- C-COMO QUE DE COMPRAS?! -

- Tienes que ponerte ropa nueva, ¡un año usando la misma! Y seguro que no te has bañado. -

- ¡C-claro que me he bañado! -

- ¿Ah si? ¿Cuando? -

- ¡P-Pues todas las semanas! ¡Buscábamos riachuelos solo para eso! -

- Espero que Imyra no se muera del olor en unos minutos. -

- ¡C-CALLATE! -

Capítulo 3: Brisas de plata y sal

Deemon e Imyra están en su habitación, en la misma cama, completamente tapados menos la cabeza, mirando para el techo y muy sonrojados, sin mediar palabra. Deemon es el que se atreve ha hablar.

- ¿Te.. molesto? - Pregunta sonrojado.

- ¡¿Que?! ¡No, no no noo! Es tan solo que me da muchísima vergüenza tonto. - Responde muy nerviosa -

- Bueno bueno eso espero - Da una pequeña risa - Es que con lo callada que estas boba, creía que molesto o yo que se. Te recordaba mucho mas parlanchina. -

- N-no es fácil hablar tanto como antes por la vergüenza, ¿y mas difícil aún teniéndote en mi cama! - Grita sonrojada -

- Uyy, teniendote en tu cama, ¿eh? - Le da unos golpecillos en el codo, sonrojandola mucho mas - Vaya pervertidilla. -

- ¡C-CALLATE! -

- Como quieras. - Se acerca y la abraza, recostandose en su regazo. -

- ¿Q-qué haces? -

- Callarme. -

- N-no necesitas hacer eso para callarte. -

- Pero es que, ¿no puedo? - Pregunta susurrando -

- Ay claro que puedes bobo. - Le acaricia el pelo mientras da una pequeña sonrisa - Sigues siendo un mimoso después de todo eh... -

- Yo... Bueno... Pues he sido alguien que ha tenido que aprender a tener sangre muy fría... He vivido el mismo infierno... - La abraza mas fuerte. - Pero estar contigo me hace ser como siempre me ha dictado mi corazón, un mimoso de los pesados. Muy pesados... - Termina de hablar y cierra los ojos lentamente mientras sonríe. -

- Ay Deemon... - Susurra mientras le mira, y decide cerrar los ojos para caer al mundo de los sueños. -


POV Deemon

Poco a poco empecé ha abrir mis ojos... lo primero que vi fue unas mantas un poco revueltas. Al subir la mirada, la vi a ella. Estaba durmiendo plácidamente, parecía muy cómoda. Me estaba abrazando ligeramente con los brazos. Al darme cuenta de la situación me di cuenta del calor de mis mejillas. Me quedé mirándola un rato, que se me pasó volando.

Decidí salir con mucho cuidado de la habitación, despertando a Lycanroc por el camino. Él me acompañó en silencio hasta salir y cerrar la puerta. Después dimos un suspiro y una sonrisa. Le señalé la habitación con la cabeza y asintió. Eso me alivió mucho, así que decidí ir al salón. Antes de llegar, mi compañero se paró, mirando al frente. Al verle así, me arrodillé a él y le acaricie el pelo y el cuerpo. Es normal que siga tenso, es su primera vez en un entorno humano. Se relajó y seguimos adelante. Lo primero que vi fue a Serena recogiendo la mesa. La saludé y me saludó. Le pedí que me ayudase con una cosa y ella aceptó.


POV Normal

Serena está fregando unos platos junto con ayuda de Deemon. Imyra entra en el salón.

- B-Buenos días... - Dice Imyra bostezando, cayendo una lágrima por el fuerte bostezo -

- ¡Buenos días! ¿Cómo estás? - Contesta Deemon dejando de ayudar a Serena, secando sus manos rápidamente y acercándose a la pequeña -

- ¡O-oye! - Se queja Serena en alto. -

Deemon la abraza, cayendo la cabeza de ella en su regazo. Con unas mejillas de tono rojizo en los dos, ella acepta el abrazo, que dura unos minutos. La chica se aleja y lo mira a los ojos sonriendo, decidiendo hablar.

- ¿Pues muy bien, y tu? - Le pregunta aún sonrojada y sonriendo -

- Bastante bien. - Contesta con la misma cara que ella -

- ¿Dormiste bien? -

- ¡Eh tortolitos! Los besitos y mimitos para otro día! - Grita Serena a pleno pulmón.

Como reacción por esto, los dos se separan rapidamente, apartando las miradas y con un gran sonrojo. Deemon da un silbido, al cual responde Lycanroc. Abre la puerta y se dirige a la salir.

- ¿V-vamos de compras no, Serena? - Contesta muy sonrojado.

- ¡Claro que no! ¡Es temprano! - Responde agarrando su mano y empujándole dentro.

A esta escena Imyra no le pone buena cara. Deemon resignado cierra la puerta y se sienta en el sofá, Lycanroc a su lado. Ash aparece en el salón.

- ¡Buenos días! - Saluda el azabache -

- Buenos días cielo. - Le contesta Serena -

- ¿Qué pasa con estos dos? - Señala a la parejita de sonrojados -

- Que esta buena pareja les da vergüenza que les diga que son lindos -

- Si es que solo miralos, awww.-

Antes esta conversación los dos se siguen sonrojando mas. Deemon tapa su cara con la capucha mientras Imyra se tapa con las manos.

- Oye ya yendo mas serios... - Suspira Ash para continuar. - ¿Qué hacemos respecto a C.H.A.R.A? -

- Bueno... Soy el que menos sabe respecto a esto, mas o menos. Tengo una idea igualmente. - Responde Deemon con un tono preocupado. - ¿Tienes un mapa donde aparezca toda la zona de C.H.A.R.A? -

- Claro. - Asegura Ash mientras hace aparecer un mapa de la zona en una pantalla holografía, que muestra la ciudad y por encima un gran circulo negro de mayor tamaño de Luminalia.-

- Bien. Esto - Señala el circulo negro - Es la zona de C.H.A.R.A, ¿no? - Ash asiente - ¿No te suena de algo esta zona...? Hemos estado ahí mucho antes. - Ash sorprendido se da cuenta de que se refiere y da una sonrisa. - Veo que te has dado cuenta. Para las que no, esta es la zona donde antes se ubicaba la base del equipo Xenón. - Serena abre un poco los ojos mientras Imyra los mira confundida - No se si te distes cuenta Serena, o tu Ash. Pero alrededor hay fabricas para crear maquinas, algunas muy alejadas, fuera del circulo. Ese es nuestro objetivo. Hay que localizarlos y destruirlos. -

- ¿Y con los que están dentro? Si entramos estoy seguro que podríamos infectarnos. - Pregunta Ash. -

- Bien, aquí hay muchas cosas a tomar en cuenta. Lo primero, soy el único humano que nunca podrá infectarse por C.H.A.R.A. ¿Por qué? Dos razones, una es por mi arco, me protege, es un arma hecha para destruir al virus. Y de segundas... Estoy infectado. -

- Pero has recuperado esas defensas especiales en tu cuerpo, ¿no? - Dice Diego entrando a la sala. -

- Exactamente. - Dice con una sonrisa confiada y señalandole. - Yo estuve infectado hace 3 años, cuando tenía ese virus en una fase primeriza. Diego fue quien tuvo que salvarme de esa. - Relata mirándole. - Gracias a eso, nuestro cuerpo crea "defensas" que nos protegen, así que aunque nos infectemos, no nos afectan. Soy la primera y única persona que ha sido infectada y ha podido sobrevivir, ya que yo fui infectado en sus partes tempranas, cuando era igual que el virus Xenón. - Inspira y espira profundamente - Ahora el caso es, ¿Cómo entráis ustedes? Y quizás la respuesta sea los Skells. Quizás sean objetos lo suficientemente rígidos y gruesos como para aguantar y no ser infectados. -

- Así que... En resumen. Tu eres el unico que no puede infectarse, y nuestro objetivo es eliminar sus fabricas para que no cree mas robots, primero por fuera y luego por dentro. ¿No? - Resume Imyra con un poco de duda -

- ¡Exactamente! Perdón por tanto bla bla bla, pero es que ya sabéis como soy jeje. - Contesta Deemon rascándose la nuca. -

- Pues hay trabajo que hacer! Pero primero a comer, gente - Menciona Serena con energía. -


...

...

...

- Ayyy, ¿En serio que tengo que estar aquí? -

- ¡Por supuesto! Tienes que comprarte muuucha ropa, que esa está vieja ya. -

Serena agarra el brazo de Deemon y hace que entre en la tienda. Estando un buen rato eligiendo ropa. Poco a poco Deemon participa mas y empieza a opinar sobre la ropa que eligen y tiene más ánimos. El tiempo va pasando, y la ropa comprada aumentando. Al final deciden irse a tomarse un café, con bolsas en sus manos.

- Vaya... Esto ha sido mas divertido de lo esperado. - Menciona Deemon con una sonrisa -

- Te lo dije tonto, esto iba a ser genial. -

- Es que después de tanta presión... Es relajante la verdad. -

- ¿Tuvo que ser difícil no? -

- Difícil fue... - Dice con un tono triste - Pero al menos fueron buenos momentos en los que me uní mucho con él. -

- Ya veo. -

Deemon mira el cielo mientras sonríe y pasean de vuelta a casa. Se para, y levanta la mano abierta apuntando al cielo, después cierra la mano con una sonrisa confiada. Serena se le queda viendo mientras observa las nubes.


...

...

...

Se escuchan toques en la puerta, y Deuce decide ir y abrirla. Al otro lado están Serena y Deemon, con unas bolsas llenas de ropa. Entran y empiezan a colocarlos en la mesa. Se ve a Imyra distraída jugando con Lycanroc. Deemon se acerca a ella, se agacha y pone la mano en su cabeza mientras la mira. Ella le mira con un ligero sonrojo y le hace caso omiso. Deemon se levanta y se fija en que la noche aparecía poco a poco.

- Poco a poco acaba el día gente - Dice señalando el balcón, el que se ve perfectamente como el cielo está adquiriendo tonos mas oscuros. -

- Mañana tengo el presentimiento de que será un día jodido... - Susurra Ash mientras mira a todo el equipo, con cara de preocupación. -

Deemon mira a Ash y le da una mirada confiada. Pikachu se acerca y se acomoda en su hombro, relajando los dos al azabache.

- No te rindas hasta el final, ¿recuerdas? - Contesta el ojos verdes a Ash, mientras saca su espada y lo apunta. Todos se quedan extrañados y perplejos. -

- Nunca nos rendiremos, tomo nota. - Responde el azabache, haciendo aparecer su arma y apuntando a Deemon, juntandolas, con una sonrisa en los dos. -