Nota de autora: Hace poco que comencé a mirar la serie.

Me agrado el personaje de Wesley…hasta que causo, en parte, que secuestraran a Connor. Pero bueno…ya que.

Leí un poco de información, y se supone que tuvo una infancia triste. Así que, pretendo cambiar esa parte de su vida con este Fanfic.

Claro, se modificaran muchas cosas. Empezando por el año que nació…entre otras cosas.

Iré poniendo algunas advertencias a lo largo del Fanfic.

Espero que le/s guste la historia. Porque como en todas, me esmero en hacerla.

Capitulo 1: Un típico niño

Era el año 2010 en una mansión de Londres, Inglaterra.

Wesley Spencer Wyndam-Pryce era un niño de 10 años de edad. Leal, inteligente y fuerte. Tenía el cabello color castaño oscuro, hermosos ojos azules y un cuerpo menudito. Asistia a una escuela privada y costosa de Inglaterra, iba a 5º Grado de Primaria. Y cómo todo niño, se la pasaba jugando y disfrutando de su niñez.

Su madre, Susan, lo había dejado con su padre cuando él tenía apenas tres años. Se habían divorciado, el amor se había terminado entre ella y Roger. Y Susan no quería encargarse más de su hijo, así que dejo la custodia en manos de su exesposo.

Roger era un pediatra en ese momento. Pero dejo ese trabajo, con todo el dolor del mundo, para poder pasar más tiempo con su pequeño. Ahora trabajaba como profesor de Frances en una escuela Secundaria privada, probablemente la misma a la que asistiría Wesley cuando creciera. Roger amaba estudiar toda clase de idiomas, tipos de magia, monstruos, demonios, temas de mitología, etc…y en parte, le había contagiado ese entusiasmo a su hijo.

Geoffrey y Stephany eran los abuelos paternos de Wesley. Lo cuidaban cuando su padre trabajaba hasta tarde en su trabajo o algo así. Ellos adoraban a Wesley y él a ellos. Él, cariñosamente, los llamaba "Grandma" y "Grandpa". Stephany le tejía gorritos, bufandas, suéteres y toda clase de cosas a su nietecito. Geoffrey le daba comida a cada rato a su pequeño nieto. Y ambos le daban dinero incluso cuando no era necesario.

La familia Wyndam-Pryce era millonaria. Vivían rodeados de lujos.

Wesley tenía una vida normal de un pequeño de 10 años. Sin muchas preocupaciones y llena de diversión.