¡Reviví! lol

¿Cómo están gente besshhhaaaaa?

No saben cuanto trabajo me tomo definir este capitulo, lo corregí ciento y un veces hasta que por fin me gusto el resultado (eso y la falta de tiempo de los últimos meses ToT), pero por fin esta listo y aquí lo tienen!

¡Espero lo disfruten!

Esta es la ultima parte de Primeras impresiones, (Por fin!)


DISCLAIMER: Katekyo Hitman Reborn! no me pertenece, es propiedad y obra de Akira Amano-sama, el formato tampoco es mío, derechos a su autor; El OC protagonista y la historia son mías, fin!


Too Weird to Live, Too Rare to Die!

.

[Objetivo 4]

.

.

Sobreviviendo a la locura.

.

.

.

By Pc

.

.

.

.

.

.

.

.

&.

¿Alguna vez los han golpeado con un sai, un nunchaku, un bo o x arma contundente?

A mi sí. No es bonito.

Me pasa por pendeja, lo admito; but, este no es el caso.

Contuve la respiración y abrí los ojos como platos al ver el arma descender lista para dejarme la nariz hinchada y romperme un ojo (así tal cual~); y entre todos mis pensamientos erráticos, uno solo se repetía una y otra vez:

¡HIJO DE LA CHINGADA!

Decir que casi me da un ataque al corazón es quedarse corto, especialmente cuando sentí el aire agitarse violentamente a un palmo de mi rostro, justo donde el arma hubiera encontrado su lugar de no ser por mis reflejos de amarillo Kagamine. LOL

Boqueé como idiota apenas mi hámster interior comenzó a correr a velocidad match 20 y caí en cuenta de la perturbadora verdad:

¡Quería romperme la cabeza como a una sandia!

¡Una puta sandia!

Aun lidiaba con el shock, el miedo y la ira, cuando mi cuerpo inevitablemente se doblo sobre sí mismo y el aire me hizo falta. El muy maldito había cargado nuevamente en mi contra, esta vez apuntando despiadadamente al estomago ( Hijo. De. La. Chingada. ¡De la chingada, eh dicho!). Si el instinto de auto preservación (ese sensual y amado instinto que no permite ni pincharme el dedo con una aguja) no hubiera ordenado a mi cuerpo contorsionarse tal cual gusano y retroceder, seguramente estaría vomitando sobre sus lujosos zapatos italianos (lo que sería jodidamente malo, pero a la vez un fabuloso karma).

—¡¿Estas idiota o qué?! —chille alejándome todo lo posible de él. Uno va por la vida sin meterse con nadie y de repente todos te quieren reventar a golpes o matarte. Ni que fuera Saori Kido, plz [1]

Eso no pareció hacerlo nada feliz, porque inmediatamente entrecerró los ojos a modo de «valiste madres» y las tonkwas evolucionaron a versión cadena, y ahí supe que pase de modo easy a zen.

Mierda…

Lo siguiente que supe es que golpes y cadenas volaban sobre mi cabeza mientras corría como pendeja por el jardín con el pajarito gordo y esponjoso cantando alegremente de fondo.

La tragicomedia de mi vida (?)

¡Voy a morir, aiiiiiiiiiiuuuuuuudaaaa! —llore de toda las formas posibles tratando salvar mi pellejo.

Ven con nosotros, decían. Te protegeremos, decían. Estarás a salvo, decían.

¡Que les den!

¡Ciudad Juárez es un paseo por el parque comparado con esto! [2]

¡Necesito un arma, arma, ARMA! —gemí mentalmente buscando un palo de escoba o algo medianamente letal (había olvidado la bufanda, PTM!), pero solo había flores, ramas y una bolita de plumas piando sobre nuestras cabezas. ¿Qué esperáis? ¿Qué le tire flores? Si tuviera algo de suerte se asfixiaría con el polen…

¡Arrggg!

Ni el Time record de Miranda o un giratiempo me salvaría de esta.

& como si todos los Dioses existentes y por existir me dieran la razón, una cadena salvaje me dio de lleno haciéndome ver estrellas y cometas, y otra se enredo en mi brazo tal cual boa constrictor.

Si mordere a morte —sentenció dando un tirón fuerte que casi me manda de cara al suelo. Podre ser una neófita en el lenguaje italiano, pero eso de "morte" no me da buena espina.

Tire en dirección contraria dispuesta a poner la mayor distancia que pudiera entre ambos (solo un idiota se dejaría arrastrar para que le dieran una paliza gratuita, plz); la cadena se tenso y apretó fuertemente mi brazo, cortando la circulación hasta el punto de la insensibilidad (primero quiere romperme la cabeza y luego arrancarme el brazo, hn).

Fue entonces que la epifanía llego, tal cual paloma cagándome encima.

Solo estaba jugando conmigo.

Era como un niño jugando con hormigas, haciéndoles creer que tenían una oportunidad de escapar, huir, para después matarlas cruelmente.

Una esperanza ilusoria.

La ira me embargo, ni siquiera Némesis Sudou podría competir con lo que sentía. Bien podría hacer que la cadena regrese y arrastrarme todo el camino, no, ni siquiera tiene que hacerlo; basta con que agite la otra tonkwa y la cadena de esta me golpearía sin problemas, entonces sería un «game over» para mí.

Entrecerré los ojos (si, seguramente no parezco muy amenazante con mi estatura y rostro de púber, but, ¡se romper huevos, cabrón!)

Enrede la cadena en mi brazo tanto como pude; tome posición y clave los pies en la tierra, sujete el metal con la mano libre, y antes de siquiera darle tiempo a meditar lo que estaba haciendo, di un paso hacia atrás y tire con todas mis fuerzas antes de dar un violento latigazo hacia el cielo.

—¡In your face, bitch! —fue mi grito de guerra al usar la física a mi favor, desarmarlo parcialmente y al obtener algo con que defenderme, todo al mismo tiempo.

¡Pongan música y denme unos lentes de sol, pelanás [3]!

Me valió cinco hectáreas de chayote lo que fuera que dijo (y que por supuesto no entendí), mucho menos me importo tirarme al suelo cuando la otra cadena paso zumbando cerca de mi cabeza; solo quería liberar mi brazo para poder usar el arma y partirle la cara.

¡Troya ardería hasta los cimientos! (inserte risa desquiciada)

& lo hubiera hecho de no ser porque alguien se metió en mi camino, o más bien, se materializo en él (a veces me pregunto si de verdad no tengo esquizofrenia, flipar se queda corto, neta). Le mire con odio ardiente y el arma en mano, lista para usarla, pero toda sed de sangre se esfumo momentáneamente apenas me di cuenta quien era.

Ese cabello. Ese peinado. No hay duda, esta persona es…

—¡Chrome!

Wait. No. No es ella.

Hay algo diferente, además del aire de diva.

Oya, oya, sembra che Alondra-kun sta avendo un certo divertimento —canturreo dándome una mirada por sobre el hombro.

No sabía que sentir. Si enojo por ver frustrado mi plan; entrar en crisis al verlo, literalmente, salir de la nada (LOL); o curiosidad por sus singulares ojos. Así que decidí mirarlo embobada y tragar moscas.

¿Qué?

Es escalofriantemente parecido a Chrome, tengo derecho de hacerlo (solo falta que me digan que es travesti o que tiene un gemelo malvado perdido y encontrado. Meeh).

Ananas —dijo el otro clavando la mirada en Male!Chrome de forma despectiva, provocando su enfado.

Ser desagradable debe ser su virtud ~

Vuoi combattere? —añadió sonriendo oscuramente, con un tridente sacado de quién-sabe-donde.

Hubiera dejado caer la mandíbula al suelo si horas atrás no hubiera visto a los magic boys usar cajitas rubrick versión kínder sorpresa y sacar un puto canguro de ahí; o también si no conociera lo que es un mago, duh.

Ya había comenzado a retroceder lenta y silenciosamente siguiendo la filosofía de "Aquí corrió, que aquí quedo", cuando alguien grito mi nombre saboteando mi plan completamente. Ni dos segundos pasaron para que ambos chicos miraran en mi dirección, casi perforándome el cráneo con la mirada y apuntándome con sus armas.

Sentí la imperiosa necesidad de darme un facepalm al ver aparecer a Tsunayoshi y a las chicas, Gokudera incluido; y de ser posible, golpearme contra un muro (o mejor dicho, a ELLOS), pero mis instintos homicidas bajaron un poco al ver a Haru y a Kyoko verdaderamente preocupadas (no lucían muy bien que digamos). Tsunayoshi por su parte se mostraba aliviado y Gokudera huraño (que novedad~).

—¡Alex-chan! —gimió Haru al borde del llanto.

¡Uh uh!

Todo menos lagrimas ¡todo menos lagrimas!

—Estoy bien, solo me perdí —solté tratando de calmarla

—Regresamos a la cocina a buscarte pero ya no estabas ahí, entonces Tsuna-kun te escucho gritar —agregó Kyoko, igual o peor que Haru.

¿Tan preocupadas estaban por mí?

Cosita ~

—¿Otra vez estáis peleando? —gruño Gokudera a los dos hombres con armas, quienes lo ignoraron descaradamente.

—Tsunayoshi, que raro verte fuera de la oficina~, ¿acaso el ex-arcobaleno sabe que te estás saltando el trabajo? —soltó male!Chrome con malvada curiosidad

¿Arcobaleno? —Incline la cabeza y agudice el oído.

¿Quién necesita una red de informantes como la de Varys, Cersei o Petyr?

Si quieres algo hazlo tu mismo, bitch.

Tsunayoshi tembló visiblemente ante el comentario y puso una cara extraña que pareció hacer feliz al otro hombre.

—No lo invoques, Mukuro. Es como el diablo, está en todas partes —dijo mirando alrededor nervioso.

Espera, yo eh escuchado ese nombre antes… pero, ¿Dónde?

—Kufufufufu~

—Nada de «Kufufufu's», ¿Cuántas veces tengo que decirte que nada de "jugar" con la cordura de las personas? A este paso tendremos que construir nuestro propio hospital psiquiátrico —se quejo sobándose el puente de la nariz con pesar; giro en dirección al hombre salvaje de traje —; Hibari-san, también. "Morder hasta la muerte" a las personas está mal en muchos sentidos, especialmente a la familia —agregó, pero este elevo el mentón orgulloso y soltó un infantil:

—Hn

¿"Morder" hasta la muerte? ¿No es moler hasta la muerte?

¿Canibalismo?

Oh. Dios. Mío.

¡RUN BITCH, RUN!

—Y tú mujer estúpida —comenzó Gokudera provocando que diera un bote.

—No soy estúpida, óscar el gruñón [4]—respondí entre dientes

—Ahora lo eres —gruño ignorando el mote—; recuerdo mencionar que no te acercaras a estos dos si querías seguir viviendo —señalo con la cabeza a Mukuro y a Hibari.

—Prácticamente dijeron que no respirara, que todo era mortal —contesté rodando los ojos.

—Casi —añadió —, especialmente la piña y la alondra.

Parpadee confundida a la vez que Mukuro agregó:

—¿A quién llamas piña, perrito-kun?

¿Piña sádica y Alondra violenta y sanguinaria, son ustedes?

Al parecer tenían razón, quien lo diría (no es fácil creerles cuando te hablan de cosas como fenómenos anti-gravedad, tutores demonios que son niños o de vacas estúpidas; ni siquiera tienen vacas, LOL).

—¡Mukuro! —Tsunayoshi intervino antes de que iniciaran una nueva pelea.

—Tiene sentido —admití golpeando mi puño contra la palma contraria, después de pensarlo mejor

Curiosos motes para personas desquiciadas.

¿Quién pensaría que un mafioso sería apodado piña? ¿La piña asesina? ¿La Alondra salvaje?, jajajajaja ¿Qué sigue? ¿Un mafioso santo e inocente?, no me hagáis reír.

—¡No lo tiene! —corearon rotundamente enfadados.

—¡Hahi! ¿De dónde sacaste eso? —Haru preguntó, llamando la atención de todos.

—Se la quite a él —señale a Hibari con la tonkwa secuestrada.

Hubo un momento de silencio, casi como en los duelos de vaqueros (solo que sin el matorral de espinas), pero en lugar de sacar un par de pistolas y matarse a balazos soltaron un grito conjunto de horror.

—¿A-a-a-a Hibari-san? —soltó con voz estrangulada Tsunayoshi

Asentí sin comprender porque tanto drama.

—La necesitaba, no iba a dejar que me reventara la cabeza como a un globo —defendí lo obvio.

Las chicas me miraron pálidas, Mukuro con leve interés antes de burlarse de Hibari (quien le dio avión descaradamente), Tsunayoshi como si fuera una suicida y Gokudera se dio una facepalm antes de masajearse la sien como si no pudiera con el giro abrupto de los acontecimientos.

—Eres estúpida —suspiro

Iba a protestar apasionada (e infantilmente) cuando una mano apareció frente mío.

—Devuélvelo, herbívora —ordeno Hibari. La bolita de plumas mirándome desde su hombro.

Obviamente hice lo más razonable y civilizado posible: perderme entre tanta kawaiiosidad y hundirme entre nubes esponjosas, corazones, destellos y arco iris; es decir, quedarme como boba viendo al pajarito.

¡Dios! Es que es tan lindo~

Quiero sostenerlo y acariciarlo y apashurrrarlo y, y comerlo (?)

—Ahora

¡Oh, es cierto!

No es mi estilo y mucho menos mi arma favorita, así que la hice girar y se la ofrecí sin poner resistencia. Él la tomo y por un instante todo volvió a quedar en silencio (alucino tanto que no estoy segura de si contuvieron el aliento o no. Drama queens~). No tengo idea que esperaban que pasara (tal vez que me golpeara o me "mordiera"), sin embargo, nada ocurrió. Hibari, alias «alondra salvaje e indomable, carnívoro, mordedor, picador criminal mutilador» dio media vuelta y se marcho acompañado de la motita de plumas.

Adiós animalito de la creación ~

Sniff, sniff.

—No creo que sea buena idea que vuelvas a hacer eso, desu —dijo Haru una vez que todo paso y Tsunayoshi les pidió que me acompañaran a mi habitación (si me perdía nuevamente las probabilidades de ser encontrada viva eran mínimas, declaro el estúpido de Gokudera. Estúpido)

—¿Hacer qué?

—Enfrentar a Hibari-san —respondió Kyoko

Yo no hice nada, él comenzó —pensé con cierto fastidio, sin embargo, me mordí la lengua y respondí de forma menos infantil:

—Lo hare siempre y cuando se comporte —y no se meta conmigo, añadí mentalmente rechinando los dientes

Intercambiaron una mirada rápida, obviamente no muy convencidas de mi respuesta, pero en ese momento no estaba de humor y mucho menos en mis cabales para darme cuenta de que literalmente me podrían haber partido la cabeza y del pequeño, pero importante detalle de que quien lo intento es un mafioso, como todos en la mansión.

Whatever.

Suelo apelar a mi lado idiota cuando se meten conmigo, o me hacen enojar, o estoy distraída, o feliz, o, bueno, casi siempre.

El resto de la tarde me la pase encerrada por propia voluntad en la habitación, no es como si pudiera hacer otra cosa en un casa llena de personas desconocidas y potencialmente peligrosas, sin mencionar que no soy una persona especialmente sociable o extremadamente amigable (si pensáis que soy antisocial por favor date un zape).

En fin ~

Me había propuesto matar el tiempo mirando el techo, pensar en la inmortalidad del cangrejo y en si habrá yaoi entre Vanitas y Noé (ozzhee cy[?]); hasta que un ser no identificado llego a sabotear mi itinerario de la tarde/noche (¡Me rindo! Los planes no son lo mío).

Al mal tiempo darle prisa, o algo así —me excuse, amenazando al extraño desconocido con gritar si se atrevía a hacer algún movimiento en falso; ¿o acaso me dirán que estarían a la mar de tranquilos si un misterioso alguien irrumpiera en su habitación en penumbras como Juan por su casa?

Arre que no ¿verdad?

Después de una persecución a la Tomy y Dally con una sabana enrollada convenientemente como un látigo (los extraño tenedores gigantes, míos), muchos gritos de dolor, palabras que no pude comprender, y por último, encender la luz; termine, literalmente, con cara de LOL.

¡Era el niño del afro!

¡¿Wat da fack?!

Esperaba, no sé, ver a un viejo verde pervertido queriendo meterme mano o a un asesino con intenciones de apuñalarme mientras dormía, but, no a un pre-púber mafioso pervertido.

Los europeos son un desmadre ~

Igual valió cacahuate, me lo voy a putear. Meeh.

Ya había preparado mi improvisado látigo «rompe potos» para darle la tunda de su vida, cuando el afro boy pidió tiempo fuera para tratar de explicarse y prolongar escasos minutos la sensibilidad de su trasero. Contrario a lo que todos creen, no tengo un alma caritativa, pura y todas esas weas de buena persona (voy a arder en el infierno ), but, tampoco significa que sea una cabrona para no conceder últimos deseos; así que a regañadientes accedí a escuchar sus últimas palabras antes de que no pudiera sentarse por días (ni cagar).

Ricitos de chapopote había jugado un par de travesuras a los habitantes de la mansión y escapaba de sus deberes escolares (bla, bla, bla), cuando se topo con uno de sus hermanos mayores; el muy tonto en lugar de fingir demencia (y normalidad) escapo de su hermano y buscaba donde esconderse cuando entro a una habitación más del montón, donde encontró a una loca desconocida de dudosa procedencia que trato de reventarle el asterisco a golpes, para rato después contarle la historia de cómo termino ahí, y así un ciclo infinito. Fin.

—Así que era eso ~ —dije deshaciendo mi improvisado látigo sonroja traseros —; haberlo dicho antes —hice un ademán restándole importancia.

—¡Intente hacerlo! —aulló indignado

—Eso es pasado, vive el presente, plz —respondí, a lo que él gruño molesto haciendo un mohín.

Oh~

Me deje caer frente a él y lo mire fijamente por largos segundos.

—¿Qué? —pregunto aun enfurruñado, pero visiblemente incomodo.

—Te ves lindo molesto —admití. Sin el perfil de pervertido acosador potencial da ese aire de lindura, solo que en menor medida que I-pin. But, lindura es lindura

Aunque bueno, también me recuerda al hijo de un magnate de negocios petrolero y amante de la ganadería, meeh.

—Eres tonta —dijo mirándome aun más molesto e indignado.

Le iba a devolver el comentario y a partirle ahora si el poto, cuando la iluminación llego a mí ~

—Y tú lindo —proseguí tomándole una de sus mejillas regordetas—, ¿quién es una pequeña y linda vaquita? ¿Quién lo es? ¡Tú lo eres! Si, lo eres

—¡Lambo-sama no es lindo! —aulló aun más molesto y avergonzado

Sonreí malvada.

Adoro joder gente, especialmente hermanos menores.

Es tan satisfactorio ~

—Toma, se feliz —saque de mi bolsillo los últimos caramelos que tenia (¿Qué? Es perfectamente normal cargar con una dotación regular de caramelos —se miente así misma para justificar su futura diabetes—) y se los di para que le pusiera un stop a su drama.

Ni lento ni perezoso tomo todos de un jalón y se arrastro a un rincón mirando los caramelos como si fueran un tesoro. Solo le faltaba el «Mi precioso» para ser una copia exacta de Gollum. Uhg!

—Así qué, ¿vives aquí? —comencé al ver que no se marcharía hasta tragarse todos los dulces en mi cara (eso es sadismo, señoras y señores)

Asintió, feliz.

Interesante ~

—¿Con tú familia?

Volvió a asentir metiéndose otro dulce a la boca, mientras tarareaba una cancioncilla que nunca había escuchado. Tal vez del folclore italiano.

—¡Yup!

No sería raro encontrar a toda una línea sanguínea metida en el mercado negro, no obstante, ricitos es demasiado pequeño para ello. No puedo imaginármelo metido en una balacera o algo al estilo Kill bill, con todo y una ración extra de tripas, sangre y gore; tal vez esta inconscientemente involucrado (ya saben, como cuando son familiares de capos y ellos ni enterados).

—¿Sabes a que se dedican tus padres? —inquirí fingiendo poco interés.

—¡Mamma hace comida deliciosa! —respondió sonriente; sentí como si me abofetearan con la obviedad.

Ricitos 1 – Alex 0

—¿Y tú padre?

El tarareo feliz y sin sentido desapareció, al igual que el dulce en sus manos quedo a medio desenvolver. Le mire curiosa, esperando su respuesta, pero el lugar de ello le vi apretar fuertemente los labios a la vez que sus pequeños hombros temblaban.

Oh oh

¡Alerta de mina, alerta de mina!

Las personas tienen minas. Minas que cuando son tocadas estallan a menor o a gran escala. Solo se necesita presionar un poco en el lugar indicado y esta explotara, algunas en silencio, otras con fuerza e intensidad. Todos tenemos minas. Minas que al estallar no solo nos hacen daño, sino también a las demás personas; después de todo, las explosiones no discriminan. Y al parecer, estaba poniendo el pie en una.

—¡Lambo-san no necesita a padre como padre no necesita a Lambo-san! —aulló enojado, y aun así, con ojos aguados.

—…

Observe como se metía otro dulce a la boca con ganas; haciendo muecas extrañas, pero familiares.

Fue entonces que algo en mi interior se retorció (o al menos más de lo que ya estaba).

Eleve las manos y las deje caer sobre sus rizos rebeldes, revolviendolos enérgicamente.

—Tienes el cabello muy suave para ser de chapopote —solté mientras él trataba de detenerme.

—¡Ya déjame! —se quejo dándome manotazos, pero ya era demasiado tarde.

Sonreí al ver mi obra de arte.

Ricitos de chapopote había digievolucionado a super-mega-afro!

Parecía una pequeña y esponjosa oveja negra ~

Awwws ~

—¡Eres tan molesta! —gruño acomodando sus curiosos cuernos.

—Me lo dicen a menudo —sonreí descarada

Una vez Ricitos termino de atiborrarse de dulces (y se fastidio del bullying), huyo tal cual ninja por el pasillo en busca de otro escondite, lo que era malo porque ya no tenía como distraerme, pero bueno porque quería estar sola; pero malo porque es contraproducente (¿Alguien dijo contradicción?)

Meeh.

A veces ser una roca no suena tan mal ~

Solo existes y ya.

…& haces tropezar a las personas por diversión (me voy a ir al infierno ~)

¡Whatever!

Tratando de no pensar mucho en ello, e ignorando las nubes grises y lluvia que amenazaban el mío miocardio, opte por dormir hasta que saliera el sol o hasta que por arte de magia despertara en mi cama y en mi casa. Lo que pasara primero.

Suficiente había tenido lidiando con la mina de Ricitos para tener que lidiar con las mías.

Solo dormiría. Dormiría hasta que el miedo, la tristeza, la preocupación y la soledad se fueran.


Notas de la historia:

[1] Reencarnación de la Diosa Atenea en Saint seiya. Siempre se la quieren matar por cualquier razón. No tuviste infancia si no lo intentaste también (?)

[2] Ciudad Juarez pertenece al estado de Chihuahua, México. Es una de las ciudades más peligrosas de la república, ya que la tasa de homicidios, secuestros, desaparecidos y balaceras es bastante alta debido a la influencia de los Carteles y trafico de drogas.

El comentario de Alex es una ironía, ya que ciudad Juarez es conocida principalmente por sus feminicidios.

[3] Insulto originario de Yucatán, México. Significa, literalmente, «el queso de tu mamá»; que se traduce a «la vagina/concha/pucha/etc de tu mamá»

[4] Personaje de Plaza Sesamo que vive en un bote de basura, es de color verde, y generalmente es desagradable y huraño.


En primer lugar: ¡Muchas gracias por su apoyo, chicos!

20 reviews ¡wow! No pensé que esta historia random fuera tan bien recibida, me hacen muy feliz :)

¿Alguna sugerencia para tema del siguiente capitulo? ¿Algo que quieran en especifico? Por favor, no duden en decírmelo!

Por otra parte, creo que este capitulo es donde Alex más ha hablado x'DD

Ella piensa mucho, pero es de pocas palabras, especialmente con las personas que recién conoce y no les tiene confianza. Creo que también es donde más a dejado ver su personalidad. Orgullosa, miedosa, impulsiva, algo vengativa y rencorosa, sarcástica, algo violenta, jode gente, idiota, disfruta del sufrimiento ajeno xD muchos defectos.

La verdad tenia miedo de que se convirtiera en una Mary Sue, pero parece que va por el camino contrario xD

¡Good job, Alex!

¡La escena final la adore! Tal vez Lambo y Alex hagan buenas migas :)

Gracias por leer, me hacen feliz ;u;

Lectores fantasma o con cuenta que no se han animado a comentar: Hagan llegar su voz! quiero escucharlos! No sean timidos :)

¡Nos leemos luego!

Pc fuera

Paz :v

Si te gusto o te dio risa, por favor deja un review :3

Ñam, ñam, ñam ¡Delicious!