SECUELAS

Esto es, definitivamente, un cambio para mí. En vez de un fic de humor, de acción o de romance, preparaos para la más deprimente, dolorosa, mortal e infinitamente triste historia del Poké-mundo. Los temas de este larguísimo fanfic incluyen: abuso infantil, muerte, violaciones, esperanzas perdidas y tristeza general en el mundo al que nosotros miramos sólo como un camino en el que cierto Maestro Pokémon hizo su viaje...

Así que, si estas ideas pueden molestarte, deja de leer ahora mismo... Sin embargo, si aún has decidido continuar leyendo, ten en cuenta de que voy a poner todo mi empeño en crear esta historia... la última en mi larga lista de fanfics de Pokémon.

Diviértete... ____________________________________________________________________________ _________________________________

EL ENTIERRO ____________________________________________________________________________ _________________________________

(Punto de vista de Misty Williams)

Ha pasado tan rápido...

Era tan joven...

(Flashback: Ash sobre una motocicleta)

Hasta este día, yo jamás quise recordar el accidente, pero se repite una y otra vez en mi memoria...

(Flashback: un camión de Silph Corporation arrolla la motocicleta de Ash)

A los 25 años, Ashton Ketchum, campeón de la Liga Añil, la Liga Naranja y la Liga Johto, lider del Nuevo Alto Mando, y mi mejor amigo, marido, hermano, amante, padre...

Muerto...

El cielo... Negro... Negro, como el vestido que yo estoy llevando... Mis dos hijos, Katheryn y Kenji, agarran mis manos... Tienen 5 y 3 años, respectivamente... Desde el día del terrible accidente, apenas han dejado de llorar...

Brock está aquí, a mi lado, como siempre él ha estado durante casi toda mi vida... Pero ni incluso él puede estar feliz hoy. De hecho, Brockl ya había pasado por un entierro antes, y me sorprendía la manera que él tenía de guardar la compostura, a pesar del momento... Su segunda esposa, Suzanne, más conocida por sus amigos como Suzie, se acercó a mí, entre lágrimas. Comencé a hablar con ella, pero era obvio que ninguna de las dos podría articular palabra alguna...

Oí voces detrás de mí. De todas las personas del mundo, ¿por qué tenía que venir él?

Gary Oak. Actual Campeón Añil, que había sido nombrado sucesor de Ash como Lider, dada la triste desaparición de Ash. De todos los bastardos, ¿por qué tuvo que venir él?

Y, a pesar de todo... Su cara no reflejaba arrogancia... sólo angustia y desesperación...

¿Lágrimas? ¿Gary Oak estaba llorando? El hombre orgulloso de sí mismo, el hombre con infinita arrogancia... ¿llorando?

Vi a la bruja de su esposa, Giselle, saliendo de la limusina. Jamás me cayó bien... Ella y Gary juntos eran la máxima expresión de arrogancia y egocentrismo que pudiera existir en el mundo... Pero su caminar era solemne, correcto, y ni una palabra salió de esa pequeña boca mandona...

Supongo que la muerte de Ash nos ha afectado a todos más de lo que yo pensaba.

Hay una gran cantidad de gente aquí. Amigos, familia... mis hermanas han venido separadas, al igual que el padre de Brock y sus ahora mucho más crecidos hermanos. ¿Ash murió a los 25 y todo lo que podemos hacer es reunir a la gente aquí? ¡Demonios! ¡Cámaras, venir aquí! Ash era una celebridad, no sólo aquí, en Pueblo Paleta... ¡Es un campeón, Dios mío!

Sí, el funeral fue en Paleta. Deliah Ketchum lo había preparado todo. Cuando el anciano profesor Oak murió hace sólo 3 años, en su testamento repartió todas sus pertenencias a cuatro causas principales: el 25% se lo dió a su nieto Gary, otro 25% lo donó al Centro de Investigación del profesor Elm, otro 25% a la familia Hale, y el resto fue destinado a la familia Ketchum.

Vi dos bellas caras tristes. Una envejecida por el paso de los años, que aún mostraba aquella inocencia que su hijo seguramente habría hererado de ella. La otra pertenecía a una joven chica adolescente, cuyas lágrimas fluían libremente mientras se agarraba a mí con fuerza...

Eran Deliah Ketchum y Molly Hale... Mi madre y mi hermana pequeña... Puede que no por nacimiento, pero sí por elección...

Yo gané muchos amigos, junto con Ash, en los primeros años de nuestro romance. Viajábamos mucho, y la fama de Ash fue creciendo. Y yo, por supuesto, siempre estuve a su lado...

Vi a toda esta gran familia unida. Allí estaba Tracey, con la mano alrededor de su esposa, una encantadora señorita llamada Melody que conocimos cuando estuvimos, en nuestra época adolescente, en las Islas Shamuti. Recuerdo que esa vez yo estuve celosa de ella, pero... ¿quién podría imaginar que 13 años más tarde acabara siendo la esposa de Tracey?

Ah, Tracey. Un reconocido observador Pokémon y psicólogo. Melody, una sacerdotisa y profesora. Puede que jamás conectara con Tracey tan bien como lo hice con Ash o con Brock, pero el siempre fue util y era un buen amigo... Melody participará más tarde en el coro del funeral...

Viejos amigos habían venido también, además de muchos otros famosos entrenadores. También estaban los otros tres nuevos miembros del Nuevo Alto Mando: AJ, Casey y Richie. ¡Pobre Casey! Con un corazón tan tierno, y tenía que formar parte de lo que Ash y yo llamábamos "Las Tres Brujas de Eastwick"

Casey quería a Ash casi como a un hermano, como muchos otros, y a pesar de su trabajo como la primera entrenadora femenina del equipo de Beisbol de los Electabuzz, ella había conseguido su sueño: convertirse en una Maestra Pokémon. Si sus habilidades ya eran buenas cuando era novata, ahora está en el Nuevo Alto Mando...

Richie estaba a punto de llorar, mientras intentaba consolar a Casey. El primer amigo verdadero que Ash tuvo desde la Liga Pokémon... Hace 14 años, Richie venció a Ash en la Liga Pokémon. Pero, una vez Ash comenzó a entrenar en serio, no sólo Ash le venció en la liga Johto... Tambien en la siguiente edición de la Meseta Añil...

Richie estaba muy unido a Ash... Algunos pueden pensar que "demasiado" unido... Incluso llegaron a cuestionar los verdaderos motivos... Por supuesto, nada de todo aquello importaba ahora...

A.J., como era de suponer, era la parte más fuerte y seria de el trío. Su talante serio seguía presente incluso en un día como hoy. El caminó hacia el borde del funeral, huyendo de las miradas... Yo ví la tristeza de su mirada, antes de marcharse. Aunque no quisiera admitirlo, el también echaría de menos a Ash Ketchum... Él era uno de los rivales más fuertes de Ash (y una de las pocas personas que habían conseguido vencer alguna vez a Ash en sus años de gloria) y siempre se tenían mucho respeto el uno al otro y una amistad sin palabras.

Me di cuenta que su esposa, Lara Laramie, también salió del funeral, llorando también. Tambien estaban el entrenador solitario Otoshi, las criadoras Cassandra y Melanie, una gran cantidad de Joys y Jennies (Maras)...

Todd, el fotógrafo, también estaba. Él había dicho que quería ser fotógrafo para esto, para poder mostrar sentimientos en sus fotografías, pero a pesar de todo ahora estaba enfadado. Él no podía imaginarse que pudiera estar trabajando en el funeral en donde su gran amigo Ash Ketchum estaba siendo enterrado hoy. Él y su esposa habían estado siempre muy unidos a Ash, por lo que fue decisión suya tomar las fotos de este funeral, considerando su gran reputación de ser el mejor fotógrafo de este lado de Kanto.

Mientras yo miraba al cielo, mis dos hijos enterraban sus cabezas en mi cintura. Entonces me fijé en su mujer, la que posiblemente también sería mi mejor amiga... Duplica. Estaba en la segunda fila del funeral... Ella más tarde acompañaría a Melody para participar en el coro. Vi que tenía los ojos llorosos, mientras acunaba a su hija Sylia entre sus brazos, viendo como su marido Todd buscaba sus asientos. Yo me senté y los abracé a los tres, mientras Brock golpeaba mi hombro... Tras el abrazo, nos dirigimos a la primera fila...

El ver a todos allí reunidos, Brock, Casey, Todd, Duplica, Richie, Tracey, Melody... incluso Gary, me hizo pensar lo realmente especial que Ash debería ser... Y...

Ellos... Ellos estaban allí...

Jessie y James... Enjugándose las lágrimas...

Probablemente ellos eran los peores enemigos de Ash y sus mejores amigos al mismo tiempo. Después de la destrucción del Team Rocket gracias a Ash. Jessie y James se trasladaron a Pueblo Paleta, donde ellos decidieron cambiar su manera de vivir (a pesar de que ellos siempre llevarán el mal en la sangre). Pero supongo que después de muchos años uno puede cambiar la perspectiva de la gente, y es dificil no considerar a Jessie y James como amigos después de todo este tiempo.

El sacerdote había tomado su posición, y yo sabía que a mí me tocaría leer mi parte pronto.

A un lado Brock, Tracey, Melody, Delia y yo, y al otro Molly, Richie, A.J. y Casey. Jamás pensé que la muerte de nadie pudiera significar todo aquel silencio y tristeza. Mis propias lágrimas no habían parado y seguramente no habré podido dormir más que diez horas desde el día que Ash murió...

Yo no quería decir esto, pero pasó. Mis hijos sabían que esto podría pasar, así que no puedo negarlo.

Gary y Giselle parecían hechos de piedra detrás mío. Ví a muchas Jennies y Joys. También ví a Sabrina, mezclada entre ellas. Una rara lágrima descendia a través de su misteriosa y gótica cara... También estaba Erika, otra gran amiga, llorando desconsoladamente al lado de dónde Todd y Duplica estaban sentados. Vi a Koga, con su hermana Aya, su esposa Cassandra y su hija Sachicko, todos reunidos. El entrenador solitario Otoshi canceló el viaje que tenía previsto para hoy para poder acudir al funeral del hombre que le ayudó en un momento dificil... Mis hermanas estaban sentadas al lado de la familia de Brock, casi tan dolidas como yo misma estaba...

Y fuera... Pikachu. Bulbasaur. Squirtle. Charizard. Bayleef. Totodile... Todos sus viejos y nuevos Pokémon, además de los Pokémon de muchos otros entrenadores, observaban el funeral desde la distancia... Un ya maduro Pikachu lloraba desconsolado, viendo como su querido entrenador pasaba a mejor vida... Es un hecho conocido que los Pokémon viven más tiempo que los humanos. Bien, el pobre Pikachu tenía el corazón roto gracias a todo esto... Mi Togetic intentaba consolarlo, pero apenas podía mantenerse en pie, de lo triste que él también se sentía...

Mis lágrimas parecían que nunca fueran a acabar. El cura continuó hablando acerca de Ash y su talento, sus hijos, su vida... Pero para mí era como si nada estuviera diciendo... ¿Cómo puede alguien que nunca había conocido a Ash tomar la responsabilidad de contarle a 100 o más personas la vida de Ash en tan pocas palabras?

Aquello estaba dañando mi corazón, y lo peor de todo es que encima tenía que elogiarlo. Yo misma podría tirarme años hablando de Ash, no esos tristes dos minutos que el sacerdote le dedicó, más preocupado de irse pronto a comer que de... Será mejor que no piense eso. No quiero ser injusta...

Me había tocado el turno de leer mi parte. Brock me vió afligida y me susurró al oído que si yo no podía hacerlo, él lo haría por mí. Me negué. Aquello era algo que yo tendría que hacer...

Me coloqué de cara a la gente y comencé a leer mis frases...

"Estas son las palabras de Misty Williams, de mis hijos Katheryn y Kenji, de toda mi familia y amigos aquí reunidos hoy, que honramos con nuestra presencia a una persona que ha tenido una gran acogida en nuestros corazones, y que ahora nos estará escuchando desde el cielo."

"Se llamaba Ashton Ketchum. Le conocí cuando él tenía 10 años. De eso han pasado ya 15 años. Yo le saqué de un río cuando él intentaba escapar de una bandada de Spearows. Cuando le "pesqué" yo pensé: -¡Menudo imbécil! ¿Cómo puede haber dejado que su Pokémon esté en esas condiciones? ¡Y encima el muy ladrón me ha robado la bici!-"

"Durante los 15 años siguientes, y hasta este doloroso día, yo me sentía como la mujer más feliz en la tierra. Ahora estaba casada con un marido cariñoso, tuve dos hijos preciosos, tenía toda una vida por delante y pensé que nada podría ir mal."

"Pero... ocurrió. Creí que era un sueño. Un mal sueño. Pensé: -¡No puede ser! ¡Ash no puede...! ¡Él no puede!-. Recuerdo a mi hija Katheryn viéndome llorar y preguntándome: -Mami, ¿pasa algo malo?-. No pude decírselo. Desafortunadamente, las noticias corrían demasiado rápido y no tardé en escuchar esto de sus labios: -Papá... ¿está muerto?-."

Me detuve un rato en mi narración para enjugarme las lágrimas y mirar a Kenji y Katheryn, que estaban junto a Brock y Suzie, llorando. Tenía un nudo en el estómago, pero seguí leyendo...

"Mi vida se vino abajo. Un legendario Maestro Pokémon, Ash Ketchum, ha muerto esta mañana en un lamentable accidente... Eso es lo que decían las noticias... Para mí, la más dulce, amable, y a veces boba, persona del planeta había muerto. Él no era un personaje barato creado por la fama que le dieron esos ejecutivos de Silph, que aprovecharon la fama que él tenía para promocionarle por todas partes... ¿Y sabéis como le agradecieron la cantidad de dinero que ganaron con sus productos? ¡Matándolo! Podría decir muchas barbaridades, pero esto es una iglesia y no pienso decir ninguna blasfemia en la casa de Dios. Pero por culpa de un camión de esa compañía, nuestras vidas cambiaron."

"Algunos de nosotros ha perdido a un gran amigo, otros han perdido a una persona con la que poder hablar, y otros comenzaron sus vidas gracias a Ash. Pero, para todos nosotros, hemos perdido a una maravilla. Y para mí, yo he perdido... a mi Ash..."

Ya no podría continuar leyendo aunque quisiera. Mis ojos estaban llenos de lágrimas y lo veía todo borroso... Vi como Melody y Duplica se acercaban para tomar parte en el coro, pero se detuvieron para darme un abrazo que me devolviera el ánimo. Nadie nos paró mientras Brock y Tracey se levantaban y se acercaban también... Las dos chicas querían dejarlo ya, para ir con el coro, pero la fuerza con la que yo las abrazaba las mantenía unidas a mí.

Había llegado la hora de los cánticos. Melody y Duplica cantaban maravillosamente, algo muy de apreciar en un día triste como éste. Sin embargo, en algunos momentos noté que su canto estaba afectado, al igual que la de todas aquellas personas que cantaban en voz baja, acompañando los cánticos... Ash había destrozado los corazones de mucha gente desde que él había muerto...

Pobre hombre joven. Se había perdido una gran persona demasiado pronto...

Y... ¿Qué podría significar todo esto para mí?

No lo sé...

CONTINUARÁ...