02/15

Mañana

La incandecente luz del sol poco a poco se colaba entre las cortinas que cubrian la ventana, iluminando asi poco a poco la oscura habitacion, revelando poco a poco la escena que ahi se plasmaba.

Una pequeña torre de ropa en el piso, abrigos, camisas, pantalones, incluso ropa interior podia observase, una caja de chocolates colocada cuidadosamente en un escritorio junto a un pequeño peluche de Jack Frost.

Pero, ademas de eso, aquello que mas destacaba, eran las siluetas que se escondia dentro de las sabanas de la cama.

Los rayos del sol siguieron su curso hasta colisionar en el desprotegido rostro de la castaña, quien ante eso mostro un gesto de molestia aun dormida.

No tardo mucho para que ese evento hiciera que despertara, mirando directamente al techo ajeno al que ya estaba acostumbrada.

La chica hizo un amago por levantarse, pero se detuvo al sentir dos cosas, la primera, un ligero peso sobre su abdomen desnudo, la segunda, una leve incomodidad en su entrepierna, ignorando lo mejor que podia aquella sensacion, miro suavemente a su izquierda, topadonse con el rostro durmiernte de Ren, el cual estaba cubierto por unos cuantos mechones de su oscuro cabello.

Sonriendo dulcemente, con sus dedos alcanzo un par de mechones haciendolos a un lado, dejando ver aun mejor el rostro del chico.

Mientras jugeteaba con el cabello del chico comenzo a divagar, recordando cada momento que habia pasado con el pelinegro, desde su pelea con el falso dios hasta la ayuda que el chico le habia encomendado con Eiko, incluso pasando por aquel ligero acoso que le hizo sufrir en Shibuya.

-Vamos a seguir asi toda la manaña?.-

Una voz masculina la saco de sus pensamientos.

Retirando su mano con rapidez, abriendo los ojos cual platos al ver al moreno mirarla fijamente.

Con su sonrisa a modo Jocker...

Sonrojandose violentamente, apartando su mano con rapidez, tomando las cobijas cubriendose rapidamente hasta la cabeza ante la divertida mirada el pelinegro.

-Desde cuando?.- La voz femenina y cargada de timidez sono bajo las cobijas.-

-Desde cuando, que?.- Pregunto de vuelta, con un toque de malicia.-

-Desde cuando llevas despierto?.-

-Hace unos minutos.- Respondio sincero.-

-...- La chica no respodio, por estar demasiado apenada quizas?

-Oh vamos, no puedes estar avergonzada ahora, hace unas horas estabamos haciendo algo mucho mas vergonzoso y no te vi bajo las sabanas, bueno, si te vi, pero no de ese modo, no se si me explico.-

-!Ren¡.- Exclamo Makoto, saliendo debajo de las sabanas, mostrando su rostro tan rojo cual tomate, abalanzadose sobre Ren, quien forcejeaba para contener el berrinche de la castaña.-

-Jajajaja¡.-

PIPIPIPI PIPIPIPI

Las risas de los adolecentes se vieron interumpidas por el sonido del reloj despertador que se ubicaba junto a la cama del pelinegro.

Ambos chicos dirijieron sus miradas a el, la castaña abrio sus ojos cual platos al ver la hora que la pantalla digital mostraba.

-!Oh dios¡- Exclamo la castaña ante la extrañada mirada del pelinegro.-

-Que sucede? aun falta poco mas de una hora para que las clases comiencen.- Dijo el chico tranquilo.-

-Eso no es importante!.- Exclamo alterada.-

-¿?- El chico no comprendia el porque Makoto habia perdido los estrivos tan rempentinamente.-

-Primero, el cafe ya esta abierto, Sojiro deberia estar abajo, como rayos se supone que le explique el porque estoy saliendo de tu habitacion a esta hora de la mañana!?.-

-Oh vamos.- Rio el chico.- Es Sojiro de quien hablamos, no creo que llegue a hacer un alboroto por esto, es mas, creo que el estaria sumamente contento.-

-Bien, supòngamos que asi fuere, ahora como se supone que le explique a mi hermana el porque cuando ella regreso a casa yo no me encontraba en ella?.-

-Trabajo en el consejo estudiantil? Ademas, tu conoces a tu hermana perfectamente, seguramente aun se encuentra en su despacho.-

-Mi uniforme y bolso siguen en casa...-

-...- Ren no pudo abrir la boca, pues antes de que pudiera siquiera gesticular fue interrumpido por una sonora melodia acompañada de una ligera vibracion.-

Champagne flutes and

Dinner suits that

Keep your focus

Away from the cheating hands

Tell me

Does that sexy...

Por su parte la castaña, aun cubierta por las sabanas, se levanto de la cama, camino hasta donde estaba el monticulo de ropa, tomo sus jeans negros y saco su celular de forma temblorosa.

Abriendo, aun mas si cabe, sus ojos como platos.

Deslizando su indice sobre la pantalla, llevando el aparato a su oido izquierdo.

Ren por su parte, se sentaba sobre la cama mientras no perdia vista de la castaña.

-H-hermana?- Hablo la castaña nerviosamente.-

Ren sintio un escalofrios recorrer su cuerpo y su ya palida piel se decoloro al punto de hacerle parecer muerto.

-Ha Makoto? Estas en el colegio? llame varias veces a casa pero no atendias.-

-Ah, esto, si, hubo algunos inconvenientes en el consejo estudiantil por lo que tuve que salir temprano de casa.-

La mirada de la castaña volvio a la normalidad, ya que, si Sae habia llamado a casa antes, significa que ella aun no volvia, asi que no se daria cuenta de su pequeña aucensia o almenos asi lo dedujo.

Dirijio su mirada a el chico que parecia estar en shock, quien, al ver la mirada que le dirijia la castaña se relajo un poco.

-Oh entiendo, solo queria avisarte que estare en casa en un par de horas, esto se alargo demasiado.- Hablo la Niijima mayor con un tono un tanto asqueado.

-Ok, entiendo, adios.- Se despidio la castaña, colgando el telefono, presionandolo levemente contra su pecho, dejando salir un leve suspiro.

-Y bien? Que necesitaba la cuñada mas guapa de Japon?.- Pregunto el pelinegro.-

-... Lo de siempre, su trabajo se alargo de mas y regresara a casa mas tarde.- Respondio.-

-Ya veo.-

-Bueno, dejemos esto para mas tarde, tenemos que atender al colegio.- Exclamo la castaña.-

-Cierto, seria malo si la presidenta del consejo estudiantil mas guapa de Japon llegara tarde por escaparse con su atractivo novio.- Mascullo burlonamente.-

-...- Makoto solo le dirijio su mirada marca "Queen".-

Tomando su ropa, vistiendose como podia ante la atenta mirada el chico.

-Insisto en que tienes un trasero hermoso.- Mascullo el chico con malicia.-

-¡!- Makoto, con el rostro rojo cual tomate, se dirijo hacia el moreno, derribandolo con una llave de Aikido.-

POOOM

-La llave sobrava...- Murmuro el chico mientras terminaba de vestir su uniforme abrochando los ultimos botones de su chaqueta.-

-Es lo que te ganas por hacer esos comentarios.- Mascullo mientras terminaba de arreglarse el cabello.- Si quieres puedes adelantarte, aun tengo que ir a casa a vestime.-

-Te acompaño, no tengo prisa.-

-Pues deberias, perdiste cerca de dos meses de clase.-

-No es como si me hubiera entregado para evadir las clases, ademas, mis notas nunca fueron malas.-

-Por que yo insistia en que estudiaras en lugar de hacer el vago con Ryuji.- Suspiro la castaña.-

-...- El pelinegro no respondio, en cambio solo se dispuso a tomar su bolso.-

La castaña se dirigio escaleras abajo seguida por el varon.

Terminando de bajar las escaleras, escuchando como el sonido de un televisor poco a poco se hacia presente conforme llegaban a la planta baja.

-Sojiro! Quiero Curry!.- Una chillona y femenina voz resono en sus oidos haciendo que se detuvieran.-

Futaba...

Por si no fuera suficiente tener que soportar los posibles comentarios jocosos que Morgana y el señor Sakura harian ahora tendria que soportar los comentarios incomodos y fuera de lugar de Futaba...

-Sucede algo?.- Pregunto el pelinegro aun tras ella.-

-No nada, solo vayamonos tan rapido como sea posible.- La chica prosedio a avanzar a paso agil en direccion hacia la salida.-

El pelinegro se dispuso a seguirla.

-Buenos Dias.- Saludo el dueño del pequeño cafe, quien miraba al par de jovenes con una sonrisa en su rostro.-

Rayos...

-Buenos dias Sakura-san.- La castaña saludo rapidamente, apenas volteando a ver al adulto que se encontraba tras el mostrador.-

-Ha! Makoto!.- Exclamo la pelirroja, quien se encontraba sentanda en una de las tantas sillas en el local.-

-Buenos dias Futaba-chan.- Saludo sin perder su paso firme a la salida.-

-Ren, que sucede con Makoto? Esta algo... acelerada.- Pregunto dirijiendose al pelinegro, quien seguia a la castaña de cerca.-

-Bueno, tenemos que ir al instituto y pues...-

-Se debe a que tuvieron sexo anoche? Es eso? Seguro que es eso!.- Pregunto con la pelirroja con entusiamo.-

-!¡ Futaba!.- Exclamo Sojiro molesto y ligeramente apenado.-

Makoto se limito a tomar a Ren de la mano y tirar de el hasta la salida, abriendo la puerta con brusquedad y saliendo como si los persiguiera el mismo demonio.

-Ah, escaparon...- Murmuro Futaba ligeramente frustrada.-


La joven pareja se encontraba caminando rumbo a la estacion mas cercana a Yongen-Jaya, con una castaña con el rostro tan rojo como sus orbes carmesies y un pelinegro con una mirada estoica.

Ambos tomando firmenente la mano del otro.

-Futaba puede ser... demasiado directa.- Murmuro Makoto.-

-Es parte de su encanto.-

-Si pero, ahora como se supone que la mire a los ojos sin apenarme? Y lo que es mas, como no puede siquiera reaccionar ante eso?.-

-Pues se enterarian tarde o temprano, asi que no creo que fuese conveniente el finjir ignoracia, ademas, tecnicamente son familia ahora.-

-Pues si pero...-

-No hay de que preocuparse, siendo ellos, estoy seguro que nos apoyaran.- Dijo el moreno serio.-

-Si tu lo dices..-

Pese a que la joven pareja llevaba saliendo desde poco antes de viaje a Hawaii, ninguno de sus otros compañeros se habia enterado de su relacion.

No porque quisiesen ocultarlo de todo mundo, es solo que querian esperar a que todo se calmara antes de hacerlo publico, ni siquiera Ryuji quien era como un hermano para Ren sabia algo hacerca de ello, puesto que si el enemigo llegaba a enterarse de ello, corrian el riesgo que apuntaran a alguno de ellos para hacerles flaquear.

Pero ya no era necesario.

Todos los cabos sueltos fueron atados.

No habria nada de que preocuparse, puesto que de ahora en adelante todo estaria en mas un tanto mas capaces.

Sin mucha prisa entraron al anden, esperando pasientes a que el tren hiciera su parada, la cual no se hizo esperar demasiado.

HONK HONK

Abordaron en tren, tomaron un par de asiento vacios y se dispusieron a relajarse hasta que llegaran a su destino.

La castaña se apoyo su cabeza sobre el hombro de su novio.

Cosa extraña puesto que ella tendia a ser demasiado estricta con lo que a demostrar afecto en publico se referia.

El pelinegro, extrañado, se dejo hacer.

Cerrando sus ojos, dejando que la leve vibracion del tren y el olor de la castaña le arrullaran.


Bueno, el anime de P5 deja mucho que desear encuanto a direccion, pero supongo que todos aqui sabemos que solo es fanservice para los fans del juego cierto?

Dejando eso de lado, siento la demora, querria poder actualizar por lo menos una vez por semana pero mi trabajo y estudios me lo impiden, por lo que tomo pequeños espacios de tiempo libre para relajarme con el teclado.

Sea como fuere, espero y lo hayan disfrutado, hasta la otra!