¡Hola, otra vez! Es bueno volver tan pronto, había pensado un par de ideas para este capítulo, pero salió completamente diferente a lo planeado, de todas formas, me ha gustado demasiado.

MhlLittleBronyX, gracias por comentar, creo que es la primera vez, me alegra que te estén gustando los capítulos nuevos, así como espero te guste este.

De hecho, espero que les guste a todos, tanto como a mí.


Este maravilloso mundo

Capítulo 24: Por ser la primera vez

En la mañana, Kaguya era observada muy de cerca por unos ojos azules como el cielo, aunque un poco nublados, también se debía a que tenía sueño, después de todo, se despertó temprano.

Se quedó viéndola fijamente, como si fuera un espécimen raro y estuviera estudiándolo.

—Atención. Kaguya… —dijo en voz baja y sin mucha emoción, picó su nariz, puesto que su cara estaba en la posición adecuada.

—Nnnrr… —Hizo una especie de gruñido, cosa que hizo parpadear un poco a la chica.

—Je… Jejeje —Sonrió y sus intenciones eran claramente visibles con la forma de su rostro, empezó a picar más su nariz con su dedo, escuchando el gruñido de nuevo—. Que gracioso…

—Déjame, Yuzuru… —dijo con molestia, con los ojos cerrados, dio un manotazo para alejar la mano de su hermana—. Nnnrr…

Se dio vuelta y Yuzuru volvió a verla como la primera vez.

«Escuché que querías despertarte temprano hoy, me preguntaba por qué». Pensó con algo de molestia y con esa misma le quitó la sábana de encima. «Hoy irás a la casa de Kurumi Tokisaki, eso es injusto, no paras de decir que es tu amiga, ¿quieres restregármelo en la cara?»

Vio con algo de diversión que su hermana se encogió como gusano, así como buscó a tientas la sábana para volverse a tapar. Estaba con ropas cómodas y delgadas.

—Yuzuru, ya… Deja de molestar…

Yuzuru le miró con molestia, se veía tan tranquila, a pesar de que saldría a la casa de una amiga que, de seguro, ya se había acostumbrado a su extraña forma de hablar y de ser. Esto no era justo.

La hermana más tranquila se acostó al lado de Yuzuru y le abrazó, Kaguya no tuvo de otra más que abrir los ojos con pesadez, parpadeó un par de veces, pero se sonrojó cuando su hermana empezó a acariciar su pecho.

—Despierta, despierta… —susurró, Kaguya gruñó—. Peligro, peligro… ¡Ahh!

Kaguya le había metido un codazo en las costillas, su hermana se quejó de dolor y rodó al borde de la cama. Kaguya tomó la sábana y se envolvió con ella, como si fuera un cobertor impenetrable.

—Lárgate —dijo con voz oscura y acomodó para volverse a dormir.

—Sniff… Sniff… —Yuzuru estaba adolorida, pero no era para tanto, se sobó las costillas—. Kaguya, te odio…

—No me importa —contestó cortante, eso hizo temblar a su hermana.

Pasaron unos minutos para que su hermana se retirara, pero ella no se dio cuenta porque se quedó dormida rápidamente.

Ayer se la había pasado probando sus videojuegos, escogiendo los mejores para Kurumi, hoy era el día de su encuentro, en casa de ella. No pudo dejar de probar todos sus juegos, calificándolos para escoger cosas de calidad, como le había dicho su amiga.

Sin embargo, Kaguya era de sueño pesado y como su hermana vino a molestar, pensó que había sido con todas las malas intenciones, así que se había quedado dormida.

No escuchó cuando fue llamada a desayunar, eso molestó a su madre.

No escuchó cuando abrió la puerta con algo de fuerza, estaba cubierta por sus sábanas, de forma que parecía un bulto más que una persona.

—¡Kaguya! —gritó su madre al arrancarle las sábanas con fuerza.

—¡Aaaaaaaiiee! —gritó con mucha sorpresa, volteó a todos lados, pero solo pudo temblar cuando encontró a su madre mirándole desaprobatoriamente y enojada, tragó saliva—. Kaa-san (Madre).

—¿Otra vez te quedaste dormida jugando videojuegos? —Kaguya negó con la cabeza, pero su madre acercó su rostro al suyo, ella retrocedió—. ¡Voy a confiscarte ese aparato!

—¡No, por favor no! ¡Hay una buena razón! —respondió histérica—. ¡Lo hice por mi amiga, Kaa-san!

Los ojos azules de Yuna dejaron de verla con molestia, alejó su rostro y recordó que hoy su hermana saldría a la casa de su amiga.

—Ve a lavarte la cara y los dientes también, te esperaremos para desayunar, pero date prisa, ¿no vas a ir a la casa de tu amiga? —preguntó en un tono más suave, Kaguya asintió con la cabeza varias veces y se levantó rápidamente.

—No me perdería esto por nada, ¡ahora mismo voy!

—Date prisa —dijo al verla salir corriendo por la puerta—. ¡Y no te vayas a tropezar!

—¡No soy tonta!


Después de unos minutos, Kaguya bajó rápidamente de las escaleras, pero antes de llegar al final, se saltó cinco escalones de un solo salto, la mesa del comedor tembló ligeramente y Yuna, la madre de ambas gemelas, frunció el ceño.

—Kaguya, ten más cuidado, te vas a lastimar.

—Por favor, Kaa-san —contestó sin preocupación al sentarse al lado de su hermana, quien ni la veía—. Eso no es nada, estoy segura de que podría haber saltado más alto, como mi Too-chan.

Yuzuru se hizo la que no escuchó nada, Yuna miró con desaprobación a su hija quien estaba sonriendo como si nada, pero el padre dejó de leer su revista deportiva para mirar a su hija más hiperactiva.

—¿En serio, Kaguya? Eso quisiera verlo.

—¡Tatsuya! —Padre e hija temblaron un poco, Yuna estaba claramente molesta—. Se puede lastimar, deja de impulsarla a hacer tonterías.

—Cierto, lo siento, Yuna…

—Pregunta. Ahora que el bulto está aquí, ¿podemos comer? —preguntó Yuzuru, pareció una pregunta seria por su tono, pero se ganó una mirada de odio de su hermana.

—¿¡Tienes algo en contra mía?!

—¡Basta! —Yuna hizo temblar a los tres con su grito, además de que se puso detrás de las dos, jaló una oreja de cada una—. No más discusiones ni gritos en el comedor, ¿¡entendido?!

«Tú eres la que está gritando ahora, mamá». Pensaron las dos mientras se quejaban de dolor, hasta que fueron soltadas y se sobaron la oreja al mismo tiempo.

«Maldita Yuzuru, desde muy temprano está molestando». Miró a su hermana con molestia, pero esta miró a otro lado, ignorándola. «¿¡Cómo se atreve a no mantener un duelo de miradas conmigo?!»

—Bueno, ahora sí, podemos desayunar —dijo Yuna, sentada por fin y con algo de calma—. En paz.

Hizo énfasis en esa última frase y después de decir el clásico "Itadakimasu", se pusieron a comer el sencillo, pero delicioso desayuno de Yuna, quien observó los rostros de su familia.

—¿Está bueno? —preguntó con una sonrisa y en su tono normal, era una voz linda la que hacía ahora.

Kaguya estaba comiendo en esos momentos, así que asintió con la cabeza con una sonrisa, haciendo feliz a su madre.

—Sí, está muy bueno, Kaa-san —dijo Yuzuru tranquilamente y siguió comiendo.

—Sí, lo está —dijo el padre y siguió comiendo un poco más rápido, sin disfrutarlo como Yuzuru, la mujer solo pudo sonreír.

—Hay más por si quieren, aunque no exageren.

Todos asintieron y la madre pudo comer entonces. Después de unos minutos, Kaguya se sintió observada y notó que era su padre, quien también tenía cabello naranja como ella y su hermana.

—¿Qué pasa, Too-chan? ¿Tengo algo en la cara?

—Sería lo normal para una sucia como tú… —susurró Yuzuru, solo para que su hermana pudiera escuchar—. Jeje…

«¡Maldita sea, se aprovecha que seré regañada!» Mordió más fuerte su comida y su padre bebió algo de jugo, para sonreírle un poco. «No sé por qué está tan desagradable el día de hoy».

—Hoy irás a la casa de tu amiga… ¿Cómo se llamaba?

—¡Ah, Kurumi-senpai! —dijo con felicidad y respeto, la madre sonrió un poco al ver a su hija tan emocionada, Yuzuru bufó con molestia.

—Ya veo, no recordaba que fuera de un curso más avanzado que tú.

—N-No, no lo es, pero es mejor que yo en muchas cosas, es respeto, nada más… —contestó un poco nerviosa, era raro hablar tan bien de su amiga con alguien más.

—Que bien por ti, aunque a tu madre le faltó decirme a qué horas volverías, recuerda que hoy tenemos una práctica, como siempre.

—Bueno… —dijo insegura y mirando a otro lado—. No lo sé, ella me dijo que estaba bien si me iba tarde… ¿Puedo faltar a la práctica de hoy?

En ese momento, Yuna dejó de comer y miró a su esposo y a su hija.

—Hmm… —Esto no le agradó, pero vio que ella estaba muy emocionada por ir a la casa de su amiga, ahora que lo pensaba, no había ido a la casa de nadie, siempre se quedaba con su hermana—. ¡Está bien! Si quieres, puedes quedarte en su casa.

—¿¡En serio?!

—Sí, solo porque es la primera vez. Cuando Yuzuru vaya a la casa de una amiga, igual tendrá todo mi apoyo. —Yuzuru agachó un poco la cabeza—. ¡Pero hoy no es ese día, así que se quedará aquí!

—¡Too-chan, eres el mejor! —Lo abrazó con fuerza, el hombre se dejó y sacó su cartera, Yuzuru les quedó viendo con molestia y celos.

—Ten algo de dinero para gastarlo con tu amiga.

—¡Ah, te quiero! —gritó con mucha emoción.

«Maldita Kaguya».


Hoy era un día especial, uno que se guardaría en su memoria y de seguro hablaría de todo lo ocurrido con su hermana, sería un tema de conversación si se daba la ocasión.

A pesar de la emoción, se dedicó a ver y registrar en su mente las cosas que veía mientras iban rumbo a la casa de su amiga, en auto. Su padre observó por el espejo que su hija estaba muy emocionada, así como se veía bonita en esas ropas de chica, a su lado llevaba una bolsa como de esas de viaje.

—Kaguya…

—¿Si, Too-chan? —preguntó sin dejar de ver por donde estaban pasando, así como el viento movía su cabello rápidamente.

—Llevas el dinero que te di, ¿verdad? —preguntó en un tono bajo, hoy no podría practicar con su hija, y eso le tenía triste, pero al ver su felicidad, se aguantó su tristeza.

—Claro, gracias, Too-chan.

—Solo porque es la primera vez, pero mañana entrenarás el doble de duro, ¿de acuerdo?

—Sí… —respondió sin tomarle mucha importancia, el padre se concentró en encontrar la casa correcta por medio del número.

Después de unos momentos, llegaron al número correcto y se detuvieron. El hombre no sabía por qué estaba así, tal vez es que se había acostumbrado a que su hija siempre estaba en casa, que siempre estaba con su hermana y que ambos se divertían juntos.

«Nunca te había visto tan emocionada». Pensó con algo de tristeza al momento en el que vio que su hija salió del auto, él salió rápidamente también. «Sin importar lo que haya pasado antes, nunca te había visto tan feliz».

—¿Too-chan? —preguntó con ligera duda, había girado medio cuerpo—. ¿Vas a decirme algo?

—Bueno… ¿Ya tienes todo? —Ella asintió con la cabeza—. Ah, bien, bien.

—Nos veremos después, Too-chan.

—Sí, me llamas… si es que vas a quedarte aquí —dijo con menos emoción, ella sonrió.

—Sí, yo te avisaré. —Luego se giró para ir hacia la casa y tocar el timbre, su padre le vio irse en cámara lenta.

Pensó que nada iba a cambiar el mundo que conocía, Kaguya seguía siendo pequeña en su mente, nunca estaba sin su hermana o sola, sin embargo, hoy… era diferente y más feliz.

«¿Cómo es posible?»

—Kaguya…

—¿Sí? —preguntó un poco molesta, ya quería irse a la casa de Kurumi, su padre sintió diferente su mirada.

—Cuando puedas, dime el número de casa de tu amiga, por si te quedas o cualquier otra cosa… —dijo un poco menos emocionado, muy diferente a lo usual.

—Ah, claro. Se lo pediré a Kurumi-senpai. —Se giró de nuevo y caminó.

—¡Kaguya!

—¿Ahora qué? Too-chan, ya quiero irme… ¿Qué pasa? —preguntó un poco molesta, su padre se sintió ofendido, pero caminó hacia ella para abrazarla—. Ah… Too-chan…

Kaguya se quedó callada, este abrazo era más cariñoso de lo normal, así que terminó rodeándolo con los brazos, se sintió un poco rara y su padre siguió abrazándola.

—Te quiero mucho, Kaguya —dijo con una voz que demostraba una diferente emoción a lo usual e incluso a las muestras de afecto usuales—. Diviértete mucho con tu senpai, ¿de acuerdo?

—Ah, sí… Yo también te quiero mucho, Too-chan…

Y así es como su padre dejó ir a su pequeña a un territorio desconocido, la vio entrar y despedirse de él con una sonrisa, usando la mano. Kurumi también saludó al padre y él devolvió el saludo.

«Cuídate, Kaguya». Pensó al volver a entrar el auto y arrancar para volver a casa.


Bueno, este ha sido el capítulo de hoy, creo que los padres que en verdad aman a sus hijos y pueden demostrarlo, se les hace muy difícil separarse de ellos, las primeras veces siempre son difíciles para todos, sea lo que sea.

Y creo que eso es lo que quise retratar en este capítulo, espero que les haya gustado y si quieres dejar un review, estaré feliz de leerlo y posiblemente me inspires.

Saludos y nos vemos pronto, espero.