Digimonnomeperteneceyescriboestahistoriasinfinesdelucro.

Escribe a partir de una imagen, de Foro Proyecto 1-8


Solo tengo una sonrisa

~Y espero una de vuelta~


La vuelta al mundo, Calle 13


Daikari. O algo así.

Imagen número 101. Chica, gato y paraguas, dibujada por Detoreik. Propuesta por mí.


Fue

Para SamGuti.


Daisuke se fue a Estados Unidos sin mirar atrás. Escribió. Pero no volvió a pensar en Hikari. Se apretó las entrañas pero no vomitó sus penas. Se jaló los cabellos pero no revisó recuerdos.

Conoció a otras chicas y jamás comparó. Jamás habló. Jamás contó. Jamás lloró contra la almohada. Jamás admitió.

Daisuke se fue a Estados Unidos sin mirar atrás y jamás fue suficiente. Ella no fue y entonces nadie fue. Tan solo no fue. No fue.

Fue trabajador. Fue exitoso. Fue famoso, célebre, codiciado, reconocido, amado y envidiado y perseguido y fue humilde.

Daisuke fue pero Hikari nunca fue. Daisuke y Hikari nunca fue ni nunca fueron.

Daisuke se fue a Estados Unidos sin mirar atrás y nunca ahogó sus penas. Nunca rememoró ni recordó ni extrañó ni estrelló sillas contra el piso para arrancarse esos gritos de su garganta y las sonrisas y Hikari y tampoco le salieron canas por los nervios reprimidos.

Daisuke se fue a Estados Unidos sin mirar atrás y volvió a Japón y fue a Odaiba y no pensó ni repensó ni recordó hasta que pensó y repensó y rememoró.

Fue una tarde. Una tarde de lluvia. Fue la primera tarde. Sus padres aún vivían en el mismo edificio. Y sus padres también aún vivían en el mismo edificio.

Bajó corriendo por las escaleras porque en Estados Unidos corría con su carro y además había corrido también y era muy hábil en correr.

Ni se la chocó ni la presagió. La vio cuando bajó. Hikari aún era Hikari pero él no sabía si Daisuke era Daisuke y si Daisuke y Hikari fueron. Ella estaba bajo la lluvia, él no estaba bajo la lluvia. Ella tenía un paraguas muy grande y era rosado porque Hikari era rosada.

Hikari no estaba sola y Daisuke estaba solo y se le paró el corazón y se le atravesó la garganta y la contención y la emoción y lo guardado lo gritado lo escondido lo explotado y lo reprimido se escaparon silenciosos porque Hikari no estaba sola, Hikari estaba con un gato bajo su paraguas tan Hikari y le daba de comer y era.

Era. Era tan Hikari.

Y él pensaba que ya no era más.

Él la vio cuando bajó y ella lo vio cuando se alzó. A ella se le cayó el paraguas y se le escapó el gato y a él se le cayó una lágrima con forma de grito que no se le escapaba desde. Desde. Desde, no se le escapaba.

Él la vio primero pero ella se acercó primera. Hikari se acercó mojada y lo abrazó mojada y lo apretó y lo extrañó lo recordó y lo pensó tanto y a Daisuke le tembló el cuello le ardieron las manos se le pararon los pulmones y se le escapó todo pero nada porque su abrazo fue tan silencioso que él casi pensó que no era.

Ella era Hikari y él no sabía si él era Daisuke. Porque ellos nunca habían sido Daisuke y Hikari.

Maulló el gato y ella lo soltó sonriendo mojada y seguro le hizo un chiste y él seguro se sonrojó y entonces pensó que tal vez él era Daisuke.

Ella. Y él. Tal vez.

Tal vez.

Daisuke y Hikari.


1.30 am.

14 de octubre del año 2015