Los personajes de Naruto le pertenecen a Kishimoto.

Genero: Drama/Aventura/Romance.

Categoria: M

Advertencias: Este finc puede contener escenas violentas, explicito contenido sexual y palabras soeces.


¿Por qué? ¿Por qué eso le pasaba a ella?

Quiso salvarla, quiso que ella pudiese vivir más, ¡Estaba dispuesta a dar su vida por ello!... pero al parecer, nada había sido suficiente. La había perdido para siempre, jamás volvería a verla y todo por su debilidad.

Ella no merecía eso. No merecía irse de esa forma y mucho menos merecía morir tan pronto. Ella merecía más. Merecía una muerte tranquila después de años y años, merecía morir vieja y feliz.

Hanabi no merecía morir por tan poca cosa como lo era ella. No merecía morir protegiendo a su estúpida e inservible hermana mayor… ¿Qué acaso no tenía que ser al revés?

–¡HANABI! –grito con desesperación, esperando a que la escuchase y esperando que abriera sus ojos platinos para después le hiciera una mueca de enojo mientras le decía que se callara; que la dejará dormir cinco minutos más.

Zarandeo una y otra vez el cuerpo de su hermana. Le gritó desgarradoramente que se despertara. La abrazo con fuerza sobrehumana, sin querer dejarla ir.

A su alrededor estaban sus compañeros de misión, quien miraban con absoluta tristeza la escena.

Sakura se acercó lentamente hasta donde Hinata estaba hincada, abrazando el cuerpo sin vida de su hermana pequeña. –Hinata, estas muy débil y no es nada bueno que estés en estas condiciones. Podrá hacerte mal. –dijo con voz temblorosa, sintiendo como el nudo en su garganta la lastimaba.

Hinata hizo caso omiso a las palabras de la peli rosa y siguió sumida en su llanto mientras acariciaba los castaños cabellos de Hanabi.

Shikamaru tomó aire por sus fosas nasales y miro a Sakura con las cejas bajas. –¿Cómo esta Naruto? – pregunto en un susurro mientras Sakura no dejaba de ver a Hinata.

–El estará bien. Sanara rápido gracias Kurama, pero quien me preocupa ahora es Hinata. Esta herida y pierde sangre con rapidez, si no hago algo rápido ella se encontrará en estado crítico. – frunció los labios sintiendo impotencia. Se supone que ella pudo haber salvado a Hanabi, ella era medic-ninja. Trató de salvarla, quiso darle todo su chakra pero nada funcionó. Murió pocos minutos después del fuerte impacto que recibió de Toneri. Lo peor de todo, es que ahora ese peli blanco había escapado de la Luna.

–No me quedará de otra que controlarla con mi Jutsu de sombras. Se que esta mal pero es necesario. – contestó Shikamaru después de haberlo pensado un poco. –¿Podrás curarla así?

La peli rosa asintió. –Si. La curare y después la dormiré para irnos directo a Konoha. – aviso a lo que Shikamaru asintió. El chico de coleta hiso un par de sellos para que después sus sombras atraparan a Hinata, dejándola inmóvil.

Aun que esta ahora estuviera inmóvil, eso no hacia que las lagrimas dejaran de fluir o de que su mirada ya no fuese la de siempre. La amable y amorosa que le daba a todos sus seres queridos.

Un escalofrió recorrió su espalda.

"–Tienes que quedarte conmigo Hinata. Ahora tu hogar es aquí, juntos renaceremos el clan Otsutsuki y será mucho mejor que antes. Juntos haremos de un nuevo mundo en donde reinara la paz solamente. – exclamó Toneri con excitación ante su brillante idea. –¡Seremos tu hermana, tu y yo! ¡Seremos una gran familia!

Hinata frunció las cejas. –¿Por qué de esta manera? ¿Por qué destruir el mundo que Hamura y Hagoromo crearon? –su mirada se tornó decidida. –No lo permitiré.

Al escuchar eso, el peli blanco frunció las cejas y miro con furia a los chicos de Konoha. – Entonces, ¡Todos morirán! –grito con furia, creando una gran bola de chakra en su mano, dispuesto a ir contra Hinata.

Hinata se puso en posición mientras a su lado Naruto se mostraba atento y decidido a atacar cualquier cosa que fuera un peligro para Hinata o para alguno de ellos. Nadie estaba dispuesto a morir pero…

–¡Hinata-neesan!

El corazón de Hinata dejo de latir cuando observó con terror como su hermana se interponía entre ella y Toneri, recibiendo de lleno el golpe que iba dirigido para ella misma.

–¡NO! –"

Sakura respiro hondo y seco unas cuantas gotas de sudor que corrían por su frente. –Esta estable. –comunicó a Shikamaru quien hizo una seña a Sai para que se acercara.

Después de dialogar un poco con el chico pálido, este saco un pergamino en blanco e invocó a unas águilas gigantes. –¿Cómo llevaremos el cuerpo de Hanabi-san? –pregunto quedó, sin ganas de preguntar cosas absurdas sobre sus libros de relaciones humanas. Sin interés de preguntar el por que Hinata había reaccionado de esa manera pues, el sabía lo que era perder a un hermano.

–Supongo que deberíamos sellarla en un pergamino. –propuso Shikamaru vagamente mientras se acercaba a la Hyuga menor. A pesar de que Hinata estaba dormida, su respiración era agitada y al parecer no quería soltar por nada del mundo el agarre que mantenía con su hermana.

–Sólo déjenme revisar a Naruto. –pido Sakura a Shikamaru quien asintió. Sakura asintió de vuelta y se acercó a él cuerpo inconsciente de Naruto, el cual se hallaba tendido en el frío suelo.

"Un dolor insoportable se plantó en su pecho al ver como Hinata lloraba desconsoladamente mientras trataba sin éxito alguno parar la hemorragia que Toneri le había provocado a la pequeña Hanabi.

–¡Maldito desgraciado! –rugió furioso, mirando con instintos asesinos al peli blanco.

Toneri trago saliva y miro fijamente a Naruto. –Hinata tuvo la culpa, ella no aceptó ser mi esposa ¡Ella ocasionó esto!

–¡CÁLLATE! –grito fuertemente para después lanzarse contra el. Batallaron durante unos quince minutos. Naruto uso toda sus fuerzas, estaba cegado por la ira y el odio. Querría arrancarle cada pedazo de piel, quería sacarle los ojos, quería ver sangre y por primera vez en su vida ese deseo de sangre no lo provocaba Kurama. Esta vez era el mismo quien deseaba ver el color carmesí manchando sus manos. Pero, a pesar debe todo su odio y coraje no pudo salir victorioso.

Toneri escapó cobardemente, prometiendo algo que Hinata alcanzó a escuchar.

–Volveré Hinata, tu eres la única que puede renacer el Clan Otsutsuki y no me echaré para atrás ante la voluntad de mis ante pasados ¡Lo juro! –río con locura. –Nos vemos en un año. "

–Me alegra que estés mejor Naruto. Hinata te necesita. – le susurró cuando observó que el Uzumaki fruncía sus cejas entre el sueño.

.


.

Kakashi bajo la cabeza y se levantó de su asiento para ver con pena a Sakura, Shikamaru y Sai. –Hyuga Hanabi muerta. –Musito apretando los puños. –Era una niña solamente.

–Real mente es una pena. – contestó Shikamaru mientras recordaba como Hinata lloraba desgarradoramente junto al cuerpo de Hanabi. Ya iban dos veces que miraba así a Hinata. Primero con Neji y ahora con Hanabi. De verdad que le desagradaba mucho verla así pues consideraba a la Hyuga una muy buena compañera y amiga. Para el, Hinata Hyuga era la mujer menos problemática de todo el mundo entero. Se dio cuenta de muchas cosas sobre ella cuando empezó a compartir tiempo con Mirai. Era una muy buena chica y dolía verla en ese estado.

–Toneri esta suelto. – dijo Kakashi mientras sostenía con sus manos el informe de la misión. –Es sólo cuestión de tiempo para que ataque de nuevo.

–De hecho el dijo que volvería por Hinata en un año. –informó Sakura.

–¿Pudo quitarle los ojos a Hanabi?

–Llegamos antes de que eso pasará. –dijo Sai a lo que el Hokage asintió pensativo.

–El vendrá antes. –afirmó a lo que los chicos lo miraron con duda. –Necesita otro par de ojos de la rama principal. Seguro vendrá aquí antes del año y puede ser que su víctima sea Hiashi o el padre de este.

–Tiene razón. Sin el Byakugan el no podrá despertar el Tenseigan. –Musito Shikamaru con aire pensativo.

–Creo que debemos hablar con del clan Hyuga sobre esto pero me temo que no es para nada un momento apropiado. Esperemos una semana para hablar con el patriarca.

Todos asintieron de acuerdo al mandato de su Hokage

–¿Cómo esta Naruto? –pregunto cambiando de tema.

–El esta mucho mejor. Sólo necesita recuperar energías, por eso aún no despierta. Seguro mañana estará despierto. –contestó Sakura. –Creo que necesitaremos vigilar a Naruto. Es capaz de irse sólo ha buscar a Toneri por lo que le hizo a Hanabi.

–Y… –El pelo plata titubeo un par de segundos. –¿Cómo esta Hinata?

La mirada de los tres chicos se tornó triste y sombría.

–Esta estable y no corre ningún tipo de riesgo. Pudimos actuar a tiempo antes de que algo más grave le pasará.

Kakashi negó. –No habló de su salud física.

De inmediato entendieron a lo que se refería su Hokage. El quería saber como había tomado lo de la muerte de su pequeña hermana.

–¿Cómo quiere que este? Acaba de perder a su hermana. –contestó Sai, impresionado a los presentes por la seriedad que había tomado al decir eso. Sai bajo la mirada y apretó sus puños. –También perdí a mi hermano. Se lo que Hinata-san esta pasando en estos momentos. Puede que yo no sienta igual que ustedes o que no comprenda nada de los sentimientos pero, se muy bien que se siente el dolor de perder a un ser amado.

–Sai. –susurro Sakura con tristeza.

–Yo también perdí a dos seres queridos Hokage-sama y usted también perdio a personas importantes. –habló Shikamaru dirigiéndose al peli blanco que lo miro sin entender. –Me imagino el dolor de Hinata y también el de el clan Hyuga así que por favor, deje que me haga cargo sobre la investigación de Toneri Otsutsuki.

–¿Quieres la misión? –pregunto Kakashi queriendo que el Nara estuviese completamente seguro de su decisión. De verdad quería que lo estuviera pues Shikamaru seria de gran ayuda.

Shikamaru asintió firmemente.—Quiero liderarla y formar yo mismo un equipo de Anbus.

Kakashi suspiro y dedujo que el chico de coleta hacia todo aquello debido al dolor que le había causado la muerte de su padre y la de Asuma. Shikamaru comprendía el dolor de Hinata y el mismo también lo hacia. Recordó vagamente la sonrisa de Obito, los sonrojos de Rin y el rostro de su padre. Sabia que Hinata quería venganza. Por muy buena persona que fuera, nadie se salva de las garras de la oscuridad y de la venganza.—¿Lo haces por la aldea o lo haces por ti?—cuestiono el Hatake con seriedad.

El pelinegro cerro los ojos y decidió ser lo mas sincero posible.—Lo hago por Hinata y por Hanabi.

Kakashi asintió satisfecho por la respuesta de el genio Nara.

.


.

"Miro con miedo y mucha angustia la respiración de Hanabi, la cual se tornaba cada vez mas inexistente.

—No me dejes Hanabi.—pidió en un susurro quebrado, apretando con fuerza y con todo su amor a su pequeña hermana.

Sakura quien estaba a su lado tratando de parar la hemorragia, solo sintió como su corazón daba un vuelco. Ella no tenia hermanos, pero lo mas cercano que tenia a esa relación de fraternidad era con Naruto y con Ino. Así que tal vez si un día perdía a alguno de los dos sabría el dolor que era perder a un hermano, aun que dudaba mucho que fuera igual de intenso que el dolor de hermanos de sangre.

Se impacto cuando de repente miro que la pequeña mano temblorosa de Hanabi se elevaba directo hacia el rostro de Hinata quien mantenia los ojos cerrados sin que estos pararan de sacar lagrimas.

—Hinata-neesan.—susurro débilmente, haciendo que los ojos de Hinata se abrieran con rapidez.

—Hanabi...— pronuncio mientras una sonrisa temblorosa se instalaba en su rostro.—Vas a estar bien, Sakura-san te curara y estarás bien.— aun que eso había sonado mas para convencer a Hanabi, era mas bien para convérsese a si misma.

Hanabi sonrió sutilmente y miro a Hinata con los ojos brillosos para después negar lentamente.—Gracias por ser mi oneesan.—susurro mientras las cristalinas lagrimas bajaban por sus pómulos hasta caer al suelo.

—Ha-hanabi... estarás bien.—le reitero sintiendo como el mundo se le venia encima.

—Esto no es un rasguño como los que me hacia cuando corría hacia ti y me caía neesan. —la pequeña bajo la mirada hacia su abdomen para mirar el gran hueco que había quedado en el. Hinata solo cerro los ojos y tomo con fuerza la mano de Hanabi.—Esto no se aliviara con pomadas ni con tus cuidados... tampoco con el chakra de Haruno-san. Sin ofender.

Sakura solo negó sonriendo temblorosamente.

—¿Por qué lo hiciste? ¡¿Por que?!— grito Hinata ahora con furia.

—¿No es lo que hubieses hecho tu?— Hanabi sonrío dulcemente y apretó el agarre de sus manos entrelazadas.

Hinata quedo muda ante eso. Solo sollozo mas fuerte y bajo la mirada.—No tenias por que...

—Pero yo quise... si-siempre quise salvarte de algo neesan.— cerro los ojos y soltó lagrimas, todas las que no había soltado en todos esos años.—Suena muy egoísta, lo se. Tu siempre me salvabas de todo neesan. Dejabas que te ganara en las peleas que mi padre nos obligaba a hacer, todo por no lastimarme y eso te costo el desprecio de mi padre y del clan... y todo por protegerme.— susurro con dolor y lagrimas mojando todo su rostro.

—Hanabi...— musito la oji perla. Jamás pensó que sus intenciones habían sido tan obvias.

—Estoy orgullosa de mi misma Hinata-neesan. Por primera vez en toda mi vida, estoy orgullosa de mi misma.— sonrió y miro a su hermana con amor.—Te salve Hinata-neesan. Salve a mi heroína.

Observo como Hinata solo lloro mas fuerte y con mucho dolor.

—Y no te sientas culpable si no pudiste salvarme esta vez, ya lo hiciste muchas veces.— sonrió dulcemente pero es sonrisa no duro mucho pues se volvió en una mueca de dolor para pasar a toser sangre fuertemente.

—¡Sakura!— grito desesperada al ver como Hanabi se retorcía de dolor.

Sakura se mordió los labios con fuerza y se puso cabizbaja, sin tener la fuerza para sostenerle la mirada a Hinata. Nego con la cabeza débilmente.—Lo siento...— susurro quebradamente, sintiendo como las lagrimas se agolpaban en sus ojos jade.

—Te dije que esto no tiene reparo Hinata.— dijo Hanabi con la voz ronca.—No hay nada ma-mas que ha-hacer...

—No me dejes Hanabi.—pidió nuevamente la Hyuga, mirando con suplica a su hermana.

—¿Sabes lo bueno de es-esto? Podre conocer a okaasan.— sonrió con dulzura y con mucha dificultad se acostó sobre el regazo de su hermana, quien la ayudo a acomodarse.—Se fuerte Hinata. Deja de dudar y de tener miedo, por favor lucha y jamás te rindas. —pidió en un susurro, sintiendo que todas sus fuerzas se hacían nulas.—Te amo neesan...—dijo en un sollozo.

—Ta-también te amo Hanabi-chan.— susurro pegando su frente contra la de su hermana.

Hanabi sonrió ampliamente, y cerro sus ojos con cansancio. Estaba feliz, estaba completamente feliz por haber salvado a su hermana mayor. —Gracias...— susurro con su ultimo aliento para después sumirse en el eterno sueño.

Hinata miro aterrada a su hermana cuando escucho que su respiración se había vuelto nula.—¿Hanabi?—susurro con temor e inseguridad.—Ha-hanabi-chan...—empezó a alterarse al ver que su hermana no contestaba.—¡HANABI!


—¡Hanabi!— grito alterada, levantándose de golpe sobre lo que parecía ser una camilla de hospital.

Rápidamente los recuerdos se agolparon en su mente. De inmediato recordó por que estaba ahí y recordó lo que había pasado en la luna. Se llevo una mano a los labios, tratando de retener los sollozos.

Su hermanita estaba muerta. Jamás volvería a verla.

—Y todo por mi cu-culpa.— musito tallando su rostro y sintiendo como las lagrimas mojaban sus manos. De repente soltó un agudo sollozo de dolor.

Grito todo lo que sus pulmones y gargantas le permitían. Grito tanto que en pocos minutos habían llegado enfermeras a la habitación. Se volvió tan histerica que hasta había golpeado a unas cuantas, en un intento fallido de escapar de ahí.

¿Escapar? ¿Para que?

—¡Tranquilícese por favor!—pedian entre gritos las enfermeras, tratando de inyectarle un liquido verde en el brazo.

Debía escapar... debía salir de ahí.

Sus pensamientos fueron interrumpidos al sentir una oleada de dolor en su cabeza. Ese dolor fue corriendo hacia sus ojos. Grito con mas fuerza, pero ahora con dolor.

Sostuvo su cabeza y cayo al suelo sin dejar de sostenerla. Se retorció de dolor mientras miraba con visión borrosa como las enfermeras corrían hacia ella para ayudarla.

Debía salir de ahí. Debía irse YA.

¿Para que?

—¡Sus ojos!— apunto impactada una enfermera.—¡Llamen a Tsunade-sama!

—¡¿Por que están cambiando de color?! ¡¿Es alguna especie de Jutsu del Byakugan?!

—¡Llamen a Tsunade-sama ya!

—¡Aléjense de ella! ¡Puede ser peligroso!

Hinata en el suelo gritaba de dolor mientras se sostenía los ojos. ¿Qué le estaba pasando? ¿Por que dolía tanto?

Tenia que salir de ahí, tenia que irse de ahí.

—Sus ojos... son azules...— musito una enfermera con confusión mientras veía sus compañeras tratando de calmarla.

De repente los gritos de Hinata cesaron y sus movimientos bruscos también, haciendo que una tensión se instalara en el aire de la habitación. Las enfermeras retrocedieron asustadas de lo que podía pasar.

Todas soltaron una exclamación cuando Hinata abrio los ojos de golpe.

Hinata se sentia... diferente. El dolor había cesado pero sus ojos se sentían muy diferentes. Pero... nada mas estaba en su mente que una sola cosa.

—Debo matar a Toneri.—susurro sintiendo como las lagrimas bajaban por sus pómulos. Sus ojos ahora azules estaban llenos de lagrimas.

.


.

—¿Donde esta Hinata?—pregunto con la voz ronca y ojos somnolientos.

Sakura se sobre salto sobre su lugar y volteo rápidamente a ver a Naruto con una libreta en manos.—Naruto, pensé que despertarías hasta mañana.

Naruto suspiro y se sentó en la cama, sintiendo sus músculos dormidos y su mirada borrosa.—¿Dónde esta Hinata y cuanto tiempo he estado inconsciente?—pregunto nuevamente y conciso.

—Ella esta bien, aun duerme pero esta mucho mejor. — miro el monitor cardiaco para después apuntar algo en su porta papeles.—Solo ha pasado un día.

Naruto asintio y bajo la mirada.—¿Hanabi?

Sakura lo miro impactada unos momentos antes de bajar la vista con tristeza.—No, no pude sa-salvarla.— susurro temblorosamente.

Naruto apretó los puños y bajo la mirada.—Maldito hijo de puta.

Sakura soltó un sollozo, llamando la atención del rubio.—Hubieses visto como se puso Hinata... estaba vuelta una loca. Tuve que dormirla para que soltara el cuerpo de Hanabi. Fue tan doloroso verla así...— musito cubriendo su rostro con ambas manos.

—Hinata...— apretó los puños y frunció el entre cejo.

Pasaron unos segundos así, sumidos en un silencio triste y doloroso. Para cuando Naruto quiso preguntarle donde estaba el cuarto de Hinata, una enfermera entro abruptamente por la puerta de la habitación, interrumpiendo al Uzumaki.

—¡Kazumi!— exclamo con sorpresa la peli rosa al verla entrar de esa manera a la habitación de un paciente.

—¡Lo siento mucho Sakura-san pero, tiene que venir a ver esto!— exclamo con respiración agitada y con evidente miedo.—Hyuga-san se puso loca y para colmo sus ojos...—

—¡Hinata!— grito Naruto saltando de la cama para después salir de la habitación corriendo.

—¡Espera Naruto!— grito Sakura con preocupación para después seguirlo por los pasillos del hospital.

Ninguno de los dos sabían con lo que se encontrarían una vez que miraran a Hinata.


Continuara... (?)

Notas del autor: Si lo se, ¿nueva historia? ¿siendo que tienes cuatro mas en progreso? Otsea, ¿que le pasa a esta tipa? ;-; ¡se que piensan eso! No lo nieguen T.T pero para que entiendan mi gran problema, les explicare. Cuando a esta chica se le mete una nueva idea para una historia, no puede concentrarse en las que ya tiene. Ocasionando que sus capítulos sean feos y sin inspiración. Así que, tuve que hacer esto T-T

Esta historia se me ocurrió cuando estaba mirando por milésima vez la película de The last. Y pues, me pregunte a mi misma: ¿Qué hubiese pasado si Hanabi no hubiera sobrevivido?

De ahí este loco comienzo de historia.

Pienso hacerla algo larga, no se, ¿15 o 20 capítulos? Aun no tengo una idea. Solo espero que sea aceptada por los lectores *u*

Quien sea seguidor (a) de Mi Guardiana, Futbol, El hilo rojo de Hinata o Una historia diferente, solo deben saber que cada nuevo capitulo esta en proceso y que no desesperen.

En fin, espero que les haya gustado y que me dejen sus comentarios.

¡Nos leemos!