Extra, extra. Lolaarlo está de vuelta y no con un fic de Sherlock, sino con el de su nuevo fandom, Yuri on Ice. Hacía mucho que no me planteaba subir algo, pero ha sido ver este anime y las ideas volar en mi cabeza. Siento haber desaparecido tanto tiempo. Estuve de paranda, na, estuve escribiendo cosas mías y con muchas otras cosas. Acabé mi primera historia personal LGBT y actualmente estoy corrigiéndola. Bueno, vamos al fic. Aviso, contiene spoilers del episodio 7. En este fic, Yuri le pregunta a Victor por el beso que se han dado en el campeonato de China y Victor reacciona a ese comentario de manera que ni Yuri se lo espera. ¿Qué pasará?

Lovers or Friends?

Yuri estaba pensativo, el beso le había pillado de sorpresa. Sabía lo que él sentía por Victor, pero, ¿qué sentía Victor? ¿Había sido solo un beso de alegría o un beso sin querer? Quería saber la verdad, que Victor se la contara y le hiciera sacar las dudas que tenía de una vez por todas.

Estaban en el hotel donde les habían alojado para la competición y Yuri quiso que Victor durmiera con él como hacía desde que le había empezado a entrenar y lo hizo; pero no de la forma que Yuri hubiera deseado. Ya que nada más meterse en cama, su entrenador se quedó dormido y sus ganas de hablar fueron calladas con los ruidos que Victor hacía al dormir. Se puso de morros e intentó dormir lo que pudo. Como la cabeza le seguía dando vueltas, no consiguió pegar mucho ojo.

A la mañana siguiente, antes de dejar el hotel y volver a casa a entrenar durante la semana que tenían entre el campeonato en China y el de Rusia, Yuri quería aclararlo todo, quería saber la verdad, quería saber qué es lo que le había impulsado a Victor para que le besara. Estaban desayunando tranquilamente en el buffet del hotel cuando Yuri no pudo más y lo preguntó.

— ¿Por qué me besaste después de mi actuación el otro día? No paro de darle vueltas y no me deja dormir ni comer ni nada. Necesito respuestas.

— ¿Qué quieres que te diga? Porque yo pensaba que había quedado todo claro con el beso — Victor le guiñó un ojo y siguió desayunando como si todo lo que estaba pasando fuese normal — come algo o te dará el hambre en pleno vuelo. Como entrenador tuyo te ordeno que comas.

Yuri le hizo caso y se cogió algo de fruta y un café para aguantar hasta llegar a casa. Se sentía aún más pensativo desde que Victor le había respondido. ¿De verdad sentía lo mismo que él sentía hacía Victor? Eso parecía. Algo dentro de él le hizo dar un triple salto mental y se sintió feliz. No quería que él notara su felicidad, quería que él siguiera pensando que aún estaba preocupado; así que fingió su cara, solo mientras estaba delante de él. Una vez que acabaron de desayunar y cada uno se fue a su habitación a acabar de hacer las maletas, Yuri dio saltos de alegría por toda la habitación mientras escuchaba su canción favorita. Alguien le interrumpió llamando a la puerta, éste abrió animado y vio a Victor con un jersey blanco con flores de cerezo, no entendía muy bien porque motivo se había cambiado de ropa, aunque debía admitir que le quedaba mejor que la chaqueta que había llevado en el desayuno. Tan bien le quedaba al ruso ese jersey, que Yuri se tuvo que morder el labio para contener sus ganas de besarlo. Sus ganas de hacerle suyo en ese momento.

— ¿Puedo pasar un momento? Antes no dije todo lo que quería haber dicho — aquello descolocó a Yuri de tal manera que se quedó sin palabras, cuando reaccionó, le dejó pasar — antes te dije que con el beso todo había quedado claro, pero creo que por tu cara, seguías pensando que te besé sin querer. Si lo hubiera hecho sin querer, no hubiera corrido hacía ti ni hubiera hecho que nos cayésemos al hielo.

Sin saber cómo, Yuri estaba acorralado en una esquina de la que había sido su habitación durante los días del campeonato en China. Se sintió algo cohibido y con la respiración acelerada, además de que su corazón le latía más que nunca. Tenía a Victor Nikiforov para él solo y no sabía qué hacer. Así que se quedó allí mirando al ruso, a ver qué es lo que éste hacía. Notó como la cara de Victor se acercaba a la suya y sus mejillas se tintaron de un rosa carmesí, estaba sonrojado por lo que pudiese pasar. Cuando notó los labios de su entrenador otra vez con los suyos, supo la verdad. Mientras Victor le besaba, éste le abrazó y dejó que el beso se prolongara en el tiempo, no tenía prisa en acabarlo, no quería desprenderse rápidamente de Victor. Quería quedarse allí y en esa posición para siempre; pero sabía que eso no podía ser. Una vez que el beso acabó, ambos sonrieron.

— Te quiero, pero esto debe ser nuestro secreto, nadie debe saber que sentimos el uno hacia el otro, debemos ser profesionales, para eso soy tu entrenador. Desde que te vi competir contra mí, había sentido algo y cuando te dije que si querías sacarte una foto conmigo y me rechazaste, me sentí algo dolido por dentro, aunque por fuera no lo mostrara. Debía ser natural y no aparentar debilidad hacia el resto. Desde que estoy contigo, no hago más que pensar en ti, no hago más que querer estar contigo, una de las razones por las que duermo contigo, es para poder estar contigo cerca mientras sueño contigo — aquellas declaraciones dejaron sin palabras y en un estado de alucinación a Yuri, quien debía decir algo sobre aquello que Victor le había dicho — además, cuando vi tu vídeo imitando una de mis coreografías, me sentí alagado y a la vez con ganas de recorrer el mundo para buscarte, cosa que hice, necesitaba estar cerca de ti, necesitaba estar a tu lado y hacerte un campeón, devolverte la confianza en ti y así vieras el mundo con otro otros de nuevo.

— Nunca pensé que sintieras eso por mí. Nunca pensé que el patinador que me había hecho quererme dedicarme a esto de manera profesional fuese a sentir algo por mí. Me siento alagado, me siento privilegiado y, ¿qué siento yo? Pues bien, yo siempre te he admirado, siempre te he tenido en un pedestal. Cuando me dijeron que estabas en el balneario de mi familia, no me lo creía y cuando te vi allí desnudo, no supe que decir. Me dejaste sin palabras y también me dejaste sin palabras cuando dijiste que querías ser mi entrenador. A parte de idolatrarte como lo hago, siempre sentí por ti algo más que idolatración, sentí que me gustabas, pero de ese tipo de amor imposible. Ahora que veo, ese amor imposible no lo es. Ese amor imposible es real, tanto que me asusta. Si hay que mantenerlo en secreto, se mantendrá, me costará al principio, pero lo haré. Todo sea por nosotros, por estar bien y juntos — respondió Yuri abrazando a Victor y tirándolo a la cama; donde le besó mientras disfrutaba de los preciosos ojos del ruso.

Ambos se sentían genial, ambos sabían que lo que sentían el uno por el otro era bueno. Ambos sabían también, que el llevarla en secreto haría que se afianzara más la relación. Así que sonrieron después de besarse y antes de despedirse para verse más tarde en el lobby del hotel, Yuri le pidió a Victor que aunque ahora eran pareja, al finalizar el entrenamiento, le cobrara, no quería que todo el tiempo que el ruso había invertido en él, no fuese recompensado. Nikiforov le respondió con un, me lo pensaré y eso hizo que Yuri sonriera animado, y diera saltos por la habitación. No quería sentir que había utilizado a Victor para ganar apartándole de las competiciones solo porque sentía algo por él, no era de esa clase de personas. No era Yurio ni mucho menos.

Le quitó el jersey a Victor y éste le quitó de forma cuidadosa las gafas a Yuri mientras sus labios no paraban de besarse. Esa sensación para ambos era mágica, era una sensación única. Se quedaron en la cama abrazados durante un buen rato, Yuri estaba encima de Victor y podía escuchar los latidos de su corazón, mientras que Victor tocaba el pelo del japonés. Esa forma de estar, allí solos sin nadie que les molestara la querían tener para siempre. Aunque a partir de ahora deberían de tener cuidado para que nadie descubriese la verdad, para que nadie supiese que ambos estaban juntos. Iba a ser difícil; pero lo conseguirían.

Pues hasta aquí mi primer fic de YOI (Yuri on Ice). Espero que haya sido de vuestro agrado, que disfrutarais de él, que espero que este fic sea el principio de mi vuelta, no una vuelta al 100%, pero si una en la que publique de vez en cuando. Espero vuestras críticas constructivas sobre el fic, que al ser el primero sobre YOI, sé que puedo mejorar. Os aviso, aunque lo había avisado en mi página de Facebook (FairyCoslay) que en 2017 subiré una tercera parte de El Diario de John, el Johnlock del que más orgullosa estoy.

FB: FairyCosplay

Twitter: Vueltasdelamor

Wordpress: elrincondelarelop