Prólogo.- Piedras en un charco.


Nuestra historia comienza en un laboratorio de alta tecnología, donde una tortuga en una silla de ruedas estaba poniendo una manta sobre una ratona rubia de pelaje color lavanda, quien despedía un extraño brillo azulado y se encontraba dormida, mientras la tortuga suspiraba. La tortuga besó a la ratona en la mejilla y luego se dirigió a un mapache que vestía una camisa azul.
- No, Sly, podría ser contraproducente. - Dijo la tortuga.
- Por favor, sólo piénsalo, Bentley. - Respondió Sly.
- Sly, sí he pensado en ello, pero si cambiamos algo, ¡podría alterar toda la línea de tiempo!
- Estas exagerando.
- Me gustaría estarlo. - Suspiró Bentley mientras giraba hacia Sly. - Mira, el más mínimo cambio en el pasado puede alterar por completo el futuro, y eso es sólo en el mejor de los casos. En el peor, podría crear una paradoja que causaría una ruptura en el continuum espacio-tiempo.
- ¿Y eso significa?
- Eso significa que el universo tal como lo conocemos sería destruido.
- Vamos, es sólo...
- Sly, no pareces entender lo que estoy tratando de decir; el viaje en el tiempo es una cosa muy peligrosa, por lo que un solo error, por pequeño que sea, podría arruinarlo todo.
- ¡Sólo quiero salvar a mis padres, Bentley!
- ¡Lo sé, pero piénsalo! Si salvas a tus padres, no terminarás en el orfanato, si no terminas allí, nunca nos conocerás a Murray y a mí, si no nos conocemos, ¡borraríamos a Jason, Sakura, Julie y Michael fuera de la existencia, ya que no tendríamos una razón para reclutar y conocer a Penélope y Jing!
- ¡Los hubiera conocido en la escuela! ¡Y hubiéramos necesitado reclutas para el Trabajo de la Bóveda Cooper!
- ¡Sí, pero piensa en todo, Sly! ¡Considera cada pequeña posibilidad!
- Nada puede ser tan malo como dices.
- Mira, Sly, voy a tratar de dejarte todo en claro. - Dijo Bentley mientras tomaba una pizarra. - Alterar las cosas en el pasado es como tirar piedras en un charco; cuando la piedra golpea la superficie, ésta crea ondas y dichas ondas alteran todo el charco, no importa lo pequeña que sea la roca, siempre acaba por alterar todo. Y en este caso, ya que las Super Esferas del Dragón fusionaron nuestra dimensión con las demás, todas las líneas de tiempo que conocemos serán alterados en su totalidad, la historia tal como la conocemos cambiaría radicalmente.
Cuando Bentley dejó de explicar su pequeña hipótesis, él terminó de dibujar su diagrama, mientras que Sly lo miraba confusamente.
- Todavía no lo entiendo... - Soltó Sly.
- ¡Maldita sea! - Gritó Bentley mientras tiraba la pizarra. - El punto es que no debes meterte con la línea de tiempo, y no insistas en que te ayude, ya que no lo haré, si quieres destruir la realidad tal como la conocemos, y no sólo nuestro presente y futuro, sino también nuestro pasado, lo harás solo.
- ¡Bien, entonces así será!
- ¡No te atrevas, Cooper! ¡No tienes idea de en qué te estás metiendo!
Sly salió furiosamente del laboratorio mientras maldecía e ignoraba a Bentley.
Keswick, Bulma, Nathan, Inoue, Halsey e incluso Hermione le habían dicho lo mismo.
Él no entendía por qué sería tan peligroso alterar la línea del tiempo, pero eso no importaba, él no necesitaba a Bentley, ni a nadie más, para ser francos.
Sly rebuscó en su bolsillo y sacó un objeto brillante, que parecía un reloj de bolsillo de algún tipo.
El ladrón sonrió mientras empezaba a ajustar el reloj a una fecha específica.
"Pronto, mamá y papá, les prometo que los salvaré. Los Cinco Malévolos no los van a matar esta vez." Dijo Sly mientras desaparecía en un destello cegador.


"El camino hacia el lado oscuro está cubierto de buenas intenciones."

Industrias THEEVILDOER presentan.-
SLY COOPER: LA PARADOJA DEL LADRÓN.