N.A: Hi!
Dicen que cada tres meses, aparece una Nymerhia con actualización. Cuenta la leyenda de que cuando esto ocurre, tienes que pedir un deseo; así que todos cierren sus ojitos, y pidan lo que han estado deseando desde hace mucho tiempo.

Se me cae la cara de la vergüenza aparecerme como si nada por aquí y demás está el decir lo siento, pero en serio lo siento. Ya terminé mi periodo de clases y se vinieron mis vacaciones (las cuales terminan en una semana más), lo que me dio tiempito para terminar de escribir este capítulo, que a pesar de que sea tan cortito, explica algo que ya habían preguntado hace bastante tiempo y que al fin se me dio la situación para aclararlo. En caso de que no haya quedado claro (lo cual no me sorprendería, porque soy un asco explicando las cosas) pueden llegar a preguntarme en los comentarios y trataré de exponerlo mejor en las respuestas o en las notas de autor del próximo capítulo-que ya está en proceso-.

Como siempre, quiero agradecer a quienes dieron a favoritos y a seguir. Bienvenidos a la aventura que es MC y espero que les la actualización: Yuu Scarlet, Hikari004, Mashimaro111, Potterfoy, SiriusGirl390, Antoflow15, HelenRiddleBlack, Kenia Michaelis, Aura Jackson Potter Di Angelo, AbandonatoSoul, Namushka the CrazyCat, Tomoe-99, Rin y yako, Self5, Naruko Ninja Z y TylerJxseph. Un gran abrazo y un chocolate para cada uno *emoticheart*

Y también, infinitos besos y abrazos a quienes me comentaron el capítulo anterior. ¡OMG! Casi alcanzamos los 100 Review; Chinita (Te amo bb), Kumiko Hatake Kh, SuicideFreakWord, Mia Riquelme, John Harry, Ambu780, Andre, Sofocles, Kakashi Mejias, Tomoe-99, YamiCHE y Everlak. Estoy segurísima de que el cielo tiene lugares especiales para ustedes.

Well, muchas gracias por su paciencia, y espero que el capítulo les guste.

Nos leemos y un besote a la distancia.

Disclaimer: No me pertenecen los personajes porque si de así fuera, el Stony sería la primera pareja cannon que habría. Se los juro.

Pareja: Stony (Steve Rogers/Anthony Stark)

Summary: Cuando Anthony Stark cumple los dieciocho años, desaparece misteriosamente de la fiesta que habían organizado sus padres. La policía le busca, pero no por los motivos que todos creen.

Acostumbrado a una vida de lujo, este muchacho deberá aprender lo que significa trabajar y luchar por lo que se quiere, pero por, sobre todo, aprenderá lo que realmente significan las palabras amor y familia.

Advertencias: Temed al Ooc, al BL, a amores no correspondidos, lenguaje subido de tono y a menciones que quizá vayan a romper sus corazones. También tengan cuidado a las promesas de actualizaciones porque pueden demorarse más tiempo de lo planeado y eso no hará más que romper sus ilusiones. Ah, y las faltas ortográficas.

.

Respuesta a los Reviews Anónimos:

John Harry:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.

Ay Dios, no sabes cuánto me sonrojo cuando leo estas palabritas. Nunca creí que provocaría algo en las personas al actualizar *emitcsmile* y créeme que nunca, de verdad nunca abandonaré este fic.
Juju, todo a su debido paso, todo a su debido paso. Por favor, tenme paciencia con todo este asuntico porque ahorita se viene lo bueno; tengo un montón de cosas preparadas para los próximos capítulos que quizá vayan a hacer saltar sus corazones.
O quizá no xdxd.
En fin, muchas gracias por comentarme, dulzura. No sabes lo contenta que me pone jiji.

Espero volver a leerte en un futuro, y un montón de besos a la distancia. Saludos.

Andre:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.

Bueno lindura, que puedo decirte, todo review -a mi punto de vista- debe ser contestado, porque si aquella personita se tomó un tiempo para escribirte ¿por qué tú no puedes hacerlo para responderle? Más aún cuando esa personita ha dejado un comentario tan largo como el tuyo, jiji (así que mi respuesta quizá vaya a ser del mismo tamaño.)
Ahora, muuuchas gracias *emoticheart* no sabía cómo iba a resultar el capítulo, porque me había tomado mucho tiempo en escribirlo y realmente, siento que me oxido cada vez que me demoro en actualizar. Pero si me dices que te agrada cada camino que va tomando esto, me haces sentir más que pagada. Y exactamente como dices, Howard y María tendrán un centenar de peleas *emoticsad*, aunque puede que todo vaya a solucionarse pronto o quizá no jiji. Y yup, Tony está teniendo todo más complicado que en un principio, sobre todo con lo de Obadiah. Ay dioh ni digas, porque Lancie si que está sufriendo… Pero no digo más porque sería Spoiler.
Con lo de Fury, no creo hacerlo posible, ya que al ser un AU (Alternative Universe), estos dos no tienen conexión más allá de ser que Fury quien lo busca y Tony ser el desaparecido. Aunque si he leído varios Fics en donde esos dos tienen ese tipo de relación.
Todos esos escenarios quizá pasen o quizá no, jiji, pero no te diré nada, porque en serio podría contar como Spoiler (como dije anteriormente) y créeme que no te gustará lo que tengo planeado. Es más, estoy segura de que la mayoría de los que leen este Fic, me odiaran al final (o quien sabe, alguien me apoye xdxd)
En fin, muchas gracias por darte el tiempito de escribir y decirme estas bellas palabras. Créeme que me siento muy elogiada cada vez que me dicen que les gusta esta historia y que esperan actualización. Mi corazoncito se llena de alegría y amor *emoticheart*

De nuevo muchas gracias por comentarme y espero que volvamos a leernos pronto. Saludos.

YamiCHE:

Hola ¿Cómo estás? Espero que bien.
¡OMG, ME ACUERDO DE TU NICK! Lamento un montón haberlo eliminado de ahí, pero AY ha tenido muchos problemas en el último tiempo y me sentía un poco insegura subiendo el Fanfic por esa página *emoticsad* pero, a fin de cuentas, me alegro mucho de que te haya gustado hasta el punto de buscarlo por estos lares.
Nena, muchas gracias por darte el tiempo de buscarlo y comentarme. Nunca creí que alguien sería capaz de hacer eso jiji.
Muchas gracias de nuevo por comentarme *emoticheart* y buscarlo jiji.

Espero que volvamos a leernos y saludos.

Evelark:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.

Awww, muchas gracias por decirme esto; me pone recontenta leer que a muchas personitas les encanta este pequeño fic. Bombón, no te preocupes sobre que no vaya a continuarlo, porque te recontra juro que terminaré este Long-fic aunque la vida se me vaya en ello.
Así que espero que me tengas paciencia (como dijo el buen Capitán xdxd) con todo este temita jiji.
Muchas gracias por comentarme cosita hermosa *emoticheart* y espero volver a leerte.

Saludos y un montón de besos.

.

.

.

Parte 17: Conexiones.

.

"¿Eso es todo lo que te llevarás?"

"En realidad, esto es todo lo que tengo."

"¿Qué?"

"Nunca quiso acompañarme a las tiendas a comprar ropa."

"Porque tener tanta ropa no es necesario, Vis. Con lo que Peter me dio es más que suficiente."

Steve alza la ceja en incredulidad ante lo dicho por el castaño, pero no dice nada para contradecirle. Visión, en frente suyo, se limita a rodar los ojos por la respuesta de Tony mientras que éste, toma entre sus manos la pequeña y liviana caja de cartón que contiene todas sus pertenencias y se encamina hacia la salida de la roulotte.

"Volveré a ayudarte con los muebles y todo lo demás después de ir a dejar esto a mi nueva casa." Anuncia el castaño con sarcasmo, sin voltear a verlos.

Ambos rubios asienten al mismo tiempo y Tony no necesitó otra respuesta para desaparecer de allí en un pequeño trote que lo hizo perderse entre medio de las caravanas.

Steve niega con la cabeza cuando ya no lo ve cerca y Visión suelta un pequeño suspiro de derrota. Aldair es un chiquillo tan especial -pero no malo-, que les quita un poco de energía de sus viejos cuerpos cada vez que actúa de aquella forma tan poco habituada por esos sitios.

"¿Quieres que te ayude a guardar las cosas?" Steve pregunta y el otro rubio le sonríe en respuesta.

"Sería de gran ayuda."

Tal y como lo había predicho Steve, la caravana de Visión sería vendida en una chatarrería con la que T'challa había hecho contacto durante la mañana del viernes, justo antes de que mandara a Natasha por él. Sikeston, la siguiente ciudad que visitaría el circo, tenía una población bastante densa y diversa por lo que encontrar un lugar en donde vender ese montón de latón viejo, no había sido algo muy difícil. Pero lo que sí era complicado, tenía que ver con el quehacer de desamueblar todo lo que había en la vieja roulotte y volver a ponerlo en una nueva caravana que, para más remate, no tenían.

T'challa le había asegurado que intentaría comprar una lo antes posible. Sin embargo, con las lluvias y la cancelación de las funciones a lo largo de esa semana que estuvieron en Bardwell, Steve sabía que aquello tendría que postergarse quién sabe por cuánto tiempo más, considerando que la prioridad en ese mismo momento era tener que reunir el dinero para la paga que se aproximaba.

Así que, por el momento, lo único que les quedaba por hacer era tener que repartir las cosas entre los diferentes remolques del circo. Las pertenencias más preciadas para Visión irían a parar con él donde los mellizos Maximoff, mientras que las que no, estarían dispersas entre los demás circenses.

Si a Visión llegó a molestarle el que sus cosas se desperdigaran por las casas de personas con las que él no se sintiera confiado, no lo demostró y mucho menos se lo expuso a Steve, quien, por cierto, estaría eternamente agradecido por la gran disposición del trapecista.

"Iré a dejar esto con Wanda," manifiesta Visión, luego de que se levantara y estirara sus músculos para sacarlos de la inevitable tensión en la que se habían sumergido después de estar por casi media hora inclinado sobre sus piernas guardando las cosas en esas enormes cajas. "Son cosas delicadas, así que prefiero asegurarme de que lleguen bien. Puedes seguir guardando las cosas que Al dejó tiradas por ahí, después le pregunto si se las llevará o se van con las demás que no importan."

"Está bien." Apoya Steve. Visión hace un ademán con la cabeza y desaparece por la puerta, dejando al otro rubio en la libertad de hacer lo que quisiera en su ex-hogar.

Rogers se levanta del suelo y mira el sitio con ojo analítico. El remolque esta hecho un verdadero desastre y no tiene ni idea de cómo rayos van a ordenar todo eso antes de las doce del siguiente día.

Masajeándose con fuerza el cuello y dándose fuerzas internas, Steve decide que no vale la pena acongojarse por estas cosas; si les llegara a faltar tiempo, él está seguro de que podrían pedirle ayuda alguno de los chicos, quienes sin dudar les socorrerían.

No hay de que preocuparse si sus amigos están ahí para ellos.

Con ánimos renovados y la fuerza recorriéndole como sangre por las venas, el hombre va hacia la cocina por una nueva caja en la que comienza a meter todas las cosas que el joven castaño dejó dispersas a lo largo del living y que, al parecer, no eran de vitalidad por la forma en que fueron dejadas.

Un trío de calcetines huachos, una camiseta con cuatro arañones a lo largo del pecho (por la que, por cierto, tendría una larga conversación con su compañero sobre como aparecieron esas marcas ahí), un par de boxers dejados a la deriva y un pantalón sucio con lo que parecía ser una mezcla de barro con paja a la altura del trasero fueron llenando poco a poco la caja de cartón. Steve sentía que su cara de hastío iba haciéndose cada vez más grande conforme pasaba el tiempo y encontraba más pertenencias privadas dejadas como si nada por ahí.

"Un verdadero desastre." Murmura el adulto al segundo en que se encuentra otro calcetín, pero que tiene un hoyito en el talón. Se queda por un minuto observándolo en absoluto silencio y un suspiro le nace desde el pecho. "Que los dioses me amparen de este muchacho."

-o-o-o-o-o-o-

Sharon estaba en busca de su pareja cuando sin querer se topa con algo que la deja bastante curiosa y, para que negarlo, un poquito picada.

Aldair, el chico nuevo del circo, llevaba consigo una enorme caja de cartón y trataba de abrir inútilmente la puerta de la caravana de Steve. Él parecía estar bastante tranquilo intentando meterse, como si estuviera habituado a ello, y eso la hizo saltar en alerta.

"¿Necesitas ayuda?" Pregunta ella, acercándose a paso apresurado hacia el muchacho. Tony, que estaba tan sumido tratando de abrir la roulotte, brinca en sorpresa por la repentina voz de la femenina. Pero se recompone rápidamente cuando corre la caja a un lado y se topa de frente con la cara de una Sharon que intenta sonreírle.

Él trata de imitar su gesto, pero los celos que le producen la mujer solo ocasionan que haga una mueca algo extraña.

"¿Podrías abrirme la puerta, por favor? Esta cosa no pesa mucho, pero la verdad es que me cuesta un montón apañármelas con una sola mano."

"Oh claro, no te preocupes." Señala la rubia, y el adolescente se hace a un lado para darle el paso.

Sharon no forcejea mucho con la puerta y la abre en cuestión de segundos, con sus ojos mirando de soslayo al castaño que afirma con fuerza la caja entre sus manos. Tony le agradece en voz alta cuando al fin ve que el obstáculo ha desaparecido, y ella le resta importancia al asunto, apartándose para dejarle pasar a la caravana.

Tony se mueve con soltura dentro del lugar y a Sharon el bichito del curioseo le pica cada vez más fuerte.

"¿Steve te mandó a guardar esas cosas aquí?" Pregunta ella intentando sonar desinteresada. Tony se queda por un segundo parado en frente de la mesita de centro sin saber que responder a aquello.

¿Acaso Rogers no le había dicho nada a su pareja?

"¿Steve no te dijo nada?"

"¿Decirme que cosa?"

"Que de ahora en adelante viviré con él… O por lo menos hasta que le compren una nueva caravana a Visión y podamos mudarnos allí."

"Vaya, no me había dicho nada de eso." Exclama la rubia, un poco sorprendida por la noticia. Tony, desde el interior, se encoje de hombros y le resta importancia al tema.

"Quizá no es algo tan importante, nena. Me imagino que el Capitán te hubiera dicho en caso de que no fuera así."

Carter le asiente por inercia ante la afirmación del castaño, pero por dentro, ella sabe que no es así. Steve ha estado actuando algo extraño desde hace tiempo y ya no hablan como antes.

Su relación está debilitándose por cada minuto que pasa, y Sharon no sabe cómo demonios remediar aquello. ¿Será que el amor que ella tiene ya no es suficiente para ambos?

"Bien, creo que ya terminé aquí." Manifiesta el adolescente en un pequeño alarido, sacándola de ese extraño mundo en el que lentamente comenzaba a sumergirse. "Steve está ayudándonos a sacar las cosas de la caravana de Vis, ¿quieres que lo vaya a buscar para ti?"

"Oh no, no te preocupes. Después iré a hablar con él." Dice ella, con la voz sonándole un poquitín debilucha. El miedo de perder a su chico se ha implantado en su corazón y ya no sabe cómo quitárselo. "Dile de todos modos que estaba buscándolo, pero que no es algo tan urgente."

"Está bien, le diré." Sonríe él y ella se despide con su mano, emprendiéndose en una caminata algo apresurada hacia el sector de la carpa principal.

Sharon espera a que todas esas inquietudes que están alojándose cada vez con más fuerza en su cuerpo sólo sean temores pasajeros.

-o-o-o-o-o-o-

"Hey, deja eso ahí que es mío."

Steve pega un pequeño brinco en su lugar y cierra con fuerza el libro que sostenía entre sus manos, para luego voltearse a mirar de forma culpable al recién llegado. Aldair, apoyado contra la puerta de la caravana, observa divertido como el Capitán lentamente comienza a sonrojarse ante la vergüenza de ser pillado cotilleando en las cosas que no le corresponden.

"Lo siento." Dice el hombre, dejando en la mesa de centro el motivo de su bochorno. Tony deja salir una pequeña sonrisilla de burla y niega con la cabeza, introduciéndose al lugar.

"Era broma Mr. six-packs, me da lo mismo si te pones a leerlo." Manifiesta el muchacho, lanzándole un pequeño guiño. Steve siente que los colores se le bajan un poco de la cara y se limita a rodar los ojos ante la palabrería del menor.

"Me pregunto de donde demonios sacas tantos apodos para todo."

"Bueno, ahora ya sabes que es lo que hago en mi tiempo libre."

Steve le gruñe en advertencia por la ironía de su respuesta y siente como se le encrespan los pelos de los brazos cuando Tony se encoge de hombros por su regaño, restándole importancia.

"Si crees que al hacer eso me asustas, estás bastante equivocado, bomboncito. Mi padre solía gruñirme mucho más fuerte que eso y créeme que nunca logró lo que quería conmigo." Asegura el castaño con soberbia. Steve suspira con resignación.

Si ni sus padres lograron controlarle, menos podrá hacerlo él, que ningún lazo más allá de lo laboral comparten.

Rogers sentencia por no seguir con el tema, y termina haciéndose a un lado del sillón para que Aldair pueda sentarse allí. El adolescente acepta la muda invitación del mayor y ambos terminan recargados contra el respaldo del mueble, uno al lado del otro, rozándose apenas el brazo.

"¿Te gustó lo que alcanzaste a leer?" Pregunta el muchacho señalando con la cabeza el libro olvidado. Steve mueve la suya en un pequeño asentimiento y él voltea a verle. "Es bastante interesante el tema que ahí hablan, ¿no crees?"

"¿Te refieres a las conexiones con animales?"

"Sí, a eso mismo." Contesta con energía. Ahora es Steve quien voltea a verle de forma curiosa al sentirlo levantarse para tomar el libro entre sus manos, con el entusiasmo brotándole de los poros. "Aquí habla mucho sobre los pueblos antiguos y cuenta un montón de historias de cómo los primeros hombres podían transformarse en animales -o viceversa- si así lo querían. ¿Y sabes por qué podían hacer eso? Era porque no había maldad en sus corazones. La Tierra estaba en equilibrio y no había diferencia entre las especies; todos importaban de igual manera y nadie abusaba de la debilidad del otro. Los animales y humanos se complementaban, consolaban y empatizaban con el alma del otro, al punto de llegar a ser uno.

—Sin embargo, todo eso cambió cuando el hombre comenzó a evolucionar en pensamiento y la oscuridad comenzó a alojarse en su alma. Ya no respetábamos al ciervo como hermano de vida, al águila como una guía ni al oso como símbolo de fortaleza; empezamos a cazarles por placer, matando a sus crías por ser pequeñas e indefensas, a sus líderes de manadas por demostrarnos ser más fuertes que nosotros y a destruir todo aquello que amaban, dejando a un lado toda la compasión que sentíamos unos por los otros.

—Ellos (los animales) se sintieron profundamente traicionados y decepcionados de nosotros, porque éramos sus compañeros, sus almas gemelas y de quienes aprenderían un centenar de cosas. Pero ya sabes que sucedió todo lo contrario a lo que esperaban. Así que, supuestamente, ellos lentamente dejaron de comunicarse con nosotros; eliminando de esa forma todo rastro de unión entre las especies. Dejamos de escucharlos, de sentir su dolor, perdimos la capacidad de tener la empatía por otro ser vivo que no seamos nosotros mismos y, por esto, perdimos una parte de nuestra alma, esa que está conectada con lo más puro que representan los animales…

—Pero este libro dice que no todos los humanos perdimos esa conexión. Dice que hay animales que pueden ver más allá de las apariencias que tenemos, que pueden percibir lo que otros no sienten y deciden comunicarse con estas personas para hacerles ver que no están solas en sus penurias, que tienen un lomo en donde descargarse y un alma que compartirá la carga que tienen en el cuerpo, por más doloroso que sea.

Steve observa curioso el cómo Aldair parlotea sin parar sobre ese extraño libro de portada verde. En los dos meses en que el chiquillo ha estado con ellos, contadas con los dedos de las manos han sido las veces que le ha visto con ese brillo particular de emoción que le ilumina la cara en esos instantes, al hablar de algo que realmente le interesa.

E, inevitablemente, el rubio termina pensando en lo hermoso que se ve Aldair con esos ojos llenos de felicidad y entusiasmo. Nada que ver con los ojos apagados y tristes que usualmente lo acompañan.

"Deberías sonreír más de esa forma, Al." Interrumpe el monólogo del castaño casi sin darse cuenta. Tony para un momento de hablar para enarcar una ceja y mirarle extrañado, exigiendo una respuesta. "Tus ojos brillan cuando hablas de algo que te gusta o agrada y, siéndote sincero, me gustas cuando te veo así. Siento que el estar aquí, con nosotros, te está ayudando a recuperarte de algo que no nos has querido decir y que, al parecer, te ha dañado mucho. Pero no te preocupes por eso, no tienes que sentirte obligado a contarnos y solo disfruta de lo que ya eres parte."

Stark se queda con la boca seca por la confesión del mayor sin saber que responder. Steve termina de hablar con una hermosa sonrisa adornándole el rostro, que logra pararle el corazón y volverle gelatina las piernas. Y entonces, él se da el tiempo de agradecer infinitamente a los Dioses el estar sentado, porque no está seguro de que las piernas puedan sostenerle como corresponde.

"Tendré eso en cuenta, entonces." Susurra Tony débilmente, sin apartar la vista de los ojos azules del contrario. Steve asiente feliz y le revuelve el cabello en una suave caricia, que hace temblar de forma imperceptible al muchacho.

"Me alegra que lo consideres." Asegura Rogers, y todo se sume en un silencio tranquilo.

Steve no aparta la mano de los cabellos de Tony y extrañamente ambos se quedan mirando más tiempo de lo necesario y de lo normal. Tony siente que los ojos se le ponen demasiado húmedos y quiere culpar al hecho de que no ha pestañado en un buen tiempo, aunque él sabe que aquello no tiene nada que ver, ya que puede sentir perfectamente el corazón latirle desbocadamente en el pecho en señal de quien tiene la culpa de las lágrimas que se le apiñan en los ojos, es Steve 'palabras locas' Rogers.

Steve comienza a descender lentamente su mano e, inconscientemente, la deja reposar sobre la suave mejilla de Tony, donde los tiernos bellos de la adolescencia intentan hacer presencia. 'Este chiquillo casi ni tiene barba', piensa internamente Steve, acariciando delicadamente con el meñique y el anular la parte inferior del rostro. Su mano cubre casi de forma completa una de las mejillas de Tony y él se reprende a sí mismo por nunca antes haberse dado cuenta de eso.

Stark traga en seco por el último tacto y los nervios le empiezan a atacar el estómago, casi como en un ataque de pánico. Obadiah acariciándole la mejilla cuando él era más pequeño aparece de pronto, y entonces Steve ya no es Steve; ahora sus manos son más viejas, su pelo es canoso y sus ojos se vuelven malvados. Y lo que antes era una caricia tierna, se transforma en algo que comienza a darle arcadas y ganas de querer llorar.

Tony aparta la cara de forma brusca de la caricia ante la dirección en que estaba yendo su imaginación y Steve termina alejándose de él como si el contacto que estaban teniendo le hubiera quemado la mano.

'¿Qué demonios estaba haciendo?' Se cuestiona Steve, con el corazón latiéndole como un caballo furioso.

Sharon con una sonrisa deslumbrante aparece en su mente y a él se le aprieta el pecho en culpa.

"Creo que iré por Visión." Masculla Tony en un susurro demasiado bajo, levantándose apresuradamente.

Steve no dice nada, demasiado sorprendido por lo que acababa de pasar y solo lo deja marcharse, sin siquiera mirarle.

El castaño ni siquiera se preocupa de cómo esta su compañero y se limita a salir de allí pensando únicamente en que necesita tener el cuerpo peludo de Lancelot brindándole apoyo y rodeándole, aunque el animal no quiera ni verlo.