Shoikan, la espera de la Torre

Protege la siniestra torre oscura
un negro robledal de sombra y cieno,
lo habita solo el frío y el veneno,
la muerte el odio el mal y la locura.

Los muertos sin ninguna sepultura
infestan el profano y vil terreno,
de gritos de dolor el aire lleno,
maldito el robledal la sangre apura.

La torre de la magia se envilece
el miedo le corrompe la memoria.
El mago muerto espera a que regrese
el dueño de lo arcano con su gloria...

Vendrá con su mirada de oro ardiente
El Amo del Pasado y del Presente.