N.A: Hola.
Siendo sincera, antes que disculparme por la tardanza y todo eso, quiero dar mi fuerza y amor a las personas mexicanas que me leen o quienes tienen amigos de por allá, porque sé y comprendo el maldito dolor por el que están pasando ahora mismo. Pero chicxs, México se caracteriza por ser un pueblo fuerte y luchador; sé que saldrán adelante a pesar de todas las dificultades que se les presenten. Somos hermanos latinoamericanos y cada país que conforma esta hermosa familia se caracteriza por ser fuerte y guerrillero. Ánimo, mis amores, que todo va a mejorar y el dolor que sienten ahora solo será un amargo recuerdo que quizá vaya a dejar una cicatriz que difícilmente se borrara. Pero el amor y la paciencia todo lo puede. Un beso enorme desde el fin del mundo, y un abrazo gigantesco para todxs.

Ahora, al fic. Lamento un montón la demora que me mande. Pero recién ahorita vengo de un feriado enooorme que me permitió retomar el fic y poder responder algunos rw que me faltaban (casi dos meses en responder un rw, se me cae el alma de pena). Sin embargo, aquí estamos. Con un capítulo enorme de largo (oigan, 4500 palabras. Quiero mi dulce de premio).

Muchas gracias a Alessia D. Cavallone, Bayercarolina, Percornejo Angelneverchange, Angel Azul 329, Jazz Cullen Black, HeroTeaGirl, Souse, Tiffleiva, LuV's y MooniluHerondale por darle a favoritos y follow. No saben cómo agradezco esto.

También agradecer a Nx, SuicideFreakWord, Ambu780, Kakashi Mejias, Hitsu-sasuke, YamiCHE, Evelark, HeroTeaGirl, Andre y Michroset. Son mi gasolina para escribir los capítulos.

En fin, espero que les guste el capítulo y nos leemos pronto.

Saludos.

PD: Muchas gracias a mi Chinita-Sama, que nos trajo este maravilloso capítulo para que sea visible para todas las personas. Mi vida, esto puede leerse gracias a ti. (¿contenta?)

Disclaimer: No me pertenecen los personajes porque si de así fuera, el Stony sería la primera pareja cannon que habría. Se los juro.

Pareja: Stony (Steve Rogers/Anthony Stark)

Summary: Cuando Anthony Stark cumple los dieciocho años, desaparece misteriosamente de la fiesta que habían organizado sus padres. La policía le busca, pero no por los motivos que todos creen.

Acostumbrado a una vida de lujo, este muchacho deberá aprender lo que significa trabajar y luchar por lo que se quiere, pero por, sobre todo, aprenderá lo que realmente significan las palabras amor y familia.

Advertencias: Temed al Ooc, al BL, a amores no correspondidos, lenguaje subido de tono y a menciones que quizá vayan a romper sus corazones. También tengan cuidado a las promesas de actualizaciones porque pueden demorarse más tiempo de lo planeado y eso no hará más que romper sus ilusiones. Ah, y las faltas ortográficas.

.

Respuesta a los Reviews Anónimos:

NX:
Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.
Dioses, siéndote sincera, no sé que demonios responderte. Por un lado, me siento tan avergonzada por haberte hecho esperar tanto por un fic que quizá vaya a decepcionarte al final (echemos sal a la herida antes de xdxdxd); pero por otro, me pone tan contenta el que digas que te encanta y que lo hayas leído de corrido (porque vamos, ya son 18 capítulos de dramones, situaciones corta venas y demás xdxd), que no sé que pensar. Estos sentimientos son tan contradictorios *sademotic*

Pero quiero darte principalmente las gracias por leer este pequeño proyecto, a pesar de que lleve bastante tiempo sin actualizar y sobre todo el que me hayas hecho saber que te parece. Muchas gracias por comentar y espero volver a leerte pronto.

Saludos.

YamiCHE:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.
Ay mis dioses, muchas gracias por tus palabras. Siendo sincera, nunca creí que este fic llegaría a gustar tanto a las personas hasta el punto de sentir alegría cuando actualizará o cuando descubrieran que no lo había eliminado (AY, lo siento*sademotic*). Pero en cierta parte igual me alegra jiji, porque me permite conocer personas maravillosas y, de alguna forma, crecer como persona.
PEERO me desvié del tema, así que vamos a responder tu review; Tony tiene un ingenio propio para eso haha, creo que en el MCU y cómics se ha visto demasiado xdxdxd. Ahora con Lancie, vamos, todos sabemos que él ADORA a su Tony, solo es cuestión de tiempo para que todo se arregle. Y sobre su acercamiento, jujuju, se viene, se viene. Todo el amor a su pasito.
En fin, muchas gracias por comentarme, mi vida. Nunca me cansaré de escribir lo contenta que me pone al leer los comentarios jiji.
Espero que tengas una buena semana y muchos besotes y abrazos desde la distancia.

Saludos.

Everlak:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.
Ay, mi hermosura, ¿tan mala me veo como para no contestar los reviews? Créeme que aunque me tome mil años (como ahorita xd) tendrás mi respuesta. A MENOS QUE hayas comentado en algún OS que planeo subir y comentes en anónimo *sademotic*… Alego contra ff porque no deja contestar de inmediato a los guest. Me has sonrojado con tus palabras; la pansa se me remueve nerviosa cuando me dicen que aman mis fics y que vale la pena la espera… A veces siento que en mi hay tantas expectativas, que en un futuro cercano posiblemente vaya a defraudar. Pero tengo la alegría en mi corazón que personas como tú estarán brindándome su apoyo sin importar que *emoticheart*
Yo AMO escribir cosas entre Lancie y Tony. Amo a los animales y quiero plasmar en mi fic el respeto que siento hacia ellos. Creo que está de sobra decir cómo lo hago, teniendo en cuenta a nuestra hermosa y orgullosa pantera que ama a su Tones. Ahora con Steve ¡Ay mi Dios que se viene lo bueno, nena! Así que tenme paciencia *emoticheart*
Muchas gracias por comentarme (creo que nunca me cansaré de decirlo) y espero volver a leerte pronto. Un montón de besotes y abrazos desde la distancia.

Saludos.

Michroset:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.
Primero que nada, muchas gracias por comentarme. Mi corazoncito se llena de una incontenible e inexplicable alegría cuando me llegan comentarios diciendo que les gusta esta historia, a pesar de que lleve meses sin actualizarse (pero vamos, la vida no es sencilla *sademotic*).
Ahora, siempre me ha gustado esa comadrería entre Tony y Bruce, y he intentado plasmarla en mi fic. Me alegra un montón que a las personas les guste como llevo esto, porque de verdad me saca gotones de sudor cuando no sé que más escribir, aunque ya tenga todo listo en mi cabeza. Sobre Tony y Steve, pasito caracol jiji. Todo lo bueno toma su tiempo ¿No? Y créeme que aquí no será la excepción. Pero no te preocupes; ya viene todo para mejor.
De nuevo muchas gracias por comentarme, lindura. Espero volver a leerte pronto y saludos desde la distancia.

Andre:

Hola! ¿Cómo estás? Espero que bien.
Déjame de decirte que sip, ha pasado un largo tiempo xdxd (jodida vida), pero lo bueno es que aquí estamos *emoticheart* para volver a leernos. Ahora DIOOOOSES, que review más largo, así que creo que me tomaré mi tiempecito para responderlo parte por parte (como me gusta hacer esto *emoticheart*)
Muchas gracias! Lamento lo cortito, pero dicen que lo bueno viene en frascos pequeños (como RDJ xdxd) sooo, creo que lo confirme cuando me dices que me quedó fabuloso.
Mi vida, siempre, pero SIEMPRE responderé tus reviews. Aunque me tomen mil años lo haré. Siento que es triste cuando un ficker no responde un rw, porque onda, todos tienen cosas que hacer y eso lo comprendo, but ¿por qué no puedes tomarte unos cinco minutitos para hacerle ver a alguien que leíste su comentario? Si esa persona pudo escribirte ¿Por qué tú no? Bueeno, no puedo criticar a quienes no lo hacen, quizá sus motivos escapan de mi comprensión.
Ay, recuerda lo que has dicho para un futuro no muy lejano. Siento que serás una de las primeras personillas que me tirara a la guillotina en el capítulo final ahreee. Un besote antes del apocalipsis para que recuerdes esto.
Me dicen la Spoileadora no Spoiladora (xdxdxd). Es que suelo dejar pistas, pero a la vez no… Así queeee, nena, atenta atentaa! No puedo asegurarte nada entre esos dos, pero quien sabe… Posiblemente me hayas dado ideas.
Steve (por cómo me he dado cuenta de que lo describo) es como esas personas que no se dan cuenta de lo que tienen hasta que lo pierden por alguna estupidez o cuando ya no los toman en cuenta. Pero no te preocupes, como dices, ya se vendrán sus momentos cursilones y romanticones.
Mi amooor, no sabes cómo estoy de estresada. Chinita (mi beta) puede asegurar lo mal que estamos porque va en mí mismo curso y ella sabe lo que se sufre con algunas pruebas -A.K.A historia xdxd- en donde un azul es suficiente para tu triste agonía. Me alegro (pero es como una alegría rara porque ambas estamos sufriendo) de que tu comprendas mi dolor (al igual que todos los que me leen, se merecen mi amor eterno). Pero ya se vienen las vacaciones, que los dioses nos amparen. Y quien sabe, como dices, la espera a veces satisface mucho.
OMG, prometo que cuando tenga tiempo leeré ese fic. Aunque siéndote sincera me puse a buscarlo y leí un poco. No soy mucho de DC, pero creo que puedo defenderme con esto de los personajes; además de que creo que le voy más al SuperBat (el fic que me recomendaste es de Batman y Linterna Verde ¿cierto? O creo que busqué otro y nada que verxdxd.)
En fin, muchas gracias por ese fabuloso rw, mi vida. Espero volver a leerte pronto (en serio que espero esto) y que tengas una semana preciosa.

Saludos y muchos besotes.

.

.

.

Parte 18: Sombras.

.

Tony se marchó de allí con el corazón casi en las manos, y Steve no le volvió a ver hasta la hora de la última función.

Visión había aparecido por su propia cuenta media hora después de que el muchacho se fuera, y Steve no se sentía lo suficientemente confiado como para preguntarle por el paradero del más joven, por lo que sencillamente solventó por callarse la angustia y tratar de seguir con lo suyo de la forma más natural que le fuera posible.

Y es que de tan solo recordar lo que había estado a punto de hacer, hacía que sus mejillas se pusieran tan calientes y rosadas como aquel delicioso algodón de azúcar que Sif solía preparar junto a Jane antes de cada función para los niños que posiblemente asistirían al espectáculo.

Sólo había sido una pequeña caricia, una caricia tan inocente, pura y juguetona que al parecer sus manos e instintos más recónditos no interpretaron de igual forma.

En sus veintiocho años de vida, llenos de mujeres y experiencias de diferentes indoles, Steve había tenido tantos deseos de probar unos labios tan pálidos y delgados como los de Aldair. Y, por todos los dioses habidos y por haber, agradece que el muchacho se haya apartado de su contacto, porque no sabe cómo demonios hubiera terminado toda esta historia.

Se sintió como una mierda la mayor parte del día, en donde se la pasó apilando y empaquetando las cosas de Visión con mirada ausente y aire decaído. Sin embargo, también comenzó a cuestionarse un centenar de cosas, que iban desde su supuesta heterosexualidad hasta la relación de tres años que llevaba con Sharon.

¿Qué demonios estaba pasando con él y sus estúpidos sentimientos? ¿Es que acaso la adolescencia le había picado de nuevo y él no había aprendido la lección en su debido tiempo?

Pasándose una mano por su cabello, Rogers decidió dejar de atormentarse. Los pensamientos estaban volviéndose cada vez más tortuosos y él no quería volver a memorias pasadas que supuestamente ya estaban superadas.

Ahora, lo que realmente le preocupaba era como iría a actuar el muchacho cuando se encontraran. ¿Se enojaría? ¿Lo mandaría a la mierda en cuanto le viera? ¿Se lo habría contado a alguien? ¿O acaso tendría que disculparse por lo que había estado a punto de hacer?

Con un suspiro de resignación, Rogers escogió el camino más fácil que se le presentaba: hacerse el idiota. Y si Aldair no sacaba el tema a colación, pues él tampoco lo haría y entonces todo el asunto sería olvidado y zanjado sin más preámbulos.

Y fue así como el resto de la tarde siguió su curso. Steve, con respiraciones profundas y calmadas, logró controlar con facilidad el inevitable nerviosismo que le atacó cuando vio a Tony después de casi seis horas y, aunque su corazón se estrujó cuando el muchacho paso de él sin dirigirle ni siquiera una mirada, se permitió ayudar al resto de sus compañeros con las escenografías y los pequeños percances que ocurrían de vez en cuando.

Finalmente, el día concluyó con una gran ovación por parte del público que asistió aquella fría noche.

Y de esa misma forma, también lo hicieron las tres semanas en el estado de Kentucky.

Steve había optado- luego de la función- dar una pequeña vuelta en los alrededores para asegurarse de que todo estaba bien antes de volver al confort de su hogar. Sin embargo, sus meditaciones volvieron a atacarle y lo que parecía ser una pequeña caminata corta, terminó por volverse un paseo de media hora en el que las estrellas y el frío fueron sus fieles acompañantes.

Cuando se metió a su caravana, era bien entrada la noche. Sus pensamientos ahora estaban mucho más claros que en un principio y sus piernas se encontraban un poco entumecidas. Pero, a pesar de la incómoda sensación que sentía en su pecho y cuerpo, un extraño placer de conformidad le sacudió el alma al ver un diminuto bulto en medio de su sala de estar, respirando tranquila y acompasadamente.

Tal parecía que, a pesar de todas las cosas que habían estado a punto de pasar entre ellos, Aldair continuaría viviendo con él.

Estirándose cual perro, Steve se fue directo a su habitación para tomar algo de ropa limpia y poder así darse una pequeña ducha corta antes de dormir. Aldair se encontraba dormido cuando lo vio por última vez, y siguió estándolo unos cuantos minutos después de que él saliera de su baño.

Rogers estaba preparándose un café cuando un pequeño gemido llegó a sus oídos. Él, al escucharlo, dejó de revolver su taza para asomarse curioso por el encimero que separaba la cocina del resto de la roulotte. Estuvo unos cuantos minutos en silencio aguardando otra vez por un quejido, pero por cerca de cuatro minutos, este no llegó.

Creyéndose que había sido producto de su imaginación, Steve se encogió de hombros y continúo con lo suyo. Pero cuando estaba a punto de apagar las luces de la cocina para irse a dormir, un sollozo bastante audible se escuchó como una mala canción y él, sin poder evitarlo, tensó sus hombros y se puso en alerta.

Dejando la taza de lado, Steve caminó a paso rápido hacia el cuarto de estar, donde ahora los pequeños quejidos de Aldair resonaban cada vez más fuerte. La luz de luna a duras penas se colaba por la ventana de la habitación, pero para Steve fue la suficiente guía en su desesperación por llegar al lado del castaño que se removía incómodo entre las sábanas.

Aldair sollozaba y sudaba profusamente cuando Rogers se desplomó a su lado. Tony gimoteaba desesperado en el colchón, intentando escapar de algo, y Steve sintió como su corazón terminaba por romperse un poquito más en cada segundo que pasaba con Stark gritando y moviéndose desesperado.

"¡Aldair! ¡Despierta!" Steve dijo, intentando inútilmente despertarle mientras le tomaba entre sus brazos.

Sin embargo, Tony continúo luchando en sueños, removiéndose igual que una lombriz entre sus brazos.

"¡No, por favor! ¡Detente!" Rogaba el joven, y Steve, preso de la desesperación de no poder calmarle, le golpeó suavemente las mejillas.

Tony despertó después de tres cachetadas y lo único que atinó a hacer fue alejarse de Steve como si el hombre fuera la lepra misma.

"¡No me toques!" Gritó desesperado él, aún con los vestigios de su pesadilla colándose entre la oscuridad de la noche.

Steve le observó pasmado por su reacción, pero aun así conservó la distancia. Tony respiraba agitadamente, con los ojos brillantes y cristalinos a causa del temor.

Y Rogers sintió como su pecho se apretaba en angustia.

"Perdón Aldair… Creí que- "

"No, sólo- Necesito estar solo, por favor, perdóname a mí." Dice el muchacho mientras se pasa una mano por la cara, intentando secarse el sudor frío de la frente. Steve lo contempla por varios minutos en silencio y Tony, aún jadeante, determina que ya no puede más con esto.

Rechazando todo contacto por parte de Steve, Tony toma rápidamente sus zapatillas y sale de la caravana sin que su compañero pueda siquiera analizar lo que pasa.

Steve se queda sentado en el suelo y lanza un suspiro vacío al aire. El corazón le late desbocado en el pecho y que decir del maldito dolor de cabeza que comenzaba a atacarle suavemente detrás de la nuca por culpa de la presión en la que se había sometido en los últimos minutos.

Dudoso y sin saber que hacer, se queda observando atontado la puerta por la que Aldair se fue. El viento se cola entre las rendijas de la puerta y el rubio siente un entumecimiento recorrerle la espina dorsal.

Una señal.

Es una maldita señal de que algo malo va a pasar.

Él aguarda, pero nada sucede.

Entonces, de forma incierta y temerosa, Steve decide ir a recostarse un momento en su cama y así tratar de conciliar el sueño, porque está seguro de que en cuanto Aldair se calme, volverá.

Sin embargo, él no vuelve en el resto de la noche.

Y Steve tampoco logra conciliar el sueño.

-o-o-o-o-o-o-

Sikeston les da la bienvenida con los rayos del sol quemándoles placenteramente la piel y con una pequeña brisa veraniega que les remueve suavemente los cabellos.

Tony siente la camioneta de Visión detenerse y toda la comodidad de su sueño, se diluye rápidamente al escuchar la puerta cerrarse de golpe. Afuera, el resto de sus compañeros se mueven ansiosos y apresurados, trasladando cosas de allá para acá y llevando consigo las diferentes herramientas que utilizaban para montar la carpa principal y la comunitaria.

El muchacho, con algo de hastío, se pasa las manos por el rostro y se frota duramente los ojos.

Anoche con suerte pudo cerrar los ojos después de que esa estúpida pesadilla apareciera en sus sueños. Él todavía podía sentir las asquerosas manos de Obadiah recorrerle con ansias el cuerpo y el único consuelo que su maltratada mente lograba darle era de que, por lo menos, Lancelot había olvidado por el momento la molestia que tenía en contra suya y le había brindado su apoyo como si nada hubiera pasado.

Sin embargo, a pesar de que la pantera lo hubiera cobijado bajo su seno al momento en que apareció por su jaula a eso de las dos de la mañana, no había servido de mucho para poder calmarle. Tony aún podía ver entre las sombras la figura de ese hombre siguiéndole y ni siquiera la respiración de Lancelot contra su oído logró menguar la paranoia que le consumía el cuerpo.

Sólo cuando el sol comenzó asomarse entre las pequeñas aberturas de la carpa, es que Tony pudo conciliar el sueño. Pero sólo logró descansar unos cuantos minutos antes de que el grito- para nada masculino- de Peter lo despertara y él tuviera que salir de su zona de confort para calmarle y hacerle ver que no le había pasado nada malo por estar entre las garras de la pantera, en donde lo encontró dormitando.

Pero Tony ya no pudo volver a dormir después de que Peter lo despertara.

Tan pronto como el muchacho terminó de explicarle que ya todos estaban listos para marcharse y que solo faltaban los animales, Wanda había aparecido por la entrada de la carpa con una cara de mil demonios.

Aún le dolía el oído por todo el griterío que recibió por parte de la mujer, basado en su mayoría en reproches y llamados de atención por su falta de responsabilidad y compañerismo. Tony había asentido ante cada palabra de la trapecista sin refutar nada y solo cuando ella se sintió lo suficientemente satisfecha, le permitió marcharse a ayudar a Peter que se veía acomplejado más allá, moviendo una de las jaulas.

La mañana pasó demasiado rápido entre mover y preparar las jaulas para el viaje. Wade llegó por Peter un poco después de que ellos terminaran de acomodar todo y Tony tuvo que marcharse a buscar a Visión, quien lo estaba esperando hacía unos buenos minutos para comenzar con la migración del circo.

Habían sido uno de los últimos en llegar, pero ese no fue motivo para que se quedaran sin hacer algo. Y Visión fue el primero en demostrárselo al pasar por enfrente de la camioneta con un gran pedestal entre las manos, haciendo al castaño refunfuñar en queja.

Tony, entonces, decide bajar de la camioneta a pesar de la enorme protesta que su cuerpo hace por tener que trabajar. Ayudó a Jane -la jinete que participa junto a Sharon- con una pesada bolsa de herramientas, a Natasha a cargar una caja de manzanas para la carpa comunitaria- y de lo que se aprovechó para robarse una fruta, que su estómago agradeció tras horas de no haber comido -, y a Sam a llevar la pesada y enorme red que utilizaban como seguridad para los que hacían los actos en las alturas.

Eran ya pasadas las tres de la tarde cuando terminaron de acomodar todas las cosas en el lugar y, minutos después, tanto Sif como Darcy mandaron a llamar a todos para almorzar.

Ambas mujeres, en premio por haber terminado todo antes del atardecer, habían decidido preparar su famoso pastel de papa que a todos por allí encantaba y enloquecía y del que, por cierto, Tony había escuchado un montón de cosas.

Wanda había aparecido en algún momento por donde él estaba y lo había jalado con ella para que fueran los primeros en llegar y poder tomar la porción más grande. Sin embargo, para gran pesar de la mujer, el rumor del pastel se había esparcido como mala hierba en el circo y el primero de los dos enormes fuentones que habían preparado para el almuerzo, ya iba por cerca de la mitad y todavía faltaba que llegara el resto de circenses.

"¿Por qué demonios tienen que ser tan hambrientos y glotones?" Regaña la chica en un bramido a todos los que están presentes comiendo cuando Darcy, con una mueca de disculpa, le sirve una pequeña porción.

"Thor nos sobornó con bañar por un mes a Tro y Kentucky si le dábamos una porción más grande para él y Loki." Se excusa la castaña. Wanda entrecierra los ojos.

"Pero si Loki casi no come- "

"¿Y tú de verdad te crees que pidió una porción más grande para Loki?" Repone estoicamente Sif, alzando una de sus perfectas cejas y sirviéndole a Aldair la porción que le correspondía, quien se le agradeció en un pequeño murmullo.

"Ese estúpido troglodita..."

"¡Hey, Wanda, deja de discutir y ve a sentarte a comer de una maldita vez!" Grita alguien desde la distancia y a ella se le colorean las mejillas al voltearse. Detrás suyo, la mitad de sus compañeros la observan entre divertidos y hambrientos, esperando su turno para comer. Clint, quien había lanzado el reclamo, gruñe molesto cuando la chica le saca la lengua y avanza sin más hacia las mesas. "El ratón te comerá esa lengua de caramelo que tienes, niña."

"Querrás decir Visión; él se la comerá y créeme que no será solo la lengua." Wade grita desde los puestos del final, haciendo que todos los presentes suelten una carcajada conjunta que se intensifica cuando Wanda se sonroja hasta las orejas y se encamina con pasos presurosos y largos hacia las mesas del medio, intentando escapar de la vergüenza.

Tony la sigue de cerca, aguantándose para sus adentros su propia risa. Ella le pega un pequeño codazo por el área de las costillas al momento de que él se sienta a su lado y Stark no aguanta más, soltando pequeñas risitas que hacen exasperar más a su amiga.

"Detente, Al." Ella pide, con voz baja y boca haciendo un puchero. Tony respira profundo, calmando así sus pulmones y el incontrolable ataque de risa que le dio.

"¿Te das cuenta de que todos los saben y ustedes dos son los únicos que se niegan a verlo?" Cuestiona él, haciendo a la femenina rodar los ojos.

"¿Quiénes se niegan a ver que cosa?" Pregunta de vuelta alguien detrás de ambos, sorprendiéndolos y haciéndolos saltar de susto.

Visión, curioso, espera por su respuesta. Ellos niegan con la cabeza efusivamente y descubren que el hombre recién acaba de llegar al ver sus manos sucias y cara enrojecida a causa del sol que está pegando con fuerza allá afuera.

"Nada, Vis, cosas de nosotros." Responde rápidamente el castaño. Wanda, a su lado, asiente para darle la razón.

El rubio suspira con cansancio. "Ustedes dos no saben mentir," dice Visión y tanto Wanda como Aldair sonríen con nerviosismo, "Pero fingiré que les creo porque el pastel de Sif está llamándome y créanme que a esa delicia no se le hace esperar."

"Ni que lo digas." Reconoce la chica, volteándose para darle un gran mascado a su porción. Visión sonríe al escuchar el gemidito de placer que suelta ella y se marcha de ahí a hacer la fila (que ya casi terminaba) para probar por su propia cuenta la comida.

Tony suspira suavemente, destensándose, y Wanda le imita disimuladamente. "Nunca más hablaremos de esto en público." Susurra ella cerca de su oído y él asiente rápidamente.

Ya dejando el susto de lado, ambos se disponen a comer. Wanda vuelve a soltar un quejido gustoso por la mezcla de sabores y Tony, al probar su propio plato, tiene que reconocer que ese pastel es un verdadero manjar.

'A Jarvis le encantaría saber cómo preparar esto,' medita, vagamente, Tony 'y también le encantaría conocer las recetas de Steve. Posiblemente a María le gustaría probar esa salsa boloñesa que preparó la otra vez; ella ama la comida casera porque, en cierta parte, le recuerda su infancia en Italia. ¿Estarán ellos bien? ¿Habrá Howard consolado a mamá cuando me fui? ¿Pepper y Rhodes me extrañarán? ¿Jarvis estará esperándome con ese mousse de chocolate que tanto me gusta?'

El corazón se le aprieta en dolor al pensar en su familia; aquella por la que luchó hasta que su propia mente y cuerpo colapsaron. Pensó en las navidades futuras, en los aniversarios y cumpleaños.

Ya no habría más borracheras, discusiones y miradas de decepción entre él y Howard. Ya no más besos y ojos de amor hacia él por parte de su adorada madre. Ya no más Jarvis preparando mousse, galletas, café o su comida favorita cuando la angustia le carcomía el cuerpo y era imposible salir de su habitación sin que un ataque de pánico lo atacara en medio del pasillo.

Ya no más Virginia Potts y sus hermosas pecas, acompañadas de esos pequeños besos sabor mariposa en su mejilla.

No más Rhodes, fiestas obligadas y miradas cómplices en medio de regañadas duras y firmes.

Ya no más familia Stark para él.

"¿No te gustó?" Una mano en su hombro lo sorprende y voltea a ver asustado a Wanda, que lo mira con sus enormes ojos delineados en busca de la respuesta. Tony niega con la cabeza.

"Está delicioso." Afirma él, tomando otro bocado y eliminando así toda la nostalgia.

Posiblemente ya no habría más familia Stark a la cual pertenecer, y aquella realidad le dolía como el infierno, pero su corazón sabía que podía encontrar la paz y sanarse lentamente si tenía a todas estas maravillosas personas rodeándole y amándole.

-o-o-o-o-o-o-

Pietro fue el último en llegar al almuerzo comunitario, y gracias a los Dioses alcanzó a degustar algo del pastel de papa antes de que Scott, uno de los payasos, se lanzara por el resto del almuerzo en una estúpida competencia contra Thor para ver quien aguantaba más sin vomitar.

En medio de risas, bromas y reclamos entre todos los circenses, la comida terminó sin muchos contratiempos. Pero no lo hizo así el tiempo para compartir como familia.

Las mesas rápidamente fueron juntadas y las sillas puestas alrededor de estas, de tal modo que, todos quedaran en una especie de circulo y pudieran verse los rostros mutuamente sin tener la necesidad de girar las cabezas.

Tony prontamente se vio rodeado de personas con anécdotas nostálgicas y graciosas, acompañadas de chistes mal contados. Thor, que estaba justo al frente suyo, fue el primero contar una historia sobre su pasado antes del circo.

Noruega con hermosos paisajes y fabulosa fauna empieza a inundar la imaginación de cada uno de los presentes, que lentamente comienzan a inmiscuirse en la historia del rubio. Thor les cuenta sobre su amada madre, los deliciosos postres que ella preparaba y la enorme casa que tenían en medio de la nada, acompañada de vez en cuando de una que otra anécdota que recordaba en medio de su propio parloteo. Loki, a su lado, sonríe tenuemente asintiendo cada vez que Thor lo nombra en una forma de darle una veracidad abrumante a la historia.

"¿Ustedes vivían juntos antes de venir aquí?" Pregunta curioso Tony luego de que Thor terminara de narrar sus orígenes y sus compañeros quedaran medios atontados por lo maravilloso que se escuchaba todo.

El rubio le mira con una sonrisa y asiente con la cabeza.

"Loki iba conmigo a la misma escuela." Cuenta Thor, mirando de reojo al pelinegro. Loki le devuelve la mirada y asiente quedamente, incitándole a continuar, "Mis padres lo acogieron en casa cuando el tío Laufey falleció junto con la madre de Loki en un accidente automovilístico. Desde entonces que estamos juntos y nunca nos hemos separado."

"Ya veo…" Susurra Tony. "¿Algo así como hermanos adoptivos?"

Unas pequeñas risas mal disimuladas se escuchan alrededor del círculo. Tony arquea una ceja por esto y ahora es Loki quien contesta, con una diminuta sonrisa sarcástica adornando sus labios.

"Si para ti es normal que los hermanos adoptivos duerman juntos y se devoren la boca en cuanto están solos, pues entonces sí, Thor es mi hermano adoptivo."

Sintiendo las mejillas sonrojarse sutilmente, Tony acepta las risotadas que sueltan todos sus compañeros con vergüenza. Sólo Wanda, tan bondadosa como ella es, se ríe más bajo y mira reprobatoriamente a los dos noruegos.

"Vamos, chicos, Aldair recién viene integrándose. Y, para la suerte de sus inocentes ojos, no los ha visto por ahí besuqueándose "

"Y créanme que no saben cuánto lo envidio." Comenta Clint desde la distancia, logrando otra carcajada en el grupo. "Aún tengo pesadillas con la lengua de Thor recorriendo- "

"Ya basta." Chilla Jane en un aullido demasiado agudo, interrumpiéndole en breve. "Tus memorias traumáticas son sólo para ti, Clint, no intentes hacernos caer en ellas también."

"A mí no me molesta que nos cuente." Repone Darcy a un lado de su amiga. Jane sólo rueda los ojos y niega con la cabeza, mientras se sirve un vaso de bebida.

"Eres todo un caso, Dar." Susurra Scott y más de alguno asiente para darle la razón.

Entonces la tarde continúa su curso y ellos siguen allí reunidos conversando animadamente. Tony se enteró de un centenar de cosas que iba desde lo más básico hasta lo más importante y que incluyó el cómo logró formarse el circo y cómo cada uno de ellos llegó ahí.

Solamente cuando el atardecer comienza a inundar la carpa y los rayos tibios le golpean la piel a casi la mayoría, es que se dan cuenta de cuánto tiempo se la han pasado hablando. Bucky es el primero en despedirse de todos, alegando de que debía hacer algo antes del anochecer. Sam fue el siguiente y así los siguieron otros cuantos hasta que el lugar que estaba rebosante de personas quedó con solamente cinco.

"Bien, creo que yo igual me voy." Murmura Bruce suavemente, con el cansancio colándose entre las palabras. Tony, que en algún momento se había recostado contra una de las mesas, le voltea a ver ligeramente y asiente, como que no quiere la cosa.

"Está bien." Despide él, y en cuestión de segundos, Bruce desaparece.

Natasha, quien era una de las dos mujeres que quedaba, se levanta bruscamente en cuanto el médico se pierde de la vista de todos.

"Creo que James necesitará mi ayuda. Nos vemos chicos." Susurra ella con voz apresurada, y al igual que Bruce, se marcha sin dejar rastro.

Tony levanta una de sus cejas curioso por lo que recién acababa de pasar.

"¿Y eso?" Le pregunta a Wanda. Ella sólo se encoge de hombros.

"Yo ni enterada." Responde Maximoff. Visión le mira de forma sospechosa y Tony, sintiéndose aludido por esto intenta preguntarle si él sabía algo, pero sus palabras no logran ni siquiera salir de su mente.

Steve aparece por la entrada de la carpa con unas enormes ojeras adornando su cara, y Tony recién ahí recuerda que no se habían visto desde la noche anterior, después de esa estúpida pesadilla. El hombre se muestra confuso en un principio al verlos allí, pero una mueca de alivio se deja entrever en su cansado rostro cuando sus ojos se topan con Aldair.

"Los estaba buscando." Dice Steve, apartando la mirada de Tony para centrarse en los azules de Visión, que le miran con aprensión. "T'challa acaba de darme la dirección de la chatarrería donde tengo que llevar tu remolque y me preguntaba si deseabas acompañarme. "

"¡Oh, Steve!" Wanda exclama, quitándole las palabras de la boca a Visión. "Temo que Vis no puede ir; habíamos quedado de practicar un acto nuevo después de esto. Si le hubieras dicho antes-"

"Hey, no te preocupes. Los entiendo." Calma él, con un ademán de manos. "He estado esperando por un acto nuevo de ustedes hace bastante tiempo, así que tómense su tiempo para esto."

"Pero Al puede acompañarte," indica Visión mirando de soslayo a su amigo que estaba extrañamente silencioso. "creo que ahora no tiene nada que hacer y, a fin de cuentas, él también es dueño de la caravana."

Un silencio algo tenso se instala en el lugar y Steve decide apartar la mirada disimuladamente del hombre en frente suyo para centrarse en el menor de todos.

Mentiría como un verdadero político si no dijera que su corazón había saltado en verdadero alivio cuando le vio allí. Pero no había podido siquiera asimilarlo sin que todo se viniera abajo en cuestión de segundos.

El muchacho había huido de su mirada en cuanto tuvo la oportunidad, haciendo a Steve caer en un maldito vórtice del que no sabía cómo rayos salir.

Y mucho menos sabía cómo proceder para arreglar esta maldita situación en la que estaban.

Sintiendo el corazón martillearle contra el pecho, el rubio vuelve a fijar sus ojos hacia los trapecistas y lanza un suspiro resignado al aire. "No es necesario que alguien venga conmigo, Visión. Solo vine a avisar por si-"

"Iré." Corta de pronto el castaño, levantándose de su sitio. "De todos modos, tengo que despedirme de ese latón viejo."

"Bien." Susurra Wanda, sonriente. "Entonces nos vemos, cariño. Tengan un buen viaje y que les vaya estupendo." Ella dice, y Tony levanta su mano en señal de despedida.

Ese, sin lugar a duda, sería el peor jodido paseo de su vida.