Capitulo: 1

El pacifico sueño de un muchacho fue abruptamente irrumpido, por la alarma del celular

Que se hallaba sobre la mesita de luz .

El chico abrió sus ojos con suavidad y se giro hacia donde escuchaba su celular

Lo tomo entre sus manos y deslizo su dedo desbloqueando la pantalla, reviso la hora la cual marcaba la 5. Am, al comprobar la hora suspiro con aburrimiento

Y decidió salir de su zona de confort, una vez fuera de la misma. Fue directo a bañarse

Tardando tan solo 5 minutos, salió de la ducha y se seco.

Luego cepillo sus dientes finalizando con su higiene personal, como cada mañana

Eligio lo que se pondría ese dia

Opto por un pantalón negro ajustado al cuerpo, no sin antes colocarse la ropa interior

Se puso una camisa roja de mangas cortas, la cual prendió y dejo los dos últimos botones sin prender dejando a la vista parte de su pecho, se puso medias blancas y tenis del mismo color. Seguidamente se anudo los cordones

Se levanto y aliso su ropa durante el proceso, se encamino hasta el espejo de cuerpo completo que estaba en su habitación.

Se observo feliz mientras arreglaba un poco su cabello, esposo una tenue sonrisa y fue por sus cosas. Tomo su bolso, su celular y su chamarra negra de cuero

Salió de su enorme habitación camino tranquilamente por el extenso pacillo del segundo piso, hasta encontrar las escaleras que lo llevaría a la planta baja y comenzó a bajar de dos en dos los peldaños

Llego a la puerta del comedor la abrió y entro, saludo con un sutil movimiento de mano a su familia que ya desayunaba

-hola mi cielo- dijo su madre dándole un beso en la frente

- buenos días madre- respondió en un tono bajo de voz, tan típico en el

-hay nuestro niño bonito- dijeron sus hermanas mayores tan cariñosas como siempre

Mientras se peleaban por ver quien le abrasaba primero

-ya chicas buenos días a todas- dijo en susurros y se levantaba para besar las mejillas de sus hermanas luego de aquello regreso a su lugar.

-buenos días muchachito-dijo su padre con voz severa y ojos escudriñadores dirigidos solamente a el

-buenos días señor padre-dijo con la mirada baja y con una postura temerosa

Y seguidamente comenzó a desayunar en completo silencio, escuchando las conversaciones tan extrañas de sus hermanas y madre. Termino de desayunar agradeció por los alimentos y se fue a esperar a su chofer sin despedirse de nadie, no tuvo que esperar mucho pues su chofer ya estaba listo con el carro que lo llevaría a su instituto

Subió al carro saludando amable a su chofer, quien le correspondió al saludo y sin mas arranco la marcha con rumbo a su instituto

-un nuevo periodo escolar- pensó para si mismo, mientras observaba el paisaje que le mostraba la ciudad a medida que avanzaban. Luego de un par de minutos ya estaban frente al edificio del colegio

El carro se detuvo y su chofer bajo para abrirle la puerta, agradeció con una reverencia una vez fuera del mismo y se despidió en un silencio abrumador para el pobre hombre que le miraba con pena pues savia lo que ese jovenzuelo cargaba en sus pequeños hombros y todo por el desliz de su padre quien le repudiaba por según el arruinar su vida desde el momento en que llego a este mundo.

Corrió alegre hasta la entrada del instituto y se perdió al traspasar las mismas, siguió corriendo por los extensos e interminables pacillos hasta llegar al auditorio en donde ya estaban sus amigos jugando como cuando aun eran unos críos.