Soy malvada... Muajajajajjajajjajajajakaja cofcofcfo

Capitulo 7: Platica segunda parte.

Tsuna sonrió.

-Disculpe, no me he presentado... Mi nombre es Sawada Tsunayoshi y soy un joven jefe mafioso asi como el jefe de su hija

Daiki entro en shock.

Mukuro rio, si asi se puso al saber que su hija es una mafiosa ya quería ver cuando se enterara que el era el futuro esposo de la misma.

-Kufufu esto es muy divertido.

Reborn suspiro. -Dame-Tsuna date prisa y acaba de una vez.

El joven castaño inflo los cachetes en señal de berrinche. -Mou Reborn le quitas lo divertido Reborn- dio una pausa- como sea, - dijo antes de tomar una expresión seria,- comencemos con el interrogatorio.

Daiki trago grueso ante el tono de voz usado pero asintió.

-¿Cual es su intención al encontrarse con Nagi?- pregunto Tsuna.

Daiki parpadeo un par de veces. -Soy su padre, es normal querer ver a mi hija.

-¿Por que no la busco antes?- pregunto esta vez Mukuro

-Emiko me dijo que había muerto, lo creí al principio hasta que un día mientras visitaba a un amigo en el mismo hospital unas enfermeras comentaron sobre una chica que había desaparecido misteriosamente apesar de sus graves heridas. Cuando investigue supe que era Nagi, pero despues me cuestione sobre su sobrevivencia y no supe que hacer.

-¿Que opinas del camino que eligió para sobrevivir?- pregunto esta vez Reborn.

Daiki los miro confundido.

-No es broma de que nosotros tres somos mafiosos, lo mismo sucede con Nagi.- explico el hitman.

- No entiendo del todo, ustedes son muy jóvenes para pertenecer a la mafia, pero si esa es la razón de que mi hija continué con vida no tengo objeción alguna. Aunque no quiere decir que este orgulloso de ello.

-Puede que tenga una idea equivocada sobre la mafia Daiki- San, pero eso cambiara con el tiempo... O eso espero.- menciono Tsuna.

-Antes de acabar...- Habló Mukuro- Si nos fuéramos a vengar de Emiko ¿Que harías?

Daiki sonrió como un niño travieso- Me gustaría ver su expresión de terror, asi que no haría nada para evitarlo.

Daiki, Tsuna y Mukuro tenia una expresión un tanto sádica.

El sol comenzo a salir, tomo su fiel bolsa y salio de las ruinas de Kokuyo Land, camino recto hasta llegar a las conocida calles que llevan a Nami-chu, en un cruce su sonrisa se ensancho al ver a sus dos amigas.

-Chrome-chan...¡Buenos días! - saludo Haru al ser la primera en notarla

-¡Buenos días Chrome-chan!- saludo de igual forma Kyoko

Chrome asintió mientras sus mejillas se tronaba rojas.-¡Buenos días! - devolvió el saludo tímidamente.

Las otras dos chicas se sonrieron y esperaron a que la peli violeta las alcanzará, avanzaronl as tres unos metros mas antes de encontrarse con los demás miembros de su extraño circulo de amistades

Emiko ingreso a la institución con el ceño fruncido, varias chicas y chicos la señalaba en señal de sorpresa y admiración, entro al edificio principal y se dirigió en busca del lugar donde debería estar el director de la escuela y el directo de la nueva pelicula, paso junto a uno de los salones que tenia la puerta abierta y se sorprendió.

-¡Imposible!- se dijo mientras sus manos cubrían sus labios para evitar gritar.

-¿En verdad lo cree Emiko-san?- hablo una dulce voz- ella no es un fantasma, ahora seria tan amable de dejarme pasar.

Emiko se giro a ver a quien le hablaba, un joven de cabellos castaños y ojos miel, de estatura mas pequeña a la del promedio. Se hizo a un lado.

-Gracias Emiko-san, y le pediré un favor- hablo Tsuna antes de entrar- aléjese de mi Famiglia- dijo con voz seria.

Emiko dio pasos hacia atrás asustada, sin saber que decir se alejo de ese salón.