Disclaimer: Akira Toriyama vive de referencias a Z en DBS, como DC lo hace en sus películas en cuanto a comics


Dragon Ball Super: The Trunkspoint Paradox


Un Solitario Guerrero Z


Cuando estalló la guerra, Krillin era sólo un niño. Sin familia, fue criado por una orden de monjes shaolín, la cual le dotó de todos los conocimientos posibles sobre sus costumbres. Los monjes, sabiendo de su inminente final ante la nueva etapa de oscuridad que se avecinaba, enviaron a Krillin a seguir su aprendizaje bajo la tutela de Muten Roshi. Pero para ello, primero debía encontrarlo.

Pasó dos años buscando al hombre más fuerte del mundo. Si lo buscaba en los pueblos, lo que escuchaba de los lugareños era:

Me parece que vive en las montañas;

si exploraba las colinas:

Creo que vive en el desierto;

si iba a las áridas arenas, los bandidos le dirían:

Ese hombre ya ha de estar muerto.

En fin. No había una respuesta concisa que pudiera revelar el paradero del anciano; o al menos, así fue hasta encontrar a Umigame, el Sr. Tortuga ¿Quién iba a imaginar que una tortuga la que le diría la ubicación del Kame-Sen'nin? Aunque, bueno, el título de "ermitaño tortuga" debería haberle dado una pista al niño sin nariz.

Al llegar con el venerable anciano a su isla, y darle una ofrenda (entiéndase como una revista de "edición limitada" que los mismos monjes le habían dado antes de partir), Roshi decidió convertirse en su maestro, y enseñarle a explotar todo el poder que de su interior podía surgir. El joven monje shaolín pronto vio sus habilidades aumentadas, debido a los rigurosos entrenamientos, por más extraños que a veces resultasen.

En un par de años más, ya resultaba ser casi tan fuerte como su maestro lo había sido en su juventud.

Fue en esa época de su vida, sintiéndose satisfecho con lo que estaba logrando, que las fuerzas de la Patrulla Roja decidieron que la existencia del Maestro Roshi era una potencial amenaza para sus planes.

Una cruenta batalla se desató entre el ejército de miles y el ejército de un sólo hombre. Al final, la avanzada edad del anciano lo extenuó, pero no cedería. No mientras aún hubiera esperanza, no mientras aún Krillin estuviera con vida.

Le ordenó al muchacho que se alejara de aquel campo de batalla, la responsabilidad de salvar al mundo recaía sobre sus hombros ahora. Siempre tuvo presente que algo así ocurriría, pero esperaba haber preparado a su discípulo lo suficiente como para poder enfrentar a estas fuerzas del mal.

Un último "Kame Hame Ha", antes de que la vida del venerable llegara a su final.


Años después de aquella tragedia, Krillin –ahora bajo el seudónimo de "Guerrero Z" por el que el pueblo lo identificaba– se enfrentaba a la tiranía de la Mariscal Mai y su Patrulla Roja. Tal era su oposición al régimen, que se habían puesto en práctica mil y un formas de deshacerse de él; ninguna efectiva, por supuesto.

Hasta éste punto, la perseverancia del Guerrero Z había inspirado a otros a luchar, dispersos por el mundo, organizándose en pequeños grupos de rebeldes. Fue así cómo, ayudado por estos, conoció a la que se convertiría en su consorte: Lázuli, una bella mujer rubia de penetrantes ojos azules. Con ella tendría después una pequeña a la que llamarían Marron. Pero justo cuando estos dos luceros brillaban en su vida, el enemigo atacó con fuerza a éste, su talón de Aquiles.

Dos demonios con forma humana arrebataron la vida de su amada esposa, sin que él pudiera hacer algo para evitarlo. Estos demonios, Androides creados por el Dr. Maki de la Patrulla Roja, se convertirían en sus más acérrimos contendientes: Diecisiete, un antiguo bandido convertido en miembro de la resistencia, el cual luego fue capturado y vuelto contra sus camaradas; y Dieciocho, quién en su vida anterior había sido un monje budista, y discípulo del ex compañero de su maestro, el Maestro Tsuru. Juntos, formaban una fuerza a la que Krillin apenas podía enfrentar.

Temiendo por la vida de su pequeña hija, decidió enviarla con el hermano de Lázuli, Lapis; quién se encargaría de ella por el guerrero.

Nuevamente, era un guerrero solitario en esta añosa cruzada. Los humanos ordinarios no podrían ayudarle contra semejantes enemigos, y los vestigios de la edad ya comenzaban a mostrar sus signos con cada día que pasaba.

Aún era la esperanza de un mundo libre, y el hombre más fuerte de la Tierra, pero al perder su brazo derecho en una de las tantas batallas contra los Androides, se dio cuenta de que otra opción debía hallarse para traer de vuelta la paz, y salir del yugo bajo el que los más desafortunados estaban. Fue entonces que decidió solicitar la ayuda de la sobreviviente de la masacre Brief: Bulma Brief.

A pesar de mostrarse reacia a colaborar con la resistencia por su tortuoso pasado, Krillin logró hacer entrar en razón a la mujer mayor cuando un nuevo aliado arribó a la Tierra para unir esfuerzos con los gobernantes del planeta.

Venían de más allá de los cielos, pero no eran ángeles. Eran demonios con cola con un poder abominable, que pondría en jaque a la resistencia rebelde al aliarse con la Patrulla Roja: los Saiyajin.


FIN


Próximo Capítulo: Choque de Mundos


Ahora todos dependemos de Krillin... Ya valimos vergueta.


Berserker, Fuera...