¡Hola, chicos y chicas! Vengo aquí con un nuevo capítulo, pero este será extra y más largo que el anterior, ¡casi 3000 palabras! Es para divertirnos un rato y que me esperen para el siguiente.

También aprovecho para decirles que mi fic: "Este maravilloso mundo" será actualizado pronto, o eso espero, así que espero lo lean, y si no la han leído, les invito a leerla.

Grytherin18-Friki, gracias por comentar, de verdad. Sí, Rinne se ha dado cuenta que no está de acuerdo con la relación de Shidou y claro que hará algo al respecto, pero el cómo será algo que tendrás que descubrir, así como qué papel jugará Mana en todo esto.

Lykan-GTX, muchas gracias por el review y las palabras de aliento, hablando del ShidouxMiku, en joven y atrapado ya te disté cuenta que va a tocar varias parejas, así que ahí tienes un poco de todas.

Ahora, ¡vamos con el capítulo!


Mi hermano es una estrella

Capítulo Extra: Cruce de caminos

Los ojos azules profundos y algo apagados de Origami no dejaban de mirar a Shidou, comiendo un helado para observarlo detenidamente en sus actividades, ahora estaba un poco arrepentida de haberle hecho caso a la hermana menor del chico de que estuviera ahí sentada, viéndolo repartir amor, sobre todo a las chicas. Claro, todo visto desde su punto de vista.

Shidou en verdad se sentía, a veces, en la cima del mundo, sobre todo al hacer este tipo de favores para sus amigos desarrolladores de videojuegos, entre ellos, Tonomachi Hiroto, quien obligó al joven trabajar en un domingo; firmando autógrafos del juego y del manga y de todo lo que quisieran los fanáticos, y Origami era su acompañante.

«Takamiya Mana… Esto fue una mala idea, pero me servirá para acostumbrarme a estas cosas». Pensó mientras sus ojos temblaban cuando una chica le pedía a Shidou un abrazo, era el costo de que su novio fuera famoso y bien parecido, además de permisivo.

—¡Shidou, Shidou! —dijo una chica algo desesperada entre la multitud que estaba haciendo fila, pero el joven solo pudo ver su mano—. ¡Aquí, Shidou!

Pero Shidou se despedía de un joven de la mano en esos momentos.

—Mi hermanita te ama, estoy seguro que con esto será feliz.

—Espero que sí —dijo Shidou con una sonrisa—. Que pase el siguiente, por favor.

Pero en la fila se armó un pequeño alboroto, hasta que una chica logró llegar hasta la mesa donde Shidou estaba sentado, ella tuvo que poner las manos para no caerse y cuando todos pudieron verla, en vez de protestar porque se saltó todos los lugares, se admiraron.

—¡Shidou! ¿Qué estás haciendo aquí? ¡Nada tiene sentido! ¿Qué hace toda esta gente detrás de ti? ¡Hoy tenías una cita conmigo! —dijo la chica, claramente molesta y con el ceño fruncido, pero el joven se quedó sin habla y sin parpadear—. ¿Shidou?

—¡Vaya, que buena eres! —dijo Shidou con una sonrisa y empezó a aplaudirle, así como toda la demás gente también lo hizo.

—¿Q-Qué? Eh… —Al sentirse elogiada, se sonrojó un poco y sonrió—. No es nada… ¡Espera!

—En verdad eres genial, tu atuendo, tu cabello, tus ojos, todo es igual a ella, ¡incluso hablas igual! Pero que buen aparato de voz —elogió Shidou, a lo que ella no podía creer, pero algo le molestó más de lo que dijo.

—¿¡Igual a quién?!

—A Tohka, ¿o no es eso lo que estás representando? —Shidou rio un poco por ello, pero Tohka estaba con los ojos como platos, luego agitó la cabeza como perro.

—No sé qué te sucede, pero hoy tenemos una cita, solo te perdí de vista unos momentos y desapareciste.

—En verdad no tengo idea de cómo lo hiciste, te pareces en todo, es un cosplay perfecto, con gusto te daré un autógrafo —dijo al tomar una pieza de cartón lila para estas cosas y un plumón—. ¿Cómo quieres que diga?

—¿Cosplay? ¡Yo soy Yatogami Tohka, Shidou Itsuka! —dijo entre molesta y avergonzada—. Deja de estar jugando conmigo, ¡no estoy haciendo ningún cosplay! Vamos a esa cita ahora, ¿o acaso te estás viendo con esa maldita de Origami?

—¡Incluso se sabe las mismas líneas! —dijo un chico entre la multitud.

—¡Ohh! —dijeron todos los presentes y le aplaudieron con fuerza, Tohka se sonrojó, ya sin saber qué pensar.

—Jajaja

—¡Shidou! —dijo ella sonrojada y molesta al verlo burlarse, luego fue acariciada en la cabeza, ella se sonrojó más.

—Bien hecho, chica.

—¿Chica?

—Esto tiene que verlo Tonomachi, ¿te puedo tomar una foto? —preguntó al sacar su celular, ahí se dio cuenta ella que no era nada parecido al que tenía, de hecho, no tenía el colgante que le había regalado.

—Eh… Claro, si es para ti, Shidou.

«Ahora que lo pienso, Shidou se ve más alto que antes, su cabello… ha crecido, y esa ropa no es la que usualmente usa, no es la que traía en la cita». Tohka hizo una sonrisa para la foto, pero al ver la sonrisa de Shidou, pensó que no había error.

—Bueno, ¿ahora sí me dirás tu nombre?

—¡Pero si ese es mi nombre! ¡Shidou, tú me lo pusiste!

—Jajaja, sí que haces muy bien tu papel.

—Shidou, ¿¡qué es lo que te pasa?!

—Nada, yo estoy muy bien, pero creo que seguirás haciendo muy bien tu papel. Así que… Bueno, está bien, soy Shidou Itsuka por ahora, ¿está bien? —preguntó con una sonrisa y la gente se emocionó un poco por ello, Tohka estaba más perdida que nunca.

—¿Eh?

—Tohka, ¿sabes que es un autógrafo? —preguntó con el tono que ella conocía.

—Ah, no… Creo que nunca lo había oído.

—Bueno, verás… Es cuando una persona famosa te da su firma y a veces también te escriben lo que tú quieras, como un mensaje especial.

—¡Oh! Así que eso querías darme, pero tú no eres famoso, Shidou. —Ante esto, toda la audiencia empezó a reírse, Shidou se mantuvo en su papel e hizo una sonrisa amarga, aunque quería reírse también.

—Bueno, es cierto, yo no soy famoso, pero soy importante para ti, ¿verdad? Así como cuando admiras a alguien.

—¡Sí! —dijo al tomarlo de la mano con sus dos manos, además de que sonrió.

Origami despertó entonces del trance de ver un cosplay tan perfecto, era tan real que casi pensó que esa persona en verdad era Yatogami Tohka, una de las chicas principales del juego de citas en las que salvas al mundo con el poder del amor, casi estaba pensando que, de nuevo, estaba viendo una escena del juego o incluso del anime que le hicieron, pero al tomar la mano de Shidou, ella se puso celosa.

—Entonces, ¿qué quieres que ponga?

—¡Oh, escribe algo lindo! Porque de todas, me quieres más a mí, ¿verdad? ¿¡Verdad?! —preguntó muy emocionada y con ojos de estrella.

«Sí que es enérgica como en el juego». Shidou se rascó la cabeza y puso cara de estar indeciso.

—Bueno, claro que te quiero, Tohka, pero todas las demás también son importantes para mí. —La tomó de los hombros y ambos se vieron a los ojos, aunque la diferencia de altura era bastante—. Tú también eres muy importante para mí, pero… A veces no puedo ser solo tu Shidou…

Las palabras lo había dicho con bastante sentimiento y la acarició la cabeza con una sonrisa cálida, Tohka se sonrojó mucho.

—Shidou… —dijo apenas.

«Shidou». A Origami se le fueron los celos, esa misma frase final se la había dicho a ella cuando se ponía celosa por Mana y no le dejaba estar con ella.

Shidou entonces la dejó y dio su autógrafo, además de escribir algo que Shidou Itsuka haría. Le dio a Tohka su autógrafo mientras ella seguía en trance por las bonitas palabras, hasta que llegó la hora de despedirse, aunque él seguía actuando.

Todas las personas aplaudieron de nuevo por la actuación de Shidou y de la chica, por supuesto, pero el único en agradecer fue el joven actor.

—Gracias, Shidou —dijo ella al juntar el cartón a su pecho—. ¡Ahora podemos continuar con nuestra cita!

—Eh… Muy bien, Tohka, ya es hora de parar.

—¿Parar? —preguntó con muchas dudas.

—Okey… —Suspiró y volvió a regresar a su papel de Shidou Itsuka—. Ya es hora de despedirnos, Tohka, nos veremos en casa, tengo que atender a estas personas, es un favor.

—¡Pero tenías una cita conmigo! ¡Ahora!

«Esta chica está llegando demasiado lejos». Origami empezó a molestarse de nuevo, por lo que se levantó para acercarse a su novio y meterse en la situación, porque se estaba hartando desde hace unos momentos.

—Ya te dijo que pares, niña.

—¡Esa voz! ¡Ah! ¡Tú! —Tohka le señaló, pero por un momento negó con la cabeza, la voz era la misma que odiaba, pero esa mujer era diferente—. Tú… Te pareces a alguien que odio, ¿quién es esta mujer, Shidou?

El público empezó a reírse de nuevo, era casi como ver un capítulo del anime, pero totalmente en vivo.

—Je, sí que sabes interpretar bien a esa odiosa —dijo Origami con una sonrisa sincera, estaba enojada, sí, pero tenía que darle el crédito a la chica por hacer tan buena interpretación—. ¿Será este el síndrome del cuarto grado? Porque Shidou está ocupado ahora, la hora de jugar terminó, niña, así que no lo molestes más, él solo estaba actuando como el protagonista de esa serie, pero él solo es Takamiya Shidou.

—¿Takamiya? ¿Síndrome? N-No… ¿Actuando? Esto no…

—No tenías que ser tan dura —dijo Shidou, viendo como Tohka agachaba la cabeza, luego se acercó a la chica para tomarla de los hombros—. Oye… Lamento lo de la cita, de verdad, pero… Ya será en otra ocasión, esto es importante, solo ve a casa por ahora…

—Pero era nuestra cita… ¿Y estabas actuando? ¿¡Quién es esa?! —preguntó totalmente molesta, causando risas entre todos—. ¿¡De qué se ríen?! ¡No estoy jugando!

—Oye, Tohka, tranquila…

—¡Pero ellos…!

Ella ya no dijo nada porque Shidou le dio un beso en la mejilla y luego se alejó para tocarle la cabeza, pensando que como otras chicas locas que lo querían, necesitaría de un beso o un abrazo para irse contentas.

—Vamos, ve a casa ahora.

—Shidou… ¡Shidou! —dijo al saltar para abrazarlo, pero la fuerza fue tanta que hasta Shidou ahogó un grito, ¿cómo es que tenía tanta fuerza?

—S-Sí… V-Vamos, ve a casa… ahora… —dijo apenas, algo le dolía fuertemente en la espalda, aun así tuvo la fuerza para guardar la compostura y darle palmaditas en la espalda a la chica, hasta que fue soltado—. ¡Ahh! Ah…

—¡Está bien! Iré a casa ahora, pero la próxima vez espero que no te desaparezcas de nuevo, Shidou.

—C-Claro que no… —dijo adolorido, pero forzó una sonrisa. «¿Cómo tiene tanta fuerza? Creí que me iba a partir en dos».

—¡Eso espero! —dijo y salió corriendo de ahí con su autógrafo en mano. Origami quedó muy molesta por lo que hizo Shidou, pero detuvo todo eso porque vio que apenas y se podía mover.

—¿Shidou?

—Estoy bien… Creo…

Después de firmar autógrafos por un rato, el dolor se volvió insoportable y Shidou se tuvo que retirar, Origami no podía creer que Shidou se había fracturado mínimamente en la parte trasera de las costillas, era imposible, él no había hecho nada, pero todo había pasado después del abrazo de esa chica fingiendo ser Tohka Yatogami, un personaje ficticio, eso no podía ser, una chica no podría hacer eso, por más entrenada que esté.


Shidou pasó un mal rato y por culpa de eso no pudo hacer nada de sus actividades rutinarias, pero… ¿Y Tohka Yatogami, la auténtica?

—Shidou se comportó muy extraño, y esa mujer se parecía mucho a Origami, pero ella no tiene el cabello largo, ni los pechos así, además de que está con cara de amargada todo el tiempo.

La imagen de la agente de la AST desapareció para mostrar a la mujer que conoció hoy, por lo menos sonreía y eso hacía toda la diferencia con Origami, además de que era más alta que ella, eso no podía ser si se trataba de la agente de la AST.

«¡Obviamente no era ella! Esa mujer se parecía mucho, pero era más amigable». Tohka pensó con una sonrisa mientras caminaba por el centro comercial, recién había dejado el lugar donde Shidou estaba firmando autógrafos, aunque eso tampoco lo entendía, pero leyó ahora el que le hizo. «Siempre serás especial para mí, Yatogami Tohka». Ella se sonrojó con una sonrisa triunfadora, ya se lo enseñaría a las demás cuando tuviera ocasión, se lo presumiría a Miku.

Estaba muy feliz, pero entonces se giró a algún lugar donde pudiera comprar algo de comida, puesto que ahora tenía hambre, en eso notó una imagen exactamente igual a ella con su armadura.

«¡Soy yo!» Pero notó que no solo estaba ella, sino también Kotori, Yoshino y Kurumi con sus características pistolas. Era de una tienda de videojuegos que avisaba de una rebaja. «¡Son las demás, incluso está ella que quiso matarnos!»

Caminó para pegarse al cristal del lugar mientras iba leyendo en su trayectoria, pero de pronto, todo se movió más lento de lo normal y ella no pudo terminar de leer toda la pancarta.

"Celebrando el anuncio de la tercera temporada, presentamos un descuento del 40% en el juego que hizo nacer un actor exitoso: Takamiya Shidou. ¡Espíritus, poderosas chicas en vestidos astrales causan terremotos espaciales y pueden destruir el mundo! Organizaciones como la AST y la DEM les dan caza, pero tú puedes salvarlas, conviértete en héroe y con ayuda de Ratatoskr, ¡conquista sus corazones en Date A…!"


Pero después de un parpadeo, Tohka no solo se dio contra el cristal y lo cuarteó todo, cayó el suelo sentada y aunque se recuperó rápido, no encontró la misma pancarta pegada al cristal.

—¿¡Qué?!

Tohka se levantó de repente para ver a lo largo de la tienda de videojuego, pero no encontró ni una pancarta, tocó el cristal, pero todo era real, incluso se giró a todas partes para ver que todo estaba como lo había visto, incluso levantó su autógrafo del suelo y todo estaba como lo recordaba.

—No puede ser, estaba aquí, ¡y yo no estaba corriendo! ¿¡Qué pasó?!

—¡Hey, Tohka! —Ella reconoció la voz, pero tenía algo de miedo de girarse, así que no lo hizo—. Así que ahí estás, perdón, me fui al baño mientras mirabas comida, pero luego ya no estabas cuando regresé, ¿por qué te fuiste así? Te puedes perder.

—¿Shidou? —preguntó dudosa, creyó que se estaba volviendo loca—. ¿No estabas ocupado?

—Solo fui al baño, pero ahora podemos seguir con nuestra cita, estabas casi llorando por esto… —dijo con leve molestia, la verdad es que casi destruye el piso por sus celos, otra vez, y por eso tuvo que salir con ella.

—¿Itsuka Sh-Shidou?

—Sí, ese soy yo —dijo con una sonrisa divertida, pero él la tuvo que girar con sus manos para que le viera, ella abrió los ojos con sorpresa.

—¡No estás alto!

—Bueno, soy más alto que tú, Tohka…

—No, no, ¡eras todavía más alto! —dijo alzando los brazos y luego le tocó por el cuerpo, causando que él se sonrojara.

—¿T-Tohka? ¿Qué haces?

—¡Y tenías otra ropa! ¡Y no estabas tartamudeando! Y te veías tan… ¡Tan adulto! —dijo impresionada mientras Shidou solo tenía una gota en la cabeza—. ¡Y la gente nos aplaudía, Shidou! ¡Y eras famoso! ¡Y aquí! —dijo al tocar el cristal de la tienda de videojuegos—. ¡Había un juego y estábamos Yoshino, Kotori, hasta Kurumi!

—¿Qué? —preguntó con diversión, pensó que se estaba inventando todo.

—¡Es en serio! ¡Había un videojuego de nosotros y en oferta!

—Por favor, Tohka, ahí no hay nada.

—¡Estaba ahí! —dijo molesta y sonrojada por lo mismo—. ¡Yo sé lo que vi!

—Bueno, bueno, mejor vamos a comer algo, puede que por eso estés diciendo esas cosas. —Ella sonrió.

—Es cierto, tengo hambre, vamos, vamos. —Shidou le tomó de la mano y ella gustosa la aceptó, pero luego frunció el ceño—. ¡Pero estoy diciendo la verdad! Mira, ¡hasta tengo un autógrafo del Shidou mayor!

Y se lo mostró, Shidou lo vio rápido y se aguantó la risa.

—Pero esa ni siquiera es mi firma.

—¿¡Qué?! —Shidou se echó a reír, aunque no estaba mintiendo, ella hizo un puchero—. No estoy mintiendo, Shidou…

—Ya, ya, solo vamos a comer algo, ya verás que te sentirás mejor después.

—Umu…


Y así, la joven Tohka conoció a un joven adulto Shidou Takamiya, uno que sin saberlo, era el novio de Origami Tobiichi, su rival más grande en el amor y en el campo de batalla, pero nuestra ingenua protagonista no fue capaz de verlo, y tan rápido cómo llegó a ese mundo, se fue de él, tratando de convencer a Shidou de que le diera un autógrafo, cosa que él no hizo porque se sentía avergonzado y sabía que las demás pedirían lo mismo.

—Oh, bueno, cosas que nunca cambian, ¿no es así, Raziel? —Nia se rio un poco, pero tosió un poco y tuvo que beber de su café para continuar—. Algún día, Itsuka Shidou del universo dos, serás parte de mis argumentos, pero ahora tienes demasiado poder de espíritu como para tener tu destino y tú historia en mis manos, pero algún día… Tú y yo nos vamos a divertir mucho.

Y el libro que era Raziel y su arma secreta también, pasó las páginas para que ella viera otra historia que se estaba escribiendo sola con una pluma.

—Como esos tres, jaja… ¡Jajajaja, cof-cof! Ehem, um… ¡Ja!

«Y me harás ganar millones más». Pensó con una sonrisa de confianza y se recargó en su silla giratoria acolchada, como de ejecutiva.

Una risa que es interrumpida por un malestar en la garganta, parece que Nia ha planeado todo esto, igual que en otra historia, vaya, vaya.¿Alguien más mira la relación y coincidencia en todo esto?


¡Bueno! Este ha sido el capítulo de hoy, realmente desde que puse a Shidou como actor, me dio la gana de… ¿Qué pasaría si se encontrara con alguna chica de su harem del universo de DAL, el verdadero? Y entonces salió esto.

Espero que les haya gustado, se agradecen los reviews, son bienvenidas las preguntas, los vales de despensa, palabras de aliento y demás, XD.

Nos vemos y saludos.