Disclaimer: Levi no me pertenece, ni los demás utilizados, solo el OC metiche de papeles xD


Actualización de Datos


Con nerviosismo el joven revisó los documentos que estaban pendientes. A veces, mirando lo que tenía que hacer, estaba seriamente tentado a unirse a la Legión de Reconocimiento.

Si no fuese porque ahí también estaba el motivo de sus nervios.

La parte administrativa del ejército es un asco, tanto como el caos de información que debe clasificarse entre pública, confidencial, no-preguntes y la más mística si-te-enteras-estás-muerto. Pero ese tipo de trabajo era tan sencillo, en comparación con la más temida de todas.

Actualización de Ficha de Datos.

Era desalentador estar colocando los documentos en Pasivos, bajo la etiqueta de "Fallecido" a tantos excelentes soldados. No podía evitar leer los informes, debía obtener luego estadísticas para fortalecer los puntos flojos, tratar de evitar cada vez menos bajas, revisar las circunstancias de la muerte de cada uno de ellos.

Y aún así, si de él dependiera, haría eso toda su existencia si solo pudiera evitar un expediente en especial.

La espina de su trabajo.

Por un lado era una fortuna que, con tantos años en el ejército, y con lo estricto que es el área de archivos, nadie con la jerarquía suficiente ha pedido el expediente que estaba etiquetado con la palabra Levi.

Igual no encontrarían muchos datos.

Los mismos soldados debían actualizar sus datos constantemente, anotando heridas recientes, cuáles quedaron lesionadas, para un mejor control médico.

Pero el que se negaba a llenar completamente todos sus datos era el llamado más fuerte hombre de la humanidad.

Su primera ficha llena, podría representarle una sanción porque se supone que no debe aceptar datos incompletos o errados.

Pero quién se le atrevía decir algo a ese hombre.

Con fastidio el joven leyó los primeros datos que Levi había puesto hace muchos años atrás.

Apellidos y Nombres: Levi

Edad: Más de la que tienes.

Fecha de nacimiento: No vi el calendario cuando el médico cortó el cordón umbilical.

Género: ¿Tengo que contestarlo?

Preferencia sexual: ¿Qué demonios te interesa?

Armas: Cuchillas, espadas, pistolas, navajas, estiletes, me adapto a todo lo que te pueda hacer sangrar lenta y dolorosamente.

Lesiones: Las que te ocasionaré.

Grupo Sanguíneo: Tu sangre me servirá para bañarme en ella.

Observación: Atrévete a devolverme esta ficha y será el último día que respires.

De inmediato había ido a informar a Smith Erwin al respecto, quien atinó a encontrar divertida la situación y dejárselo pasar.

Esa y las siguientes veces.

Aunque, analizándolo más fríamente, Levi ha cedido lentamente en la información, pero siguen campos que permanecen con respuestas muy sarcásticas.

Se negaba a revelar Edad, Fecha de Nacimiento, Preferencia Sexual, Tipo de Sangre. Al menos ya había indicado en Género Masculino, y en el campo de Lesiones había mencionado Inflamación en la pierna, Músculo cuadrado lumbar, luxación a nivel del tobillo, otra en el omóplato, infección a causa de herida en la rodilla izquierda (aislamiento una quincena y antibióticos), fractura menor en la costilla.

Era de admitir que Levi es muy metódico en sus rehabilitaciones, por lo cual pareciera estar físicamente al ciento por ciento funcional.

A pesar de ello, el joven analizó que Levi no revelaba a detalle el inicio de las lesiones y cuándo superó las mismas. Tenía la sospecha que no indicaba ni siquiera todas, ya sea por seguridad propia o por olvidarlas al ser demasiadas.

Soltó una mueca de fastidio al revisar que en la penúltima ficha, en el campo Preferencia sexual había garabateado Tú JAMÁS. No te ilusiones.

Era una lástima que ya no se pudiera quejar con Erwin al respecto. Es más, sin Smith dejando pasar esas inconsistencias, podría peligrar su puesto de trabajo por no poner orden en el expediente de Levi.

Quizá si se lo comentaba al actual Comandante de la Legión de Reconocimiento, probablemente podría poner en orden a Levi.

O tal vez se quedaban sin Comandante.

O lo decía al actual Comandante, o tenía que ir personalmente con Levi a tratar el tema.

...

Ni que fuera estúpido.

Que Zoe Hanji cargue con ese problema.

.

.

.


.

.

.

Levi odiaba evitar tener temas pendientes, por muy desagradables que fueran.

Y definitivamente llenar la ficha personal no era un tema que le agradara realizar.

Se sentía estúpido estar escribiendo sobre sí mismo, más aún con una plantilla que no cambian desde, probablemente, hace cien años atrás.

Y más estúpido se sentía escribiendo, teniendo a la espera a Hanji, frente a él, seguramente garabateando su propio formulario.

Género: Masculino.

Estaba por agregar que no se iba a cortar el pene ni implantarse senos, que deje de fantasear, cuando sintió la mano de Hanji detenerlo.

– Así está bien, Levi, no necesitas agregar más – replicó sutilmente Hanji, mientras lo guiaba a la siguiente línea.

–¿Por qué no?

Hanji no pudo evitar golpear sutilmente su propio bolígrafo contra sus labios, tratando de acomodar las palabras precisas sin ofender a Levi.

–El Analista de Archivos estuvo comentándome que tus fichas se encuentran con datos vacíos.

–He llenado cada jodido campo.

–Él considera que la información agregada no es la adecuada. – Levi estuvo a punto de decirle que le importaba un carajo lo que el Chismoso de Papeles consideraba adecuado, pero se detuvo al escuchar la risita incontenible de parte de Hanji – Personalmente amo la parte de bañarte en su sangre, o en la que pusiste que tu fecha de nacimiento es la de su muerte.

Escucharlo de parte de Hanji, hizo que Levi reflexionara lo absurdo de sus respuestas, aunque contestó con honestidad cada una de ellas, quizá es que esas fastidiosas fichas nunca le han dado buena espina. Es exponer todas sus debilidades. Así se lo comentó a Hanji.

–Ah, pero hay datos que sí son importantes, como tu tipo de sangre, por si necesitan hacerte una transfusión de urgencia. – replicó Hanji

–Tú sabes cuál es mi tipo de sangre. – fue la inmediata respuesta de Levi.

–Puede que no esté en ese momento, Levi.

Hanji recibió otra de esas miradas asesinas de parte del otro. En parte por dejarlo sin argumentos, por otro recordándole esa posibilidad. Por impulso Levi desliza la mano por el parche en donde Hanji oculta su ojo herido, luego enreda sus dedos por el cabello largo, recogido en un moño, y presiona con firmeza los mechones.

Hanji lo mira con expectativa.

Pareciera que Levi quisiera decirle algo, pero no puede.

Aún Hanji mantenía la duda si era porque Levi no se entendía a sí mismo o no se sentía merecedor de expresar sus emociones, en un mundo tan maldito como el que están viviendo, y en donde mantener la frialdad y el control en sus sentimientos era fundamental para la sobrevivencia.

Lentamente Levi fue soltando el agarre que tenía en Hanji, hasta volver su atención al maldito formulario.

–Anda, sé benévolo y pon Tipo A.

–¿Cómo te enteraste? – indagó Levi mientras garabateaba en el papel –¿Analizaste mi sangre tomando la muestra de alguna de mis heridas?

Hanji no pudo evitar una sonrisa traviesa. Levi mismo se lo estaba buscando.

–Lo supe por tu obsesión por la limpieza.

Levi refunfuñó algo por lo bajo, no comprensible para otros, pero al parecer lo suficiente para que Hanji arqueara una ceja y asintiera lo que sea que haya dicho el otro.

Con cierta exasperación Levi se percató que se había saltado un campo, el de Preferencia Sexual. Y como si una luz se abriera en su mente, soltó una simple pregunta, sin imaginarse la complejidad de las siguientes acciones que conllevaría.

–Oe, Hanji. ¿Eres hombre o mujer?

Hanji conocía de años la forma de ser de Levi, sabía que tenía ciertos inconvenientes para dormir, que tomaba duchas de menos de 3 minutos y tenía alta tolerancia a las bebidas alcohólicas.

Pero jamás había imaginado que estuviera dudando del sexo de una persona que estuviera a su lado por tantos años.

–¿Qué rayos estás preguntándome? – A pesar de lo raro de la situación, Hanji no pudo evitar reír. Era una pregunta tan directa y tan fuera de lugar, que solo Levi hubiera podido hacérsela.

Extrañamente Levi sintió la necesidad de explicar mejor su punto de vista.

–No eres muy dócil ni chillas como una cría, rara vez lloras, tampoco eres la damisela en apuros. – Hanji asintió, comprendiendo su abrupta y nada sutil manera de decirle que tiene demasiado agallas para ser una mujer – Así mismo, descuidas bastante tus horas de sueño, alimentación y ducha, en especial cuando estás investigando algo que consideras importante. Y todo es importante según tu punto de vista.

Y esa fue la manera de decirle que era demasiado similar al comportamiento de un hombre, observó Hanji, Levi también descuidaba sus horas de sueño, y sí, puede que tenga una actitud algo hiperactiva al emocionarse con un tema, hasta el punto de perder la compostura que supuestamente una mujer debe mantener y que un hombre jamás de los jamases se permitiría mostrar. Levi continuó con sus puntos de vista.

–Pero cuando te pones en Plan Kyojin, ese en el que chillas alocadamente y te frustras si se dañan todas tus investigaciones...

A Hanji la situación le pareció verdaderamente divertida.

–¿Y en todo este tiempo... nadie sabe si soy mujer u hombre?

–Ignoro lo que piensen los demás – Levi se encogió de hombros, tácitamente indicando que le importaba un comino – Al inicio pensé que tenías bastante hiperactividad y cero timidez.

Hanji dio una fugaz mirada a sus propios documentos, percatándose que ha puesto una M, como siempre, en el campo de género. Bien podría ser Mujer o Masculino. ¿Cómo lo habrá tomado el Analista de Archivos?

Mientras más lo pensaba, más se divertía.

Y mientras Hanji más lo analizaba, más Levi se estaba impacientando porque no estaba teniendo una respuesta directa.

Bueno, Levi se levantó de su silla, si no obtiene respuestas, las tendrá investigando por sí mismo.


Continuará