Demonios…

"Entonces…¿Hoy sera el dia?"

Cada dia…Pucca me pone cada vez mas nervioso, ¿Que puedo hacer? Ella es la chica a la que mas deseo…y el autocontrol apenas es una opción.

"¿Cuántas veces tengo que decirte que necesitamos a Pucca?" Puedes decirlo las veces que quieras…pero no puedo hacerla mía simplemente asi…No estoy listo…aun.

Este dia si que fue bastante tranquilo para mi, Pucca no se presentó en todo el dia, nunca había tenido un entrenamiento asi en años, al parecer este era mi día libre…o eso pensé.

Ya que Tobe apareció para luchar contra mi y asi fue, ambos comenzábamos a luchar entre si, como siempre yo ya había derrotado a todos sus ninjas, solo éramos el y yo, por fin una pelea sin interrupciones…o eso creí, Pucca apareció de la nada tomando la espada de Tobe con su mano derecha, e hizo que Tobe y yo nos sobresaltaramos…

-¡Pucca!…¿¡Por que justamente tenías que interrumpirme!?.-Grito Tobe.

-Oh…es que Chief dice que si no llegabas en los próximos cinco minutos terminaría contigo.-Pucca miro su reloj que tenía en la muñeca para después dirigir su mirada hacia Tobe, no pude evitar soltar una pequeña risa.

-Como si eso fuese importante.-Tobe cruzo ambos brazos y evito la mirada de Pucca.

-Lo siento…me equivoqué, te quedan dos minutos.-Pucca miro nuevamente su reloj.

-¡E-Esto no es por Chief! ¡Ninjas! ¡Retirada!.-Dicho esto Tobe desapareció junto con sus ninjas.

Suspire pesadamente, al parecer mi dia dejo de ser tranquilo, mire a Pucca y comencé a alejarme lentamente de ella, pero fue inútil ya que ella comenzó a perseguirme.

Pucca logró lanzarse sobre mi y comenzar a besarme.

"Creo que esto es lo mejor de todo" De hecho…creo que tienes razón, no importa cuantas veces escape, Pucca siempre me besará y…yo solo debo fingir desagrado cuando en realidad disfruto todos sus besos.

No debía dejarme llevar, ya que…tal vez después no podría controlarme, comencé a fingir que yo quería alejarme de ella, pero sin darme cuenta, Pucca había sujetado mis dos brazos mientras continuaba con el beso.

"Esta chica si que es lista y muy fuerte" lo se…es un par de las cualidades que me gustan de ella.

Tenia que reaccionar ahora, me aleje rápidamente de ella y comencé a respirar con dificultad.

Pucca rodeo mi cuello con sus brazos y se recosto en el césped, haciendo que yo cayera sobre ella mientras me besaba. Esta clase de pose era demasiado para mí.

"¡Wow! Esta chica si que es atrevida, definitivamente ella no puede ser de nadie mas" joder…mis nervios aumentaban cada vez mas…necesitaba distraerme con algo urgentemente ya que "alguien" comenzaría a despertar dentro de poco.

Fueron múltiples intentos para escapar y todos ellos fueron inútiles.

"Al igual que controlarse…¿Verdad?" Mire hacía abajo, si…definitivamente mi "amigo" ya estaba mas que despierto, por suerte Pucca no se percató de eso y continuó besandome. Fue un largo tiempo hasta que sus tios la llamaron, ella se despidió con un último beso y una sonrisa.

"¡No es justo! ¡Ella nos excito demasiado y se va sin pagar las consecuencias…necesitamos hacer que pague!" Maldita conciencia pervertida…aun no podemos hacer eso…necesitamos mas tiempo…creo.

"Siempre dices eso…"

Mi entrenamiento habia terminado, asi que entre a mi hogar lo mas pronto posible.

Me recoste y comencé a mirar una película sobre el Kung-fu, y sin darme cuenta termine dormido, pero un sonido poco peculiar me despertó, probablemente era Mio.

Mire la hora y me levante lo mas rápido posible para ir hacia la ducha.

Estuve un largo tiempo en la ducha, quería olvidarme de todo, quería descansar de todo, en especial de ella.

Aún era temprano y tenia algo de hambre, asi que salí para comprar algo.

Todo era tranquilo hasta que mire a un grupo de chicos que miraban algo, mejor dicho a alguien, ese "alguien" se trataba nada mas y nada menos que…Pucca.

No me gustaba para nada que esos chicos estuviesen viendo a Pucca, Pucca no estaba para nada consiente sobre las miradas de esos chicos, ya que estaba caminando hacia el restaurante.

Esos chicos comenzaron a seguirla, y me di cuenta de que tenían otras intenciones, no lo pensé dos veces y los sujete del brazo llevándolos a el callejón mas cercano.

-¿¡Que creen que hacen!?.-Los mire de una manera fulminante.

-Vamos viejo…es obvio, pensábamos en divertirnos un poco con esa lindura.-Respondió uno de ellos.

-¿Asi? Pues…"Esa lindura" es nada mas y nada menos que ¡MI novia!.-Demonios…creo que hable sin pensar, aunque esos idiotas comenzaron a reir.

-Si como no…escuchamos que ella esta enamorada de un idiota…¿Puedes creerlo? Y Ese sujeto la odia.-Esos idiotas comenzaron a reír.

-¿Enserio? Bueno…dejenme decirles que yo soy ese "idiota".-Ellos se callaron inmediatamente, y yo…comence a golpearlos.

Después de muchos golpes, seguí a Pucca para asegurarme de que estuviera a salvo.

-Recuerda que llegaremos tarde.-Decía uno de sus tios.

-Si…no se preocupen…estare bien.-Pucca sonrió.

-Nos vemos luego pequeña, no te duermas muy tarde.-Dijeron los tres al mismo tiempo.

-No lo haré-Pucca rio levemente.-Diviertanse en la fiesta.-

-¡Lo haremos!.-Dicho esto, los tres se fueron del lugar dejando a Pucca sola.

Al parecer ella estaba bien, pero había algo que seguía inquietandome...Me quede afuera de su ventana, esperaba a que ella se durmiera para poder irme, la observe por última vez y ahi estaba ella, durmiendo tranquilamente.

Suspire aliviado, al parecer mi trabajo ya había terminando, hasta que mire nuevamente a Pucca y note que sus mantas se encontraban en el suelo, asi que entre cuidadosamente para cubrirla con sus mantas.

Joder, No me había dado cuenta de que Pucca vestía una pijama bastante reveladora, mire hacia otro lado mientras cubría su cuerpo con una manta, no puedo permitirme mirarla asi.

-Garu.-Me sobresalte un poco al escuchar como mi nombre era pronunciado por Pucca, dirigí mi vista inmediatamente hacia ella, por suerte ella solo lo había murmurado entre sueños, suspire aliviado, necesitaba irme ahora que ella estaba a salvo.-Garu…por favor, no me dejes sola…-Me dirigía hacia la ventana pero me detuve al escuchar a Pucca nuevamente, ¿Acaso la desperté?

Mire nuevamente a Pucca, al parecer ella tenia una pesadilla, note como un par de lágrimas paseaban por su rostro, me preocupe, no quiero verla llorar, me acerque inmediatamente hacia ella.

Sus lágrimas no paraban apesar de que ella estaba dormida, ¿Que hago ahora? No quiero verla asi. Me acerque hacía su rostro para quitarle aquellas lágrimas que derramaba, mí sorpresa fue mayor cuando…Tomo mi cabeza y la atrajo hacia su pecho, mierda…¿¡Que se supone que haga ahora!? Levanté mi mirada hacia Pucca, al parecer sus lágrimas finalmente cesaron.

En cambio yo…creo que quería llorar en esos momentos, ¿Por que? Por varias razones, la primera: mi rostro estaba sobre el pecho de Pucca, segundo: su pijama no ayudaba mucho, ya que era solo una pequeña camisa de tirantes, la cual se estaba estirando hacia abajo, no me molestaría eso pero, creo que este no es un buen momento y tercero: no puedo moverme ya que la despertaría y no quiero asustarla o mucho menos que piense que soy un pervertido.

-N-No…Garu…detente…-Pucca comenzaba nuevamente a hablar dormida, demonios…¿Que clase de sueño tendrá? ¿Por que quiere que me detenga? Acaso…¿¡La estaré lastimando en su sueño!?

Muchas preguntas rondaban por mi cabeza en estos momentos.

-A-Ah~ e-espera por favor.-Me alarme un poco…¿Que clase de pesadilla esta teniendo?, mis pensamientos fueron interrumpidos por Pucca ya que ella había rodeado mi cintura con sus piernas, ¿¡Y ahora que hago!?.

Esta clase de situación es demasiado para mi, No puedo hacer ningún movimiento la despertaría y mi "amigo" no era de mucha ayuda en estos momentos.

-NHA HYA~.-Pucca hacía unos sonidos bastantes curiosos para mí asi que decidí mover solo un poco mi cabeza sobre sus pechos y Pucca soltó otro sonido esta vez un poco mas alto.

Vaya, al parecer tenia cierta teoría sobre el sueño de Pucca, parecía ser una oportunidad única pero…no puedo hacerle eso a ella.

Trate de librarme del abrazo de Pucca lentamente y lo logré, me levante lentamente y cubrí a Pucca con su manta.

-¿Garu?.-Dijo Pucca mientras me tomaba del brazo haciendo que yo me sobresaltara.

-Pucca…veras esto no es lo que tu crees, y-yo solo…-Maldición, otra vez estoy nervioso.

-¿Te vas?.-

-S-Si…no debo estar aquí.-

-¿Por que no? Acaso…¿Me odias?.-

-¿¡Que!? ¡Claro que no! ¿Por que dices eso?.-

-B-Bueno…por que tu…quieres irte.-

-Pucca…No me voy por que te odio, simplemente…no puedo quedarme…-

-¿Eh? C-Claro que puedes quedarte.-

-No lo entiendes…Tu me importas mucho, no puedo darme el lujo de estar aqui…-

-¿P-Por que no?-

-Y-Yo…Te amo-Pucca me miro con asombro.-Y no puedo quedarme por que yo…-

-¿T-Tu…?.-

-No me controlaría.-

-¿Controlarte?.-

-¡S-Sabes!…hace unos momentos cuando aun estabas dormida, al parecer…tenias una "pesadilla".-Sonreí levemente haciendo que Pucca se sonrojara violentamente.-¿Quieres hablar sobre ella?-

-Y-Yo no…puedo controlar mis sueños…s-solo soñé eso.-

-Dime…¿Quieres perder el control junto a mi? Esta noche.-Me acerque a Pucca para abrazarla de la cintura y tomarla del mentón.

-Garu…yo…-Suspiro.-Quiero perderlo solo contigo.-Dicho esto Pucca abrazó mi cuello y comenzó a besarme no dude dos veces y con gusto acepte ese beso.

Me aferre un poco mas a su cintura atrayendola un poco mas a la mía, quería mas de ella. Ahora que Pucca me había autorizado perder el control, comencé a hacer cosas por mi cuenta, mi lengua se aventuró en busca de la suya para retarla a un duelo, Pucca inocentemente trato de seguir mi ritmo aunque, pero prefirió que yo la guiará y noté como sus piernas comenzaban a temblar levemente.

-Sabes…puedes apoyarte en mí.-Tome delicadamente una de sus piernas y la coloque alrededor de mi cintura, mientras tanto yo sujetaba sus glúteos, Pucca rodeo mi cintura con su otra pierna. Y continúe con nuestro beso.

-G-Garu…No coloques tu brazo ahí.-Dijo Pucca mientras rosaba sus caderas inconscientemente contra las mias, sabía a lo que se refería y sonreí.

-Ese no es mi brazo.-Murmure en su oído para después morderlo levemente y llegar hasta su cuello.

Esto era cada vez mejor, la luz de la luna envolvía por completo el rostro de Pucca, bese a Pucca como si mi vida dependiera de eso, mordia levemente sus labios, quería aún mas, el maldito oxigeno se encargo de separarnos y al observarla, note sus labios algo hinchados, ya era hora de hacer otras cosas, comencé a morder levemente su cuello haciendo que ella volviese a gemir levemente.

-Garu…n-necesito que continúes.-Dijo Pucca mientras recargaba su cabeza contra la pared.

-¿A que te refieres con "continúes"?-Sonreí levemente.

-Q-Quiero que…m-me toques.-Mi pequeña respondió esta vez con el rostro completamente escarlata, ella es tan adorable.

-¿Estas consiente de lo que haré a continuación? Creeme…no quiero ser tan gentil, ya que…te dije que no podría controlarme.-Mordi levemente su oído.

-No quiero que te controles…puedes hacerlo.-Pucca tomo mi mejilla.

-Entonces…¿Puedo tocar aquí?.-Coloque la palma de mi mano sobre uno de sus pechos y lo aprete levemente haciendo que volviese a gemir levemente.

-¡S-Si!.-Pucca seguía gimiendo mientras yo acariciaba sus pechos, realmente su ropa me molestaba mucho.

Rompí los tirantes de su blusa haciendo que esta cayera en el suelo, los mire por unos instantes, subían y bajaban gracias a la respiración agitada de Pucca, bese nuevamente su cuello dejando algunas marcas rojizas mientras descendía a sus pechos.

-Son tan…suaves.-Roce uno de sus pequeños botones rosas con mi pulgar haciendo que volviese a gemir, mire nuevamente a Pucca y comencé a lamer uno de sus pechos.

Y ahí estaba yo, cargando a Pucca contra la pared con mi mano izquierda en sus glúteos y la otra en uno de sus pechos.

-G-Garu…-Pucca gemia cada vez mas y me atrajo aún mas a sus pechos, realmente ambos estábamos disfrutando de esto, asi que continúe lamiendo y mordiendo de vez en cuando sus pechos.

Mi mano derecha fue descendiendo por su abdomen hasta toparme con el borde de su pequeño short, no le tome importancia asi que adentre mi mano dentro de la tela y comencé a acariciar su feminidad la cual se encontraba algo húmeda, eso me gustaba.

-Dime…¿Te gusta lo que estoy haciendo?.-Mire a Pucca.

-¡S-Si…me gusta!.-Pucca gritaba cada vez mas de placer y movía sus caderas al ritmo de mis caricias.

-Me gusta que lo disfrutes.-Ahora si, estaba listo para perder el control.

Deslice las ultimas prendas de Pucca hacía el suelo, y al fin pude deleitarme con la vista completa de su cuerpo, Pucca estaba exhausta, mi pequeña no resistiría mucho tiempo, y yo quiero que disfrute cada momento.

Lleve dos dedos hacía mi lengua y los lamí, Pucca miraba fijamente cada movimiento mio, y comencé a introducir ese par de dedos dentro de ella, Pucca se tenso un poco y solo se sujetó a mi con mas fuerza.

-Relajate…te prometo que después te gustará.-Dije y acto seguido comencé a mover mis dedos dentro de ella.

-NHA~ Ah~.-Pucca cambiaba poco a poco su expresión de dolor por una de placer.

Cuando finalmente me dí cuenta de que estaba lista, volví a pasar mis dedos por mi lengua degustando el sabor de mi pequeña. Me percate de que yo aún seguía vestido, no pienso separarme de ella solo por mi ropa, asi que solamente mi pantalón junto con mi ropa descendieron un poco dejando a mi "amigo" finalmente libre.

-Pucca…¿Estas lista?.-Bese levemente su frente.

-S-Si…-Jadeo levemente.

Comencé a entrar en ella lentamente, joder, ella es perfecta para mi, su interior se siente tan húmedo y estrecho, me gustaría disfrutar esta sensación cada dia.

Me mantuve quieto por unos segundos esperando a que Pucca se acostrumbrara y el dolor terminara. Pucca comenzó a mover sus caderas levemente, ya era mi turno, comencé a moverme lenta pero profundamente haciendo que Pucca volviese a gemir, quería escucharla aun mas.

Asi que me moví mucho mas rápido y con mas fuerza, los gemidos de Pucca se convertían poco a poco en gritos.

-¡Garu!.-Pucca gritaba una y otra vez mi nombre.

-¡Exacto! Soy el único que puede hacer que grites asi, soy el único que puede estar junto a ti.-Dije mientras aumentaba de velocidad de la embestidas.

Mientras embestia a Pucca, la bese nuevamente, mordiendo sus labios mientras su lengua y la mia se buscaban con desesperación.

Fue un largo rato en donde Pucca continuó gritando mi nombre con fuerza hasta que, sentí pequeños espasmos sus piernas y ella gritaba una última vez mi nombre. No lo pude evitar y termine corriendome dentro de ella.

No pudo mas y sus piernas cayeron al suelo, mi pequeña apenas y podía ponerse de pie, asi que la cargue como la princesa que es y la lleve hasta su cama, estaba cansada apenas y podía mantener sus ojos abiertos. No hacíamos nada mas que mirarnos a los ojos, las palabras no eran necesarias por ahora.

La recoste con cuidado, mientras tanto yo me quité mi camisa y me recoste a un lado de ella.

Pucca se recosto sobre mi pecho y durmió con una pequeña sonrisa, jugue con uno de sus mechones de cabello y bese su frente.

Estaba listo para dormir pero, la triste realidad fue cuando desperté.

Otro sueño…¡Otro jodido sueño!

"Te he dicho que esos sueños pueden realizarse ¿No es asi?"

Realmente estaba frustrado conmigo mismo, mi estúpida conciencia tenia razón, yo solo me limitó a aceptar sus sentimientos cuando son correspondidos.

"Eres un idiota ¿Lo sabes verdad?" Si…tienes razón

Soy un completo idiota, tenía que enfrentarme a este pequeño problema en cuanto este listo, solo espero que sea pronto.


Y bueno como saben este fue el último especial asi que el próximo capítulo sera la continuación del capitulo 8, en donde Garu realiza todos y cada uno de sus sueños, pobre Pucca :'v

Asi que esto es todo por ahora, ya fue suficiente lemon :v

Lo que significa que probablemente en próximos capítulos no haya, o tal vez si, no se todo puede pasar :v

En fin además quisiera disculparme por las demoras, espero que eso no vuelva a suceder, aunque no prometo nada :v

Nos vemos en el próximo capitulo Chauu ^7^/