Disclaimer: Kyōkai no Rinne es propiedad intelectual de Rumiko Takahashi.


Noticing

por Onmyuji


Un día ella se iba a dar cuenta.

O al menos era lo que su amo solía decir en voz baja de cuando en cuando, tratando de convencerse a sí mismo de que era cuestión de tiempo. Era como cuando decía que un día se iba a ganar la lotería, pero ese día nunca llegaba y a su amo sólo le quedaba vivir de la caridad de su abuela, velado por esa ciega esperanza.

O tal vez, un día se lo diría.

Pero no. Era demasiado cobarde para atreverse a confesarle algo a Mamiya Sakura. Ayer, hace un mes, hace tres, todos los días. Y cuando estaba seguro de que lograría convencerlo de dar el paso, algo ocurría que lo arruinaba todo. Llámese: Ageha, Tsubasa, Matsugo, papá, mamá, abuela. O cualquier otro alguien, en general.

Pero Rokudo Rinne jamás le decía nada a Mamiya Sakura.

Lo que Rinne no sabía era que Rokumon era listo.

Y Mamiya Sakura también.

Así que un día él se iba a dar cuenta de que ella ya se había dado cuenta pero, al igual que él, ella esperaba que un día él se diera cuenta.

Pero su amo era terco, pensando que ella solo lo seguía sintiendo lástima por su pobreza.

Así que a Rokumon no le quedaba más que esperar que algún día, Rinne se diera cuenta. A no ser que estuviera guardando la secreta ilusión de que su gato negro bajo contrato las hiciera de casamentero. Lo cual no le desagradaba del todo. Pero, ¿realmente tenía que ser tan denso?

Estaba decidido. Iba a mover cielo, mar, tierra y todo el mundo Shinigami, para que su amo se diera cuenta.

¡Eso o se cambiaría el nombre a Wasabi!


Fin.


PS. No me pregunten de donde salió esto, no puedo explicarlo x.x pero quería hacer algo ligerito y rápido. Había tenido un montón de ideas, pero ninguna realmente concreta. Así que ahora que se presentó la oportunidad, pues obviamente no la iba a dejar pasar xD!

Espero que les haya gustado, agradezco enormemente sus comentarios, ya que ellos me inspiran y me motivan para seguir escribiendo :3

Nos leemos pronto :D

Onmi.