Crunchy Love: Primer One-Shot romántico de Lincoln-Cookie, sumado a un aviso de pequeño descanso que me tomaré con respecto al fic "Dead Land". No soy dueño de TLH, éste pertenece a Chris Savino y a Nickelodeon.

Espero que lo disfruten. El objetivo es solo entretener.


"El Amor es dulce" dice aquella frase, sea anónima o de algún autor del Pasado, ésta repercute en nuestra sociedad y en los jóvenes que buscan unirse con la persona que será la compañera de sus vidas, al igual que muchos animales, pero haciendo una diferencia, ya que un joven albino se hallaba con alguien que había conocido hacía tiempo atrás en su escuela. Allí se encontraban ambos, compartiendo ese momento entre los dos, disfrutando de aquellas galletas que la pequeña niña castaña había preparado y horneado para la venta que tenían éstas en su escuela y como quedó una caja sin vender, decidió entregársela a aquel muchacho de cabellos blancos como la nieve, comiendo en silencio.

Solo se oían sus bocas que masticaban aquellas deliciosas y dulces golosinas, esas galletas preparadas con tanto amor. Sus miradas estaban enfocadas en direcciones opuestas, no podían decir nada al respecto. Miradas perdidas en la lejanía, como si se tratara de un naufragio, solo ellos dos, sentados en su "balsa" que era aquel barco; la niña de cabellos castaños y el niño albino; los dos únicos supervivientes de un "hundimiento" ficticio". La gente los veía al pasar, susurraban, se preguntaban si eran novios y si era positivo, ¿por qué no se besaban?.

La mano del chico se metió en la caja y lo mismo hizo la pequeña, tanteando, buscando una galleta que sobrara en ese "mar" de migas y el paquete daba señales de que los "suministros" se habían acabado. Justo en ese momento, sus manos chocaron en ese espacio reducido y de ahí, una "ligera descarga" los separó un par de centímetros, se miraron y rieron.

- Jejeje, Cookie, perdón si te toqué.- Ofreció el albino sus disculpas.

- Jejejeje, no te preocupes, Lincoln, todo está bien, no me hiciste nada.- Le tranquilizó la pequeña con una risa en su voz.

- ¿Segura?.- Quiso saber el chico con dudas.

- Claro, no tienes de qué asustarte, ni que fueras un pervertido.- Bromeó ella en ese momento, cosa que incomodó un poco al muchacho Loud.

- Sí...es...es verdad.- Apuntó Lincoln con nerviosismo, pero de ahí, todo el lugar se calló por completo.

Una tensa calma había caído, se podía respirar esa "humedad", ese "aire caliente" que les envolvía y no dejaba respirar. La niña movía sus dedos de aquí para allá sobre la banca, disimulaba de que no había tocado las manos de Lincoln en aquella caja, intentaba distraerse, que el tiempo pasara rápido y así volver a su salón, pero en ese momento, el chico le extendió una galleta que sobró.

- Ten, Cookie, la encontré para ti.- Hizo ese gesto noble de caballerosidad, llamando la atención de la niña.- Sé que suena raro, pero, fue lindo compartir este momento contigo y...- No pudo completar su frase, ya que en ese momentos, la niña se acercó hasta él y en unos pocos segundos le dio un tierno beso en los labios, dejando al chico sorprendido y sus mejillas comenzaban a volverse carmesí.

- No seas cobarde, Linky, yo jamás te haría daño ni me enojaría: Eres mi lindo conejito.- Soltó la castaña su amor hacia él, expresando esas tiernas palabras, mientras que lo tomaba de la cintura y no lo soltaba por un buen rato.

Sus labios se unían, podían sentir esa tierna y dulce "unión" entre los dos: Un amor crujiente como las galletas.

Fin.


Dedico este fic para Transgresor 3003, espero que te guste, amigo y muchas gracias por todo. También se lo dedico a todos los que me saludaron ayer por mi cumpleaños. Gracias, chicos y nos estamos viendo.

Cuídense y buen Martes para todos.