Code: Lyoko y sus personajes son propiedad de MoonScoop y France3.

Maquillaje

Miró su reflejo en el espejo e hizo una mueca de disgusto. Parecía un payaso. Se frotó la cara con una toalla húmeda con fuerza y sólo logró empeorar su aspecto.

Había mirado cientos de vídeos por internet, tutoriales de maquillaje, todo tipo de maquillajes, incluso de fantasía. Había estudiado los movimientos de las chicas que salían en aquellos vídeos, memorizado cada gesto y mueca, apuntado cada consejo y advertencia. Y tras meses de arduo visionado de material audiovisual se había atrevido a ponerlo en práctica. Y el resultado había sido un absoluto desastre.

Su reflejo era el de un monstruo menudo de pelo rojo y corto.

El rímel se había corrido convirtiéndola en una versión terrorífica de un oso panda con resaca.

Volvió a frotarse la cara con la toalla, que ya estaba para tirarla a la basura por los manchurrones de cosméticos, y al mirarse vio que aún estaba peor que antes. Oh sí, podía empeorar.

No podía salir con esas pintas, se convertiría en el hazmerreír de Kadic y eso era lo último que quería. Lo lamentaba por sus amigos, pero tendrían que seguir esperándola hasta que lograrse quitarse todo aquello de la cara.

Siguió frotando en balde durante un buen rato hasta que unos golpecitos en la puerta la obligaron a levantarse para abrir. Era Yumi que la miraba con una mueca que evidenciaba que trataba por todos los medios de no reír.

—¿Te ha atacado Sissi con un bote de rímel gigante?

Aelita rió, había sido un comentario más propio de Odd que de Yumi, no obstante, debía admitir que parecía que la había atacado su peor enemigo.

—Intentaba… bueno ya sabes.

—Anda ven, vamos a arreglar este desastre. ¿Tienes crema?

Le tendió un bote a Yumi que vertió un poco en una de las esquinas de la toalla, y la pasó con suavidad por el rostro de Aelita eliminando el desastroso maquillaje dejándole de nuevo la cara limpia.

—El secreto de un buen maquillaje es que no se note que vas maquillada.

Aelita la miró como si se hubiese vuelto completamente loca.

—¿Qué?

—Nada —respondió apresurada—. ¿Cómo se supone que se hace eso?

Yumi le sonrió.

—Te enseñaré.

Yumi le explicaba cómo proceder, qué debía aplicar primero, para qué servía cada producto, mientras ella se miraba en el espejo. Le producía una sensación extraña, su amiga la enseñaba a maquillarse en vez de hacerlo su madre. Había tantas cosas que le habría gustado poder aprender con ella, tantas que querría compartir. Pero no podía ser, era consciente de ello y eso le dolía.

Al menos tenía a Yumi que era como tener a una maravillosa hermana mayor, siempre dispuesta a tenderle una mano, y enseñarle todas aquellas cosas que no podía aprender de su madre.

Cuando Yumi terminó observó el resultado que le mostraba su reflejo, era hermoso. Sus ojos destacaban y su piel parecía más lisa y perfecta. Era muy diferente de lo que ella había creado minutos antes. Sonrió.

Fin

Notas de la autora:

¡Hola! Un pequeño drabble que está incluido en el reto 365 que subo a Wattpad. Poco que decir al respecto. A ver si puedo actualizar ADQST antes de que acabe la semana, cruzad los dedos. Espero que os haya gustado. un abrazo.