Los Jóvenes Titanes no me pertenecen, si no a DC Comics.

Advertencia: ¿Un poquito de tristeza? Algo Angst.
Pairing: BBRae.
Nota: Esto es un drabble que solo se me ocurrió mientras estudiaba.
Imagino que Raven es una chica muy inclinada a deprimirse y tener días malos. Lo bueno es que tiene a Gar que siempre le dará consuelo :) «3

Eso, disfrútenlo.

.

.

.


A veces sentía que Garfield tenía un Don.
Un Don muy particular y que solo funcionaba con ella.

No entendía como o el porqué, solo sabía que ese Don estaba instalado en su pecho o en su cabeza como un radar. Le gustaba pensar que estaba en su corazón.

Es que pasara el tiempo que pasara, aun no haya una razón lógica para esa habilidad especial de su amado novio, simplemente lo tenía y ya.

Porque por más que lo ocultaba, aunque batallaba constantemente con sus emociones y por más que intentase luchar contra la tristeza instalándose en su corazón, él siempre lo notaba. Siempre, no había momento en el que él no notara cuando Raven tenía un mal día.

Las razones eran muchas, recordar su aterrador pasado, las influencias demoníacas de su padre, la frustración de no poder expresarse como ella quería, el recuerdo de su madre o la simple nostalgia de un día lluvioso arremolinaban un centenar de pensamientos tristes y amargos, haciéndole llorar desconsolada.

Rachel siempre tuvo una fuerte inclinación a la depresión, lo sabía.

Y él siempre estaba para ella, al principio cuando eran solo buenos amigos, Gar se acercaba con cautela y en silencio compartía la pena de la mujer que amaba. Diciéndole de vez en cuando unas palabras de apoyo y recordándole constantemente "No estás sola".

Ahora siendo su pareja era igual, el panorama no cambiaba.

Cuando la hechicera estaba pasando un mal momento o sentía la soledad inundando su existencia, aparecía su hermoso novio como una brillante luz verde y le brindaba ese consuelo y confort que necesitaba en momentos críticos.

Por más que se encerrara en su pieza o se fuera a cualquier lugar, él la encontraba.
Él siempre daba con ella no importaba donde sea o cuando sea.

Le regalaba esa mirada esmeralda cargada de amor, mientras la estrechaba en sus brazos siendo el único lugar donde encontraba esa paz que tanto anhelaba. Siendo el único sitió donde ella pudiese llorar y gritar sin miedo al reproche o a sentirse juzgada, el único lugar donde podía desahogarse. Changeling repetía una mil veces la mucho que la amaba, que la adoraba, que ella jamás estaría sola, mientras le acariciaba el cabello con una delicadeza sublime; Como si ella fuese del más fino cristal.

Como si ella fuese un cristal agrietado y a punto de romperse.

Pero él sería su pilar, su apoyo para que ella jamás se rompiera.

—Te amo Raven. Amo cada parte de ti, te amo con tus virtudes y defectos. —Susurraba despacio en su oído, aprovechando de besar su oreja en el proceso y mimarla con un enorme cariño.

Ella solo lloraba mientras se estrechaba a su cintura como si se lo fuesen a quitar, su ancla a tierra. Y mientras dejaba que las lágrimas limpiasen su dañada alma, agradecía a lo más grande por haberle brindado tan bello ser para que le diese calma y tranquilidad en momentos de dolor.

—Mi hermosa Raven, jamás estarás sola.

Él era su luz, su hermosa luz verde.