Resumen: Los copos de nieve caían y caían cada vez más. Frío, doloroso y suave.

Pareja: Gajeel Redfox x Levy MacGarden

Aclaración: Fairy Tail y sus personajes no me pertenecen son propiedad de Hiro Mashima.

Copos de nieve.


Por cada copo de nieve, una lágrima caía de sus ojos. Levy se frotó sus ojos una vez más, sus ojos estaban hinchados y rojos, era tal vez la quinta vez que se secaba las lágrimas con un poco más de fuerza que la necesaria. Suspiro suavemente, observó su reloj, y las lágrimas cayeron una vez más.

Él no era malo, no era una mala persona y menos haría algo para dañarla, estaba muy segura de ello, pero aún así su corazón no podía calmarse y sus lágrimas no dejaban de caer, algo debió de haberle pasado por eso no llegaba aun, por supuesto que es eso, pero aún así el dolor no desaparecía, era un día nevado y la nieve había caído bastante pudieron haber pasado diversos accidentes, contratiempos y problemas.

Obviamente no la había plantado, por supuesto que no, jamás lo haría, el sabia lo que le convenía, entonces plantarla era obviamente una muy mala decisión para su seguridad, así que obviamente no lo había hecho.

Ella estaba hermosa, tan linda y estaba mal que ella lo pensará pero realmente estaba muy, muy hermosa, una vestido blanco corto por sobre las rodillas, bordados de un color rosa claro, pulseras a juego, aros redondos blancos, un delicado listón como bicha sobre su cabello notablemente más largo, ondulado y brilloso, labios rosas, y zapatos de tacón de 15cm color crema con perlitas blancas.

Ella realmente, realmente se veía espectacular, aunque sus ojos estaban muy, muy hinchados.

Pero ya había pasado dos horas desde lo acordado para que pasara por ella. Se saco los tacones que la estaban matando y fue hacia el espejo, debía retocarse el maquillaje de los ojos, debía tratar de que no se notará lo hinchando que estaban y borrar todo rastro de manchas por su maquillaje anterior que arruinó con sus lágrimas.

El timbre sonó, y ella aunque no quería corrió a toda velocidad a la puerta de su nueva casa, se había mudado solo hace dos meses. Bajo las escaleras, llego a la puerta y respiro pesadamente, sus mejillas rojas y una que otra gotitas de sudor. Abrió la puerta y salto sobre el que estaba parado ahí.

– ¡Idiota! – grito, dejando que sus lágrimas cayeran una vez más. Enrollo sus piernas a las caderas de el, aparentando sus piernas.

– ¿Pero que te pasa?

– ¡Idiota, Idiota, Idiota! – gimoteo como niña pequeña. – Creí, creí… – sollozo – ¿Por qué tardaste tanto?

– Comprar los chocolates que te gustan, fue demasiado difícil, las mujeres dan mucho miedo – río de la manera única que siempre lo hacía. Gajeel, levantó la cabeza de Levy, con su única mano libre – ¿Acaso creíste que te dejaría plantada? – Levy hizo un pequeño puchero.

Gajeel la miro con una sonrisa, y la acerco más, le dio un delicado beso. – Realmente te ves terrible, enana.


Cortito, de prueba para volver a los fic's de Fairy Tail.

Gracias por leer.

Lucy Conejita