** Ninguna Opcion **

Creada por: Mistress Potter

Traducida por: Arwen Undomiel

Mistress Potter: Hola a todos!! Yo soy la creadora de No Choice At All pero mi amiga Arwen me lo ha traducico. Ella merece todo el credito!!

Arwen: Aiyaaaaaaaaaa!!!!!!!!! ¿cómo están? Yo bien, gracias por preguntar (es coña ^^U)

Este fanfic es una TRADUCCIÓN del inglés al español ¿ok?, es decir: NO ES MIO, YO SOLO LO TRADUZCO ¿capicci?

Bueno, pues os dejo con el fanfic porque es realmente muy buuuuuueeeeeennnnooooooo!!!!!!!

^*^*^*^*^*^*^**^*^*^*^*^*^**^*^*^*^

Había pasado seis meses desde que el Mago Oscuro más poderoso del siglo, Lord Voldemort, había conquistado el mundo entero. 

Él, sus mortífagos, los dementores y otros magos malévolos habían ganado la batalla contra el bien. Nadie supo por qué, pero no se pudo evitar...

Su plan había sido un éxito y ahora todos tenían que servirle para el resto de sus vidas. Primero había conquistado Europa, luego el Norte y el Sur de América, Australia y finalmente, el resto del mundo. 

El Lord Oscuro había matado a los Muggles que había en el mundo. Él mató sangre sucias, pero la mayoría de ellos tenía que servirle. Dumbledore, sin embargo, había muerto con el resto de los Muggles y otras brujas y magos que intentaron protegerlos a toda costa.

El resto de las brujas y magos del mundo tenían que servir al Señor Tenebroso como esclavos, incluso el Niño-Que-Vivió. (Excepto los Slytherins) 

Harry Potter no pudo ganar la batalla pero había participado en la lucha para intentar proteger a los muggles y a su buena amiga, Hermione Granger. 

Ella había muerto y Harry no había podido hacer nada para evitarlo...se sentía como si fuera una sombra miserable en el mundo oscuro. 

Pasó el tiempo y Lord Voldemort se había instalado en Hogwarts junto con sus Mortífagos.

Los niños estaban en las mazmorras, sentados en sus celdas que eran vigiladas por los Mortífagos. A los adultos los llevaron a otra mazmorra, entra ellos, a Sirius Black, y Remus Lupin. 

Los prisioneros no llevaban varita, por lo que les era imposible escapar... 

Harry Potter había estado allí junto a su amigo Ronald Weasley. Harry miró fijamente al suelo, donde había un charco ocasionado por el agua que caía del oscuro tacho. Sus ojos esmeralda se humedecieron de repente, recordaba la muerte de su amiga Hermione. 

Recostó en el frío suelo su cuerpo sumamente pequeño lleno de sangre y suciedad. El Niño-Que-Vivió era tan pequeño que a menudo la gente le confundía  con un niño de nueve años. El hecho era que él era el más pequeño de todo Gryffindor, aun siendo un adolescente.

Aunque era pequeño y estaba lleno de suciedad, todavía era bonito, dulce y tan inocente como un niño pequeño.

Su pelo de ébano oscuro todavía era negro sobre su rostro de porcelana. Sus labios rojizos todavía eran deseables y listos para besar, y su mirada verde-esmeralda mostraba que todavía estaba aturdido...y cansado. Su cara estaba cubierta de sangre y tan pálida como la piel de un blanco conejo...

Harry Potter estaba muy cansado...realmente cansado. Tenía el impulso de dormir...para no despertar jamás. Pero no podía. No en ese trágico momento de dolor, miedo y dudas, no...no podía dejar a sus compañeros de Gryffindor...

Les observó.

Todos estaban completamente cubiertos de sangre y suciedad y sus rostros estaban oscurecidos por el miedo....ya no había luz...

 Algunos de ellos estaban llorando. Ron vio a Harry y se dirigió hacia él. 

-¿Estas bien, Harry? Pareces estar apunto de desmayarte...- su voz estaba llena de la preocupación digna de una madre. Se agachó y puso una mano en la frente su amigo. 

-¿Te encuentras bien? 

- Tranquilo Ron. Estoy bien....perfectamente. -  de las gracias su voz apenas era que un cuchicheo y sus ojos parecían cansados y acuosos. 

-¿Estas seguro? - la voz de Ron era más seria que en toda su vida. 

- Sí, no te preocupes por mí. – dijo mientras le dedicaba una sonrisa, confortando a su amigo. 

- Eh, Harry. ¿Qué crees que nos pasará? – preguntó con un tono de miedo. 

- Realmente no lo sé, Ron. Solo espero que Voldemort no mate a más personas - Harry cerró sus ojos un momento y su cabeza giró al otro lado. Su cuerpo le dolía terriblemente, sobretodo su cicatriz. Estaba a punto de desmayarse. 

Ron hizo cogió a Harry y le abrazó. Él echaba una mirada alrededor, algunos de sus compañeros también miraban a Harry con aprehensión. Seamus, Dean, Neville, Parvati, Lavander, Fred y George fueron hacia ellos. 

- ¿Harry esta bien? - preguntó Seamus angustiadamente. 

- No lo sé...- contestó Ron. 

- Tranquilos chicos, estoy muy bien. No os preocupéis por mi. En vez de eso, ¿Por qué no intentamos encontrar alguna forma de salir de aquí? - intentó sonreír, pero incluso el mover los labios le fatigaba demasiado...

- Harry, no creo que sea buena idea. Pareces sumamente cansado y enfermo, además, no hay ninguna forma de que podamos salir de aquí. - contestó Parvati tristemente.

Lavander dio un sollozo pequeño. 

- Hermione ha muerto Harry. No ha sido tu culpa, no podías hacer nada para salvarle. Entiendo lo que sentías por ella, porque para mí también era una hermana...-añadió Neville.

Harry suspiró profundamente cuando cerró los ojos. Ron examinaba a sus otros compañeros. Ellos cabecearon y miraron a Harry con complicidad. 

- Harr - " pero antes de que Ron pudiera terminar de hablar; la puerta del calabozo se abrió de golpe y entraron tres mortífagos. Algunos de los prisioneros chillaron y se abrazaron. Eran Lucius Malfoy, Crabbe y Goyle. 

Malfoy susurró algo al mortífagop que había estado vigilando a los niños. El guardián cabeceó y, cuando se marchó, Lucius habló con una voz mortalmente suave. 

- Ahora todos vendréis conmigo. Hay una persona que desea veros en seguida. 

Todos los niños miraban a Lucius miedosamente y no hicieron ni un movimiento. Malfoy estaba cansándose y les miraba más amenazador que nunca. 

          - ¡¡AHORA!! ¡¡¡TODOS!!! – No tuvo que repetirlo de nuevo. Todos salieron de la celda detrás de Lucius, excepto Harry, que estaba muy cansado y se iba a desmayar en cualquier momento.

Lucius no se dio cuenta de eso y continuó caminando hacia la salida. 

Ron estaba a punto de salir cuando vio a Harry, que intentaba ponerse en pie cogiéndose a la pared. Se tocó el pecho y empezó a respirar profundamente, le costaba respirar.

Cerró sus ojos y empezó a caminar despacio. Tropezó un par de veces, pero sus amigos lo agarraron para que se apoyase en ellos. 

- Harry ¿estás bi...? – Preguntó Parvati, pero fue interrumpida.

- Estoy  bien. No te preocupes - Harry parecía más débil que nunca. Así que sus amigos le ayudaron a caminar por el Gran Comedor, todos ellos angustiados por su amigo.

Los esclavos se llevaron al Gran Comedor, donde su Amo estaba esperándoles. Harry Potter junto con ellos. 

El Gran Comedor estaba decorado con los colores de Slytherin, y en las mesas, los Slytherins estaban sentados con los mortífagos que claramente eran sus parientes. Incluso los profesores se habían sentado allí porque habían traicionado a Dumbledore y habían entrado a formar parte del círculo interno de Voldemort. Aunque también había algunos otros magos que parecían extranjeros. 

En el centro, Lord Voldemort, alto, musculoso, delgado y poderoso, estaba de pie. Su piel estaba pálida; su nariz era plana como una serpiente, sus labios se curvaban en una sonrisa triunfal, sus ojos escarlata poseían ese mal, una fría mirada capaz de helar hasta el fuego y su cabello de ébano oscuro caía hasta sus hombros. 

Sonrió a las brujas y magos. Ellos contemplaron que su amo iba a deshacerse de ellos, les consideraba inútiles...

Pero no. Lord Voldemort todavía tenía sus labios curvados en una maliciosa sonrisa y les examinaba serenamente. 

- Algunos de vosotros se salvarán y otros serán ejecutados. Algunos de vosotros serviréis a mis mortífagos y otros magos Oscuros – observó a todos y añadió - Incluso otros me serviréis a mi. Ahora cuando yo diga vuestros nombres, vendréis hacia aquí y se os juzgará - su sonrisa se acentuaba más y miraba a los esclavos complacidamente, al percibir el terror de estos.

Miró al mortífago que estaba sentado a su lado. Este se levantó, sacó un pergamino de su bolsillo y se lo entregó a su amo.

Voldemort lo cogió perezosamente y examinó a sus prisioneros una vez más. Los niños estaban más nerviosos que en toda sus vidas. Ron tragó saliva. 

-Primero – dijo Voldemort suavemente - Parvati Patil.

Parvati caminó calladamente hacía Voldemort. Este la miró serenamente durante unos minutos y luego añadió sin inmutarse : - Salvada.

Parvati dio un gran suspiro y miró a sus amigos.

- Srta. Patil, usted servirá a Lucius Malfoy de hoy en adelante 

Parvati cabeceó y caminó calladamente a la mesa en la que Lucius estaba. Voldemort volvió a mirar el trozo de pergamino. 

- Ronald Weasley - Ron se guardó el miedo y caminó torpemente a la alta figura oscura. Voldemort también lo miró serenamente. 

- Salvado. -  Ron dio gran suspiro y miró a Harry con una sonrisa - Usted, Sr. Weasley servirá a Colagusano de hoy en adelante. 

Ron miró a  Colagusano, quien le sonrió, pero ese gesto no fue correspondido. 

Harry miraba angustiado a Ron. De repente empezó a verlo todo borroso, ya no podía sostenerse de pie. Tropezó, pero Neville y Seamus lo agarraron y lo sostuvieron nuevamente de pie.. Harry les miró. Ellos eran más altos que él y Harry les miró un poco celoso. Comparado con los demás, él parecía un niño pequeño. 

Voldemort continuaba llamando a más gente. La mayoría de ellos se salvo, pero la mayoría de Hufflepuffs, Neville, otros Gryffindors y Ravenclaws, iban a ser ejecutados.

Harry miraba a Neville tristemente. ¿Por qué él? ¡Es una persona buena! ¡¡No pueden hacerle esto!!

Harry hizo un movimiento repentino cuando los mortífagos arrastraron a Neville y los otros a las mazmorras. Sin embargo Dean lo agarró por la muñeca y le sujetó bien firme. Harry intentó soltarse, pero Dean era mucho más fuerte que él. 

Harry miraba a Dean, quien le observaba tristemente mientras le decía:

- Harry, no puedes hacer nada, lo siento.

- Pero... - Susurró. Dean negó con su cabeza y Harry cabeceó en la derrota amarga. 

No es justo pensó desalentadamente. 

Harry miraba a Voldemort que justo en ese momento pronunciaba su nombre. Había algo raro en este último. Sus ojos estaban llenos de un deseo lascivo que Harry nunca había visto antes y su sonrisa estaba muy acentuada. 

Harry lo miraba miedosamente y sus piernas no respondían a sus ordenes. Caminó despacio hacia él y su cansancio regresó. 

Caminó débilmente hacia el monstruo alto, sus ojos lo miran directamente. Los ojos de Harry estaban cansados y humedecidos. Él se estaba acercando al Señor Oscuro, pero sus piernas no podía aguantar más y se cayó en el suelo. Sus compañeros abrieron la boca, sobre todo Ron quien parecía interesado en si su mejor amigo estaba bien.

No obstante, Harry entró en los brazos de Voldemort que lo abrazó herméticamente. Él miraba hacia abajo al muchacho aterrado que parecía estar a punto de sollozar.

Harry parecía ser más pequeño que en toda su vida, apenas lograba alcanzar la delgada cintura de Voldemort.

El Señor Tenebroso dejó el pedazo de pergamino en la mesa y puso uno de sus largos dedos en la barbilla de Harry, obligándole a mirarlo. Una lágrima corrió por su pálido rostro. 

Voldemort colocó una mano en su mejilla y le quitó las lágrimas, mientras se arrodillaba en el suelo. Harry se estremeció. Su toque estaba más frío que el hielo. 

Voldemort miró a Harry un momento. Ahora o nunca , pensó Harry, me enviará a las mazmorras para ser ejecutado . Pero no pasó. 

Voldemort le dijo suavemente a Harry: 

- Harry... Tan joven... - Él miraba la pequeña figura  que era Harry. - pareces tan pequeño; tu inocencia nunca ha sido tan notable. Podría cambiar mi forma de pensar... después de que todos los ... yo podría permitirte vivir... 

Voldemort acarició su mejilla suavemente y la llevó hasta su cuello. 

- Tan bonito....- 

Voldemort se apoyó más cerca y besó a Harry profundamente en los labios.

- Si sólo tus padres y padrino pudieran ver como tomo a su querido Harry lejos de ellos y en mis brazos...- 

Harry tragó. ¿Qué me hará?  

La mano libre de Voldemort acarició su negro cabello. Su sonrisa afectuosa se extendió más que antes y de repente se levantó. Sus ojos nunca dejaron la imagen de Harry y dijo bastante suave pero ruidosamente para que todo el mundo le oyera. 

- Salvado.

Ron y los otros compañeros de Harry se tranquilizaron. 

- Harry Potter, el Niño-Que-Vivió, me pertenecerá ahora y siempre. Él me servirá y se nos unirá, tanto si le gusta como si no - Sus brazos se envolvieron entonces alrededor del cuerpo de Harry y le abrazo firmemente. 

Los mortífagos y demás magos oscuros aplaudieron y silbaron. La sonrisa de Ron se marchitó y miraba a los otros con miedo y preocupación. Voldemort se agachó de nuevo y acercando sus labios a la oreja de Harry, le susurró suavemente: 

- Eres mío Harry, ya te guste o no. Te unirás a mí, en caso negativo, te obligaré, y sé exactamente cómo... - Sus ojos se dirigieron donde Ron estaba sentado y sus otros amigos.

- No hay nada que puedas hacer Harry. Yo tengo este mundo y todas las vidas que en él habitan en mi poder.

Él besó su mejilla suavemente y se irguió. Sacó su varita del bolsillo y apuntó con ella a Harry. 

- Dozyus - Harry se sentía sumamente cansado y cerró sus ojos, desplomándose en los brazos de su nuevo amo.

Voldemort chasqueó los dedos y en seguida, un mortífago cogió a Harry en brazos.

- Lévalo a mis habitaciones -  ordenó Voldemort fríamente.

El mortífago cabeceó y sacó a Harry del Gran Comedor. Entonces, Voldemort susurro suavemente. 

- Te veré pronto, mi pequeño sirviente...

Ron sintió un gran temor por la vida de su amigo y le susurró a Seamus:

- ¿Qué le va a hacer? - su voz era puro pánico. 

- Tranquilízate Ron, ya oíste al Señor Tenebroso, él le salvó – contestó, pero no podría tranquilizar a Ron, si primero él no se tranquilizaba, y desde luego no lo lograba... Miró a sus compañeros.

Parvati estalló en lágrimas y Dean puso una mano confortadora alrededor de ella. 

Ron no hizo caso de lo que ellos dijeran. Él supo que Voldemort torturaría a Harry de una manera horrible. No había ninguna duda sobre eso. 

Los mortífagos se levantaron y se dirigieron a sus nuevos sirvientes. Ron rezó calladamente por su amigo. 

Mistress Potter: Espero que les haigan encantado!! Todo se lo debo a Arwen!! ^^ ^^

Notas de la Traductora: ¿Qué tal? ¿Les gustó? Jeje ¿a qué os dejo con la intriga? ¿que no? pues ala, ahora os jodeis (es coña ^^U) y os esperáis al siguiente capítulo ^^

ALTO AHÍ FORASTERO/A!!! DE AQUÍ NO TE VAS SIN PINCHARLE A ESE BOTONCITO TAN MONO DE ABAJO A LA IZQUIERDA!!!!!! REVIEWWWWWW!!!!!