Kiritsugu Emiya no cedió a la maldición de Angra Mainyu logrando así su sueño de vivir una vida en paz, aun así, nunca creyó verse involucrado nuevamente en la guerra por el Santo Grial, menos viendo que ahora quienes tenían que luchar en esta era su hijo adoptivo Shirou Emiya, y la hija que no pudo rescatar Illyasvile von Einzbern


B.E.R.Z: oye que al menos esta vez no fue un siglo, pero entiendo lo que quieres decir, tratare de ser mas frecuente para publicar

HYAKKI YAKO: Pues esa es la gracia del asunto, con o si Kiritgusu Shirou nunca pudo ser competente como mago hasta la intervencion directa de Rin en las diferentes rutas y eso poco iba a cambiar por que este no queria que su hijo se sumergiera en ese mundo, pero ya lo hizo por lo que la evolucion vendria de manos de la pregunta ¿que tanto estan dispuestos a afrontar su mision actual? y bueno, sobre romance evidentemente va a haber, pero tambien se me ocurrieron una cosita o dos para que la gente no espere con ansias unicamente eso

DIMIHD: no crei escribir lo suficientemente bien como para que el traductor de google lograce hacer entender mi fanfic en otro idioma, eso me reconforta

NEVERDIE:Bueno, haz ese ejercicio chico y me avisas

DARK-FEEL: si note mi error, gracias por hacerme caer en cuenta de ese detalle chico


Fate Shattered Ties

Capitulo 3: If so, I want to protect what he loved


La tierra se sacudía a su alrededor obligándole a recogerse sobre sí mismo conforme el sujeto que acababa de llegar y la enorme mole de apariencia semi humana combatían entre sí, el choque del metal de la lanza sobre la piedra de la espada hacía eco por todo el lugar despidiendo chispas a sus costados. Razón por la cual Shirou Emiya difícilmente podía reaccionar en una situación donde claramente se veía superado de manera absoluta, un solo movimiento errado y eso significaría el final de su existencia, así como el de su amiga a manos o de los dos servants o de su hermanastra.

Aun así, entendiendo eso y haciendo acopio de valor mediante una bofetada a dos manos en sus mejillas se reincorporaba tanto como se lo permitía para recoger a su compañera, estaba bastante herido y comenzaba a sentir frio debido a la pérdida de sangre, sin embargo, se negaba a dejar que esta muriese en ese lugar por un conflicto que no le competía.

No había tiempo para hablar o preguntar que estaba ocurriendo, el intruso había asegurado que estaba ahí para protegerlos, era una apuesta arriesgada, pero se limitaría a confiar en su palabra por lo que ya con Ayako en sus brazos, Shirou Emiya emprendió la huida tan rápido como su condición lo permitía.

Illya miro con molestia como su plan de asesinato estaba siendo frustrado por lo que no demoro en invocar dos familiares en forma de aves conformadas por unos hilos mágicos para comenzar a cazarlo, sin embargo, tan pronto aquellos seres se desplazaron hacia delante de manera contundente el intruso se desplazaba de su propia pelea para finiquitar a ambos seres con su lanza antes de retomar nuevamente su guardia

Un gruñido escapo de Ilya conforme esta tensaba sus mejillas, expresión que complació a su enemigo

-Lo siento Ojou sama, pero ya dije que no dejaría que nada le pasara a ese mocoso, disculpara la intromisión…-

Illya miraba de manera despectiva al servant advenedizo, al parecer su habilidad con la lanza era suficientemente alta para interceptar a los familiares que quisiese enviar aun en medio de su enfrentamiento contra Berserker. No obstante, no debería haber problema si ella misma emprendía la caza y dejaba a su servant encargándose del problema

-Berserker… destrúyelo…- sentencio esta con tono frio dándose la vuelta en dirección a la calle a su costado -…arranca sus extremidades, corta su abdomen y extrae sus entrañas, en su lugar mete su cabeza luego de arrancarla con tus manos…-

Como si esa orden hubiese roto las cadenas que retenían su ya inconmensurable poder, las carnes negras de Berserker se tiñeron de un brillo rojizo y su agresividad contenida explotaba en un furioso rugido de guerra. Pronto Lancer se vio soportando un pesado golpe con toda su fuerza, así como una serie de embates a gran velocidad que le obligaron a limitarse únicamente a sobrevivir a la andanada salvaje de su enemigo, pasase lo que pasase ahora con Shirou Emiya, él no podría hacer nada para ayudarle.

"Maldición, que molesto"

Cu Chulain se consideraba a sí mismo un poderoso guerrero a la altura de su leyenda, no obstante, peleando contra el héroe más grande de la mitología griega potenciado por la ira de los Berserker no demoro en enfrenta r el hecho de que este era por mucho un enemigo superior a él como para pensar en una victoria sin hacer un uso muy preciso de su Noble Phantasm

Varias cuadras más alejadas del campo de batalla, Shirou Emiya corría por las calles residenciales ya desiertas por completo, no sabía si por cosa de magia de su atacante o simplemente por los extraños acontecimientos que se estaban gestando en la ciudad. No importaba realmente, eso significaba únicamente que él estaba solo en su carrera para llegar hasta su hogar al menos, pero era una labor casi imposible, estaba cargando a alguien inconsciente en sus brazos el cual cargar su peso ya en perfecto estado esa distancia a esa velocidad ya era difícil, peor ahora que tras de sí un rastro de sangre delataba su recorrido y la perdida de la misma le hacía sudar frio y lo tenían al borde de la inconciencia por el pesado mareo que lo dominaba.

-No puedo dejar morir a Ayako…-

Se empujaba a si mismo diciendo eso para no desfallecer, su amiga no merecía morir en ese lugar por culpa de una guerra que no tenía que ver con ella, aun así, la sola idea de ver morir a alguien cercano a él atornillaba con fuerza en su mente aquel incendio de hace tantos años que le arrebato todo, el miedo de siquiera pasar por algo así de nuevo lo estremecía más allá de lo que su cuerpo podía tolerar.

No obstante, su límite físico no demoro en llegar haciendo que cayese de bruces hacia la cerca de madera de una casa apenas dándole tiempo para girarse y caer de espaldas evitando que Ayako se golpease. En el suelo su jadeo era pesado y ronco, el aire entraba dolorosamente en sus pulmones y la carga de los músculos de sus piernas y brazos estaban pasando factura comenzando a adormecerse.

Aun con su mente afectada por el estrago de sus heridas y su cansancio fue capaz de comprender que ya no tenía fuerzas para poder cargar a Ayako por lo que comenzó a darle palmadas en su mejilla para que tratase de reaccionar

-¡Vamos Ayako!¡Despierta!...- rogaba este sin obtener respuesta, comenzando a temer por el estado de la capitana del club de tiro con arco. Razón por la cual desesperado trato de ver hacia todas partes esperando encontrar algún lugar donde esconderla o algo que siquiera pudiese comprarle algunos segundos para pensar con mayor calma

Nada

No había callejones donde ocultarla y las luces de la calle brillaban con fuerza pese a su tenue fulgor, solamente podía ir hacia los extremos de la calle donde se encontraba actualmente

-Esto está mal… que debo hacer…- jadeaba sin poder haberse recuperado aun de su fatiga, no había manera en que en su estado actual pudiese hacer fuerza alguna y la sangre que corría por su espalda auguraba que ya de por si tenía que preocuparse más que todo de mantenerse despierto o correría el riesgo de no despertar. desesperado noto que solamente había algo de lo que podía disponer para tratar de comprar algo de tiempo.

Era arriesgado hacerlo, pero su casa ya estaba relativamente cerca a unas cuantas cuadras nada más, hacer acopio de sus últimos recursos para llegar hasta allá parecía ser al menos la mejor opción y estando ya al borde de la muerte decidió que era huir o morir.

-Trace on…-

Calmando su mente tanto como lo podía hacer en esa extrema situación construyo tan rápido como pudo el circuito mágico artificial que tanto tiempo había estado entrenando y sin tener la seguridad de que lo había hecho si quiera correctamente puso sus manos en sus piernas. Hasta ahora había modificado únicamente objetos metálicos y electrodomésticos para sus prácticas y los resultados en su mayoría de veces habían dado resultados, pero ahora estaba tratando de reducir la carga de ácido láctico acumulado en sus piernas por sobre esfuerzo y de paso mirar si podía fortalecer por más leve que fuera la resistencia de sus músculos. Aun cuando era consciente de que lo más probable era que tal movimiento terminase con él haciendo estallar sus propias piernas y brazos.

-Nada…- gruño completamente molesto

Entendía de máquinas y la composición de los metales, pero dentro del conocimiento de Emiya Shirou no había nada sobre el cuerpo humano ni tampoco tenía la capacidad de manipular su composición de manera alguna, no sin violentar su cuerpo de manera absoluta por lo que apretando sus dientes y entregándose casi a la desesperación tras ver que no sería capaz de recuperar su cansancio, decidió optar por fortalecer artificialmente los tendones, articulaciones y huesos de sus extremidades que eran lo más parecido a un objeto macizo que podría manipular

Un grito desgarrador se hizo sentir por todo el lugar en el momento en el que este sintió como sus terminaciones nerviosas se vieron alteradas por la modificación de su cuerpo, podía ser una modificación temporal, pero pudo sentir como su sistema nervioso lo había traducido en un dolor tan agudo que casi lo hace entrar en shock.

Tiritando debido al shock nervioso que había sufrido Shirou volvía a afianzar su agarre sobre Ayako poniéndose de pie, todo su cuerpo le dolía, pero al menos esto le había dotado de un segundo aire, mínimo, pero quizás sería el suficiente para permitirle llegar a su hogar

-vaya…- se escuchaba el eco de la atacante desde el aire haciendo que el prospecto a héroe no pudiese saber de dónde venía esta -…debo decir que nunca había visto un uso tan barbárico de la magia, por más pobre que esta sea…-

Ignorando la voz de Illya Shirou nuevamente emprendía la carrera notando de inmediato que sentía como si varias de sus articulaciones en piernas no funcionasen y se sintiese más como un muñeco de palo para moverse

-¿de verdad crees que estarás a salvo en esa casa?...- preguntaba la maga con tono sardónico casi como si fuese un gato cazando a un ratón -…esa pobre barrera mágica no sería problema para mí, y de ser necesario Berserker aplastaría por completo ese lugar tan solo con un chasquido de mis dedos…-

-Para ser alguien que ha venido a matarme… sí que te gusta hablar…- señalaba este de manera altanera, su cansancio y el dolor que sentía no le daban para tratar de mediar con su enemiga, de hecho, se sentía al borde de la locura

Una leve risita fue la respuesta que Shirou recibió por su parte

-entiéndeme, no todos los días uno tiene la oportunidad de cruzar palabras con su Onii chan… y ya que vas a morir de todas maneras no veo por qué no divertirme un rato…-

-pues déjame decirte que Onii chan está decepcionado de que seas una mala Imouto…-

Nuevamente una risilla resonaba en el aire

-cierto, los hermanos menores siempre suelen ser una decepción…- finiquitaba la maga haciendo que ahora Shirou fuera acompañado únicamente por sus pasos. Cuestión de que tras agónicos minutos finalmente viese los muros exteriores de su casa. No obstante, antes de pensar que finalmente había escapado pudo sentir como un objeto iba a toda velocidad hacia él, dándole apenas tiempo para soltar a su compañera a un costado y sentir como una daga delgada hecha de unos hilos plateados atravesasen su ser limpiamente por su costado debajo de sus costillas clavándose varios centímetros en el asfalto.

Esta vez continuar o resistir fue imposible, cayendo de cara al piso sin poder amortiguar su caída Shirou Emiya pronto se encontró jadeando pesadamente en el suelo, una mancha de sangre considerablemente grande aparecía en la poca ropa que le quedaba cubriendo su espalda y la sangre se derramaba por el suelo. Ya no había energía con la cual seguir resistiendo y era incapaz ya de sostener su propia conciencia.

"Maldicion… yo… tengo mucho sueño…"

Pensaba este ya incapaz de hablar con su visión difuminándose conforme miraba hacia adelante, viendo a su hermanastra caminando hacia él altiva pese al gesto despectivo que se marcaba en su rostro

-pude haber acabado contigo sin causarte dolor, pero entre ambos esos hubiese sido bastante aburrido…- señalaba está llevando sus manos a sus espaldas reclinándose hacia él, viendo divertida como la poca sangre que debía quedarle salía de su cuerpo -…dicen que el dolor te hace sentir que estas vivo, no puedes decir que no he sido generosa al dejarte vivir unos cuantos segundos más en vez de simplemente acabar contigo…- habiendo dicho eso se erigía nuevamente para invocar otro de sus familiares en forma de una larga espada la cual apunto contra la cabeza del Emiya menor -…muere-

Shirou ya no era capaz de pensar en nada en ese momento, por lo que cuando la espada que se enfilo en dirección a su cabeza fue despedida por un pesado golpe de un mandoble salvando su vida no pudo reaccionar hasta que algo estrecho furiosamente su mano extendida

-¡Saber, Shirou tiene a Avalon!-

-¡Entendido!...-

Como si el tacto de la mano que lo está atrapando estuviese devolviéndole la vida, Shirou poco a poco comenzaba a recuperar la conciencia de manera abrumadora, el frio de la pérdida de sangre y el dolor de las heridas que le habían infringido estaban desapareciendo de manera tan rápida que pareciese que nunca estuvieron ahí.

Luego de unos segundos simplemente se quedó mirando hacia adelante a Illyasville quien encaraba con absoluta inexpresión no a él, sino al hombre que se encontraba a unos cuantos metros suyo y que acababa de llegar con la caballería

-¿Saber?...- pregunto Shirou extrañado al haber experimentado tal magia de recuperación que rallaba lo irreal

-No te preocupes…- contestaba Saber con tono conciliador -…mientras yo este acá no habrá manera en la que puedas morir mientras nuestro contrato siga intacto…-

Asintiendo sin saber que significaba eso, así como recostándose sobre el hombro de su Servant, Shirou miro atónito como la mirada de Kiritsugu Emiya se endurecía considerablemente estando a diez metros de su verdadera hija quien lo miraba con la misma altanería.

-Otou san…- la primera en romper el hielo fue Illya quien esbozaba una sonrisa crápula conforme sus ojos rojos se estrechaban divertidos -…has envejecido demasiado…-

Kiritsugu pasaba saliva pesadamente, no estaba preparado para encontrarse con su hija tan rápido después de tantos años, menos en esa clase de situación donde ella estuvo a milésimas de asesinar a su hijo adoptivo.

-En cambio tu casi no has cambiado…- contestaba este sonriendo lánguidamente dejando caer su postura a una más encorvada -…aunque puedo ver que ya te has hecho toda una señorita…-

-Todo gracias a ti padre…- contesto esta con un tono de voz peligrosamente bajo cargado de odio -…es gracias a ti que esto le paso a mi cuerpo…-

-lo siento…- contestaba Kiritsugu sin dejar de relajar su postura desgarbada, con un aire ajeno pese a estar siendo acosado por su hija -…no pude sacarte de ese lugar, pero al menos no dejaría que tuvieras el mismo destino de tu madre… tú tienes que vivir plenamente Illya…-

La máscara de frialdad de la mencionada se fracturaba en un rictus de ira

-¡ESO NO LO DECIDIAS TU!...- Rugió esta poderosamente apretando sus puños -…¡NO TE BASTO CON TRAICIONARNAS!¡TAMBIEN DESTRUISTE MI CUERPO!-

Tanto Shirou como Saber observaban el intercambio de palabras en absoluto silencio, Shirou estaba confundido sobre lo que estaba aconteciendo ahí, Kiritsugu no había dado detalles o si quiera información sobre su hija, pero era obvio que esto había sido por algo de suma importancia personal. Por otra parte, Saber sentía cierto desasosiego por la escena frente a ella, aquella chica era la viva imagen de su madre, ser idénticas físicamente era una característica de los homúnculos, pero esa de ahí era definitivamente la niña que tanto Kiritsugu como Iriasvile habían criado con tanto amor

-Te di lo que tu madre siempre quiso, la oportunidad para que vivieras feliz…- contesto este sacando un cigarrillo y prendiéndolo ahí mismo, Illya no podía creer el descaro con el que el miserable de su padre le guiñaba un ojo con una sonrisa confiada -…es lo único que puedo hacer por ti en el poco tiempo que me queda…-

Sintiendo su ira rebozar Illyasville Von Einzbern dejo escapar un grito lleno de ira y de dolor que rompió con el perpetuo silencio de la noche, las emociones que se desbordaban en ese momento conforme observaba a su padre y al crio que le arrebato el amor de este sumado a su cuerpo "defectuoso" hicieron que el débil control que tenia de sus circuitos mágicos masivos se salieran de control.

-¡GGRRRRRROOOOOOWWWWWWWWWLLLLLLLLLL!...-

Para Cu Chullain quien mostraba heridas por todo su cuerpo debido al frenético embate de su enemigo fue extraño ver como este parecía haber perdido el foco de la pelea por un momento para rugir lleno de ira al firmamento comenzando a blandir su espada al aire sin ningún blanco fijo

-Es ahora o nunca…-

Sentencio este escapando dando un salto largo hacia atrás, pelear en esa noche contra Berserker más tiempo solamente garantizaría su derrota temprana en la guerra del Santo Grial, había cumplido con su labor de evitar que el gigante matara al crio que su Master le había encargado, el resto dependía de este

Para Kiritsugu no fue fácil mantener la máscara altanera con la que trataba de asumir el hecho de que su hija estaba en ese lugar, mirándolo lleno de odio, no la culpaba, a los ojos de ella él la había abandonado y la única vez que pudo romper las defensas del viejo Jubstachiet fue para provocarle un dolor más allá delo que una persona normal debería soportar, era por el propio bien de ella dentro de su papel como padre, pero muy probablemente donde los Einzbern le habían inculcado que aquella modificación corporal la había dejado defectuosa

Sin embargo, jamás creyó que esta misma hiciera que los circuitos mágicos de su hija se materializaran sobre su piel haciéndola sangrar manchando su piel pálida

-¡ILLYA!...- no pudo evitar exclamar a punto de tirar su bastón para correr hacia ella cuando la vio caer de rodillas abrazándose a sí misma, no obstante dos figuras en vestidos blancos de servidumbre aparecieron en un destello delante de ella, ambas fuertemente armadas

-Ojou sama, debemos retirarnos…- sentencio una con un tono casi robótico dando a entender su identidad como Homúnculos de los Einzbern

-¡No!...- Gruño Illya haciendo acopio de su fuerza para levantarse del suelo -…¡Esta noche matare a Kiritsugu Emiya!¡le arrebatare todo y violare su completa existencia!...-

La mirada cargada de odio se desviaba hacia un Shirou Emiya quien la miraba con terror, pero así mismo con un deje de empatía que se le antojo humillante, lo último que necesitaba era la lastima de su enemigo

-y tu… a ti realmente te desprecio…-

Shirou se recogió levemente por esas palabras, su única familia desde el incendio había sido Kiritsugu, que su posible hermana menor llevase tal resentimiento contra él le fue difícil de manejar

Aun cuando trato de finalmente reincorporarse para ir ella contra los dos Emiya y su Servant aun si tenía que llamar a su Berserker, un estruendoso y ronco tosido escapo de ella, haciendo que cayese de rodillas al suelo nuevamente comenzando a toser sin pausa

-No tiene caso, Sella…-

-Hi…-

Ambas sirvientas tomaban a la chica entre sus brazos para disponerse a escapar, esta vez no hubo replica por parte de Illyasville quien sin un ápice de energía se dejó llevar completamente desplomada sobre los brazos de sus sirvientas, dejando en el lugar nada más a quienes habían llegado a salvar a ambos adolescentes sumidos en una tensión palpable, tensión que comenzó a disiparse tras unos segundos donde finalmente toda la presión que había estado sometiendo a Kiritsugu venció haciendo que este comenzase a toser desaforadamente.

-¡Viejo!...- apresurado por el arranque de su padrastro Shirou no demoro en ir a su auxilio con tal energía que parecía no haber rastro alguno de las heridas sufridas hasta el momento. Kiritsugu por su parte se arrodillaba producto del ataque de tos que lo estaba sometiendo. Este por su parte sacaba de su abrigo de manera torpe un frasco de pastillas el cual con la misma premura destapo e ingirió su contenido haciendo que su tos comenzase a detenerse al cabo de unos instantes

-No te preocupes Shirou, estoy bien…- señalaba Kiritsugu ya cuando finalmente se había repuesto lo suficiente, su cara se encontraba empapada por el sudor y jadeaba pesadamente tratando de acoplar tanto aire como podía -…este encuentro fue demasiado para mí, lo siento…-

Confirmando que ya su padre estaba tan bien como lo permitía su situación, Shirou con afán volteo a mirar hacia un lado de la calle, en ese lugar aún se encontraba Saber junto Ayako en el suelo, haciendo que el corriese hacia ella revisando su pulso y su respiración con afán.

-Esta bien…- señalaba la Servant a su compañero sabiendo lo que este pensaba -…solamente esta inconsciente por el golpe en la cabeza, no corre ningún peligro en comparación a ti…- al decir eso la expresión de la caballero de cabellos dorados se endureció considerablemente -…lo lamento, nunca espere que un Servant enemigo te localizase como un Master activo de esta guerra, he fallado terriblemente nuestro contrato y eso casi te cuesta la vida…-


-¡Capitana buenos días!...-

-Buenos días chicos…- correspondía el saludo Ayako Mitsuzuri empezando con su labor diaria de dirigir el club de tiro con arco de la escuela, no había eventos deportivos próximos y el siguiente torneo regional seria cerca del final del ciclo escolar por lo que por ahora las rutinas de entrenamiento se limitaban únicamente a eso, a entrenar sin ninguna aspiración o pretensión más que la de simplemente mejorar.

-¡¿Capitana?!...- Kouhais de primer año se acercaban presurosos a su líder quien les dedicaba una mirada animada pese al evidente gesto de preocupación de ella -…¿Qué es esa herida?¿qué ocurrió?...-

-¿esto?...- preguntaba ella restándole importancia a los vendajes que ataban su cabeza cubriendo parte de su cabello -…no es nada serio, hace dos noches cuando salía del club me tomo desprevenida una de esas explosiones de los escapes de gas, afortunadamente no me paso nada serio…-

-¡¿una explosión?!...- pregunto un alumno ya de segundo grado con cierta precaución -…¡Capitana!¡estamos hablando de una explosión, creo que hablo en nombre de todos cuando digo que sería mejor que tomase un descanso hasta que se recupere, nosotros estaremos bien bajo el cuidado de taiga sensei!…-

-No en serio chicos, no hace falta que se preocupen…- contraponía esta con un gesto divertido dándose leves golpes en la cabeza con su puño -…¿ven? Esto es simplemente que el doctor que me atendió me dijo que llevara por precaución, pero en realidad me siento bien…-

Evidentemente la falta de cuidado de su superior hizo que los demás sintiesen un leve escalofrió al verla siendo tan exagerada como siempre incluso cuando se trataba de su salud

-Si usted lo dice…- respondía otra chica ya resignada, sentimiento conjunto del grupo en general -…alistaremos el equipo en seguida…-

-Eso me parece perfecto ¡adelante chicos!¡el día es corto y hay que aprovecharlo al máximo!...- Finiquito Ayako completamente entusiasta haciéndole pensar a sus compañeros que quizás de verdad la cosa no había sido para tanto

Gracias a ello todo parecía que iba a ser como siempre, un típico día en el club de tiro con arco sin ninguna clase de peculiaridad que lo alterase, para todos eso era perfecto, inclusive para la mismísima Ayako

"!Vamos Ayako¡Despierta!"…-

Aun así, sin entender ella que estaba ocurriendo, sabía que las cosas no iban como todos los días, aquellos incesantes gritos desesperados tratando de traerla a la realidad resonaban con fuerza en su cabeza, no sabía de dónde venían o si quiera la razón de estos ¿habría sido algún daño que quedo por la explosión de gas? Lo último que recordaba era haber estado caminando junto a Shirou camino a casa antes de que todo se oscureciera, muy probablemente era él quien la estaba llamando pero no había forma de confirmarlo, Shirou Emiya no había aparecido por la escuela en los últimos dos días, por unos instantes al llegar pensó que quizás él estaba herido de consideración y tenía que ir al hospital, pero la mismísima Taiga le había contado que su padre había llamado para decir que había un asunto familiar que tenían que resolver y aquello haría que su hijo se ausentase de la escuela un tiempo

-supongo que, si eso es así, no debería haber problema…-

Susurraba ella para sí misma, al parecer todo ese incidente quizás solamente había sido eso, un incidente aislado con una de las fugas de gas que se estaban registrando por toda la ciudad durante los últimos días con ella habiendo quedado expuesta por circunstancias desafortunadas

-…¿verdad?-

"Por supuesto que no es tan simple"

Luego de que su compañero le preparase una dotación, Ayako no demoro en cambiarse y hacer sus respectivos calentamientos pese a todo el ruido que había en su cabeza, terminados estos se dirigió a la zona de tiro preparándose para disparar

El primer disparo dio cerca del centro

-Buen tiro capitana…- señalaba uno de los chicos de primer grado entusiasmado, Ayako le dedicaba una sonrisa confiada antes de volver a apuntar

Su segundo disparo dio en el centro exacto

-¡wow!¡impresionante!...-

La extraña pericia de su capitana comenzaba a llamar la atención de sus demás compañeros comenzando a ver la sesión de tiro de ella, no es como si esos dos tiros fueran algo extraordinario de ver, pero el tercero, el cuarto y el quinto habían dado en la diana amarilla y aquello si era peculiar

No obstante, Ayako no tenía su mente en ese lugar en ese momento

No recordaba nada de esa noche más allá de los gritos que su subconsciente arrojaban sobre ella. Y sin embargo sabía que había algo más, algo dentro de ella decía que aquello de la fuga de gas no era ni de lejos el problema central de aquello que hubiese acontecido esa noche. Y que eso mismo había acontecido a Shirou Emiya

"Berserker"

Algo dentro de su pecho había comenzado a latir con fuerza, su vida había sido puesta en riesgo por su más grande rival, evidentemente no de manera consciente, muy probablemente el también sería una víctima de las circunstancias o al menos así esperaba ella que fuese. Sea lo que sea, ella había quedado atrapado en ello y ahora no podía sacárselo de la cabeza.

"No soporto la idea de ser rescatada por él"

Shirou Emiya, un buen amigo de verdad y una persona decente, gran deportista, pero un inepto social absoluto, eso no era un secreto para nadie, ella genuinamente le tenía aprecio como amiga, pero ahora mismo aquellos recuerdos vacilantes únicamente recalcaban una de las cosas que más le pesaban a ella moralmente. Y eso era que un sujeto tan ajeno a las emociones fuertes o a sentir genuino interés por cualquier cosa fuese superior a ella en el deporte que ella practicaba con ahinco. Que eso ahora sumado a que fuese lo que fuese que estuviese ocurriendo el estuviese actuando como su caballero en armadura protegiéndola simplemente hacia ese sentir más incómodo.

En ningún aspecto quería sentirse inferior a alguien así, sin importar si este era su amigo

Gruño por lo bajo suspirando

"quizás estoy exagerando…"

Quizás si había quedado algún daño de ese golpe en la cabeza, ella era una persona competitiva, pero tampoco era para tanto…¿o si?...

La sesión de disparo continuo sin pausa, por ahora aquella diana seria el foco de todos sus pensamientos de ahí al resto de la mañana


Pasadas unas horas Ayako caminaba por los pasillos de la escuela, como capitana del club tenia ciertas concesiones a la hora de presentarse a clases y ya que sus alumnos le habían sugerido que se tomase el día libre pronto se vio con una cantidad de tiempo que no sabía cómo administrar correctamente

-quizás debería ir a casa…- susurro mirando que evidentemente estaba haciendo un buen clima, le parecía un desperdicio completo desaprovecharlo, pero parecía ser que no había razón alguna para no hacerlo -¿uh?...- eso hasta que vio la figura de una compañera del club de tiro con arco bajando por las escaleras no notando su presencia hasta que ambas estuvieron cerca -…¿Sakura?...-

-¿Capitana?...- respondió Sakura más por inercia que por saludar -…buenos días…- siseo esta con tono respetuoso.

-Buenos días…¿puedo preguntar por qué estas fuera de clase?...- Ayako sabia la clase de cuidado que tenía la mayoría de la gente para tratar con Sakura Matou, ella misma también mantenía cierta distancia producto de la forma osca de ser de su Kouhai, no obstante ella como capitana trataba a todos sus compañeros con el debido compromiso que su papel ameritaba y eso eventualmente hizo que inclusive la implacable chica de cabellos morados la tratase con menos hostilidad que a la mayoría.

-tengo mis razones Capitana…- contestaba Sakura a secas arrancándole un suspiro a su capitana -…¿Por qué no está en las practicas del club?...- pregunto la Kouhai con un leve indicio de algo que parecía similar a la preocupación, Ayako bufaba un poco molesta, no quería ponerse a explicarle a todos lo que se encontrara sobre su lesión actual

-tuve un accidente hace poco y los chicos me dijeron que descansara un tiempo antes de volver a las practicas, es por eso que estaba mirando si más bien volvía a la casa a descansar…-

-Ya veo…- asentía Sakura no demorando en enfocar los vendajes de su senpai siendo estos la prueba de lo que ella decía -…de corazón espero que se recupere pronto…-

Sin decir mucho más Sakura pasaba derecho de su capitana quien antes de que esta terminase de seguir por su camino tomaba bruscamente su brazo haciéndole girar molesta.

-¿puedo preguntar qué significa esto Capitana Mitzusuri?...- amenazo Sakura con tono mordaz, para su mala suerte Ayako era indiferente a este

-¡Ya se!...- exclamaba está casi ignorando el enojo de Sakura -…¡Vamos!, es aburrido estar en casa tan temprano, y ya que a ti no te molesta estar en clases a esta hora ¿Por qué no salimos a dar una vuelta por ahí?...- pregunto esta entusiasta -…déjame te invito un batido…-

Sakura trato de mantener su hosquedad, pero pronto se vio levemente superada por el entusiasmo de su compañera de club

-No estoy interesada….- rezongo está tratando de liberar su mano, pero el agarre de Ayako no aflojaba

-¡Vamos!¡no aceptare un no por respuesta!...- señalaba Ayako comenzando a tirar de Sakura sin importarle un ápice su opinión -…¡Conozco un buen lugar, preparan un batido de fresa que te hará llorar de la felicidad! Confía en mi…-

-No, en serio, no…- protestaba Sakura con menos molestia de la que ella quería imprimir, quizás porque era la primera vez que estaba siendo presionada por alguien sin poder responder adecuadamente.

-¡Esta será una tarde de chicas!...- vitoreo Ayako triunfante ignorando el hecho de que Sakura derrotada ahora le seguía la corriente, sabía que la chica Matou en cuestión no sería la mejor compañía, pero lo último que quería hace era seguir cavilando su situación actual después del accidente y para eso incluso pasar una tarde con la definición del mal genio y la amargura que era Sakura Matou parecía ser buena idea.


-¡¿no te lo dije?!¡el batido de fresas de este lugar es simplemente de lo mejor!...-

Continuaba vitoreando Ayako llegado el medio día en una modesta cafetería cerca del puente que cruzaba el rio, ambas chicas se encontraban sentadas en una mesa de la terraza que era protegida por la sombra de un árbol frondoso que refrescaba el caluroso sol junto a la brisa que pasaba por el rio

-esto… si, esta delicioso…- contestaba Sakura de manera cortes, sintiendo que protestar no serviría con Ayako Mitzusuri, además de eso ella era de las pocas personas a las que ella tenía una mínima de estima por lo que por eso hizo esa concesión de salir con ella de paseo.

-¿Si ves? Incluso alguien tan amargada como tu puede decir que este lugar es sensacional…- un leve tic escapo del papado superior de Sakura prefiriendo esbozar una sonrisa torcida y darle un profundo trago a su bebida antes que contestar.

Durante un largo rato estuvieron únicamente así, departiendo hablando de trivialidades del club de tiro con arco, Sakura Matou no era muy dada a hablar de nada sobre su vida personal o su vida familiar, Ayako supuso que sería por la muerte repentina de su hermano antes de que ella entrase a estudiar en esa escuela, pero prefirió no tocar el tema nunca, quizás Sakura algún día se abriría lo suficiente para confiarle sus sentimientos

Nada más lejos de la verdad

-¿ummmm?...- Sakura extrañada por la extraña mirada que Ayako le dedicaba espabilo un poco de su pasividad, más al ver que ella le estaba mirando su mano izquierda donde descansaban tres estigmas al rojo vivo en el dorso de la misma -…¿puedo preguntar eso que es?...-

-No es nada…- contesto Sakura mordaz, bajando su mano debajo de la mesa con cierta hostilidad, normalmente cortar un poco fuerte las cosas era suficiente para que la curiosidad de su compañera para con ella cesase en el acto, pero la mirada de Ayako se había estrechado considerablemente como si le doliese la cabeza

"Saber, Shirou tiene a Avalon"

No demorando en pasarse la mano por su rostro como si quisiese quitarse algo de la cara con una expresión de dolor

-senpai ¿se encuentra bien?...- pregunto Sakura genuinamente preocupada por la repentina decaída de su compañera pese a su hostilidad

-Estoy bien…- contestaba está tratando de reincorporarse manoteando levemente para restarle importancia al asunto -…simplemente ver tus… tatuajes… por alguna razón me provocaron dolor de cabeza…-

El ambiente se había hecho pesado inmediatamente, Sakura miraba con aprehensión a una Ayako Mitzusuri que no podía ver el gesto amenazante de su Kouhai al estarse tallando sus ojos tratando de recuperarse del leve desliz de su salud.

-Senpai…- llamo Sakura con un tono particularmente bajo -…¿ha ocurrido algo recientemente?...-

-yo…- siseaba Ayako sin terminar de superar su dolor de cabeza -…no mucho, lo único fue lo de esa…"explosión"…estaba con Emiya esa noche luego de que ambos nos quedásemos juntos compitiendo en el campo de tiro luego de eso todo se me hace difuso…-

-ya veo…- contesto Sakura separándose dela mesa para levantarse -…Ayako senpai, por favor trate de superar lo que ocurrió esa noche, solamente habrá sido cosa de esas explosiones de gas por lo que no hace falta indagar más a fondo…-

Ayako se extrañó del extraño cambio de atmosfera en torno a su Kouhai, por alguna razón parecía como si emocionalmente estuviese completamente muerta

-¿Sakura?...-

-me retiro a mi hogar, mi abuelo me está esperando…- corto esta con tono tajante, haciendo una leve avenía -…gracias por el batido, realmente me divertí hoy y espero que volvamos a hacerlo otro día…-

Sin decir mucho más la chica de cabellos morados se retiraba, sin siquiera voltear a mirar o despedirse adecuadamente dejando a Mitzusuri recostando sus codos en la mesa y apoyando su mentón en el dorso de sus manos desviando su mirada de costado

"y una mierda esto tiene que ver con esas fugas de gas…"

-esas cosas en la mano de Sakura… las he visto antes…- susurraba Ayako tratando de presionarse a recordar pese al dolor de cabeza, las imágenes que veía eran apenas borrosas, pero de a pocos comenzaba a ver manchones de lo que su memoria había atrapado estando inconsciente, como si su instinto de supervivencia la hiciese tratar de despertar sus ojos se habían abierto por ocasiones pese a la falta de reacción del resto de su cuerpo

"¡ILLYA!"

-¡Es cierto!...- exclamo Ayako casi saltando de la mesa golpeando el costado inferior de esta con sus rodillas -…¡estaba esa tipa!¡y esa cosa gigante!-

El lodo que cubría sus recuerdos actuales había desaparecido tan pronto pudo recordar eso, no fue afectada por una explosión, literalmente un monstruo la había atacado y Shirou la había salvado de un golpe mortal, de ahí en adelante con su cuerpo inútil y ella parcialmente inconsciente apagándose y prendiéndose por ratos se vio limitada a ver lo que ocurría entre manchones

-Esas marcas, eran como las que tenía esa cosa de cabello blanco…-

Por lo que no demoro en asociar los estigmas en la mano de su compañera con las que había visto en el cuerpo de esa mocosa

"¿Sakura tiene que ver con todo esto?"

Sus dientes se apretaron en ese momento con fuerza, así como una expresión amenazante se dibujaba en el rostro de la comúnmente alegre y entusiasta Ayako Mitzusuri, de alguna manera había sido atacada por una especie de monstruo y ya no era solamente que Shirou Emiya estuviese implicado en algo que no era ni remotamente natural sino algo que rallaba lo sobrenatural pese a no querer creerlo; sino que también Sakura Matou tenía que ver en todo ese asunto

¿acaso todo el mundo en la escuela estaría implicado también? Siendo así ¿Qué es lo que estaba ocurriendo alrededor de ella?

La sensación de peligro era abrumadora, Ayako pasaba saliva respirando profundamente mirando la copa vacía del batido organizando sus ideas

"¿Qué debo hacer?"

Tenía nada más unas cuantas pistas, unas cuantas palabras vagas que no tenían significado alguno para ella, así como una especie de tatuajes en los implicados ¿Shirou tendría alguno? Recordaba haberle visto usar un guante en su mano izquierda durante todo el día anterior que no se quitó si quiera para cocinar, ahora a su parecer lo hacía especialmente sospechoso.

Con cierta premura se levantó, no había un hilo claro del cual tirar, pero podía empezar a averiguar cosas por sí misma, después de todo tiempo de sobra tenia ahora…


Parpadeando débilmente Shirou poco a poco iba despertando de lo que a su parecer era un muy pesado sueño, el cuerpo le pesaba horrores y se vio considerable más cansado de lo que solía despertar a tal punto que su mente adormecida ignorando el dolor que sentía su cuerpo al haber estado acostado más tiempo del debido prefería ignorar

-Master… buenos días…-

No obstante, la voz de Saber arranco toda somnolencia por su parte, después de todo no todos los días se encontraba con una jovencita de su edad sentada a su lado mirándolo fija e inexpresivamente arrancándole el corazón en un alarido al darse cuenta de su presencia

-¡¿Eaahhhh?!...-

-Master…¿se encuentra bien?...- pregunto Saber con tono monótono pero inquisidor luego de ver a su contratante pegándose lo más que podía contra la pared al parecer un tanto contrariado por su presencia en ese lugar

-E-E-Estoy bien…- contestaba Shirou haciendo acopio de voluntad para tratar de reincorporarse lo más pronto posible, al ver a Saber cayo en cuenta inmediatamente de su situación actual como Mago rompiendo la fantasía romántica general que se tenía de despertar junto a una preciosa chica de cabellos rubios a solas, pasados unos segundos suspiro profundamente afrontando su realidad -…buenos días Saber…-

Una sonrisa sutil se esbozó en el rostro de la Servant

-Buenos días…- correspondió ella respetuosamente -…¿Cómo seguiste de tus heridas?...-

-Mis heridas…- susurraba Shirou cavilando, la noche anterior había sido atacado por una joven maga que revelo ser la hija biológica de Kiritsugu, su servant de un solo golpe lo había herido considerablemente lo cual sumado el torpe fortalecimiento que a toda carrera que había hecho a sus propias piernas lo habían dejado a puertas de la muerte hasta que por alguna razón estar junto a Saber lo había recuperado de manera inmediata y después de eso… nada -…ahora que lo pienso ¿qué paso?¿me desmaye?...-

-si…- contesto Saber sin cambiar su tono en lo mínimo -…gracias a nuestro contrato y a que llevas a Avalon en tu interior pudiste recuperarte de todas las heridas que te fueron infringidas anoche, pero era de esperar que tu mente entrase en shock tan pronto la sensación de peligro desapareciera, pasaste de estar a segundos de morir a estar perfectamente bien, de buenas a primeras una mente normal no puede articular un cambio así de brusco…-

-Ya veo…- contestaba Shirou en un susurro más por cortesía, la noche anterior había sido de emociones bastante fuertes por decir poco, después de todo estuvo a unos cuantos instantes de terminar siendo asesinado de las maneras más brutales posibles, salir con unas cuantas heridas y un shock era haber salido bastante bien parado -…¿Avalon?...- pregunto este extrañado cuando organizo sus ideas lo suficiente para entender de lo que su compañera le hablaba. Está en respuesta se quedó mirándolo fijamente apretando sutilmente sus labios antes de hablar

-Esto es algo que creo que es mejor que Kiritsugu te explique…- concluyo ella, al parecer luego de debatir consigo misma como debía abordar las condiciones de su contrato -…lleva un rato en la sala esperando a que te levantes junto a Taiga…-

-Entiendo…- finiquito Shirou indicándole a Saber que se retirase de su habitación para poder alistarse cómodamente.

Minutos después Shirou caminaba por los pasillos exteriores de la mansión Emiya, lo más seguro es que después de lo de anoche la relación con su padre no volviese a ser la misma, se había revelado una verdad que el al parecer se había esforzado en mantener oculta y pudiese que esto terminase de apesumbrar su estado de ánimo. Shirou se sentía preparado para eso, después de todo estaba esperando obtener respuestas también sobre que había sido todo eso de su familia

No obstante

-Buenos días…- saludo este con tono pasivo al abrir la puerta corrediza de la sala esperando ver a su padre con un cigarrillo rezagado en el Kokatsu o en la silla de la esquina, cosa que parecía ser asi a medias

-oh… Hola Shirou…- sentada en el Kokatsu con un bocado de lo que parecía ser un pescado cocinado torpemente se encontraba Fujimura nee quien saludaba casualmente al Emiya menor mientras trataba de darle un bocado de su comida a un Kiritsugu Emiya quien sonriendo torpemente hacia todo lo posible por apartarse sutilmente de la nieta del terrateniente -…buenos días…-

Shirou miro la escena con cara de circunstancia, su padre pese a querer escapar no se veía muy incómodo con su situación, era más bien que al parecer Taiga había tratado de cocinar por su cuenta como un gesto hacia Kiritsugu y ambos sabían que ella no era precisamente una persona hábil en las artes culinarias.

-buenos días chico…- saludo Kiritsugu alzando una mano corriéndose un poco más hacia un costado aprovechando que Taiga con ilusión infantil cerraba sus ojos con una sonrisa de oreja a oreja -…¿Cómo te sientes?...-

-Me siento… ¿bien?...- contesto este haciendo gestos afanadamente en silencio con su padre, después de todo no podían abrir la boca respecto a cosas de la magia con Taiga en ese lugar

(¿Qué hago?¿que tanto sabe ella?)

(Explosiones de gas)

(¿termine herido por las fugas de gas?)

-Kirtsuguuuuu…- presionaba Taiga con sus palillos con voz cantarina ignorando la cantidad de gesticulaciones casi exageradas que hacían ambos Emiya -… di ahhhh…-

(Si, eso…¡Una explosión!)

(¿una explosión?¡¿quieres que diga que sobrevivi a una explosión por una fuga de gas?!)

(¡Si!¡tu…Tu simplemente rolea con eso! )

Viéndose ya superado a Kiritsugu no le quedó otra que aceptar el bocado y si bien trataba de mantener una sonrisa cordial parecía ser que el sabor del pescado era demasiado fuerte para su gusto por decir poco.

-¿Cómo está?...- preguntaba Taiga genuinamente entusiasmada, no era para menos, la mesa estaba llena con una serie de platillos que si bien se veían torpemente organizados y preparados denotaban la cantidad de esfuerzo que ella había puesto preparando ese desayuno

-yo…Nunca había probado algo como esto…- contesto Kiritsugu con una sonrisa trémula queriendo no ser demasiado directo con ella respecto a su sazón

-¿Ves?...¡Sabia que te gustaría!...- vitoreo ella por la respuesta obtenida ahora dirigiendo su atención a Shirou -…Ven, siéntate, prepare suficiente para los tres…-

-Fuji nee, preparaste comida para alimentar a todo un batallón…- contesto Shirou tratando de mezclarse con el ambiente familiar, tomando su plato y comenzando a servirse en este no demorando en comenzar a comer y llevarse una sorpresa con los particulares sabores de la comida en la mesa

-Puede ser…- contesto esta sin perder esa alegría que la estaba caracterizando esa mañana -…pero no todos los días podemos comer los tres juntos así que por eso quería hacer algo especial, espero que lo disfruten…-

Tanto Kiritsugu como Shirou suspiraron derrotados, Taiga realmente se había puesto bastante sensible emocionalmente al estar Kiritsugu en casa y ninguno de los dos quería dañar su estado de ánimo y lo que ese momento significaba para ella, en silencio siguieron comiendo con sonrisas forzadas. Aun cuando la puerta corredera se abrió revelando a Saber quién se encontraba vestida con sus ropas de diario el ambiente no pareció romperse en absoluto

-¡Saber!¡Ven y siéntate con nosotros a desayunar…!- llamaba Taiga a la invitada quien mirando a los dos Emiya entendía los gestos que estos le hacían para que siguiese con naturalidad

-Por supuesto…- contesto está tomando asiento también tomando su plato y llenándolo con lo que había a disposición con completo desenvolvimiento -…esto se ve bastante bien…- comentaba Saber dándole un bocado a su comida cosa que para sorpresa de ambos Emiyas no causo ningún desagrado en ella -…esta delicioso…-

-gracias… ha valido el esfuerzo de llegar aquí temprano a cocinar…- celebraba Fuji nee orgullosa dedicándole una sonrisa amena a los dueños del lugar -…tómense su tiempo para desayunar, Shirou, Kiritsugu me conto que alcanzaste a ser afectado por la explosión que hubo ayer a unas cuadras de aquí ¿estás seguro de que no estas herido?...-

Shirou asentía poniéndose en situación, probablemente Kiritsugu y Saber le habrían dicho que no alcanzo a ser dañado directamente por tal explosión ¿pero que había de Ayako?

-Estoy bien…como puedes ver prácticamente no me paso nada, simplemente me afecto un poco la impresión…- contestaba con naturalidad y una sonrisa llena de confianza-…¿Cómo esta Ayako?...-

Al hacer esa pregunta las mejillas de Kiritsugu se tensaron levemente, no por un desenfado sino más bien por una resignación silenciosa

-ya llamé a la escuela y avise que Mitsuzuri san no ira a la escuela el día de hoy, Kiritsugu me dijo que ella si alcanzo a recibir un golpe fuerte en la cabeza…- contestaba Taiga ensombreciendo levemente el ambiente -…sus padres me dijeron que estaba bien y que no había necesidad de llevarla al hospital, pero que si querían que reposara al menos por hoy y mañana…-

-Yo… ya veo…- finiquitaba Shirou comiendo en silencio

Los tres implicados en la guerra del Santo Grial se miraban de soslayo entre si, Taiga perdida en su mundo continuaba explicándole a Shirou sobre la ausencia suya y de su compañera, también sobre el paso de las autoridades a la zona donde el ataque de Berserker había destruido parte de la calle y la fachada de varias casas haciendo que asi rápidamente pasasen los minutos

-Taiga… creo que ya es hora…- señalo Kiritsugu oportunamente luego de haber esperado con paciencia que la charla de su antigua protegida se desviase de contar lo sucedido y pasase a las indagaciones, en respuesta la profesora desinteresada miraba el reloj de su muñeca antes de dar un salto que casi tumbo los platos de la mesa

-¡ES CIERTO!¡VOY TARDE!...- exclamo está devorando su porción de comida como buenamente podía antes de abalanzarse a la salida de la sala -…¡KIRITSUGU, SHIROU ESPERO VERLOS AQUÍ PARA CUANDO VUELVAAAAAAAAAAA!...-

Como era costumbre en ella, no dio pie para que Kiritsugu o Shirou protestasen como harían en otro caso, este no era así ya que tan pronto la docente se retiró el ambiente de la sala se ensombreció considerablemente

-han pasado diez años desde la última guerra ¿no es asi?...- pregunto Saber abordando el tema, ninguno de los tres se había atrevido a hablar por varios segundos

-así es, han pasado diez años desde que hice que destruyeses el Santo Grial…- concordó Kiritsugu inexpresivo, con un aire que le recordaba a Saber peligrosamente al Kiritsugu de antaño

-No ha crecido mucho desde entonces…- señalo ella trayendo el tema álgido a la mesa -…cualquiera diría que es unos meses menor a Shirou…-

-su cuerpo no tiene la capacidad natural de crecer y envejecer como el de los seres humanos llegado a cierto punto de su edad…- indico Kiritsugu encendiendo un cigarrillo -…o no lo tenía hasta hace un tiempo…-

-¿Qué quieres decir con eso?...- pregunto Shirou uniéndose a la conversación, con cierto matiz molesto que su padre no demoro en percibir

-ella no es un ser humano Shirou….- la lapidaria declaración hizo retroceder desprevenido al Emiya menor que por un momento creyó haber mal entendido lo que su padre había dicho -…. Ella es un Homúnculo de la familia Einzbern …-

La mirada de Shirou se agudizaba, escuchar hablar así a Kiritsugu de esa joven le estaba provocando arcadas por una razón en especifica

-…Pero tu eres su padre como ella dijo ¿no es asi?...- pregunto este con un matiz agrio en su voz, Kiritsugu lo percibió perfectamente por lo que mirando a la mesa se permitió darle una bocanada profunda a su cigarrillo

-Si, Illya es mi hija…- contesto este contundente -…nació del producto de la unión mia y del anterior Homunculo basado en el modelo de Juzteaze Lizrich von Einzbern… mi amada Irisviel….-

Dos sendas palmadas sonaron sobre el Kokatsu, Shirou Emiya alterado por la noticia estallaba en cólera, su rostro se contorsionaba en su ira como nunca antes lo había hecho en su vida

-¡¿Por qué hasta ahora escucho sobre que tienes una hija?!...- pregunto este con tal fuerza que descoloco por unos momentos tanto a su padre como a su propio servant -…¡¿Por qué hasta ahora estoy sabiendo sobre…?!...- pese a su cólera, se vio incapaz de saber cómo relacionar a esa chica con respecto a él ¿podía llamarla hermana si quiera? -…¿Ella?...-

Shirou sintiéndose superado por tratar de entender quién debía ser Illyasviel para él no demoro en volver a su asiento sintiendo como la energía lo abandonaba de golpe, entendía muy bien cómo se sentía el que algo te lo arrebatara todo y como ese algo se llevase una parte demasiado importante de uno mismo a tal punto de no saber qué hacer con ese pedacito de alma faltante, Kiritsugu desde su encuentro se había quedado viviendo con él saliendo esporádicamente de viaje ocasionalmente ¿Qué tiempo tuvo él para tratar de encontrarse con su hija?

No

¿Por qué nunca pudo vivir con ella y en cambio se limitó a adoptarlo a él? ¿De verdad se había limitado a dejarla atrás y empezar una vida desde cero usándolo a él como sustituto como ella estaba alegando?

-por qué no pude rescatarla…-

Las palabras salieron de la boca de Kiritsugu en un vaho helado, la ceniza en su boca agriaba su hablar y las palabras culposas de Shirou solamente lo hacían decaer mas

-¿a que te refieres?...- esta vez fue Saber quién pregunto, su expresión era neutra, pero su voz denoto verdadera curiosidad

-Falle en mi tarea Saber….- contesto este comenzando a rememorar -…se me contrato para obtener el Grial en la guerra pasada, tu y yo lo tuvimos al alcance, teníamos al recipiente de nuestro lado y solamente quedaba un Servant sin su Master en pie, y sin embargo yo escogí renunciar a este y destruirlo…el Jubstachiet por supuesto vio esto como una ofensa y nunca volvió a abrir el campo de fuerza de sus tierras para que pudiese volver con Illya, me la arrebato como castigo … al parecer esperando usarla para la guerra actual…-

Shirou rememoraba cada viaje que Kiritsugu hacía en ese momento

-¿eso quiere decir que en tus viajes?...-

-Si, la mayoría de mis viajes eran hacia el castillo Einzbern… el campo de energía de la familia Einzbern no podía ser atravesado de ninguna manera sin permiso, menos boicoteado por lo que durante años estuve recogiendo información sobre cómo funcionaba la magia que lo conformaba esperando encontrar algún punto débil o algún elemento que pudiera romper parte de la sincronía del mismo para poder engañarlo al menos…- tras una pausa un amplio suspiro escapo de su pecho -…nunca pude hacerlo, no al menos sin ayuda de adentro mismo y dicha ayuda fue una casualidad de una en un millon…-

El silencio dominaba el salón nuevamente, tanto Shirou como Saber escuchaban absortos todo lo que Kiritsugu les estaba contando

-…el único contacto que tuve con Illya luego de eso fue completamente esporádico, y lo único que pude hacer fue lastimarla…-

-¡NO KIRITSUGU!¡BASTA!¡DUELE!¡DUELE MUCHO!-

Apretando su mandíbula con fuerza Kiritsugu contenía los dolorosos recuerdos de ese reencuentro, reencuentro que salvo la vida de su hija, pero a su vez la había condenado a un horrible sufrimiento que el mismo le propicio luego de años sin verla

-Nunca te conté sobre ella porque en el fondo de mi ser pese a todo creí que esto era una batalla perdida…- confeso él con tono derrotista -…en mi búsqueda estúpida sacrifique a mucha gente sin ninguna clase de retribución y pensé que la misma divina providencia me había obligado a perder a Illya también como último pago por mi estupidez, quería dedicarme a rehabilitarme tanto física como espiritualmente y tener la oportunidad de empezar de cero con lo único que pude salvar… o sea a ti Shirou….-

El mencionado apretó sus labios con tristeza, ni de lejos estaba de acuerdo, pero entendía el pesar y la añoranza de su padre, una situación imposible que busco solventar como pudo pese a tener su alma ardiendo y su cuerpo destruyéndose a causa de la maldición de lo que fuese que habitase el santo Grial.

-pero eso ahora ha cambiado…- sentencio Kiritsugu con renovada fuerza en su voz -…no sé si será por el reinicio de la guerra o porque Ach no esperaba que yo sobreviviese tanto tiempo, pero ahora Illya está al alcance de mis manos lejos de ese maldito campo de fuerza, va a ser difícil porque no dudo que ella me odie con todo su corazón, pero tomare esta oportunidad para recuperar lo único que sé que no puedo dejar perder, y eso es a uno de mis hijos…- apretando sus puños tanto Saber cómo Shirou miraban absortos a Kiritsugu cuya expresión se iba acentuando en su rostro -…ya he perdido demasiado y no estoy dispuesto a renunciar a nada mas -…girando sobre sí mismo, volteaba a mirar a Master y Servant -…Shirou, Saber, ayúdenme a recuperar a mi hija…. A tu hermana….-


El tiempo es relativo

Fue lo que escucho Illya alguna vez en una de las clases particular que Sella le había impartido hacia unos meses nada más, que el tiempo variaba de la percepción de la persona en momentos específicos…ridículo, el tiempo en sí mismo era una unidad cuantificable, un segundo siempre sería un segundo y una hora siempre sería una hora

-Grrrrrrrrrrrr….-

No obstante, en ese momento entendía lo que su sirvienta había querido decir fuese de manera consciente o no.

Llevaba horas sangrando debajo de las cobijas de su cama, sintiendo como su cuerpo se rompía y se recomponía al mismo instante, así como sus circuitos mágicos reaccionando en consecuencia, no tenía la concentración necesaria para si quiera saber si Berserker estaba bajo control en ese momento, se le había hecho una eternidad de un dolor agonizante que la estaba arrastrando a la locura y según su reloj, solamente habían pasado veintiocho horas desde que perdió el control de su ser tras el encuentro con su padre.

Antes de perder su mente por completo a causa del dolor, este finalmente parecía comenzar a menguar, el dolor de su cuerpo era abandonado y dejaba simplemente el sentir del correr de su sangre caliente por su ser y conforme el estrés corpóreo reducía comenzaba a sentir hambre y sed, ella comía como todo ser vivo pero como homúnculo su dieta era particular, vivía más de suplementos mágicos que de alimento en sí, pero ahora mismo su estómago gruñía furioso y su garganta aspereaba por la sed que sentía.

Pronto se levantó de la cama que había quedado bañada en su propia sangre y procedió en dirección a la salida de su habitación, no obstante, antes de caer al piso por la extraña sensación de que sus piernas habían cambiado noto que su cuarto de cierta manera se había achicado

-eso duele…-

Esa sola frase suya llamo su atención, ¿su voz había cambiado? Volteo a mirar hacia atrás para ver como su vestido se había acortado y ahora estaba ciñéndose dolorosamente a las nuevas formas de su cuerpo

Por qué en efecto, nada se había achicado

Ella había crecido… de nuevo

-¡Maldicion!...-

Bufo poniéndose de pie y apoyándose sobre lo que podía para evitar tropezar de nuevo por el cambio de locomoción de su cuerpo, sus piernas más largas y sus caderas más anchas dificultaban su antiguo caminar por lo que a paso torpe se dirigió al baño de su habitación para verse en el espejo

La imagen que la recibió la consterno momentáneamente

Se había hecho más alta, sus rasgos faciales habían perdido la curvatura infantil y en cambio se habían afinado, sus ojos seguían brillando de color rojo, pero ahora se habían agudizado y afilado perdiendo todo deje infantil. Las formas de su cuerpo habían adoptado una forma mas madura y de cierta manera ahora a excepción de una expresión más mordaz y unos rasgos afilados podía decir que era idéntica a Leysritt físicamente.

Frustrada llevo su mano a su rostro, su cuerpo seguía mostrando nuevas fallas del boicot de su padre a este, podía sentir como perdía más y más el control de los circuitos mágicos que había anexos al Grial dentro de ella haciendo que casi no pudiese percibir este si no se concentraba con fuerza, no solo eso, ahora su cuerpo parecía "envejecer" no estaba muy segura de como sentirse tras vivir la mayoría de su vida consciente con la forma de una niña de diez años para ahora pasar a tener un cuerpo de una adulto joven de su edad

Sella organizaba el pasillo de la mansión cuando escucho la puerta de la habitación de Illya abrirse haciendo que esta dejase su labor rápidamente para ir a atender a la joven Ojou sama, no obstante, su expresión cambio al ver salir a una mujer manchada de sangre de esta

-¿Ojou sama?...- pregunto esta incrédula por el cambio físico de su señora, el líder de la familia le había comentado del desperfecto del cuerpo de Illya por culpa de Kiritsugu, no obstante era la primera vez que tales fallos se hacían tan contundentes

-¿tenemos ropa que me quede en este momento?...- pregunto Illya denotando también el cambio de su voz, más gruesa, se le hacía incomoda, pero acompañada por sus rasgos recios y estilizados hacían que su presencia impusiera a la par de su poder, no como antes que su apariencia y habilidad contrastaban furiosamente

-no señora…- contesto Sella demostrando su naturaleza artificial recuperándose de su momentáneo sobresalto -…permítame ir a conseguir atuendos de su talla, mientras le puedo proveer algo de los atuendos que Leysritt y yo solemos usar y…-

-Está bien…- contestaba Illya dándose la vuelta -…alístame un baño y préstame uno de tus vestidos, saldré a la ciudad a conseguir ropa entonces…-

La homúnculo pura parpadeo unas cuantas veces acomplejada

-¿no prefiere que yo la consiga como suel…-

-No, mi cuerpo ha cambiado y no tengo certeza de las medidas del mismo, prefiero ser yo misma quien se encargue de elegir la ropa que usare ahora…-

-Hi…- contesto su sirvienta procediendo a organizar el baño que se le había pedido dejando sola en el corredor a una Illya bañada en su propia sangre tiñendo su vestido de noche de rojo intenso

Se sentía extraña

En algún punto alguna de sus sirvientas le había explicado que su edad física no cambiaría por ser un Homúnculo, desde el momento donde se "activara" hasta el final de sus días tendría la misma edad física, sus células no se reproduciría sino se reconstruirían razón por la cual su biología cerebral seguiría siendo hasta el final la de una niña de doce años sin importar su edad real

Eso era hasta ahora

De repente su cuerpo había envejecido, hacia unos meses se había adecuado a unos quince o dieciséis años y ahora había saltado hasta su edad real al parecer ¿hacia parte de eso sentirse tan…"extraña"? estaba acostumbrada a su matiz aniñado, ahora de cierta manera se recordaba a si misma a Kiritsugu

-desagradable…-

Susurro para sí misma antes de volver a su habitación, necesitaba examinar más de su nuevo cuerpo antes de volver a la guerra, tendría que informarle a su abuelo de su situación actual, siendo la acción más probable de este descartarla luego de haberse convertido en un ser defectuoso

Aun asi nada importaba, simplemente devolverle el daño que Kiritsugu le había hecho era lo único que la ocupaba, tanto el físico como el emocional


Pasada la tarde la figura de un adolescente sudando con su torso descubierto se dibujaba en el viejo dojo de la residencia Emiya, Shirou se encontraba sentado jadeando pesadamente en el centro mientras a su alrededor había una serie de objetos contundentes despedazados, varios de estos presentaban formas ajenas a su contextura original, tubos de acero se habían alargado curvándose a los costados entre tantos otros ejemplos y delante de este, Saber armada con un Bakkun se erigía con su ropa de diario

-No es suficiente Shirou…-

Señalaba Kiritsugu parado a un costado, durante el mediodía hasta ese momento había estado de pie inamovible registrando cada movimiento de su hijo adoptivo

-Necesitamos encontrar alguna forma de que puedas defenderte Shirou…-

Sentencio Kiritsugu terminada la discusión sobre Illya esa misma mañana, habiendo aclarado su intención de rearmar a su familia, tocaba lidiar con el otro elefante en la habitación.

-Bastara con que no se separe de mi Kiritsugu…- contrapuso Saber serena -…como su espada es mi deber evitar que mi Master sea afectado de alguna manera por nuestros enemigos…-

Kiritsugu en contra parte suspiraba cansadamente, denotando su descontento con la falta de previsión de Saber

-sin duda alguna eres eficiente en combate Saber, pero recuerda que hay situaciones que se salen control debido a los planes de los enemigos que nos han localizado en el pasado…- bajando peligrosamente su tono de voz Kiritsugu le dedicaba una mirada osca a la servant -…recuerda cómo fue que Iri fue capturada…-

Saber iba a protestar, pero se vio incapaz de hacerlo, un simple engaño auspiciado por berserker en esa época fue suficiente para que ella perdiese de vista a quien tenía que proteger, efectivamente Iriasvile no era su Master y por ende no estaban unidos por el vínculo que en otra situación le habría salvado la vida, pero no dejaba de ser una anotación valida la de Kiritsugu

-de momento estas en una mala situación Shirou, pero no es tu culpa…- ahora dirigiéndose a su hijo Kiritsugu recuperada la solemnidad en su tono -…nunca quise enseñarte magia que te comprometiese más allá de un malestar físico porque no quería que cargases con el estigma que tenemos los magos durante toda nuestra vida únicamente por algo de poder, pero eso sumado a que no hay forma de que pueda traspasarte mi cresta familiar ha hecho que tu alcance Mágico para esta guerra sea nulo…- nuevamente se giraba hacia Saber -….¿qué tanto Mana recibes de Shirou?...-

La mirada de Saber se ensombrecía

-ninguno…- contesto esta contundente -…de momento no he hecho mucho uso de mi poder así que aún tengo suficiente energía para mantener mi forma y evitar cualquier amenaza, pero no durare en peleas consecutivas…-

-también tenemos que hacer algo respecto a eso…- bufo Kiritsugu suspirando mirando a su hijo -…¿Qué tanto has progresado en tu fortalecimiento?...-

-la verdad, ya no tengo problemas en fortalecer cosas como metales y piedras, el vidrio sigue causándome heridas la mas de las veces…- confeso Shirou un tanto apático, si bien era algo soso se enorgullecía de su capacidad para entender la estructura de ciertos objetos a través de su energía mágica, habilidad que su padre había señalado despectivamente en el pasado

-bien…¿has practicado algo más fuera de eso?...-

-puedo modificar algunos objetos…- continuo esté pensando con más cuidado -…aunque no es efectivo el cien de las veces y para por ejemplo alargar un tubo, tengo que usar la misma masa original del mismo, por lo que se hace más largo, pero pierde dureza…-

Kiritsugu se llevaba el puño a su mentón

-Ninguna es una habilidad especialmente útil para estos casos…- analizo este meditabundo -…podría funcionar alargar un objeto y fortalecerlo eventualmente, pero tus circuitos mágicos no están hechos para esa labor, de hecho, el que puedas ejecutar estas magias por pura convicción autodidacta ya es un logro…- cruzándose de brazos miro meditabundo a un costado, Saber y Shirou guardaban silencio puesto que faz del Emiya mayor se tensaba cada vez más-…el dia lo dedicaremos enteramente a medir el alcance de tus habilidades, obraremos en consecuencia…

Y ahí estaba él, el cansancio prolongado de su cuerpo no fue excusa para retirarse a descansar, durante todo el proceso de entrenamiento de Shirou Kiritsugu nunca perdió detalle alguno de su hijo

Su cuerpo para los estándares de un adolescente era considerablemente superior, desde que le había recomendado que entrenase físicamente para ejercer mejor como mago este había practicado toda serie de deportes y por lo que entendía también entrenaba en privado en el dojo diariamente, su competencia física era la adecuada.

No así era su magia ni su capacidad para defenderse

Shirou sin duda alguna tenía una excelente condición física, pero no tenía ninguna clase de idea sobre defensa personal ni mucho menos experiencia defendiéndose de enemigo alguno en particular, por lo que pese a que Saber estaba valiéndose únicamente de sus manos desnudas, Shirou nunca pudo acertar un golpe en un modesto sparring de prueba mientras ella simplemente lo incapacitaba con movimientos defensivos simples, algo había cambiado al practicar con Shinais, el instinto de Shirou se desenvolvía adecuadamente en un combate con espadas pero él era un humano, el uso de armas cuerpo a cuerpo contra un Servant era un esfuerzo inútil puesto que la diferencia entre ambas existencias era abismal, inclusive si se trataba de un mago competente con un entrenamiento en ese campo.

Su capacidad mágica definitivamente era la peor de las áreas

Kiritsugu respetaba e incluso se enorgullecía de la capacidad de Shirou de haber generado magia de la nada con su puro instinto y unas cuantas vagas instrucciones suyas, pero aquel pseudo circuito mágico que él formulaba era completamente inútil, la magia que evocaba se perdía al instante y los hechizos del joven eran ineficientes, su fortalecimiento no era la gran cosa y su modificación fallaba la mas de las veces, eso sin contar que no había ninguna especie de vinculo mágico con Saber con el cual pudiese funcionar su magia

O eso sería el caso si no hubiese un factor particular que podía cambiar todo ese panorama

-Es suficiente Shirou…- detuvo Kiritsugu la práctica de su hijo con su servant -…ya he visto lo que necesitaba…-

Shirou se sentía molesto consigo mismo, era evidente el descontento de su padre durante toda la tarde, ciertamente había progresado como mago autodidacta, pero sujeto al juicio de un veterano que al parecer estaba apostando su estrategia a las habilidades que él desarrollo y que estas no fueran lo esperado fue un duro golpe a su ego

-Entendido….- contesto Shirou no obstante sereno, Kiritsugu no tenía toda la culpa de la situación, era cierto que él quizás podría haber sido mejor mago con algo de ayuda de él, pero entendía sus razones para no haberlo inculcado en la magia, por eso mismo trato de tragarse toda su frustración sin dejar que esta se exteriorizara

Por eso mismo cuando la palma de la mano de Kiritsugu aterrizo en su hombro dio un leve respingo

-lo hiciste mejor de lo que pensé Shirou…- comento este con una sonrisa confidente, si bien era un comentario aprobatorio, la mirada de Shirou se estrechó mientras miraba al suelo

-no es necesario que mientas viejo…- rezongo Shirou -…sé que apesto como mago…-

-ah no, en efecto Shirou, como mago eres simplemente pésimo…- comento Kiritsugu con cierto deje de humor en su tono que hizo que su hijo lo mirase molesto de soslayo -…eso es algo con lo que contaba, no puedo pedirte que seas un mago porque nunca te he dado una formación para eso… en cambio puedo ver que has desarrollado algo más importante que un conocimiento mágico…-

Las cejas de Shirou se arqueaban

-¿y eso es?...-

-Disciplina…- comento el ansiando Emiya -…te has comprometido con una rutina diaria que la mayoría consideraría horriblemente extenuante desde hace varios años y esta ha rendido frutos en lo que estaba interesado, tu compromiso con un objetivo en específico, teniendo eso a la mano creo que lo demás no será mucho problema….-

-pero mi capacidad para manipular magia…- interrumpía el adolescente obstinado a lo que para él sonaba como un intento burdo de animarlo

-tu capacidad para generar y manipular magia no era importante en este caso, créeme…- pidió Kiritsugu paternal haciendo que el enojo del chico comenzase a menguar de a pocos

-si…- contesto este finalmente un tanto inquieto, no dejaba de sentirse frustrado, pero al parecer lo que Kiritsugu le decía era completamente sincero

El padre cerraba sus ojos con una sonrisa satisfecha

-por ahora ve alistando la cena…- pidió Kiritsugu cambiando de tema -…no será mucho, pero Saber podrá obtener mana de una alimentación balanceada y tu también debes cuidar tu cuerpo como lo has hecho hasta ahora…- girando su cabeza enfocaba su atención en la servant -… necesito que discutamos los resultados de lo que hemos visto hasta ahora…-

La rubia asentía, no tenía razones para objetar eso

-entendido…- contesto Shirou sintiendo que no había mucho más que el pudiese hacer ahí, por lo que viéndose algo cansado creyó que tal como pedía su padre, tener la cena preparada desde temprano quizás podría ayudarlo a reponerse más rápido para su entrenamiento nocturno -….con permiso….-

Sin más, el joven abandonaba el dojo dejando solos a su Servant y a su padre, haciendo que el ambiente rápidamente se tensara

-¿puedo preguntar que estabas rastreando Kiritsugu?...- pregunto Saber sin poder evitar hacer uso de un tono mordaz puesto que mientras Shirou ejercía sus habilidades, pudo notar el leve uso de Magia por parte de su antiguo compañero de guerra, más precisamente un fortalecimiento de las capacidades de su vista

-estaba analizando la capacidad mágica de Shirou desde su conocimiento sobre sus propios circuitos mágicos…- en frustración este se tallaba el tabique -…lo que ese niño hacia todas las noches es considerablemente peligroso y poco efectivo, su teoría es errada pero no es el momento para explicárselo en detalle…- confeso este suspirando, Saber con cierta educación le ofreció a Kiritsugu una silla para que tomase asiento el cual Kiritsugu acepto de buena manera

-¿Qué tienes en mente?...- pregunto ella analizando a Kiritsugu -…puedo decir con toda seguridad que estas planeando algo…- señalo esta nuevamente mordaz, puesto que la mirada del hechicero se había endurecido considerablemente dando ese porte por el que lo habían reconocido como el asesino de magos antaño

-Shirou tiene una cantidad respetable de circuitos mágicos naturales…- confeso Kiritsugu con tono bajo y neutro -…no hace uso de ninguno de ellos por el uso de lo que él llama su circuito mágico artificial el cual ha distorsionado a los verdaderos atrofiando parte de su cuerpo…mi plan actual es estimularlos para que vuelvan a funcionar como deben, si lo hacemos es muy posible que encontremos la manera de que él pueda generar su propia energía mágica de manera casi inmediata y así poder establecer y fortalecer el enlace entre ustedes dos…-

La mirada de Saber se endureció

-Estimular sus circuitos mágicos dormidos…- susurro ella molesta -…estos están anclados tanto a su sistema nervioso como a su propia alma, aun bajo un entorno controlado manipular algo tan sensible que por defecto debe permanecer inactivo en cualquier ser humano ¿acaso entiendes la gravedad del daño físico y espiritual que puedes provocarle al hacer eso?...-

-lo más probable es que tanto su cuerpo como su yo terminen con heridas serias al hacerlo…- confesaba Kiritsugu prendiendo un cigarrillo -…el mejor escenario seria que su sistema nervioso entrase en shock durante un tiempo y perdiese el control estricto de su cuerpo…-

-¿entonces por qué estas proponiendo hacerle algo así a tu propio hijo?...- pregunto Saber osca -…no sabiendo que sentir puesto que lo que estaba sugiriendo ese hombre y el supuesto bienestar que le profesaba a su hijo no cuadraba -…estás hablando de lisiarlo…-

Una amplia nube de humo se disparaba al aire por parte de Kiritsugu

-Ninguna persona cuerda sugeriría hacer algo asi ni mucho menos ofrecerse como sujeto del experimento por la cantidad de daño que recibiría contra lo que ganaría, sin embargo, Shirou es la excepción a esta regla gracias a ti…-

El rostro se Saber perdía color y su mirada se agudizaba

-tu…¿pretendes?...-

-podemos estimular los circuitos mágicos de Shirou sin problema, puesto que no importa si simplemente es dolor lo que sentirá o si directamente termina cuadripléjico por una mala reacción, Avalon restaurará cualquier herida que sufra y su cuerpo obtendrá el conocimiento que deseamos…-

Ahí estaba el plan de Kiritsugu, hacer uso de Avalon para modificar el cuerpo de su hijo mediante métodos bruscos y poco eficientes puesto que el Noble Phantasm de Saber revertiría cualquier daño

-…incluso puede que así pueda pasarle mi cresta mágica…- razonaba Kiritsugu pensativo -…pero sería algo de último recurso ya que la asimilación de esta en su cuerpo aun si este se destruye y reconstruye constantemente tomaría mucho tiempo y el resultado sería impredecible…por ahora nos centraremos en activar los circuitos de Shirou…- anuncio ya con seguridad el ansiando sujeto -…después procederé a enseñarle algunos hechizos básicos de defensa como hice con Iri en su momento…-

El enojo de Saber disminuyo momentáneamente

-la guerra puede terminar en cuestión de un par de semanas una vez iniciada…-menciono esta intrigada -…¿realmente puedes enseñarle magia en un lapso de tiempo tan corto?...-

-Bueno…- bufo Kiritsugu con cierto infantilismo en su voz -…obviamente no serviría para esta guerra, pero ese niño ya ha entrado en un mundo que requiere esta clase de precauciones, ya no solo se trata de esta guerra, ya que se vio obligado a convertirse en un mago quiero que al menos tenga las herramientas para decidir de qué clase quiere ser…-

Saber suspiro, para ella lidiar con ese sujeto era difícil, sin duda alguna en el fondo seguía siendo el mismo sujeto idealista con métodos poco ortodoxos para lograr sus objetivos, pero al menos podía asegurar ahora que al menos esta vez compartían un objetivo tangible en esta ocasión, el bienestar de Shirou Emiya

Ninguno de los dos eran conscientes de que Shirou había podido escuchar toda la conversación que habían acabado de tener


Trace on

Nuevamente el circuito mágico artificial era creado tras un agónico intento como solía ser todos los días y nuevamente Shirou Emiya tenia delante de si una serie de objetos para reparar y modificar, el ejercicio de la tarde había hecho mella en su cuerpo y por ende esta vez muchos de sus intentos de darle una nueva forma concreta a ciertos elementos fallo miserablemente generándole dolor subcutáneo en sus dedos

No le importaba, tenía demasiadas cosas en su mente

Avalon

El tesoro sagrado con el que su vida había sido salvada hacia tantos años, la vaina de la legendaria espada Excalibur descansaba dentro de si curando todo daño que sufriese su cuerpo, gracias a esta no había muerto la noche que conoció a su hermana

El tubo que sujetaba en sus manos en ese momento estallo volátilmente despidiendo pequeños fragmentos de metal que alcanzaron a cortar su rostro

-¡MALDICION!...-

Gruño frustrado, había perdido el control de su concentración al tocar ese tema dentro de si

Illyasviel Von Einzbern, su hermana mayor, la primogénita de Kiritsugu y la niña a la que se le negó estar con su padre quien en consecuencia lo adopto a él, trataba de no pensar mucho en eso, pero en su mente se sentía como si Kiritsugu hubiese tratado de reemplazarla a ella con él como quien cambia de mascota

-¡No pienses así idiota!...-

Se sorprendió de verse a sí mismo sintiendo tal clase de frustración, inclusive había hecho una comparación tan ridícula que no podía creer lo que había pensado, no obstante, lo que lo había asombrado no eran sus sentimientos negativos, era un chico normal, evidentemente en alguna ocasión había deseado cosas que no eran éticamente correctas y como todo el mundo tenía una modestia colección de porno escondida en su habitación

Lo que le sorprendió fue esa clase de estallido emocional, estaba molesto con su padre por todos los secretos que le había guardado, estaba molesto consigo mismo por ser tan incompetente para la magia en el momento que más necesitaba de está dándose cuenta en ese momento que era la primera vez que se sentía tan desbordado emocionalmente

Era la primera vez desde el incendio que no manejaba todo bajo una capa de serenidad superflua, razón por la cual dejo su práctica de lado y se quedó simplemente sentado contra la pared del cobertizo, mirando al techo

Quería decir algo, pero las palabras no salían de su boca

La guerra por el Grial en la que había quedado atrapado

La visión de su familia conformada por Kiritsugu y Taiga que era con la que había crecido, una familia falsa y fragmentada, pero que era la suya

Su meta, salvar a la gente para que no sufriesen lo que él sufrió en ese incendio, una vida dedicada a prepararse para esa labor

Una joven maga que reclamaba que el tomo el lugar que a ella le correspondía

Eran demasiadas cosas para pensar con tranquilidad, no obstante, pudo asentar sus pensamientos sobre la más importante de todas ellas y que en parte afectaban a todas las demás

-yo… tengo una hermana...-

No recordaba nada de su vida antes del incendio y eso era algo que lo desmoronaba emocionalmente, nunca supo de sus verdaderos padres o si tenía hermanos, Kiritsugu había pasado a tomar el papel de su padre y en Taiga había encontrado algo similar a una hermana mayor, por eso mismo saber que esa familia era más grande fue algo que lo hizo sentir extrañamente sensible.

Ya que ella estaba ahí para matarlo a él y a Kiritsugu, y como maga no había comparación, ella era un oponente infinitamente superior, dotada de talentos que él jamás tendría

-¿Qué debo hacer?...- pregunto para sí mismo como Master en esa guerra inevitablemente tendría que chocar con ella de nuevo ¿pero con que intensión? ¿Realmente intentaría pelear contra ella? Se vio realizándose que el factor del poder realmente no le importaba, incluso si tenía la forma para pelear contra ella de algo estaba seguro, no quería lastimarla, todo lo contrario, sentía que quería conocerla y arreglar las cosas -…ella es mi enemiga… ¿Cómo podría?...-

Sus pensamientos fueron cortados cuando sintió la presencia de Saber entrando por el cobertizo quien se veía extrañada

-Shirou…-saludo ella alzando su mano antes de señalar en dirección a la mansión sin siquiera haber terminado de entrar al cobertizo -…hay alguien en el teléfono, dice que te necesita…-

-¿ahora?...- pregunto este extrañado mirando el reloj -…es casi la media noche…-

-lo se…- contesto Saber serena -…también me parece extraño a mi, pero dice ser una compañera tuya de clase, Mitzusuri creo que era su nombre…-

Shirou parpadeo varias veces juntando sus cejas ¿Por qué Ayako estaba llamando a esa hora?

-bueno, ¿aun está esperando en la línea?...-

-Hi…-

Sin mucho más que decir, levantándose del suelo caminando en dirección al corredor principal de su casa, cerca de la entrada se encontraba descolgado el teléfono muestra de que quien estaba llamando aun estaba a la espera al otro lado de la línea

-¿Ayako?...- pregunto Shirou finalmente al tomar la bocina

-Hola Emiya, buenas noches…- Saludo ella con el tono jovial que la caracterizaba

-buenas noches…- contesto Shirou un poco extrañado -…es casi media noche…- señalo este sin saber mucho más que decir en esa situación

-lo siento…- Contesto con cierto arrobo de vergüenza -…la verdad desde el incidente de la explosión de gas no había tenido tiempo de hablar contigo y quería saber cómo estabas…-

Shiruo apretó un tanto sus labios y respiro profundamente

-…estoy bien, solamente con algunos raspones de manera milagrosa…- contesto este pretendiendo sonar ameno, pero la sola mención de esa noche trillaba sus nervios -…pensé que Fujimura Sensei ya había avisado eso…-

-si lo hizo, según ella no saliste muy lastimado…- Una pausa hizo pensar a Shirou que la llamada estaba fallando, no obstante, un suspiro al otro lado de la línea llamo su atención -…pero recuerdo que tenías una herida bastante grande de la que no dejabas de sangra cuando esa cosa nos atacó…-

La temperatura ambiente se redujo considerablemente para Shirou quien apretó la bocina con fuerza, sus músculos se habían tensado y Saber no había perdido detalle de esa reacción

-tu…. Estabas desmayada…- fue lo único que se limitó a contestar sin saber mucho más que decir

-Te espero mañana en la cafetería que queda cerca del puente que cruza el rio de la ciudad, la que tiene sus mesas en su terraza al aire libre…tenemos que hablar- Ordeno esta con un matiz serio en su voz

-Ayako yo….-

-No olvides llevar a tu compañera Shirou Emiya…-

Finalmente, la llamada terminaba, durante unos segundos Shirou había quedado con la bocina pegada en su oído de espaldas a Saber

-¿Shirou?...- pregunto está preocupada puesto que no había ninguna clase de reacción por parte del Emiya menor

Los ojos de este estaban abiertos a mas no poder, el color había abandonado su rostro y sus dientes se apretaban con fuerza debajo de sus labios sellados, su mano temblaba levemente

-Saber…- finalmente hablo luego de unos momentos donde su tono temblaba -…tenemos un problema…-


Durante su camino hacia donde había sido llamado Shirou Emiya no dejaba de tratar de entender lo que estaba ocurriendo sin conseguir resultado alguno puesto que parecía que el mundo se le estaba viniendo encima desde que quedó atrapado en la guerra del grial.

-considero que debiste haberle dicho a Kiritsugu sobre esto…-

A su lado Saber palpaba la tensión de Shirou, esta iba con su ropa de diario acompañando a su Master a la cita tal cual la chica lo había pedido, o al menos así rogaba Shirou que no fuera. Ayako había quedado inconsciente desde el primer ataque de Berserker y por ello a él le toco protegerla desesperadamente pese a sus propias heridas…o así pensaba que había sido

Trae a tu compañera

¿a qué se refería ella con eso? Era imposible que supiera sobre su Servant o estos en especial, en ningún momento se había mencionado algo sobre ellos durante su persecución, recordaba eso con claridad y si bien por alguna razón parecía que ella había sido consciente del ataque en todo momento, podía apelar a que fueron atacado por un monstruo y poco más, no es como si ella de verdad supiese sobre la existencia de la guerra del Santo Grial

Pero si por algún motivo eso era así ¿Qué ocurriría ahora?

Finalmente vislumbraba el puesto donde había sido citado, tal cual había dicho Saber el solamente iba acompañado de ella, le había dicho a Kiritsugu que iba a salir a encontrarse con una amiga y que llevaría a Saber para evitar inconvenientes relacionados con su papel como master, cosa que el antiguo asesino de magos asintió sin ponerle muchos problemas de por medio

-Ah… hola Emiya…- saludaba la capitana del club de tiro con arco saludando con una mano, en su mesa de cuatro puestos descansaba un batido a medio beber -…toma asiento por favor…- mirando a su acompañante le dedico una sonrisa entusiasta …tu también por favor…-

Saber asentía en silencio sentándose junto a Shirou delante de ella, momento en el que ella llamo al mesero con un gesto de su mano

-Dos Sorbetes más por favor…- pidió ella amablemente, cosa que el mencionado tomo nota y procedió a retirarse

-yo pagare el de ambos…- apresuro Shirou tratando de romper el silencio de alguna manera

-No te preocupes, seria mal educado que te hubiese invitado a venir aquí y hacer que pagaras, yo invito…- contrapuso Ayako amable, haciendo que su compañero de clase asintiese

No demoraron en llegar ambas bebidas y los tres comenzaron a degustar de estas en silencio, ninguno de los dos chicos parecía querer empezar el tema y eso estaba desesperando a Shirou

-así que ella es tu compañera…- finalmente bufo Ayako examinando a Saber con la mirada quien no demoro en expresar una sutil hostilidad

-Depende de que signifique para ti el termino compañera…- contesto Shirou con cierto matiz amenazante también -…¿Qué querías decir con eso?...-

El vaso de Ayako reposo sobre la mesa tintineante, una leve torcedura en sus labios deformo su sonrisa en un gesto serio.

-antes de decir nada solamente quiero dejar algo en claro Shirou…- anuncio está juntando sus manos sobre la mesa, un detalle que no escapo a la mirada de Shirou fue el ver como la mano izquierda de ella estaba cubierta por un guante de cuero del club -…tu para mi eres un gran amigo y una noble persona, siempre he admirado de ti tus habilidades con el tiro con arco, pero también el compromiso que tienes contigo mismo, eso de trabajar siendo tan joven y estudiar es una muestra de madurez que siendo sincera es atractiva para cualquier chica…-

Shirou no sabía a donde estaba yendo la conversación, pero su pecho comenzaba a sentirse oprimido por la tensión que estaba sintiendo en ese momento

-¿puedo preguntar que tanto sabes sobre lo ocurrido hace unas noches?...- quien pregunto fue Saber contundente, Shirou no era capaz de avanzar en la conversación por lo que ella lo hizo y si las cosas se tornaban mal de alguna manera estaba preparada para actuar

-¿puedo preguntar tu nombre?...- le pidió Ayako a Saber quién mirando a Shirou este asintió

-Me llamo Saber…- contesto sin darle vueltas al asunto, haciendo que Ayako asintiese y mirase con cierta melancolía al costado

-asi que Saber, tal ella dijo…-

-¿Ella?...- pregunto Shirou extrañado, haciendo que Ayako endureciese su mirada nuevamente

-eso que estas cubriendo con tus manos son tus hechizos de comando ¿verdad?...- los ojos del Emiya menor se abrieron por completo, más al ver como Mitzusuri se quitaba su propio guante revelando en el dorso de sus manos tres estigmas

Saber se puso de pie bruscamente llamando la atención de todos a su alrededor

-no llamemos la atención, no estoy buscando pelea en este momento…- señalo Mitsuzuri imponiendo la autoridad que solia a sus kouhai en las practicas del club -…si no, no hubiese llamado…-

Saber estrechaba su mirada, no obstante, con la aprobación de Shirou esta volvió a tomar asiento

-Servant Saber…- murmuro la capitana del club de tiro con arco -…Shirou ¿tu eres un mago?...- pregunto esta con genuino interés haciendo que el peli rojo la mirase dubitativo -…no importa, siendo honesta no sé qué es lo que está pasando pero ya que quede atrapada en esta situación, solamente me queda definir lo que voy a hacer -…mirando a su costado asentía, haciendo que de entre unas mesas más a lo lejos una mujer se levantase de su asiento y se acercase hacia ellos

Saber se mantuvo en guardia pese a estar sentada, la razón era obvia para Shirou, inclusive el podía entender que esa mujer de ahí era un Servant

Cabello rosado claro y lacio caía hasta el inicio de los muslos de la misma, al igual que Saber vestía su ropa de diario tratándose del caso de esta un vestido de oficinista consistente en una chaqueta negra con minifalda y medias veladas grises a juego con sus tacones, en sus hombros descansaba una ostentosa bufanda felpuda de color blanco

-Disculpen me uno a ustedes…- saludo esta con un tono de voz agudo e infantil que denotaba cierta arrogancia de trasfondo sus ojos castaños se posaron sobre Shirou escudriñándolo con la mirada -…¿Este es el chico que me decias?...-

-Hi…- contesto Ayako con tono bajo, sin ningún matiz amenazante, en cambio era más bien cierta resignación

-Entiendo, debería presentarme adecuadamente…- con manierismos sofisticados la mujer se señalaba a si misma guiñándole el ojo tanto a Saber cómo a Shirou -…un placer conocerlos a ambos, soy Rider …-

El rostro de Shirou se ensombreció, Ayako le devolvía una mirada pesada mientras ambos masters se confrontaban silenciosamente, el Emiya menor no entendía que estaba ocurriendo, no podía creer que Ayako fuese una maga y que participase en la guerra del Santo Grial, pronto se vio a si mismo rabiando con intensidad

"¿Cuántas cosas me puede quitar esta ridícula guerra?"


FINAL CAPITULO 3

NOTAS DE AUTOR

Bueno, ha sido un tiempo desde la ultima actualizacion pero puedo decir que no demore lo mismo que el capitulo dos respecto al uno, tengo fe de que el otro lo puedo tener incluso mas pronto ya que ya tengo una agenda organizada que me permite planear estas cosas con mas solvencia.

sobre la historia puedo decir que tengo una direccion fija a la que quiero llegar asi como un hilo conductor, esto gracias a que al analizar con un poco de detalle la narrativa Stay Night cai en cuenta de seria dificil escribir una trama interesante en una historia donde todos ya conocemos tanto la estructura como los giros argumentales de la misma, por lo que basandome en varios referentes de libros que conozco, quise optar por una opcion

diferentes puntos de vista

al tener mas que a Shirou y a Illya como protagonistas, puedo darle nuevos matices a una historia ya conocida cuya estructura no iba a cambiar (la guerra empieza y debe terminar, casi con un margen estipulado de tiempo incluso) por lo que valiendome de esta idea puedo genera una nueva clase de misterio e incertidumbre en la historia que espero que sea del agrado de la mayoria, para quienes buscan su tipico Self Incert esto puede ser algo dificil pero si el caso es asi, espero que sepan disfrutar de una historia sin ese factor.

Agradezco a quienes me puedan corregir ciertos gazapos que se me escapen respecto al lore global del fateverso puesto que si bien he leido las novelas y visto las series siempre habran cositas que se escapen que para algunos pueda pisar la trama

no siendo mas, me despido, hasta la otra