Este fic participa en el I Fest del foro La Noble y Ancestral Casa de los Black. He escogido el prompt #49, «En el que los señores Potter tienen una vida hogareña».

Disclaimer: Harry Potter es propiedad de J. K. Rowling.

Esto ha sido beteado por la estupenda Miss Mantequilla :)

La imagen del fic pertenece a viria.13.


RECUERDOS DE FAMILIA

I. Vacaciones de verano

—Fleamont.

—Euphemia.

Sentados ambos en sendas mecedoras en el salón, el matrimonio Potter tomaba el té, mientras su hijo James y Sirius Black tramaban algo arriba.

¡BOOOM!

La tremenda explosión tiró una mesa al suelo, pero los señores Potter ni siquiera pestañearon.

—¡Black, eres un imbécil! ¿Por qué has añadido polvos de Willybeg si sabías que la poción explotaría? —La voz de James sonaba exasperada, pero si uno se fijaba bien notaría que estaba haciendo esfuerzos por contener la risa.

Haciendo caso omiso a los gritos que se desarrollaban en el piso superior de la casa, Euphemia Potter se inclinó hacia su marido.

—¿Crees que deberíamos escribir a Dumbledore?

—¿Y por qué deberíamos escribir a Dumbledore? —Fleamont miró a su mujer por encima del periódico que estaba leyendo.

—Bueno, considero que dado que Sirius se ha venido a vivir con nosotros, debería saber a quién informar cuando se meta en problemas.

—Estoy bastante convencido de que... —El mago fue bruscamente interrumpido cuando otra explosión, más fuerte que la anterior, sonó en la habitación de su hijo—. Como sigan así, van a derribar la casa —comentó, negando con la cabeza.

—¿Decías? —Euphemia agitó la varita un par de veces para arreglar los desperfectos causados en el salón.

—Opino que Dumbledore ya sabe que nos tendrá que avisar cuando Sirius se meta en problemas. Después de todo, si se mete en problemas él, James estará cerca.

—¿Por qué estáis tan seguros de que se van a meter en problemas? Son unos jovencitos muy simpáticos y apuestos —opinó un cuadro colgado en el salón, que representaba una bella mujer tocando el arpa.

—Porque van a empezar su sexto año, y llevan cinco haciéndolo. No creo que cambien ahora —contestó Euphemia.

—Me decepcionaría mucho que, ahora que ya han conseguido una considerable habilidad mágica y han aprendido cosas útiles, dejen de crear y diseñar grandes bromas, la verdad.

—No te preocupes papá, no te decepcionaremos —James, armado con su escoba y un maletín con útiles de Quidditch, acababa de bajar al salón, seguido de cerca por Sirius, que también cargaba su equipo de Quidditch.

—Eso lo decidiré yo, ¿no te parece?

—Tranquilo, Fleamont, le garantizo que las bromas de su hijo no son tan decepcionantes como su habilidad en Quidditch —intervino Sirius.

—¿Perdona? Mi habilidad en Quidditch es inversamente proporcional a la tuya a la hora de hacer deberes. O sea, maravillosa.

—Sí, sí, lo que digas. Es maravillosamente... ¡Mala! ¡No pudiste marcar en un partido contra Hufflepuff, James, por favor! ¡Hu-ffle-puff!

—¡Imbécil!

Sirius soltó una carcajada mientras huía de los escobazos que James, muy indignado, intentaba atizarle como venganza, ambos corriendo en dirección al jardín.

—¡Sabes que la verdad duele, Cornamenta, por eso te ofendes!

—¡La verdad no lo sé, pero el bludgerazo que te voy a atizar probablemente sí te dolerá!

—Pobre Hufflepuff, siempre es infravalorada —murmuró Fleamont, abriendo un periódico y sumergiéndose en su lectura.

—Ya crecerán y aprenderán a apreciar todas las Casas por igual—contestó su mujer distraídamente, mirando a través del balcón a los adolescentes.

Euphemia estaba dividida entre preocuparse por las carreras en escoba que estaban organizando en su jardín, pues las rosas estaban preciosas ese año; o por el contrario, pedirles que dejaran de gritar, que los vecinos no tenían la culpa de que estuvieran de vacaciones.

Al final, decidió que no merecía la pena decir nada y abrió otro periódico. Últimamente los crucigramas de El Profeta estaban muy interesantes.


¡Yujuu! ¡El Fest ya ha empezado! Tenía muchas ganas, aunque francamente el título lo he conseguido hace cinco minutos xDD Aún no me convence mucho, pero bueno.

¿Qué opináis? Uno de mis headcanons es que los señores Potter son bastante tranquilos, pero que mientras Euphemia echa a la bronca (a regañadientes) a los chicos por sus bromas, Fleamont las disfruta en silencio.

¡Nos vemos en la próxima viñeta!

LadyChocolateLover