilla a su corazón. Podía ver de reojo la pistola a varios metros de él.

Jiraiya al notar lo que estaba viendo lo golpeó fuertemente en la cabeza y sacó su arma.

"Matar a tu padre no fue sencillo, primero la bomba en la mansión y después lo de su carro que terminó casi matándote" continuo Naruto con una sonrisa de triunfo.

"Nunca dejes que otros imbéciles hagan tu trabajo, finalmente lo pude matar y tenía toda tu confianza, por supuesto que no te podía matar a ti, se vería muy sospechoso"

El joven podía escuchar como el helicóptero se acercaba al edificio. Tenía que hacer algo antes de que su tío escapara.

"Como esperaba tu padre te dejó todo a ti ¿no se te hizo sospechoso que no me dejara nada?"

Naruto veía de los ojos de Jiraiya al arma que estaba tan cerca pero al mismo tiempo tan lejos de él.

"Pero también te dejó esos papeles que parece ser nunca leíste, de igual manera se los dejó a los accionistas de la empresa, con toda la evidencia que había tratado de ocultar sobre mi todos estos años, robo a la propia empresa, corrupción, asesinato" los ojos de Jiraiya brillaron.

"Fue cuando pensé en tu amor, y como harías todo por ella. Que patético"

Naruto no podía dejar de pensar en Tsunade. ¿Acaso no sabía ella sobre la verdadera cara de su esposo?

El helicóptero estaba a punto de llegar, el frio viento los empujaba a ambos.

"Creo, Naruto, que esta vez tu pierdes" dijo Jiariya con tono triunfal.

El joven de pronto sintió como gotas de agua comenzaron a caer sobre su rostro. Las nubes se habían juntado sobre el edificio, pudo escuchar un fuerte trueno seguido por las sirenas de la policía acercándose.

El helicóptero ya había aterrizado sobre el edificio. Jiraiya comenzó a caminar de espaldas hacia él, aun apuntando el arma a Naruto.

La lluvia de hace unos instantes se había convertido en una tormenta. No sabía si esta era una especie de señal pero no dejaría que su tío se escapara, no después de todo lo que le había hecho.

Con toda su fuerza restante dio un fuerte brinco hacia su tío, quien fue tomado por sorpresa.

Antes de que lo pudiera tocar Jiraiya disparó el arma que rozo con la pierna de Inuyasha abriendo una pequeña herida.

Los papeles estaban en la parte interna del saco de Jiraiya. Naruto logró dominar y se sentó sobre él. Lo golpeo una y otra vez con todas sus fuerzas, la sangre corría junto con el agua de la lluvia en la azotea.

Jiraiya no había soltado el arma y con ella golpeo a Naruto en la cabeza. Él se cayó hacia un lado, su tío se puso de pie con dificultad sin embargo, el joven lo tomó por las piernas y ambos comenzaron a rodar sobre el piso hasta llegar a una de las esquinas del techo.

Naruto había logrado recuperar el arma e hizo que Jiraiya se pusiera de pie.

"Todo término" dijo Naruto respirando con dificultad, su nariz sangrando.

La policía había llegado a la azotea, el helicóptero se estaba elevando de nuevo.

Los policías comenzaron a dispararle al helicóptero. Jiraiya veía de un lado a otro viendo la forma de escapar pero era inútil.

El helicóptero había logrado escapar. Los policías se acercaban "Suelta el arma chico" gritó uno de los policías.

Naruto estaba temblando, la ira lo movía, no podía apartar la vista de su tío que aunque estaba derrotado no quitaba la sonrisa maligna de sus labios.

"Vamos Naruto, sé un hombre y dispárame" le gritó molesto.

La mano de Naruto temblaba sin control, lo odiaba, en verdad quería hacerle daño…

"Suéltala chico" volvió a gritar el policía.

La cabeza de Naruto daba vueltas no podía pensar claro, le dolía al igual que todo su cuerpo y su alma. Quería llorar y darse por vencido, seguir sus instintos.

"Naruto" escuchó la voz de Hinata, uno de los policías la había agarrado para que no se acercara más a ellos. Ella podía ver sus ojos, llenos de miedo y desesperación lo que se estaba convirtiendo poco a poco en locura, por un instante le dio miedo.

El joven pestaño varias veces su voz lo había logrado alcanzar.

"No lo hagas…" Naruto la vio, las gotas de agua ocultaban sus lágrimas.

"Te amo…" gritó Hinata tratándose de zafar de los brazos del policía. Lo amaba tal y como era, ella estaría con él y lo ayudaría a sanar.

Cuando el joven escuchó esto, soltó el arma y cayó al suelo de rodillas.

Hinata corrió hacia él y lo abrazó. Su cabeza se había hundido en su pecho, la abrazaba como si fuera un niño que tenía mucho miedo.

La joven pasó su mano una y otra vez por su cabello tratando de reconfortarlo.

Los policías habían tomado a Jiraiya y lo habían esposado.

"Todo estará bien Naruto" le decía Hinata a su oído.

La joven veía como llevaban a Jiraiya hacia la puerta de la azotea.

Fue cuando Jiraiya logró quitárselos de encima, ya que era mucho más alto y fuerte que ellos, corrió hacia el final de la azotea y se aventó.

Hinata pegó su cabeza con la de Naruto y ambos se abrazaron con fuerza.

Un fuerte grito retumbó en sus oídos. Acabando con el silencio de la noche.

Hinata nunca lo olvidaría

Habían pasado días desde aquella noche. Hinata había sido separada de Naruto y desde entonces no lo había podido ver.

Lo que había sucedido estaba en la boca de todo Japón, en todas las noticias, periódicos y revistas. No había podido conciliar el sueño desde entonces, estaba aterrorizada de todo lo que había pasado, no podía quitarse de la mente la imagen de Jiraiya aventándose de la azotea.

Era el día de año nuevo y en lo único que podía pensar era en Naruto, era difícil no pensar en él cuando su rostro estaba en todos lados. Había tratado de contactarlo pero le había sido imposible, su casa siempre estaba rodeada de policías y de reporteros que querían la noticia exclusiva de los labios de él joven Namikaze.

Aunque estuviera en todos los medios no había encontrado ninguna declaración de él, todo había sido de Kushina o de Itachi quien se estaba reponiendo en el hospital.

Estaba nevando, la joven esperaba sentada en su ventana a que llegara su príncipe azul a rescatarla, las lágrimas habían comenzado a salir de nuevo. Necesitaba tener a Naruto en sus brazos, como aquella noche, no podía quitar de su mente lo frágil e inocente que se veía.

Tomó uno de los periódicos que estaban en la mesa, su madre se había encargado de esconderlos todos ya que sabía que se ponía a llorar cada vez que veía la imagen del tío de Naruto sobre el pavimento, su rostro lleno de sangre, sus ojos sin vida.

Este lo había encontrado afuera tirado, venia la esposa de Jiraiya destruida por las noticias, había sido tanto el horror de conocer la verdad que había abortado al hijo que estaba esperando. Las lágrimas no dejaban de salir de sus ojos, todo parecía ser una desgracia tras otra y parecía que nunca terminaría.

Escuchó el sonido del teléfono, sonó varias veces hasta que su madre lo contestó. No tenía energía para hacer nada.

"Hinata…" dijo su madre acercándose a ella.

La joven limpió sus lágrimas, tratando de ocultarlas pero sabía que no podía hacerlo, su madre la conocía demasiado bien.

"Kushina Namikaze marcó, Naruto no está bien, van a mandar un carro a que pase por ti"

Hinata se puso de pie inmediatamente ¿Qué pasaba con Naruto?

Su madre la tomó del brazo cuando comenzó a caminar hacia su cuarto para tomar un abrigo.

"Hija…" la vio su madre con preocupación en los ojos.

"No estoy segura de que te quiera dejar ir"

Hinata abrazó a su mamá. Ella entendía, había estado en un estado deplorable, se la había pasado llorando y apenas si había hablado, pero tenía que ayudar a Naruto, fuera lo que fuera ella siempre estaría ahí para él.

"Mamá, tengo que hacer esto por mi… por él…" le dijo soltándola. Su madre la vio por uno instante antes de darle un beso en la mejilla y alejarse de ella.

Hinata esperó el auto frente a las escaleras del templo, demasiadas cosas pasaban por su mente, entre ellas fue la breve conversación que tuvo con Itachi antes de que llegara la ambulancia.

Le confesó lo que había pasado con Hime la noche anterior y como la había planeado todo ella para separarla de Naruto. También le habló un poco sobre Naruto y él cuando eran niños, como ambos habían sido abandonados por sus padres y la envidia que le había tenido siempre ya que era mucho más inteligente que él.

Le pidió que cuidara de él y lo arrepentido de lo que estaba por todo lo que había hecho. Y de cómo merecía morir.

La joven subió al auto negro que se escondía con la noche, las calles estaban solas. Pensó en Sakura y Sasuke y de lo felices que se veían el día de navidad, estaban hechos el uno para el otro. Hinata pudo ver la pancita que se le había formado a Sakura e imaginaba mejores días para Naruto y para ella.

Hinata entró a la mansión Namikaze, todo estaba oscuro. Los reporteros y policías seguían afuera. Sintió escalofríos mientras caminaba hacia la sala donde se encontró con Kushina llorando en el sillón, nunca la había visto así.

Sintió unas enormes ganas de llorar pero se contuvo. Kushina la vio y se acercó a ella. Se había limpiado las lágrimas. Ambas se vieron por un largo tiempo hasta que Kushina la abrazó y continúo llorando.

Hinata se quedó parada perpleja, no tenía idea de lo que debía hacer, regresó el abrazo. No podía creer lo que estaba pasando.

"Narut…" dijo entre lágrimas.

"Es el hombre más orgulloso y terco que he conocido en mi vida" continuo separándose de ella.

"Claro, yo fui quien lo crie. Siempre había pensado que por mi culpa había sido mandado al internado pero no fue así"

Hinata la veía atenta, tratando de no llorar al escuchar la voz quebrada de la madre de Naruto."Ahora no quiere hablar con nadie, no come… no duerme…"

Kushina tapó su boca con su mano tratando de pelear con las lágrimas.

"Sé que tú eres la única persona que lo puede hacer hablar, como cuando eran niños" exclamó viéndola directamente a los ojos.

Hinata rompió la mirada y vio al suelo, no estaba segura de sí misma.

Kushina tomó su brazo y levantó el rostro de la joven que su mano.

"Por favor…" le pidió con honestidad y tristeza.

Hinata comenzó a subir las escaleras hacia el cuarto de Naruto. Tenía miedo.

No sabía que era lo que encontraría. Quería reconfortarlo pero ¿en verdad ella era la persona adecuada para hacerlo?

Cuando abrió la puerta se quedó petrificada.

Naruto yacía sobre la cama abrazando sus rodillas. Hacia movimientos ligeros de atrás hacia adelante. Sus ojos abiertos ampliamente con grandes ojeras hundidas. Se veía mucho más delgado y pálido. Completamente destruido y solitario.

"Naruto…" se acercó lentamente a él.

Él se quedó quieto en su cama no la volteo a ver.

Hinata se sentó frente a él.

"Naruto…" volvió a decir.

Él la ignoró, sus ojos fijos en las cobijas que tapaban sus pies.

La joven quería tocarlo y reconfortarlo, decirle que estaba a salvo y que nadie más lo dañaría, sin embargo, se quedó quieta observándolo.

"Te amo" susurró la joven.

Naruto seguía quieto.

Kagome sonrió "Siempre te he amado, sólo que había sido tan estúpida y no lo había podido ver…"

Lagrimas comenzaron a salir de sus ojos.

"Perdóname por todo lo que te hecho, por favor dame otra oportunidad sé que lo puedo hacer mejor, déjame cuidarte, amarte, reconfortarte. Te prometo que no te arrepentirás, no sé qué sería mi vida sin ti"

Naruto no dijo nada.

Hinata se acercó a él de forma cuidadosa, con su mano quitó el cabello que cubría el rostro de su amado.

Él no hizo movimiento alguno.

Se acercó más y tomó su cabeza con sus manos, lo besó delicadamente en su cuello seguido por su quijada.

Los ojos de Naruto se habían cerrado, estaba cediendo poco a poco, su cuerpo inmóvil se había relajado.

Besó sus ojos, su nariz y finalmente llegó a sus labios.

Naruto respondió a su beso fue delicado, sus brazos habían tomado la cintura de la joven y había pegado su cuerpo contra el suyo.

Hinata podía sentir la lengua de Naruto moviéndose por toda su boca, cada movimiento se sentía como un toque eléctrico, sus caricias como la suave seda sobre su piel.

Se sentían como si fueran uno, ambos reconfortándose uno al otro, amándose. Todos sus problemas se habían ido. Sentían como si fueran las únicas personas en el planeta tierra. Nada podía separarlos.

"Te amo" le susurró Naruto al oído mientras besaba su cuello y respiraba el dulce aroma de su cabello.

"Y yo a ti" contestó Hinata, estaba llorando pero estaba vez no era de tristeza sino de felicidad.

Naruto comenzó a lamer las lágrimas sobre su rostro.

"No llores…" le dijo acariciando su cabeza.

"Oh Naruto…." susurró la joven hundiendo su cabeza sobre su pecho.

"Estaré bien, todo estará bien, ahora que estás conmigo.

"Perdóname, lamento lo que pasó la otra noche en el hotel" tenía que decírselo, por fin había comprendido porque la había tratado de esa forma.

Naruto sonrió y tomó su rostro con sus enormes manos varoniles.

"No, perdóname a mí por no haber confiado en ti, mi inseguridad se llevó lo mejor de mi" comentó viéndola fijamente a los ojos.

"Lamento todo por lo que tuviste que pasar" le dijo con la voz ahogada, lo sabía todo, sobre su tío, su padre. Todo.

Naruto la volvió a tomar en sus brazos.

"Mi padre era un verdadero imbécil, siempre golpeaba a mi madre y a mí pero al parecer como tu habías dicho si me quería, en su extraña y rara forma de amar" le dijo de manera tranquila, apretando su abrazo.

"También siempre protegió a su hermano…." Comenzó a contarle sobre el día en que su padre había asesinado a dos personas por ocultar el secreto de su hermano. Como aquel día todavía estaba en sus pesadillas. Y lo arrepentido que estaba de haber confiado en su tío.

Lagrimas habían salido de sus ojos, aun no podía admitir que quería o había querido a su padre, lo había lastimado tanto, pero sabía que poco a poco se curaría esa herida.

Hinata lo abrazó con todas sus fuerzas.

"Creo que necesito un psicólogo" bromeo Naruto.

"Me tienes a mi" le dijo Hinata comenzándolo a besar de nuevo.

"Lo sé" contestó Naruto.

_COMIENZO DE LEMON ( a pedido de fans)_

Besandola con anhelo, pasión y sobretodo amor. Su lengua busco a la suya y Hinata no tardo en responder comenzando con una danza sin fin. Recuperando el aire Naruto acaricio con sus labios su cuello.

"Naru..." Protesto cuando paro. Pero él la beso con pasión callandola y continuo acariciando su esbelta cintura, sus largas piernas, esos pechos. Ella , todo en ella le encantaba lo imnotizaba y volvia loco.

Naruto la desprendiendo de la camisa y el brasier admirando esos pechos hechos para él.

Besando sus labios fue bajando por su cuello hasta llegar a ellos.

Sin poner contenerse beso la punta de uno de ellos para despues saborearlo. Mientras que el otro lo masajeaba con su mano.

Entonces cambio al otro pecho para brindarle la misma atención y con una de sus manos siguio acaraciando el otro seno para no dejarlo solo.

Despues de un rato siguio bajando explorando cada centimetro de esa piel, denudando todo a su paso.

"ahh na-ru-to"

Hinata lo empujo rodando por la cama y quedando encima lo beso desmostrando su exitación.

-"Hina-ta"

-"Ahora es mi turno" Hablo con una voz sensual volviendo a besarlo mientras desabrochaba los botones de la camisa.

Y con una mirada malisiosa bajo mordisquiando su el pecho de su amado con la punta de sus dedos hasta llegar al broche del pantalon lo bajo.

"No sabes lo que has hecho" Dijo Naruto sonriendo de manera cruel la cogio de las muñecas para volver a cambiar de posición.

Y con un último beso se introdujo en ella. Ambos gimieror una de dolor y otro de placer. Hizo una pausa esperando una señal para comenzar a moverse. Ella asi lo hizo moviendo ligeramente sus caderas. En respuesta él retrocedio y volvio a golpear de nuevo en ella. Hinata arqueo la espalda, pegando sus senos al pecho masculino. Las envestidas pasaron de lentas a rápidas. Naruto al mismo tiempo masajeaba sus senos mientras la besaba descontrolado.

El placer corria en sus venas. Ella se tensó alrededor de él y grito más fuerte por el placer que sentia. Tenzandose más, al sentir el momento cerca.

Hinata no podia soprtarlo ya lo sentia en unos segundo ya iba a llegar. Naruto se sumergio muy dentro de ella, Y llego sintio un liquido caliente vertiendose en ella. Se tendieron en la cama, sintiendose felices por el momento compartido.

-.-.-.-.-.-.-

El ruido de los fuegos artificiales acabó con el silencio de la noche. Ambos seguieron en la cama besándose apasionadamente, pensando en el uno y el otro y el futuro que les esperaba juntos.

"¿Me amaras por siempre?" le preguntó Hinata separándose ligeramente de él.

Naruto sonrió, la más bella sonrisa que jamás había visto.

"Por siempre, Hinata"

-FIN-

Will I be with You tonight in Paradise….?"

-.-.-.-.-.-.-.-

Ok, wow, no lo puedo creer ya termino. Primero gracias a todos por sus reviews y por haber seguido la historia hasta su sí, quiero saber todos sus comentarios, saquen su corazón y sus sentimientos en estos reviews. Y del lemon no se si les gusto ya que soy principiante en esto de escribir lemon y bueno quisiera saber lo que piensan ustedes les gusto o no?

y tambien sepan que voy a participar en un reto de basate en la imagen o algo asi, con un foro dentro de poco lo subire y quisiera que leyeran y voten mi fic.

bueno vamos con los reviews

Marcela porras: bueno aqui la conti y como vez no paso nada malo espero que te haya gustado la historia.

reitchelhina: bueno aqui esta por fin el ansiado lemon espero que te aya gustado es la primera vez que escribo uno.