Notas:

Este fic planeaba subirlo una vez lo tuviera completo, por lo que ya tenía realizado este capítulo desde tiempo atrás, pero en vista que es el día Spirk y que el trabajo me tuvo sumamente ocupada, estresada y neurótica, no pude actualizar mis otros fics, ni escribir nada para este día, por lo que decidí subirlo ahora, para no dejar ir este día tan importante para este fandom sin subir ninguna aportación.

No se preocupen por que deje abandonados mis fics, mi beta TomLiKauliz se encargara de darme chanclazos si eso ocurre, aunque si es posible que demore en actualizar.

Espero les guste este fic!

Portada hecha por: TomLiKauliz

—x—

Fishing

La Enterprise al mando del capitán Pike, acababa de localizar una nave accidentada en medio de un campo de asteroides, tras varios intentos de la teniente Uhura por comunicarse con la nave y que estos resultaran fallidos, se procedió a analizar la nave con los sensores biofísicos en busca de sobrevivientes. Después de algunos minutos los sensores detectaron los latidos de un corazón. ¡Había un sobreviviente del accidente!

El Capitán Pike tomó la decisión de que un pequeño grupo de exploración entre los que se encontraba su primer oficial Spock, bajaría a la nave para buscar al sobreviviente.

El grupo exploratorio no sabía que era lo que había provocado que la nave se accidentara, por lo que decidieron tomar precauciones y ponerse trajes de protección para evitar accidentes. Después de colocarse los trajes se energizaron a la nave.

Cuando arribaron a la nave, procedieron a analizar las condiciones de la misma, poco tardaron en encontrar el fallo que había provocado que ésta se accidentara: una descompostura en el sistema de oxigenación de la nave había provocado que la tripulación se asfixiara. Spock dedujo que probablemente la tripulación no se había percatado del desperfecto y lentamente habían caído incapacitados.

Ignorando a los cuerpos a los que ya no podían socorrer, la expedición prosiguió a buscar de donde provenían los latidos que los sensores biofísicos detectaban, mientras avanzaban por la nave, se dieron cuenta de la gran cantidad de jaulas con animales que habían corrido el mismo destino que la tripulación. La única conclusión lógica era que la nave pertenecía a contrabandistas, como se los hizo saber Spock a los demás miembros de la expedición.

Para evitar desperdiciar más tiempo en la nave, Spock decidió que era mejor que se separaran para abarcar una mayor cantidad de espacio de la nave en un corto tiempo. No sabían cuánto podría estar a flote en el estado en el que se encontraba y era mejor salir de ahí cuanto antes. Los demás aceptaron sus órdenes de que en una hora deberían reunirse en el puente de esa nave y comparar la información recaudada.

Spock tomó un corredor que había recibido la peor parte del accidente, el traje protector se pegaba completamente a su piel por lo que no tuvo dificultades al levantar varios trozos de metal y diversos objetos que le obstaculizaban el paso mientras avanzaba por el camino. Su agudo oído le permitió escuchar un sonido extraño que fue amortiguado por el rechinar de las maquinas que en un vano intento trataban de cumplir sus labores.

—¿Puede oírme? Venimos a ayudarlo —uso un tono lo suficientemente alto para que fuera escuchado sobre el sonido de las máquinas.

Un sonido sordo se escuchó en el corredor, sonaba como si alguien estuviera golpeando desesperadamente algo, ¿el sobreviviente podría estar atrapado?

Anduvo lo más rápido que podía en dirección de donde el ruido se oía, ahora podía apreciar con mayor detenimiento un sonido de golpes y también un tintineo metálico.

Al girar en una bifurcación se encontró frente a una puerta de la cual estaba un 98.9% seguro el ruido procedía, trató de abrir la puerta pero el tablero había sido gravemente dañado en el accidente por lo que era inútil de utilizar.

Después de analizar sus opciones, optó por usar su fuerza para arrastrar la puerta y lograr abrirla, fue un proceso lento pero al final lo consiguió. Dentro estaba completamente oscuro, la única iluminación en el lugar procedía de la puerta recién abierta. El sonido, que ahora deducía era un forcejeo había incrementado en cuanto abrió la puerta.

—¿Se encuentra bien? —Preguntó mientras intentaba encender las luces del lugar—. Es imperativo salir de la nave lo más pronto posible, ¿requiere de asistencia?

No hubo respuesta alguna y el intento por iluminar la habitación resultó un fracaso: los circuitos estaban quemados. Buscó en los reducidos bolsillos de su traje protector y encontró la pequeña linterna que traía consigo para emergencias de ese tipo, rápidamente accionó la linterna y comenzó a iluminar pobremente la habitación con ayuda del pequeño haz de luz.

En el fondo de la habitación, pudo observar lo que parecía una especie de contenedor grande de cristal, la altura del objeto posiblemente llegaba a su cintura. Dentro del contenedor pudo ver un bulto que forcejeaba. El vulcano se acercó al lugar de donde veía el movimiento para poder observar mejor qué era lo que estaba causándolo.

El bulto era en realidad, un hombre joven rubio que se encontraba sumergido hasta por debajo de los hombros en alguna especie de líquido dentro del contenedor. Iluminándolo mejor, pudo notar que esté estaba encadenado por el cuello a uno de los muros de la nave y que en sus muñecas habían grilletes que restringían el movimiento de sus manos. «Probablemente era un esclavo» pensó.

Ahora entendía que el sonido metálico que antes había escuchado provenía del intento del rubio de soltarse y que la razón de que esté no le respondiera se debía a que en la parte inferior de su rostro había una especie de respirador metálico, lo que también podía explicar el que aún siguiera vivo.

—Tranquilo, no le hare daño; trataré de soltarlo— controló su voz tratando de infundirle confianza al rubio.

El rubio solo alzó la mirada y lo miró fijamente. Por la forma en que lo miró, el vulcano se dio cuenta que el rubio no entendía lo que le estaba diciendo y no confiaba en lo más mínimo en él. Por lo que decidió tratar de no hacer movimientos bruscos que pudieran asustarlo.

Cuando Spock estaba a punto de iluminar mejor al hombre para ver las condiciones en las que se encontraba y como podría sacarlo de ahí, la nave dio una fuerte sacudida que provocó que Spock trastabillara y la linterna se soltara de sus dedos, perdiéndose entre los nuevos escombros que habían caído a causa de la sacudida. El vulcano estaba seguro que si hubiera sido humano en ese instante hubiera maldecido por ese fallo. Ahora otra vez estaba a ciegas en esa habitación.

La nave estaba acercándose a un punto crítico, su reloj interno le anunciaba que faltaban 20 minutos de la hora acordada para que la expedición regresara al puente de esa nave como lo habían acordado. Haciendo cálculos del estado de la nave con conjeturas del daño que el mismo había apreciado y sumándole la anterior sacudida consideraba que a la nave le quedaban minutos a flote. A tientas apretó el botón de su casco que fungía de comunicador y contactó con el teniente Riley que era él que tenía mayor rango en la expedición después de él.

—Teniente Riley, he encontrado al sobreviviente. Reúna a los demás miembros de la expedición lo más pronto posible y regresen al Enterprise, a la nave le quedan pocos minutos a flote.

—¿Y usted comandante? —preguntó el joven teniente mostrando preocupación en su voz

—Me será imposible reunirme con ustedes, debo ayudar a liberar al sobreviviente y es altamente probable que tarde en hacerlo, por lo que tendré que energizarme desde mi posición actual —contestó Spock con su usual tono carente de emociones—. Cuando arriben al Enterprise soliciten al doctor McCoy que vaya a la sala de teletrasportación, es probable que necesitemos de su asistencia.

—Entendido comandante Spock —respondió el teniente Ryley antes de colgar.

Una vez terminada la comunicación observó hacia donde recordaba estaba el contenedor.

—Necesito que se quede quieto, trataré de encontrar las cadenas para soltarlo —dijo en un tono suave, intentando que aunque el rubio no lo entendiera, fuera capaz de comprender que no quería hacerle daño.

Tanteó el aire buscando el borde del contenedor, una vez lo encontró se inclinó dentro del mismo, esa era la única forma en la que podía alcanzar al rubio. Con cuidado dirigió su mano a donde él suponía se encontraba la cadena que inmovilizaba al rubio, un momento después sus dedos rozaron el rostro del otro hombre. Sintió como el rubio se tensaba ante su toque, gentilmente bajo los dedos mientras tanteaba suavemente hasta que al fin dio con la cadena, la sujetó con fuerza con su mano derecha y sin dificultad tiró de ella. Poco después el sonido de algo desprendiéndose le indicó que había conseguido zafarla de donde sea que estuviera sujeta.

Agradeció el tener el traje protector puesto, ya que de otra manera lo que estaba por hacer sería sumamente vergonzoso para un vulcano. Introdujo las manos en el líquido que ahora percibía como viscoso y fue tocando el pecho del rubio hasta que pudo colocar sus manos debajo de sus axilas. Como había sospechado el hombre estaba desnudo.

Una vez que lo tuvo fuertemente sujeto por las axilas, lo cargó para ayudarlo a ponerse en pie dentro del contenedor, el rubio era más pesado de lo que había pensado pero no era algo que no pudiera manejar. Spock lo soltó para poder contactar al Enterprise, pero el rubio no logro sostenerse por si mismo y termino sujetándose de Spock como pudo «posiblemente tiene alguna herida en las piernas» razonó Spock.

Una sacudida fuerte en la nave provocó que el rubio se afianzara más a él, Spock dejo brevemente a su parte humana maldecir mentalmente, la nave estaba ya en su punto crítico. Paso el brazo izquierdo debajo de brazo del rubio y lo afianzó por la espalda, eso ayudaría a darle soporte al rubio y que él pudiera comunicarse con la nave. Apretando de nueva cuenta el botón del comunicador de su casco le pidió al señor Scott que los energizara inmediatamente. Ahora solo debían esperar a que el ingeniero introdujera las coordenadas de su localización.

Aunque el rubio había logrado pasar sus manos encadenadas por sobre la cabeza de spock para mejorar su agarre, era difícil para el vulcano mantenerlo sujeto con solo un brazo, por lo que fue imperativo el sujetarlo con ambos. Ahora parecía que le estuviera dando un gran abrazo.

La luz blanca de la energización los envolvió a los pocos segundos, fue solo en ese momento que pudo ver el color de los ojos del rubio…, estos eran sorprendentemente azules. Cuando terminó la energización ambos estaban en la sala de trasportes de la Enterprise y aún tenía al rubio en su extraño abrazo, posiblemente el doctor McCoy se burlaría de verlo manteniendo ese tipo de contacto físico con un extraño.

Un sonido de sorpresa fue producido por el personal de ingeniera y el equipo de exploración que estaba en la sala de transportes, eso atrajo la atención de Spock, ¿qué era lo que les había sorprendido tanto? ¿Qué estuviera sosteniendo al rubio?

El equipo médico que se había acercado hasta ellos en el momento que comenzaron a energizarse en la nave estaba petrificado mirándolos, incluso el doctor McCoy parecía haberse quedado sin habla.

Cuando trato de soltar al rubio para ver qué es lo que les había pasado a todos en la sala, esté se aferró más a él y lo miró aterrado. Un sonido de golpeteo comenzó a sonar en el recinto. Algo pesado golpeaba el suelo, Spock giró la cabeza buscando la fuente del ruido, fue en ese momento que se percató que todas las miradas ahora veían hacía la parte baja del rubio.

Spock solo había visto al rubio desde los hombros hacia arriba con ayuda de su linterna, por lo que al perderla no había podido verlo por completo, pero ahora que podía hacerlo, Spock se dio cuenta de por qué el hombre no podía sostenerse de pie y qué era lo que había sorprendido a todos.

Desde la cintura hacia abajo del rubio, en lugar de piernas una brillante cola dorada de lo que Spock podía asegurar era de un pez, hacia acto de presencia.

Frente a Spock había una criatura que los humanos consideraban un mito, una mera leyenda.

Leyenda que acababa de ser desmentida.

Entre sus brazos había una sirena o ¿quizás era mejor llamarlo tritón?

—x—

¡Hola a todos los que llegaron hasta aquí!

¡Es hora de celebrar los 50 años de star trek!

Es mi primer día Spirk en el que he aportado algo (apenas este año se engancho con el fandom), espero lo hallan disfrutado.

Adivinen quien fue a la premier de Beyond en su país? Sip, yo, aunque solo pude ver a Zoe a lo lejos x'D. Me gusto la película, pero siempre amare Into Darkness.

Dejen sus críticas, comentarios, chanclazos, etc..., siempre que veo sus comentarios me hacen el día.