Espero les agrade :v tenía tiempo querer publicar algo sobre Star Trek pues espero también poder escribir a la perfección sino es que lo más fiel posible a los personajes (en especial a Spock), con gusto leeré sus opiniones y bueno dependiendo de como vaya esto, veré si será bueno seguir publicándola.

Callidora Lupei se había graduado con honores, sus calificaciones durante sus años en la Academia era prueba de porque había entrado a estudiar a una temprana edad. A sus 22 años siendo una de las más jóvenes de su generación comenzaba ahora con su servicio en alguna de las Flotas Estelares.

Aquella mañana estaba completamente ansiosa por iniciar ya su trabajo, estar en el espacio descubrir nuevos planetas, hacer intercambios de conocimientos ¿Qué más podía pedir una chica graduada de la Academia especializada en Xenobotánica? Tomó una ducha rápida y vistió su uniforme azul, se sentía algo extraña al no llevar puesto el uniforme de la academia, pero no podía negar lo increíble y bien que se sentía usar ya el uniforme oficial, creía que ya era toda una veterana en el campo, pero pronto eliminó esos pensamientos no quería que aquellos aires nublaran su mente.

-Callidora, date prisa… pronto harán el pase de lista y dirán a donde fuimos asignados.- Su compañera de cuarto tocó varias veces a la puerta del baño, esperando que saliera de una vez para poder irse de los dormitorios a su nuevo destino.

-Ya voy Angie.- Dijo con una sonrisa en su rostro sin apartar la vista del espejo. Peino su cabello rubio y lo dejo suelto, tenía la gran suerte de estar bendecida con un cabello relativamente lacio y aplacado.

[…]

-Supe de buena fé a donde te asignaron.- Murmuró Angie mientras escuchaban los nombres de otros compañeros, al menos iban por orden de apellido, así que un faltaba para que llegaran a sus letras.- La verdad no me sorprende que te envíen a la Enterprise, te lo has ganado.- Le sonrió de oreja a oreja.

-Oh Angie, gracias, espero y sí sea cierto lo de tu fuente, pero sea cual sea a donde me manden creo que está bien.- Una parte de ella estaba entusiasmada que fuera la Enterprise, eso significaría que vería de nuevo a su viejo amigo Pavel, era curioso cómo es que ella se graduó después que él y es mayor por 3 años que él. Aun recordaba cuando le conoció, era el primer año de ella y el tercero de Pavel en la academia. El chico ruso siempre se ha caracterizado de ser algo tímido y dulce con cualquiera, lo cual siempre atrajo a buenas amistades como la de Calliadora. La amistad entre ellos se había formado a raíz de sus procedencias, él de Rusia y ella con ascendencia Rumana, para ambos fue una tremenda alegría encontrar a alguien de sus rangos de edades y que provinieran de dichos países relativamente cercanos. Por otro lado, también le provocaba nervios, pues dado al historial de los últimos años de la Enterprise, se habían visto involucrados en situaciones…. riesgosas.

-Lupei, Callidora… Alférez, departamento de Ciencias, reportarse con el Oficial Spock de la Enterprise.- Dijo el encargado de la lista, trayendo de vuelta al presente a la rubia. Callidora recibió algunas miradas de aprobación por parte de sus compañeros, en especial de Angie.

-¿Ves? Te lo dije niña…- Angie le estaba acompañando hacia donde se encontraba la Enterprise debido a que su nave se encontraba cerca de la de ella.- Aunque ¿Alférez? ¿Es en serio? Tienes más potencial para que te ponga en el mismo nivel que a todos los recién graduados.

-No importa, veré a mi amigo, trabajare con el Oficial Spock y estaré en el espacio, no puedo pedir más.- Al llegar a su parada le dio un fuerte abrazo, sin duda extrañaría un poco a su eufórica compañera de dormitorio.

-Bien niña, disfruta tu estadía con los imanes de problemas, avísame si hay chicos lindos.- Angie le guiñó antes de retirarse a donde le habían asignado. Para tener 26 años sin duda tenía la actitud de alguien más joven, algo despreocupada, pero era agradable.

-Alférez Lupei, felicidades por sus resultados finales y bienvenida a la Enterprise.- Una voz profunda y seria le hizo dar media vuelta. Sabía de quien era, y ahí se encontraba, el mitad vulcano y mitad humano, con aquellas divertidas cejas, sus orejas puntiaguda y su típico semblante analítico.

-Lo mismo dijo Oficial Spock, me alegra poder trabajar con usted.- Callidora había sido estudiante del vulcano en muchas clases y era de las pocas personas en toda la Academia que pasaba con casi la calificación perfecta, Angie y otros de sus antiguos compañeros le creyeron loca cuando confesó que Spock era su profesor preferido de la Academia. Si no fuera por su sentido común, sabía que en ese momento en lugar de estrechar la mano con el vulcano le daría un fuerte abrazo, algo le decía que era gracias en parte gracias a él el éxito en sus calificaciones y el estar asignada a la Enterprise.

El momento fue interrumpido cuando un brazo cubierto por una camisa amarrilla rodeó los hombros Spock.- Hey Spock, ¿Quién es esta adorable joven? – La típica sonrisa boba y aquella manzana en su mano libre, y esa confianza tan natural que demostraba hizo que Callidora diera en el blanco al pensar en que se trataba del capitán Kirk.

-Capitan Kirk, permítame presentarle a nuestra nueva Alférez del Departamento de Ciencas, Callidora Lupei.- De la manera más cortes quitó el brazo de su amigo y le presentó a su destacada alumna.

-¡Ah! Cierto, Fue por ella por quien te peleaste con el Oficial de Excalibur.- Calliadora se sorprendió a escucha eso, nunca se imaginaría a Spock en una situación de ese tipo, la imagen que tenía de él era como la de cualquier otro vulcano. Por su parte, Spock solo encarnó una ceja ante la exageración de los acontecimientos que daba su amigo.

-Debo de negar que la situación no es como usted lo plantea capitán, es obvio que es está alterando la cronología y la manera en acontecieron los hechos lo cual genera una reacción de asombro en la alférez Lupei.

-Spock, le dijiste y cito "No es más que un petulante misógino oportunista" cuando dijo que solamente quería a tu protegida para que limpiara el departamento de ciencias… eso, mi amigo, cuenta como pelea.- Al escuchar como Kirk imitó la voz e incluso las expresiones de Spock al citarlo", Callidora no evitó el dejar salir una simple risa, pero más allá de eso, estaba más agradecida por lo que hizo Spock por ella.

Kirk sonrió triunfante al escuchar la risa.- Créeme Callie, debiste dejar una muy buena impresión en este vulcano para que peleara por ti y te eligiera personalmente, sigue así… puede que saque más su lado humano.- Dijo Kirk antes de recibir una llamada de Scotty, mencionando algo sobre ingeniería.- Bueno, el deber llama antes de salir de la Flota, los veré dentro de un momento, será un placer trabajar contigo Callie, bienvenida a la Enterprise.

Al desaparecer Kirk de la vista de ambos, permanecieron en silencio por un momento.- En verdad, muchas gracias Oficial Spock, es todo un honor que me haya elegido, estoy muy agradecida.- Le sonrió de oreja a oreja, en verdad que lo estaba y podía haber jurado que vio una fugaz sonrisa en vulcano,

-Bien, ya casi salimos, le sugiero que se reporte al área médica con el Dr. McCoy o en su defecto con la jefa de enfermería, la enfermera Chapel y confirme que su condición de salud actual sea la apropiada para realizar su viaje así como su historial de alergias y todo lo relacionado a esa área, después me buscará en el comando principal y de ahí partiremos a planificar las actividades que realizara.

-Claro, le veré dentro de un momento.- Le saludó de la manera correcta al ser su superior, y se dirigió a hacer lo encomendado. Cualquiera se hubiera revuelto con tanta palabrería, en especial si apenas le conocía, era una suerte que ella ya estaba acostumbrada. Durante su camino a la enfermería después de pedir indicaciones, se percató que algunos murmuraban si los rumores eran ciertos sobre que Spock había elegido a alguien como su protegido para que trabajase con él; posiblemente Kirk al volver entrar a la nave debió decir a algunos que la "protegida" de Spock ya había llegado, no le molestaba pero tampoco le interesaba recibir esa atención, simplemente no lo tomó en cuenta, sabía que en algún momento dejaría de ser novedad y solo le verían como un miembro más de la flota.

Al llegar a la puerta de la estación médica respiró profundo, sin duda su experiencia en la Enterprise por los próximos meses en el espacio serían para nada aburridos, estarían llenos de aventuras; y no solo al explorar otros planetas, sino también en su vida diaria ahí en la nave, mas nunca imagino que las comenzaría a vivir a tan solo unas horas de ser asignada.

-Gente muy peculiar en esta nave.- Dijo para sí antes de entrar y encontrarse con una mujer rubia.- Hola, vengo al chequeo médico inicial.