Summary: Ninguno de los personajes que aparece es esta historia me pertenece; la autora original, es y seguirá siendo J K Rowling.


Cuando me despierto:

Lo primero que hago por las mañanas, es procurar despertarme antes que tú, antes que nadie en la habitación. Luego, descorro la cortina de tu cama, y te observo mientras duermes. No sé porque lo hago, creo que me tranquiliza escuchar tu respiración calmada, ver tu cara relajada y las sombras chinescas que hacen las pestañas sobre tu piel pálida.

Lo primero que hago por las mañanas, es verte dormir, como atontado, con los pies descalzos y fríos contra el suelo de ladrillos de la habitación. Luego, cuando la hora es la apropiada, te despierto zarandeándote suavemente, hasta que tus ojos grises se abren de par en par, como asustados, y se cruzan con los míos. Lo primero que haces por la mañana, al despertarte es... bueno, es gruñir – tienes un humor de perros cuando te levantas. A continuación, ambos nos vestimos, bajamos al Gran Comedor, y desayunas conmigo. Siempre lo mismo desde quinto año, una taza de café con huevos revueltos. Luego vamos a clase, también juntos, y pasamos nuestro tiempo libre, también juntos.

A decir verdad, pasamos todo el día juntos, menos cuando te escabulles con una chica en algún aula vacía. Cuando sales afuera – la camisa desarreglada, el pelo despeinado, y la corbata suelta – la chica de turno se sobresalta, pero tu dices:

-Tranquila, solo es Albus- y la chica de turno sonríe y asiente, porque todo el mundo sabe que somos los mejores amigos. Desde siempre.

Yo sólo he tenido sexo una vez, y tú me pillaste. Fue con una chica dos años mayor que yo, en nuestro dormitorio, y tú abriste la puerta justo cuando me estaba haciendo una mamada. Pusiste cara de sorpresa, te sonrojaste, abriste mucho la boca, como si la mandíbula se te fuera a caer, y luego cerraste la puerta con brusquedad. Me pregunto qué cara pondrías si supieras que sólo escogí a esa chica porque era rubia y tenía grandes ojos color tormenta.

Pero solo me lo pregunto. Nunca te pregunto, y eso está bien. Porque lo primero que hago al despertarme, es recorrer tu cara levemente con mi dedo anular, y detenerme en tus labios. No, es mentira. Lo primero que hago al despertarme, es verte dormir. No, sigue siendo mentira. Lo primero que hago al despertarme es sujetarme el pecho con la mano, porque cuando veo tu cara, mi corazón comienza a palpitar muy fuerte. No, tampoco es cierto. Lo primero que hago al despertar , es cerrar los ojos con dolor, y pensar en lo mucho que te quiero, y en si tendré el valor de decírtelo algún día.

No. Para nada. No, no, no, no, no, no, no. Siete veces sí.

Lo primero que hago al despertarme es abrir los ojos, y pensar en ti.


Nota de la autora:

He estado alejada de los fanfics un tiempo. ¿La razón? The cursed child. Aparte de ser un libro malísimo – siento escalofríos de solo pensarlo – destrozó todas las parejas que mi mente había creado. Incluso el Rospius. Si, la pareja de Rose y Scorpius que yo tanto adoraba, quedó sosa y tremendamente aburrida; y lo que es peor, la única pareja que merecía la pena – la de Albus y Scorpius quedó irremediablemente destrozada. Pero tras mucho pensar y cuando la inspiración me golpeó como un rayo – no hace mucho – decidí tratar de escribir con esta nueva pareja a la que ya me había aficionado tanto, ¡y lo más loco es que funcionó! Así que espero que disfruten con este oneshot. No les prometo que termine mis fics ya empezados, porque creo que pertenecen a un pasado, a una pareja con la que ya no me identifico, pero esperen nuevos fanfics con mi parte.

Con mucho amor,

Jaione31