Sólo tres momentos

Disclaimer: Dragón Ball y sus personajes no me pertenecen ni me pertenecerán jamás. Pertenecen a Akira Toriyama y a Toei. Yo sólo hago esto con afán de diversión y sin fines de lucro.


Videl Satán estaba molesta. ¡Cómo no estarlo si el aniñado Gohan Son la había besado!

Estaban jugando en el receso a las pilladas, mientras su maestra del jardín de infantes los estaba vigilando.

Ella se había sentido sedienta y fue a buscar su cajita de jugo de manzana al salón mientras su amiga Erasa parloteaba acerca de lo lindo que se veía su amigo Shapner.

¡Tenían cuatro años por Kami!

Erasa aún era muy joven para pensar en muchachos, al igual que ella. Sólo eran unas niñas cuya única preocupación debía ser divertirse con sus amiguitos preescolares mientras su maestra les enseñaba los colores y el abecedario.

Se había sentado en el patio a beber su jugo cuando lo vio jugar con el resto de niños, mientras ella aprovechaba de arreglar sus coletas.

Para ella, Gohan Son era desesperante. Un niño llorón cuya madre sobreprotectora gritaba todos los días cuando iba a retirarlo porque algo la molestaba de aquel lugar. Su padre, Mark, se tapaba sus oídos cuando veía que la señora Son aparecía por su jardín infantil pues ya sabía que la dama comenzaría a gritonear a sus maestras por cualquier motivo. Mientras su madre reclamaba, el pequeño Son gimoteaba avergonzado.

Realmente un niño de mami.

Incluso su madre lo vestía de una manera infantil que provocaba burlas en el resto de sus compañeros, con una túnica amarilla que cubría un traje de color verde, junto con un sombrero rojo con una extraña esfera en su cabeza.

Habiendo terminado su jugo, decidió continuar jugando a las pilladas en vez de seguir escuchando a su amiga rubia. Allí fue cuando aquel sucedo ocurriría y cuyas burlas la perseguirían hasta el final del año escolar, dos meses después.

Ella no era una niña torpe, para nada, así que la culpa debía ser definitivamente de él. Recuerda haber comenzado a correr cuando lo vio venir hacía ella con la intención que fuese Videl quién continuase atrapando a sus compañeros.

Un mal movimiento terminó con ambos en piso, el pequeño sobre ella y los labios de ambos juntos unos segundos, sin dejarse de mirar a los ojos, sorprendidos.

Un silencio inundó el patio, sus compañeritos habían quedado mudos.

- ¡Bese a una niña! – Gritó él espantado – mi mamá me matará.

Había robado de manera inocente el primer beso de Videl y en lo único que pensaba era en su madre.

- ¡Eres un idiota Gohan! – bufó Videl dejando que lágrimas cayesen en su rostro mientras corría del lugar, dejando al pequeño perplejo.

Desde aquel día, Videl Satán se prometió odiar a Gohan Son con todo su ser. No fue algo fácil, pues el pequeño era amable y bondadoso, sin embargo ¡No se había disculpado con ella por besarla! Aquello era imperdonable.

Empero, al término del año escolar, la señora Son prefirió retirar a Gohan del establecimiento para ser educado en casa.

- Te extrañaré Videl – le dijo mientras la abrazaba a modo de despedida, dejando a la pequeña completamente sonrojada.


Hola! Aquí Yuki con una pequeña historia que se me ocurrió mientras escribía el nuevo capítulo de Gravedad. Es cortita, no ocupará mucho tiempo. Son tres drabbles con momentos Godel. Están relacionados entre sí.

No soy mucho de escribir menos de 500 palabras, pero es interesante intentarlo.

Se agradece toda crítica constructiva para mejorar. Ahora regreso a escribir Gravedad, que viene con nuevo asesinato.