Buenas

Me tome un pequeño descanso de escribir mientras reorganizaba mi vida luego del semestre que tuve. (Y de que estuviera como vago)

Pero no los voy a dejar esperando e iremos directamente con el capítulo.

Declaración 1: Star vs the Forces of Evil pertenece a Daron Nefcy y Disney

Declaración 2: La imagen pertenece a la usuaria de Tumblr Nomidot


Capítulo 12: Hadapolis

Luego del incidente de la Mewbertad en la academia, esta tuvo que cerrar por un par de días para arreglar toda la propiedad destrozada por la princesa Butterfly así como limpiar la seda pegajosa del lugar.

Ante esta situación Marco le conto con más detalle lo que recordaba a su amiga para que estuviera al tanto de lo que hizo, claro que con su característico modo de hablar Star casi lo golpea cuando usa una palabra groseras para describir algo de lo que hizo ella en ese estado.

Claro que el castaño tuvo que pedirle a la rubia que le ayudara a convencer a Janna y Jackie de guardar su secreto, pues era bien sabido que la reportera publicaba cada descubrimiento que hacía en su blog, por la patinadora era cuestión de que esta no se asustara cada vez que lo vea o bien que no se le vuelva a acercar por el resto de su vida. Sin olvidar que ambos reprendieron a Glossaryck por decirles sobre el secreto y este en su defensa dijo que de igual modo ellas lo hubieran descubierto.

En el living de la casa de la familia Díaz, Star estaba con sus dos amigas sentadas en el sofá para poder convencerlas de que cuando hablaran con Marco ninguna se asustara, incomodara o le llenara de preguntas al joven híbrido que lo hicieran enojar.

-Deben saber el porqué las he citado hoy a esta reunión. –Hablo de manera formal como lo hace una princesa y usando su vestido azul marino. –Como ya deben estar enteras de la verdadera apariencia de compañero de vivienda-

-Basta de formalismo y déjanos ver al Monstruo de Díaz, que tengo preguntas que hacerle. –Janna estaba impaciente con lápiz y libreta en mano.

-¡Janna! –Jackie le alzo la voz a su amiga en forma de reproche. –No creo que Marco se nos vaya a presentar con sus rasgos de Monstruo así como si nada. –Se la vio algo incomoda al hablar sobre ello.

-Vamos Jackie. No me digas que no tienes curiosidad por saber cómo se sienten sus escamas, como hace para ocultar sus cuernos y cola, o saber si puede escupir fuego... –Enumero la filipina las posibilidades de habilidades que podía tener el castaño y a la vez hacer que la patinadora sienta escalofríos.

La rubia salo veía a sus amigas con cara de fastidio al ver la pequeña escena que estaban armando por lo que decidió intervenir.

-Señoritas. –Les llama la atención y esta se lo dieron. –Quiero dejarles en claro que Marco es un adolecente como cualquier otro, tiene sus problemas y como sus amigas debemos-

-El no me considera su amiga en varios sentidos. –Alego Janna.

-No he hablado mucho con él. –Comento Jackie.

-Entonces como las personas civilizadas y respetuosas que somos. –Corrigió lo último que dijo. –Debemos respetar sus deseos de privacidad, lo que significa no divulgarlos o asustarnos al verlo para demostrarle que lo vemos como un igual y no como un ser desagradable. –Hizo una pausa. –Y si no pueden hacerlo por ustedes al menos háganlo por la amistad que tenemos entre nosotras, caso contrario negare toda relación que tenga con ustedes.

Las dos chicas terrícolas alzaron una ceja en señal de duda ante lo que decía la princesa.

-O también puedo borrarles la memoria para que se olviden de ello. –Agrego una advertencia lo que espanto a la rubia platinada pero no a la azabache.

-No serías capaz de hacer eso. –Janna puso mirada desafiante.

-¿Sabes que estás retando a una princesa mágica de otra dimensión? ¿No? –Jackie estaba algo preocupado pues no quería que le borraran la memoria.

-Y se comporta como una, no se atrevería a ensuciarse las-

Antes de que terminara su frase Star en un susurro disparo con su varita el hechizo borra memorias a mínima potencia haciendo que la reportera olvide los últimos cinco segundos de la conversación.

-¿De que estábamos hablando? –Pregunto una amnésica Janna mientras Jackie la observaba con gran impresión y susto.

-Hablábamos sobre como aceptaste no divulgar el secreto de Marco. –Dijo Star con una sonrisa.

-¿Lo hice? –Pregunto confundida.

-Sí y te gradezco que puedas mostrarme tu confianza. – Se le acerca para darle un abrazo.

La filipina estaba extraña pero acepto el abrazo y cuando se separaron vio la sonrisa ufana de la princesa como si hubiera hecho algo, fue ahí que comenzó a hacer memoria.

-Espera un segundo... –Dijo la joven Ordonia con sospecha. –Yo recuerdo que tú me amenazaste con borrarme la memoria si revelaba el secreto de Díaz...

-Sí.

-Yo te rete a hacerlo porque creí que no lo harías...

-Así fue.

-Y me borraste la memoria... Entonces ¿Por qué empiezo a recordar?

-Use el hechizo a baja potencia de ese modo uno puede ir recuperando la memoria gradualmente, de haberlo usado a toda su capacidad no recordarías nada.

-Veo que no eres como las típicas princesas de los cuentos de hadas. –Sonríe de forma impresionada. –Muy bien me convenciste no diré nada del secreto de Díaz. –Estira su mano y la princesa la estrecha como cerrando el trato.

Jackie no entendía lo que acababa de pasar y estaba bastante confundida al respecto, hasta que Star la ve.

-Simplemente fue un desacuerdo menor entre nosotras, no tienes de que preocuparte. –Le dijo la rubia a la platinada con un mecho aguamarina.

-¡¿Pequeño?! ¡Le borraste la memoria, no se molesto contigo y tú actúas como si no hubieras hecho algo malo!

-Que sea de la realeza no significa que deba ser buena y correcta todo el tiempo. –Lo dice con una sonrisa. –Un gobernante debe tomar las mejores decisiones por el bien de su reino aunque deba ensuciarse las manos para ello. No siempre se puede ser el bueno.

-...Okey... –Le asustaba que la rubia dijera todo eso con una sonrisa.

-Y ya que todo quedo aclarado es hora de pasar a darle la noticia a Marco. –Star empieza a caminar hacia las escaleras para buscar a su amigo.

Jackie soltó un suspiro pesado al igual que Janna. Ambas se vieron y asintieron estando de acuerdo en que debían seguirle el juego a Star por su propio bien, pues era claro que la princesa no se andaba con rodeos por lo que la siguieron para de una vez ver cómo era realmente Marco Díaz.

Al llegar al cuarto del chico, las chicas entran y ven que es el típico cuarto de un chico adolecente. Su cama desordenada, Postrer de personajes de películas y videojuegos, su computadora en su escritorio, su armario cerrado y una repisa con unas figuras de colección entre otras cosas.

La rubia escaneo todo el cuarto con los ojos algo entre cerrados para ver si este no se estaba escondiendo mientras la filipina va al armario de este y lo abre pero solo encuentra un armario algo desordena como el de todo adolecente normal. Janna empezó a revolver lo que había dentro hasta que Jackie la toma por la espalda y la arrastra lejos del armario.

-¡¿Qué crees que haces?! –Le pregunto indignada a su amiga. -¿Tienes idea de lo que hay en el armario de un chico?

-¿Algo como esto? –Le muestra un bóxer color azul oscuro en sus manos. –Es interesante pero yo esperaba encontrar alguna muda de piel o algo así.

-Eso es asqueroso y ¿Por qué crees que él tendría mudas de piel en su armario? –Puso cara de vergüenza al ver la ropa interior de un chico.

-Marco es un Monstruo del tipo lagarto por ende debe mudar de piel cada cierto tiempo, ya sabes cosas de la naturaleza.

-Bueno, es claro que el no está aquí y Janna por favor deja eso donde lo encontraste es desagradable. –Dijo Star mientras de salida al pasillo. –Pareciera que tiene una obsesión poco sana en Marco.

-Claro que no. –La joven Ordonia tiro la ropa interior devuelta al armario. –Solo que me interesa saber un poco más sobre el chico rudo de Eco Arroyo y sus secretos.

-Lo que se traduce a "estoy obsesionada con Marco". –Comento Jackie en broma haciendo que tanto ella como la princesa se rían menos la reportera que puso cara de puchero mientras dejaban el cuarto.

Star no tenía idea de donde estaba su amigo hasta que escucho el grito de alguien proveniente del cuarto de la princesa, esto las hizo saltarse de susto para luego caminar a paso lento como si trataran de evitar hacer ruido hasta que llegaron a la puerta donde se escucho otro grito que las tenía en los nervios.

La princesa con su varita en mano gira lentamente la perilla de su cuarto para abrirla un poco y poder ver que estaba pasando adentro pero...

-¡QUIERO TU ALMA! –Alguien rugió muy fuerte mientras un hombre grita de miedo.

-¡¿Qué es lo que está pasando?! –Abriendo la puerta de golpe y con su varita en mano lista para disparar.

Para su sorpresa solo escucha las risas de Marco y sus dos amigos. Al entrar con sus dos amigas encuentra a los tres chicos tirados en el piso mientras ríen, viendo que el híbrido estaba en su forma de Monstruo completo y los dos humanos estaban cubiertos con kétchup, la rubia que su espejo de pared decía "Llamada Finalizada", por lo que solo tenía una pregunta.

-¿Qué creen que hacen? –Le pregunto a los chicos y estos al verla se recompusieron.

-Solo hacíamos llamadas de broma. –Fue lo que dijo Marco usando su chaleco con capucha y al ver que estaban Jackie y Janna volvió a su forma humana.

-En serio. ¿Cómo es capaz de esconder los cuernos y la cola de ese modo? –Cuestiono la reportera.

-No quieres saberlo. –Fue lo que dijo el híbrido.

-Marco, ¿Qué son exactamente estas "llamadas de broma" que mencionaste? –Pregunto la princesa haciendo una pose de jarra con sus manos.

-Es cuando le haces bromas a alguien cuando llamas a un desconocido por teléfono para gastarle una broma, pero como no tienes teléfono pero si este espejo que puede hacer como video llamadas, decidimos llamar las llamadas de broma a un nuevo nivel. –Explico el castaño mientras sus dos amigos se limpiaban el condimento de encima.

-Nos cubrimos de kétchup fingimos que nos ataco un monstruo demonio, somos jalados y luego Marco les da un susto gritando "Quiero tu alma". A todos lo que llamamos se aterran de verlo. –Comento Alfonzo.

-¿Creí que no te gustaba que las personas se asustaran de ti? –Cuestiono Star viendo a Marco.

-Estos son alienígenas, no importa si los asusto ya que posiblemente ven seres con mi mismo aspecto casi todo el tiempo. –El Híbrido no le daba tanta importancia a ello.

-Si recibo llamadas de quejas tú tendrás que hacerte responsable, solo espero que no hayas llamado a alguien de Mewni. –Star pasó entre los chicos hasta quedar frente a su espejo. –Llama a Servicio al Cliente.

-¿Por qué haces eso? –Pregunto Ferguson.

-Las llamas entre dimensiones no son baratas. –Respondió la rubia hasta que todos ven que el espejo decía "Llamando a Servicio al Cliente" y luego aparece la imagen de una Hada vestida como recepcionista. –Buenas tardes, quisiera consultar el estado actual de mi cuenta de espejo.

-Enseguida señorita. Nombre por favor. –Dijo la recepcionista.

-Star Butterfly.

-Muy bien. –La Hada tecleo rápidamente en su computadora. –Bueno señorita Butterfly. Me temo informarle que sus minutos de espejo están casi excedidos, por lo que tendrá que pasar a caja para poder cancelar para poder renovar.

-Ok. Muchas gracias por su servicios y le doy nueve por lo buena que es.

-Gracias aunque no iba a hacer la pregunta de satisfacción a cliente. Hasta luego.

Apenas la llamada termino, Star se volteo con una expresión de enojada hacia sus amigos más en específicamente a su compañero de casa, que podía sentir la tención de aquella mirada.

-¿Por qué nos estabas mirando feo? –Pregunto en voz baja el joven Díaz al resto de sus amigos.

-Es a ti a quien está mirando feo. –Susurro Jackie mientras ella y los demás estaban tomando una distancia segura.

Marco los estaba viendo hasta que volvió a ver a la rubia que lo miraba muy molesto, por lo que intento pensar en un modo de calmarla.

-Star-

-Vendrás conmigo a Hadapolis para arreglar esto. –Lo interrumpió sacando sus tijeras dimensionales y abriendo un portal. –Para adentro señorito.

-¿A quién crees que le estas dando órdenes? –Pregunto este con cierto fastidio en su tono de voz.

-A la persona que se le ocurrió la idea de hacer llamadas de broma. Ahora muévete. –Lo empujo en dirección al portal aunque este se resisto a entrar aferrándose a la entrada de este. -¡Entra! –Lo empuja para que entre.

-¡Qué no! –Protesto el Híbrido resistiéndose.

-Bueno, ya sabemos quien lleva los pantalones en esta relación. –Comento Janna con una sonrisa zorruna.

-¡¿Qué dijiste Ordo-

Marco no pudo terminar su pregunto porque Star lo empujo al portal pero ambos caen dentro de este. Al otro lado estos caen al suelo terminado en medio de lo que se veía como un bosque de fantasía.

-Oigan ¿Están bien? –Pregunto Jackie quien había cruzado el portal junto con los demás.

Los dos adolescentes en el suelo ven como estaban y se levantan tan rápido como pudieron para ver a estos.

-Estamos bien pero lo que yo quiero saber es ¿Qué hacen ustedes aquí? –Pregunto Star.

-Pensamos que se habían lastimado al cruzar el portal, así que decidimos cruzar para ver como estaban. –Fue la respuesta de la platinada.

-Será mejor que les abra otro portal para que regresen a la Tierra.

-¿Y perdernos la oportunidad de ver como es otro mundo? Ni hablar. –Dijo Janna mientras sacaba foto del lugar. –Este lugar es genial.

-Yo quiero ver qué otras cosas más hay aquí. –Dijo Alfonzo mientras observaba unas flores.

-Y conocer chicas. –Agrego Ferguson codeando a su amigo antes de chocar las palmas.

-Acepto que pese a sentirme un poco fuera de lugar con todo esto, es emocionante. –Comento Jackie mientras observaba el cielo.

Star soltó un suspiro de resignación empezó a caminar hacia la agencia de espejos seguida del resto del grupo.

En el camino varias hadas volaban cerca de ellos, Ferguson y Alfonzo estaban encantados con las hadas que se les acercaban de forma juguetona, Janna le sacaba fotos a unas hadas que hicieron de modelos y Jackie estaba viendo como otras cantaba y bailaban a modo de bienvenida para ellos, el único que se mostraba para nada como o mejor dicho disgustado con la presencio de los pequeños nativos era Marco que tenía una cara de disgusto por las voces agudas de las hadas mientras Star no le prestaba atención a estos seres.

-Oye. Star ¿Podemos apresurar el paso? –Murmuro Marco a su amiga. –Este lugar me está dando diabetes.

-Ignora a las hadas, Marco, solo quieren comernos. –Lo que dijo la rubia hizo que el joven Díaz se frenara de golpe.

Este vio al resto del grupo que si bien están ocupados con las hadas, estas a espaldas de ellos lo veían como si fueran delicioso bocadillos de un buffet de 'Todo lo que puedas comer' en especial al pelirrojo que era el plato principal. Aunque estaba seguro de que su amigo debía tener mucha grasa en sus carnes, el pelo rizado por lo delgado que es sería un entremés, la filipina sería uno de esas comidas que no tienen buen sabor y la patinadora se veía deliciosa.

Se dio unas buenas bofetadas en la cara para sacarse esos pensamientos de la cabeza, tomando a cada uno de sus amigos por el de sus camisetas y a las chicas por sus brazos, específicamente a Jackie a Janna la tomo del brazo con su cola, alejándolos de la hadas lo más rápido posible para alcanzar a Star que estaba entrando a lo que se veía como un roble con un puerta de un tres cuartos de su tamaño.

Todos estaban dentro de una sala de atención al clienta muy reducida de tamaño por lo que estaban apretados salvo la recepcionista que estaba cómoda tras su escritorio.

-Buenas tardes ¿En qué les puedo ayudar? –Pregunto el hada recepcionista.

-Venimos a pagar mi cuenta del espejo. –Respondió la rubia.

-¿Star Butterfly? ¿Verdad? –Inquirió la recepcionista y esta asintió. -Muy bien puede pasar a cancelar.

-Marco. –Le hablo a su amigo y este mascullando se acerca a la recepcionista.

-Yo seré quien pague la cuenta. –Dijo de mala gana el Híbrido. –¿Cuanto sería en dólares? –Solo esperaba que no fuese muy costoso.

-Lo siento pero solo se acepta oro y joyas.

Eso era un problema, pues no tenía ni oro ni joyas y conseguir todo eso le tomaría de quince a treinta años por lo que intento decidió intentar otra cosa.

-¿No hay otro modo en que podamos saldar la cuenta?

-Lo normal sería enviarlos a la mina a trabajos forzados. –La respuesta de la hada hizo que todos quedaran estupefactos y luego miraran con molestia al castaño. –Pero dado que la cuenta está a nombre de una princesa, quizás la Emperatriz pueda darles otro trabajo para saldar la cuenta. –Imprime un papel que le da al joven. –Vallan al castillo con ello, ahí los atenderán.

Luego de salir de la apretada oficina de atención al cliente, todos se dirigieron al castillo a pie aunque el camino no fue muy largo y el Ertiliano tuvo que arrastrar a sus dos amigos para evitar que se fueran con unas hadas que los llamaban desde una panadería, lo que hubiera acabado mal para los dos jóvenes humanos.

Al llegar al castillo Marco les muestra a los guardias del castillo y estos los dejan pasar al interior de lugar. En la opinión de todos, el castillo tenía un tamaño para personas o seres con su misma altura a comparación de lo pequeñas que son las hadas, lo mismo era con toda la aldea alrededor del castillo. Probablemente las hadas se lo quitaron a quienes gobernaban anteriormente en alguna guerra.

Todos llegaron al salón real donde estaba la emperatriz de la hadas sentada en su trono con un cojín sobre este siendo abanicada por unos sirvientes hadas.

-¿Qué los trae por aquí? –Pregunto la Emperatriz cuyo tono de voz era altivo.

-Pues esto. –Le entrego el papel que le habían dado la recepcionista.

-Debes dirigirte a mí con más respeto visitante. –Dijo la Emperatriz mientras uno de sus súbditos le pasaba la hoja. –Ya veo. Bueno tengo un trato que puede servirles para saldar la deuda si hacen un trabajo por mí.

-¿El cual es?

-Deben llevar este rollo a un lugar muy importante en específico que debe ser hecho con suma importancia. –Ella chasqueo los dedos y uno de sus sirvientes trajo un rollo de papel envuelto con un lazo y un mapa. –Si entregan este pergamino con instrucciones que deben ser entrega a alguien de mi guardia que está al otro lado del bosque encantado y bajo ninguna circunstancia lo vean o lo pierdan.

-Por curiosidad. ¿Y qué pasa si hacemos alguna de esas cosas? –Pregunto Janna presintiendo algo.

-Serán enviado a la mina para realizar trabajos forzados y trabajaran como parte de la servidumbre hasta que la deuda este salda, también es posible que alguno de ustedes se convierta en la cena. –Ella ve al grupo que estaba algo asustados por aquella declaración en especial los Humanos. –El pelirrojo sería perfecto para un gran banquete con muchos invitados.

Ferguson trago saliva muy pesadamente del miedo mientras Alfonzo le daba unas palmaditas en la espalda para consolarlo.

-No hace falta. –Marco tomo el pergamino y el mapa. –Terminaremos con esto antes de que lo sepan.

-Eso lo veremos. –Dijo la emperatriz. –Una cosa más, no me hago responsable si alguno de ustedes lo atrapa una banda de Orcos.

-Eso no es alentador.

-Ya pueden retirarse.

Los chicos se retiraron del camino y empezaron a tomar rumbo por el camino atreves del bosque, aunque el gordo y el flaco querían volver a la Tierra, pero el Híbrido no se los permitió ya que les recordó lo que dijeron tras cruzar el portal y que estos no podían retractarse ahora, por lo que no más tuvieron que seguir con el viaje.

Jackie quería pedirle a Star que la regresara a la Tierra pero sentía que si lo hacía se perderse de algo y que se vería como una cobarde ante Marco. Bien apenas conoce el secreto del chico y tenía que demostrarle que podía confiar en ella, de lo contrario la princesa le iba a borrar la memoria y eso podía ser arriesgado, por lo que tenía que seguirles el juego.

Janna por su parte estaba entusiasmada de ser posiblemente la primera reportera en documentar un lugar diferente en otra dimensión y a los habitantes, esta era lo que necesitaba para catapultar su carrera como periodista y no quería desperdiciarla por lo que tomaba varias fotos con su cámara.

Star estaba siguiendo el camino que está establecido en el mapa y esperando que esto termine lo antes posible mientras observaba molesta a Marco que solo estaba caminando con los ojos cerrados, era claro que todavía lo culpaba por meterla a ella y sus amigos en este embrollo.

El joven Díaz desde la perspectiva de todos parecía ir en su propio mundo haciendo girar el pergamino en su mano derecha hasta que abrió los ojos y se detuvo mientras se transformaba en su forma híbrida. Esto desconcertó a todos salvo a la princesa que sabía que algo lo inquietaba.

-Algo huele mal. –Dijo Marco de forma súbita.

-¡¿No me digas que ahora huelo mal?! –Le recrimino Star pensando que habla de ella.

-¡Tú no mujer! –Señalo unos arbustos a la derecha. –¡Allá huele mal!

Todos ven al arbusto y de este sale un orco verde gordo y bajo vestido con ropa de bárbaro usando un garrote. Se veía molesto.

-¡Oye! ¡No se suponía que me descubrieran! –Dijo el Orco gordo.

-¡Imbécil! –Grito alguien detrás del árbol junto al arbusto, quien se reveló como un Orco más delgado y alto que también vestía como bárbaro usando una maza con pico. -¡No se supone que debías salir!

-¡Idiotas! –Salió una orca de aspecto atlético con cabello blanco en una cola, vestida del mismo modo usando una espada. -¡Ahora nuestro ataque para tomar posesión del pergamino se arruino y gracias a ustedes! –Esto asusto a los dos Orcos.

-Lo sentimos... –Dijeron ambos con mucha pena.

-Ahora debemos atrapar a esos chicos que-

Cuando se voltea a ver al grupo de Star y Marco todos ellos se habían ida por otro lado mientras ella regañaba a sus compañeros. Por lo que le grito a estos queriendo regañarlos y mandándolos a buscar refuerzos, estos se fueron a cumplir la orden mientras ella iba tras los adolescentes.

Pasando por entre unos arbustos, todo el grupo de amigos consiguió alejarse de los Orcos al desviarse del camino indicado para continuar con el trabajo que la Emperatriz de las hadas les había dado.

Todos se detienen cerca de un pequeño lago para descansar, los que Ferguson y Alfonzo metían las cabezas en el agua, Janna tomaba fotos a una ardilla color lavanda con las orejas muy puntiagudas y largas pestañas, Jackie se sentó bajo un árbol y ve que Star estaba a su lado viendo el mapa por lo que se le acerco a ver.

-¿Y por dónde estamos? –Pregunto la patinadora a la princesa.

-Pues estamos cerca de mitad de camino aunque nos debíamos un poco por el bosque. –Respondió la rubia. –Ya pasamos como treinta minutos de viaje, esto no debería tomarnos tanto tiempo, aunque si nos encontramos con más Orcos nos tomara más tiempo.

-Esos Orcos ¿No van a ser un problema? –La platinada estaba algo incomoda.

-Si no te sientes cómoda aquí, puedo regresarte a la Tierra si quieres. –Comento la princesa.

-No. No. Yo quería estar aquí y no me voy a echar para atrás. –Negó Jackie. –Y por lo que he visto Marco no es de ese tipo de chicos que huye con la cola entre las patas cuando hace algo.

-Excepto si se trata de su herencia Monstruosa, hay el cambia. –Comento Star.

-¿De verdad? –Pregunto arqueando una ceja.

-Claro que sí.

-¡Eso no es verdad! –Apareció Marco colgado de cabeza del árbol.

Jackie grito y salto del susto sobre Star haciendo que ambas caigan al suelo, los demás ven lo que paso y se acercan a ver. El chico medio Monstruo bajo del árbol como si fuera una lagartija mientras la patinadora ve que esta sobre su amiga y se levanta para ofrecerle su ayuda, la princesa acepta y se levanta limpiando un poco su vestido.

-Aunque algunas veces puede ser muy inoportuno. –Agrego Star.

-Bueno. Mientras ustedes dos hablaban de mí. –Marco lo dijo con cierta sonrisa de confianza que molesto a la princesa y la patinadora movía la mano en señal de negación. –Creo que esa Orca nos está siguiendo.

-¿Por eso estabas arriba en el árbol cual iguana? –Inquirió Janna tratando de hacer una broma.

-Para que lo sepas, sería más como una lagartija y segundo debemos irnos antes de que ella nos encuentre.

-Marco, son Orcos y ya vimos que no son muy listo. –Comento Alfonzo.

-A parte, ¿Cuáles son las probabilidades de que nos encuentre? –Pregunto Ferguson.

-¡Los encontré! –Apareció la Orca tras unos arbustos.

-Mi madre siempre dijo que los Orcos serán guerreros brutos pero no son tontos. –Dijo Marco antes de que la Orca se le lanzara encima.

-¡Entrégame el pergamino y no seré muy dura contigo! –Exigió la Orca ella siente que alguien le toca el hombro. –¿Qué? –Es derriba al lago por un rayo mágico disparado de la varita de Star.

-¿Marco estas bien? –Pregunto la rubia mientras se acercaba con el resto a ver como esta.

-Sí pero igual yo podía lanzarla al lago. –Se levanto de suelo.

-No te hagas el fuerte.

La Orca se levanto del lago, completamente empapada y con mala cara lanzándose al ataque pero Marco la intercepta y lanza a los arbustos, pero esta se levanta y le lanza su espada pero todo el grupo se agacha al suelo evadiendo el arma.

La Monstruo intento atacarlos pero Star usando su varita la hace levitar con un hechizo que al momento en que salta toma mucha altura y caí aun más lejos por encima de los árboles, sin poder cambiar de rumbo o detenerse.

-Lo mejor será irnos antes de que regrese con refuerzos. –Dijo la princesa a lo que todos asintieron y se fueron tan rápidos como pudieron.

Durante el trayecto de su huída a la vez para entregar el pergamino, todos iban a trote para ir más rápido, la joven Butterfly estaba guiando a todo el grupo mientras e iba encima de la espalda del joven Díaz quien no entendía porque debía llevarla sobre su espalda cuando ella puede caminar y correr perfectamente.

Jackie los estaba siguiendo de cerca, ya que era muy buena atleta desde niña y el constantemente patinar la mantenía en forma, tras ella estaban Janna que estaba tomando fotos de Marco cargando a Star en su espalda, Alfonzo que iba tras ella a un paso mientras Ferguson trataba de mantener el paso pero el correr no siempre fue su fuerte por lo que se cansaba con relativa facilidad.

-Si seguimos a este paso llegaremos a nuestro objetivo y a la vez saldremos del bosque. –Anunció Star.

-¡¿Y quién te dijo que podías viajar gratis en mi espalda?! –Pregunto Marco que se sentía como un animal de transporte.

-Por qué yo llevo el mapa y ahora llevo el pergamino. –Respondió está mostrando ambos objetos. –Y tengo que estar ayudándote a arreglar el problema en el que nos metiste.

-Fergunson y Alfonzo ayudaron.

-¡No nos metas en esto! –Dijeron ambos chicos atrás.

-Pero es claro que tú fuiste el de la idea.

-¿A sí? ¿Cómo tus brillante ideas donde soy arrastrado a ayudarte a resolver los problemas que causan? –Inquirió este.

Esto solo logra desatar una discusión entre los compañeros de casa cuya discusión ya parecía ser una constante en la vida de estos dos, pero para los demás esto era incomodo o era cansador en este caso eran las dos cosas por la situación en la que estaban y no era momento para eso.

Apenas estaban por salir del bosque, Star y Marco son atrapados en una red, Jackie es atrapada por unas boleadoras, Janna cayó en un agujero, a Alfonzo lo atrapo una red que lo dejo suspendido desde un árbol y a Ferguson le cayó una red encima.

Todos escuchan una risa y ven a los dos Orcos de antes acompañados de otros tres, que eran un Orca más baja con aspecto algo infantil de cabello corto color purpura y enmarañado, otra más alta con una figura atrayente y con cabello negro amarrado en una cola alta con un mechón sobre su frente, y un Orco que se veía con un mejor aspecto y físico que los otros dos Orcos con cabello castaño oscuro.

-Pero que putada. –Comento Marco.

-Lenguaje Marco. –Star lo reprocho mientras sus amigos suspiraban al ver que estos seguían en su mundo.

-Bueno... –Dijo la misma Orca que los perseguía acercándose a ellos saliendo del bosque. –Veo que consiguieron una buena casería... –Vea Ferguson y Alfonzo. –Este nos servirá para darnos un banquete y esto otro nos servirá como esclavo hasta que ya no pueda más. –Pasa a ver a Jackie y Janna. –A nuestros guerreros les gustara tener nuevas sirvientas que los atiendan y con quienes puedan divertirse.

Los humanos atrapados intentaban liberarse de las trampas, pues lo que menos querían era servirle a unos Orcos de diversas maneras por el resto de sus vidas.

Luego ve a Star y Marco con mucho cuidado, sabía quién era la princesa.

-Esta rubia debe ser la princesa del gran Reino Butterfly, una buena recompensa pararía su familia por ella cuando se enteren de que la tenemos como prisionera. –Dicho comentario hace reír a su congéneres pero causa que la princesa ponga cara de shock lo cual preocupa un poco a Marco. –En cuanto a ese Sangre Sucia, es fuerte y salvaje, sería un gran guerrero en nuestras filas y es bastante atractivo. –Dicho comentario hace que el chico mordiera la red en la que estaba atrapado con su amiga mientras las Orcas le lanzaban miradas coquetas.

Y antes de que alguien más dijera o hiciera algo, Star tomo su varita y la transforma en una espada de energía cortando la red poniéndose de pie para darle un golpe en la Orca de cabello blanco en la cara que dejo a todos descolocados mientras la monstruo caía por la fuerza del golpe.

-¡No dejare que me tenga de rehén! ¿¡Me escuchaste!? –Se escuchaba molesta.

Todos la vieron con gran sorpresa mientras Marco terminaba de romper la red para pararse al lado de su amiga y sin tener mucha idea de que hacer hace lo único que se le ocurre y es darle un abrazo por la espalda solo esperando que ella no le golpee o dispare con su magia. Star lo ve sorprendida y sin entender lo que hacía su amigo.

-¿Ah...? ¿Qué estás haciendo? –Pregunto extrañada la rubia por aquel abrazo de su amigo.

-No lo sé, solo pensé que con esto te podría calmar lo histérica que estabas o que me hicieras. –Respondió este sin saber que más decir.

-Gracias, ya estoy mejor.

Dejo de abrazarla para ir con ella a ayudar a sus amigos pero ambos fueron rodeados por los Orcos que los veían molestos y se les lanzaron encima para atacarlos. Mientras se desarrollaba una batalle tras una cortina de humo, Janna logro salir del hoyo en el que estaba y procedió a ayudar a Jackie a liberarse de las boleadoras con las que fue capturada, posterior a eso ambas ayudaron a Alfonzo a bajar de la red de la que estaba colgado aunque cayó al suelo no tardo en reponerse y salir de red para ayudar a Ferguson a salir de su trampa.

En medio de la pelea que estaba sucediendo el pergamino sale volando y golpea la cabeza de Janna.

-¿Pero qué? –La chica ve el pergamino y lo abre leyendo lo que había dentro con el resto de los humanos. Todos quedaron con los ojos abiertos por lo que leyeron por lo que la periodista silba con una mano en su boca para llamar la atención de quienes peleaban. –¡ALTOOOO!

Cuando la pelea se detuvo Star había creado un bate de energía mágico con su varita y estaba golpeando a la Orca más grande mientras la más pequeña trataba de detenerla agarrándola por la cintura mientras la de cabello blanco ya hacia tirada en el suelo de cara, Por otra parte Marco termino en una lucha de vencidas con el Orco de mejor aspecto usando al más gordo como mesa y el más flaco era el referí, el híbrido gano en las vencidas.

-Este pergamino en realidad una lista de clientes cuyas deudas han sido saldadas recientemente, pero adjunto a la lista hay una hoja con un cambio en el valor del oro y la joyas más un aumento en los precios. –Les mostro dicha información en la hoja.

-¡¿Qué?! –Dijeron el medio monstruo y la princesa al unisón.

-Es la prueba que necesitamos. –Hablo la Orca de cabello negro. –Hemos intentado recuperar lo que es nuestro y a la vez salvar a nuestra gente.

-Muy bien. Tal vez quieran explicarnos que es lo que pasa y evitarnos la parte vergonzosa donde lo derrotamos. –Dijo Marco.

-¡Como si ustedes nos fueran a ganar! –Hablo la Monstruo molesta.

-Pues a ti te derrotamos antes. –Comento Star haciendo que el resto de los Orcos se rían de su compañera.

Esta los ve muy molesta y se callan, ella suspira resignada.

-Hace muchas décadas atrás, durante las guerras contra las Hadas por los territorios... –Empezó a relatar la pelo blanco. -...Los más débiles de nuestras especie siempre fueron los más listos y uno de estos busco colaborar con la causa creando un modo más efectivo para poder comunicarse con mayor rapidez y eficacia con las tropa, desarrollo el primer prototipo de espejos mágicos, además de pensar en un modo de cubrir los costos de fabricación de los espejos con un sistema de paga más accesible que el oro y las joyas, pero como nuestros antecesores eran brutos rechazaron el invento y el sistema de paga accesible. –Hace una pausa. – Por desgracia las hadas acabaron apoderándose tanto de los espejos como del sistema, lo que provoco que sus tropas ganaran la guerra, como consecuencia nuestra raza fue forzada a trabajar en minas excavando oro y joyas para pagar los daños causados, sin embargo las hadas decidieron emplear dicho sistema de paga ligándolo al valor del oro y las joyas, manipulando el valor de estos para mantener a nuestra gente siempre en deuda y constantemente trabajando para ellos por siempre.

-Y si eso no fuera poco, cuando las hadas decidieron lanzar el sistema de espejos a otras dimensiones llegaron a aumentar sus ganancias y cuando alguien no pagaba sus deudas con oro o joyas eran enviados directamente a las minas bajo el castillo. –Siguió el Orco gordo.

-Y no importa cuánto trabajen nunca salen de ahí. –Agrego el Orco flaco. –La Hadas son unas malvadas esclavistas.

Todo el grupo de amigos quedo pasmado por aquella revelación y se reunió un momento para poder hablar sobre lo que acaban de descubrir.

-¿Creen que dicen la verdad? Porque yo no les creo pero tampoco me agradan esa hadas. –Cuestiono Marco desconfiado.

-Pues la evidencia muestra que las hadas son corruptas y solo buscan mantener a los deudores cautivos contra su voluntad para beneficio propio. –Dijo Janna estudiando el "pergamino".

-La verdad siento pena por esto Orcos que solo buscan salvar a los suyos. –Dijo Jackie con dicho sentimiento en su tono de hablar.

-A mi me asustan. –Comento Alfonzo.

-A mi me quieren comer. –Agrego Ferguson.

Star estaba meditando acerca de la situación y pese al conflicto inicial con los Orcos no podía evitar pensar que la situación de estos seres era como la de los Monstruos en Mewni de hace años atrás. Y era algo que no podía tolerarlo.

-Esto es lo que haremos. –Dijo explicando su plan recién trazado. –Nosotros acompañaremos a los Orcos hasta las cercanías del castillo, mientras Marco se adelantara para infiltrarse en el castillo de las Hadas para ver si hay más Orcos y otros prisioneros para corroborar la historia de estos Orcos. –Indico la rubia.

-¡¿Y por qué tengo que ir yo primero?! –Cuestiono el mencionado.

-Eres el único que puede entrar y salir sin ser visto, por muy desagradable que eso sea. –Dijo con cierto asco.

-¡Ya te dije que no viste nada! ¿Y por qué debería hacerlo?

-Si lo que ellos dicen es verdad podremos devolverle a los Orcos lo que es suyo por derecho. Es lo correcto. –Dijo este con la frente en alto mientras su amigo la veía con cara de desganado y aburrido. –Y no tendrás que pagar la deuda.

-Mm... –Lo piensa un poco. –Muy bien, lo hare solo para que dejes de joderme con lo del espejo. –Se va rápidamente al castillo pero en la dirección equivocada.

-¡Lenguaje Marco y el castillo esta en el sentido opuesto! –Le regaña Star y este a regañadientes corrige su trayectoria.

Ve junto a sus amigos terrícolas a los Monstros que los estaban viendo, expectantes ante la respuesta de la princesa Butterfly y los Humanos.

–En cuanto a ustedes... –Le habla a los Orcos. -...Acompañemos al castillo de para ver si su historia es verdad.

-De acuerdo Mewmana, pero esto no significa que ahora seamos amigos. –Advirtió la Orca de cabello blanco.

-Lo sé solo somos bandos con sus propias intenciones y motivos que buscan una solución a nuestros problemas mientras vemos de formar alianza si la situación lo amerita. –Fue la respuesta de Star mientras iba caminando con sus amigos en dirección al castillo.

Los Orcos no tuvieron repuesta para ello y solo siguieron al grupo de visitantes inter-dimensionales hacia el castillo de sus más odiadas enemigas.

Mientras tanto Marco llego al castillo de las Hadas, usan su capacidad de camuflaje y deshaciendo de su ropa, entra por una ventana abierta desde el segundo piso y al estar dentro fue por los pasillos buscando un modo de ver bajar a la minas bajo el castillo. Convenientemente en la planta baja había un carro de mina sobre unos rieles que iban al subsuelo y justo habían terminado de descargarlo, por lo que empujo el carro subiendo en este para ir directamente a la mina.

Al viajar hacía el subsuelo del castillo ve cristales resplandecientes y farolas que iluminaban el lugar, dando un lugar tanto encantado como peligroso. Llega al fondo de la mina donde el carro se detiene contra un tope, por lo que tuvo que bajar sin hacer ruido alguno y siguiendo el sonido de picos golpeando el cristal contra piedra y cristal solo para encontrar algo muy desagradable, ve a un grupo de Orcos cansados, maltratos y encadenados picando cristales y cargando carritos hacia la superficie, pero también había seres de otras dimensiones y había jóvenes entre todos ellos. Todos eran prisioneros y estaban en muy mal tratados mientras eran vigilados por hadas masculinas guardias que soltaban risas secas y miraban a sus prisioneros con desprecio.

Un Troll adulto dejo caer su pico por el cansancio que tenía acumulado por el trabajo forzado pero recibe un latigazo eléctrico que hace que caía al suelo de frente.

-¡No es tu hora de descanso! ¡Toma ese pico y sigue trabajando! –Grito un hada guardia que tenía un látigo electrificado y golpeo el suelo para que el Troll se levantara del susto.

-Que no ves que está cansado. –Se le acerco un Orco a ayudar al Troll a levantarse. –Ha trabado por días sin parar, necesita descansar.

-¡Yo soy quien les dice cuando pueden descansar y cuando trabajar! Y gracias a ustedes no habrá descansos hasta nuevo aviso. –El hada se mostraba agresiva y los iba a golpear con el látigo pero es derribado con una roca de su tamaño que lo estrella contra una pared.

Las hadas guardias que estaban presentes vieron esto y buscaron al responsable creyendo que era una de sus prisiones quien lanzo la roca, por lo que iban a azotarlos pero uno a uno los guardias fueron estrellados por rocas o simplemente jalados por un ser que no podían ver. Justo cuando iba a sonar la campana de alarma esta fue arrancada de un muro y aplastada de la nada.

Los guardias restantes estaban asustados por lo que formaron un cirulo para protegerse pero estaban muy asustados y nerviosos de lo que pueda estar acechando en las minas, cuando algunas farolas fueron rotas dejando poca iluminación mientras una sombra se alzaba sobre ellos. Y justo cuando estaban por ver que era...

-¡QUIERO SUS ALMAS!

Los guardias gritan del miedo y el eco de estos llega hasta fuera del castillo donde Star y los demás lo escuchan levemente.

-¿Pero que fue eso? –Preguntó Jackie.

-Suena a los gritos de miedo de unos seres muy pequeños. –Respondió Star.

-Ojala que Marco no se meta en problemas.

-Yo me preocuparia de los problemas que él podría estar causando adentro.

-Oigan. Vean lo que dejo el Emperador de Roma. –Janna les muestra la ropa del híbrido.

-¡Janna! –La rubia uso varita para quitarle la ropa a la filipina con un rayo mágico que hace levitar las prendas. –No debes tocar la ropa de un chico.

-Vamos Star, vives con Díaz desde que llegaste a la tierra. –Rodea a su amiga con un brazo por los hombros. –Estoy segura de que alguna vez tuviste curiosidad por la ropa que usa o verlo como llego al mundo. A todo esto. ¿Cómo fue que llegó al mundo? ¿Su madre lo parió? ¿Puso un huevo? ¿O ambos?

-No creo que debas hacerle esas preguntas a Star. –Dijo Jackie apartando a la periodista de la princesa que esta última estaba roja de la vergüenza. –Será mejor que esperes a que Marco regrese y sea él quien las respondas, y si no quiere tampoco lo vas a obligar.

-Mm... –La joven Ordonia lo pensó un segundo y al ver como estaba la joven Butterfly, suspira con resignación. –Muy bien, esperare hasta que volvamos a la tierra.

-Buena chica. –Le da unas palmadas en la cabeza.

De repente se escucha un estruendo dentro del castillo hasta que de la puerta principal sale una horda de Orcos y de otros seres de otra dimensión gritando mientras tenían picos de hierros y otras herramientas de minería, siendo perseguidos por los guardias del castillo.

En medio de toda la horda de prisioneros prófugos estaba Marco en su forma Monstruo completo y solo cubriéndose con unos pantalones viejos y desgastados que le prestaron para cubrirse, estaba golpeando a unas hadas con un escodo como si fuera un matamoscas.

A lo lejos sus amigos tanto como los jóvenes Orcos ven esto con gran sorpresa.

-Y por lo visto inició una revolución. –Star sonríe un poco con una leve risa. –Nada mal, Marco, nada mal. Ahora vamos a ayudarlo que lo empiezan a superar en número.

Todos fueron a ver cómo estaba el joven Díaz, quien estaba siendo rodeado por varios guardias y la emperatriz en persona.

-Me sorprende que seas un Sangre Sucia muy particular, pero no creas que por ello no voy a mandarte a ejecutar. –Hablo la emperatriz haciendo un ademan con la mano derecho. –Quiero su cabeza, y vendad el resto de su cuerpo para hacer pianos y bolsos de piel.

Los guardias lo iban a atacar cuando estos fueron atrapados por una red para mariposas con alas, atrapando incluso a su líder dentro. El joven Humano-Monstruo ve a sus amigos acercándose.

-¿Por qué se tardaron? Se perdieron la fiesta. –Bromeo el chico volviendo a su forma Híbrida.

-Solo ve a ponerte tu ropa. –Star le lanzo su ropa a Marco y este se fue tras unos arbustos mientras la red para mariposas se cierra con las hadas en su interior. –Emperatriz de las hadas, tengo entendido que retenido a varios clientes de su servicio de espejo como prisioneros así como varios miembros de la raza nativa de los Orcos.

-¡Ese no es asunto suyo, princesa! A demás, no estamos en sus dominios por lo tanto no tiene poder alguno. –La Emperatriz se mostró molesta. –Por lo que le sugiero que cuide su tono o la convertiré en mi esclava personal de por vida.

-Tal vez usted debería tener cuidado con lo que dice. –Se ve las uñas de la mano sin mucho interés. –Si bien es cierto que no es mi asunto o siquiera tenga poder aquí, tal vez allá alguien a quien convenientemente tenga ambas cosas. –Le hablo muy seriamente. –Ahora. ¿Alguien puede prestarme un espejo de mano?

-Yo tengo uno. –La Orca de cabello blanco.

Star marcó un número en este mientras en la pantalla aparecía la palabra 'E.S.P.A.D.A'.

-Escuadrón Superior Policial Autónomo de Defensa y Acción. –Se escuchó la voz de un operador. -¿Qué necesita?

-Díganle al operador todo lo que saben y asegúrense de que los prisioneros ayuden a dar un testimonio solido de lo que las hadas estaban haciendo. –Star le paso el espejo a la Orca de cabello blanco. –Con la condición de que nunca nos viste a mí y a mis amigos en Hadapolis. ¿Hecho?

-Hecho. –Acepto el trato.

Las hadas estaban buscando como escapar por no querían que E.S.P.A.D.A. los investigara. Star le indico a todo el grupo que ya debían irse de vuelta a la tierra, que buscaría un nuevo proveedor de espejo, no sin antes que Marco recibiera una hoja con los números de las Orcas cosa que le dio escalofríos en la espalda.

Ya de vuelta todos en la tierra, Alfonzo y Fergunson se fueron a sus casas al igual que Jackie y Janna, aunque esta última quería hacerle un montón de preguntas a Marco pero esto le dijo que con la tarde que tuvieron lo dejase para otro día.

Pasa a la noche, Star se estaba preparando para dormir cuando alguien toco la puerta y al abrirla ve que era Marco que tenía la mirada algo baja.

-¿Te pasa algo malo? –Pregunto la princesa algo preocupada.

-Lo siento. –Dijo el chico algo de improvisto.

-Espero. ¿Qué dijiste? –Estaba sorprendida por que su amigo dijera esas palabras.

-Dije que lo siento. –Se irrita un poco.

-¿Dices que lo sientes? ¿Por qué? –Pregunto algo divertida Star.

-¡Ugh! Por gastarme tus llamas de espejo en hacer llamadas de broma, arrastrar a todos a Hadapolis para pagar tú cuenta... hacer ese trabajo tonto para esa tonta Emperatriz... que nos persiguieran esos Orcos y que tuviéramos que pelear contra ellos... –Se veía como un niño al que obligaban a disculparse. -...Básicamente lo siento por tuviste que pasar esta tarde... Al igual que nuestros amigos, aunque a Janna la considero más una molestia.

Star ríe levemente y le toma una mejilla a Marco.

-Eres tan lindo cuando intentas disculparte. –Dijo de forma divertida. –No te preocupes por todo el asusto, te perdono.

-¿De verdad? –Pregunto esto.

-Claro, nada de esto fue intencional aunque de no haberlo hecho nunca hubiéramos descubierto el sucio secreto que ocultaban esas hadas. –Dijo Star dándole un suave abrazo. –Pero todavía me debes pagar por mi cuenta, pero ya tendremos tiempo para eso. –Lo suelta y se va a sentar en su cama.

-Me sorprende que no intentaras golpearme por lo que hice para meterme en el castillo. –Dijo Marco en broma mientras la sigue.

-Solo agradece que evitará que Janna se llevara toda tu ropa. –Lo golpea en una almohada en la cara, del cual no se cubrió. –A demás debía hacer una llamada importante para ayudar a los Orcos y a los prisioneros.

-¿Y llamaste a la policía inter-dimensional o algo así?

-Podría decirse que sí.

-A ver si con eso pueden arreglar todo el conflicto. –Comento el castaño. –Por cierto, mis padres me dijeron que te avise que el treinta y uno de Octubre nos vamos de viaje y no volveremos hasta después del dos de Noviembre.

-Supongo que tendré que quedarme en casa de alguien más hasta que regresen de su viaje familiar. ¿No? –Inquirió la rubia.

-Ese sería el caso normalmente pero la cuestión ahora es si tú quieres acompañarnos en el viaje.

-¿Me están invitando a ir con ustedes? –Se sorprendió un poco.

-Sí, ellos quieren agradecerte por el viaje de aniversario que les diste y pensaron que el que nos acompañaras sería un buen modo de hacerlo. –Respondió. -¿Así que dices? ¿Bienes o te quedas?

-Sería muy descortés de mi parte si me rehusara a la invitación de tus padres al viajar.

-¿Eso es un sí?

-Por supuesto que sí. Iré con ustedes.

-Okey. Iré a decirles a mis padres. –Se levanta y se va del cuarto. –Que descanses.

-Igualmente Marco. Tan solo tengo una duda y es ¿A dónde iremos de viaje?

El joven solo se detuvo en el marco de la puerta mientras soltaba una leve risa.

-Solo te diré, que es un lugar al que casi ningún Humano y posiblemente ningún Mewmano haya ido antes. –Dijo antes de irse.

Con aquella respuesta, Star quedo un poco alterada mientras solamente pensaba en el lugar al que su familia anfitriona la iban a llevar en ese viaje.


Espero que se hayan divertido y que les sacara una que otra risa.

Les agradezco a todos los que empezaron a seguir esta historia desde el principio como quienes lo siguen desde hace poco. También les agradezco a los que esperaban esta actualización.

Ahora pasemos a las Review:

-SugarQueen97: Que bueno que te divirtieras. Podría decirse que sí, pero creo que estos dos lo negaran. Y nadie se los ha dicho, ni siquiera Glossaryck, por lo incomodo que resultaría explicarle a dos adolescentes de trece años que mientras estaban dominados por sus instintos más básicos que por poco lo hacen como conejos y en el techo de la academia.

-Templario Oscuro: Bien que disfrutaras el capítulo, y hasta yo me dormiría en una de sus explicaciones.

-Guest: Podría decirse que sí, aunque esto se debe acharar más adelante.

-Celestialfyxen: Eso sería muy cruel y muy divertido como para no escribirlo. En Marco fueron más que nada sus instintos de Monstruo, ya que para los Ertilianos es 'lo que los ojos no ven, la nariz lo sabe', porque hasta donde yo sé Star no soltaba algún tipo de feromona que alguno Humano, Mewmano, Monstruo o Híbrido pueden detectar como lo hizo Marco, aunque si se puede decir que Star le dejo una impresión. Con Jackie pues le va a costar un poco acercarse a Marco ahora que sabe lo que es y sabiendo lo que puede hacerle Star deberá ir acercándose de a poco, en cuanto a Janna como se ve tiene cierta obsesión con lo paranormal y con Marco pero si quiere conservar su memoria pues cumplirá con su palabra.

-Nyeron: Podrías hacer ambas cosas. Qué bueno que te gustara y espero que hayas disfrutado también este capítulo.

Muchas gracias y los espero para cuando suba otro capítulo de esta historia o de mis otras dos.

Se cuidan y hasta pronto.