31 de octubre 2002

Sus padres lo visitaron aunque no obtuvieron de él nada que no fuera la misma conversación interminable con Gregory. Sabía que su madre conservaba una lámpara para cualquier emergencia dentro de su bolsa y la puso sobre su cama al entrar a su habitación.

Habría sido un perfecto ladrón, aunque eso era algo que había perfeccionado su hermano, sin embargo, sólo necesitó sentarse junto a su madre y abrazarla para que consiguiera sacar la lámpara de su bolsa.

Las luces se apagaron a las diez de la noche y él se tapó con las cobijas hasta la cabeza, encendió la lámpara y habría jurado que del otro lado de la tela estaba Gregory.

-Apaga la luz, podremos estar juntos, podrás venir a este mundo.

Mycroft tembló, era su voz, más clara que cualquier otro día, sentía que lo iba a tocar si tan sólo estiraba la mano un poco.

-¿Eso es suficiente?

Preguntó porque no tenía idea que sí lo era, aunque Sherlock dijo que la niña en la calle apagó la luz que cargaba en el cuello y eso había ocasionado su muerte. Pero una lámpara común y corriente, era como apagar la luz de la casa, eso no significaba nada.

-Ponla frente a ellos.

Sintió que deslizaba debajo de las cobijas algo, tocó con sus dedos unos pedazos de papel. Eran fotografías, las que estaban en su altar un año atrás, como hacía Sherlock, como hizo él, para recordar a todos los que había caído por algo que no entendían.

Tomó las fotografías y las acomodó alrededor de él y puso la lámpara como había dicho Gregory, entonces los recordó, a todos, hasta a los que no conocía, como a ese primo que veían por primera vez o hasta a Victor Trevor, quien jamás le interesó y sólo era el "amigo" de su hermano.

Apagó la luz y cerró los ojos.


Gracias por haber leído este pequeño fanfic.

¿Algún comentario?

Recuerden no apagar sus luces hasta que termine el Halloween y dejar las veladoras encendidas porque el Día de Muertos empieza inmediatamente después y esa luz guía a los espíritus de regreso para que nos puedan visitar.

La película en que se basa esta historia se llama Trick r' Treat y es desde mi punto de visa, una muy buena película que me asusta no por las historias contadas (que mi favorita es la de los niños del autobús) sino por Sam, que nos visita en Halloween y se asegura que cumplamos con los ritos adecuados (que en el fondo está basado en la leyenda de Jack O'Lantern quien como dice Sherlock, es una mala persona a tal grado que el diablo se entera de él y hace una apuesta con él que termina ganando Jack, por lo que hace un trato con el diablo y no puede entrar al infierno, pero tampoco al cielo por sus malas acciones, por lo que vaga por la tierra y es Halloween cuando se le ve con su bolsa llena de brasas ardientes y si quieran alejarlo e impedir que les proponga un truco o trato entonces deben decorar con calabazas con rostros horrorosos y encender velas, las cuales no deben apagarse hasta que termine la noche de Halloween)y castiga a los que los rompen.

Bueno, es todo.

Happy Halloween to all of you.

((Recuerden darle Like a Fuck Yeah Sherlock en Facebook))