Conversación Comienza:

Afrodita: Hola, queridos lectores. Es un placer tenerlos de vuelta en mi programa.

El publico en el estudio aplaude.

Afrodita: Hoy tenemos dos increíbles mujeres las cuales normalmente no son vistas en publico y casi nadie sabe el lugar en donde viven. Una de ellas es la hija de Loki y la serpiente más temida en todo asgard. La otra es la serpiente alada de la religión azteca y una de las deidades mas sabias en toda la creación. Démosle la bienvenida a Jörmungandr y Quetzalcóatl.

Un portal se abre encima del publico y dos cuerpos femeninos aparecen. Una de ellas lleva un vestido blanco con runas nórdicas decorándolo, su cabello es completamente blanco y sus ojos reptilianos causan miedo a todo el que los ve. La otra deidad esta vestida con un vestido azteca adornado con detalles en oro y plumas de diversos colores.

Ambas mujeres saludan a los presentes mientras flotan hacia los asientos que las esperan.

Afrodita: Jor, Quetz, es un placer tenerlas aquí.

Jor: Agradecemos que nos hayas invitado.

Quetz: Dejar nuestro hogar una que otra vez no esta mal.

Afrodita: Díganme ¿Cómo les va? Ustedes dos, Fenrir y una que otra deidad han desaparecido del mapa. Solo sabemos sobre su matrimonio gracias a sus descendientes y uno que otro dato que A.S. nos ofrece.

Jor: Nos va bien y continuamos en paz. Luego de la ultima guerra muchas condiciones fueron puestas en varios de los panteones. Mi desaparición fue una de ellas. Ahora llevo una existencia tranquila junto a mi amada.

Quetz: Amor pienso lo mismo. Creo que dejar mi panteón ha sido la mejor decisión que he tomado. No tener que preocuparme por lo que otros dioses hacen o si los mortales están a punto de destruirse a si mismos es algo que agradezco.

Afrodita: Comprendo. La pregunta que muchos nos hacemos es ¿Cómo se conocieron?

Jor: Sabia que preguntarías eso. Es gracias a A.S. y las valkirias. Luego de llevarnos a nuestro hogar actual ellos nos presentaron más apropiadamente. Nuestro primer encuentro no fue el mas agradable.

Quetz: Recuerdo que la primera que nos conocimos fue durante la guerra. Cuando la vi por primera vez me pregunté: ¿Qué hace una serpiente tan grande como esa luchando contra ese dios pelirrojo con el martillo?

Jor: En ese momento padre me había ordenado matar a Thor y a todo aquel que tratase de impedir que Asgard fuera destruido. Mi mente estaba llena de ira, aunque recuerdo que en algún momento de la batalla una serpiente alada me detuvo al morderme e inmovilizarme.

Afrodita: Agradezco que hayan venido, pero estamos cortos de tiempo. Esta entrevista continuara en el siguiente capitulo. Por ahora queridos lectores continúen con la historia. Nos veremos luego.

Conversación Termina.

No soy dueño de nada. Todos los personajes y todos los derechos pertenecen a J.K. Rowling. *

M por temas maduros solo para estar seguro *

Un Dios con una toma diferente

Por Try Another Time

Dentro de los dormitorios de Gryffindor, una celebración esta a penas comenzando. Entre bebidas no alcohólicas y diferentes aperitivos, los miembros de la casa de Gryffindor celebraban la victoria de su equipo.

"¡Lo hicimos!" Exclamo Oliver. Su rostro mostraba una alegría inigualable. Tantos años tratando de ganarle a Slytherin y lo habían logrado. Aunque esto no significaba que habían ganado la copa, aun era un momento que debían celebrar.

Los demás miembros del equipo estaban en tan emocionados como su capitán o al menos todos los que estaban presentes pues Angelica había decidido acompañar a George un poco más.

"Harry, mi amigo. Eres increíble como bateador." Dijo Fred al tratar de levantar al joven hechicero.

"Fred, ni quiera lo intentes." Respondió Harry al no dejarse llevar por las acciones de su compañero.

"Vamos. Tienes que celebrar esto con nosotros. Déjate llevar." Dijo Oliver.

"Estoy celebrando con ustedes, pero no dejare que levanten como si se tratara de un bebe." Dijo Harry.

"Fred suelta a Harry." Dijo Hermione. El rostro de la joven mostraba la seriedad de sus palabras lo cual hizo que Fred la obedeciera.

"Deben relajarse un poco más. Aun son jóvenes." Dijo Oliver.

"Lo sabemos." Dijo Harry al tomar un sorbo de su bebida. Su mente quería enfocarse en la fiesta, pero su marca del cazador estaba activándose. Algo estaba ocurriendo con Voldemort y esto no le gustaba.

Hermione y las otras chicas presentes podían sentir la molestia en Harry. Debian reunirse con Minerva y discutir esto cuanto antes.

"Harry, tengo una pregunta. ¿Dónde consiguieron sus escobas?" Pregunto Ron Weasley al acercarse al grupo.

Harry miro al hermano de una de sus prometidas y decidió responderle, aunque no tenían una conexión tan cercana. "Nuestras escobas fueron hechas con la madera de cierto árbol que crese alrededor de islas volcánicas. No la encontraras en tiendas. Fue un regalo que recibimos hace ya algunos años."

"¿En serio? ¿Entonces no podrán reparar la escoba que Parvati destrozo tan fácilmente?" Pregunto Ron.

"No, Neville se encargará de eso." Dijo Parvati al señalar a Neville quien estaba hablando con Hannah Abbott.

Tal como Hannah, otros estudiantes de diferentes casas habían venido a celebrar la victoria de Gryffindor con sus amigos, aunque estuvieran en diferentes casas. Esto les permitió a todas las chicas estar junto al resto del grupo.

"¿Neville? ¿Acaso tiene experiencia con la creación de escobas?" Pregunta Ron.

"Neville es bastante hábil con las plantas y la madera. Su familiar es una dríada después de todo. Reparar un escoba la cual esta hecha de madera no le será difícil." Explico Padma.

"Eso suena increíble, aunque debí esperarlo de alguien cercano a Harry Potter." Dijo Ron. Su voz denotaba un poco de envidia.

Antes de que alguien pudiera decir algo más, Harry sintió como su cabeza dolía mas que antes. Su marca se estaba activando completamente.

"Lo siento. Pero creo que iré a la enfermería. No me siento bien." Dijo Harry al cubrir su marca. Ignis el cual estaba en los brazos de Susan sintió lo mismo que su otra parte.

"Te acompaño a la enfermería Harry." Dijo Susan al notar el cambio en temperatura en el pequeño dragón.

De esta manera ambos jóvenes se marcharon con prisa. Los demás miembros del grupo se miraron entre si y asintieron.

"Lo sentimos, tenemos cosas que hacer." Dijeron los demás al salir corriendo, dejando a los demás presentes curiosos al ver que todos estos estudiantes eran tan misteriosos e inusuales.

"Hey Fred, ¿sabes algo sobre el porque todos ellos siempre andan juntos?" Pregunto uno de los presentes.

"Amigo, todo alrededor de Harry Potter es inusual, pero te diré esto, ellos son amigos desde muy pequeños y eso hasta Ron lo entiende." Dijo Fred al mirar a su hermano mas joven.

Ron miro la puerta por la cual todos esos jóvenes se habían marchado y pudo sentir como la distancia entre ellos y el se hacia mas grande. "Harry Potter…" Los pensamientos del joven Ron Weasley continuaban volviéndose un poco mas turbios.

Fuera de la fiesta, pasillos de Hogwarts.

"¿Harry? ¿Qué ocurre hermano?" Pregunto Neville al seguir a su amigo y al resto del grupo.

"Lo puedo sentir. Ese maldito esta haciendo algo." Dijo Harry al sentir como su marca sangraba. Su marca del cazador estaba completamente activa en estos momentos.

"Esto no me agrada para nada." Admitió Ignis al volar junto a su compañero.

"Debemos buscar a Minerva. Quizás debamos dejar la escuela si esto es mas grave de lo que pensamos." Dijo Daphne.

"¿Crees que tengamos que llegar a eso en tan poco tiempo?" Pregunto Neville. Entendía la severidad de la situación en la que se encontraban, pero no pensaba que tendrían que tomar acciones tan drásticas en tan poco tiempo.

"Esperemos que solo sea algo momentario y que no sea algo mas grave de lo que pensamos." Dijo Padma.

De esta manera el grupo continúo avanzando en búsqueda de la oficina de Minerva.

En otro lugar de Hogwarts.

Nymphadora practicaba junto a su maestro, Alastor Moody antes de que su concentración se viera interrumpida por las memorias de Harry y los demás que le llegaban como un torrente. "Debo reunirme con ellos." Pensó Dora al mirar a su maestro.

"¿Qué ocurre?" Pregunto Alastor.

"Necesito ir a otro lugar." Dijo Dora. "Es complicado, pero tiene que ver con mi prometido."

"¿Harry Potter? ¿Es algo importante?" Pregunta Alastor. El enterarse que su estudiante se casara con tal chico fue algo inesperado pero el comprendía que cada familia actuaba como mejor le parecía.

"Es algo importante y no tiene que ver con nada sentimental." Admitió Dora.

".. Puedes marcharte." Dijo Alastor.

"Gracias." Y sin decir nada más, Dora se marcho mientras era seguida por su familiar camuflado.

Alastor vio como la joven mas impresionante que alguna vez había conocido desaparición en cuestión de segundos. "Quizás tenga que hablar directamente con el comandante sobre esto. Puede ser que necesite más información sobre esto." pensó Alastor.

Muchas personas guardan secretos y Alastor tenia muchos que ni siquiera Dumbledore conocía.

Oficina de Minerva.

Minerva espero la llegada del resto de su grupo no si antes asegurarse de que su oficina estaría completamente segura. Tal y como Nymphadora, ella también había recibido las memorias de los demás.

En cuestión de segundos su puerta fue abierta de golpe por Nymphadora.

"Llegué tan rápido como pude, aunque también tuve ventaja al estar tan cerca de tu oficina." Dijo Nymphadora.

"Ellos no deben tardar." Minerva pensaba en cada posible causa detrás de la activación de la marca de Harry. "No puede ser que haya un espía de Voldemort en la escuela."

"Si fuera eso, Harry lo hubiera cazado junto a Ignis. Debe ser algo más." Dijo Nymphadora al tomar asiento.

Ambas esperaron unos cuantos minutos mas hasta que el resto llego a la oficina.

"Cierren la puerta." Ordeno Minerva.

Todos entraron y Harry sintió como el dolor aumentaba aún más.

"¿Que es lo que estas haciendo bastardo?" Dijo Harry al tratar de concentrarse y quizás ver que Voldemort estaba haciendo para hacer que su marca se activara.

En Azkaban.

Entre medio de una multitud de cuerpos sin almas, seguidores determinados a dar sus vidas por su causa y un ejercito de dementores, Voldemort estaba llevando a cabo un ritual que había hecho anteriormente. La creación de Horrocrux era un proceso delicado y el cual llevaba concentración.

Voldemort podía haber usado a cualquiera de los presentes, pero se negaba a no continuar su tradición. Sacrificios muggles eran esenciales para la creación de sus anclas a este mundo. Este día un joven de no más de 26 años se había convertido en la victima necesaria para el ritual.

Pero lo que mas importaba era el contenedor que iba a usar para la creación de este nuevo Horrocrux.

En un tanque lleno de un liquido color verde, una serpiente yacía suspendida en aquel tanque.

"Mi hermosa Nagini. Paso mucho tiempo desde la ultima vez que nos vimos. Te he extrañado tanto pero hoy después de tanto tiempo nos hemos reunido y esta vez no nos separaremos nunca más." Dijo Voldemort antes de mirar a su víctima.

El joven estaba atado de pies a cabeza y su boca estaba amordazada. Se sacudía tanto como podía mientras trataba de liberarse.

"Puedo sentir el miedo que proviene de ti. Me temes y ya ye haz de imaginar que no saldrás vivo de esto. Sigue llorando hasta el ultimo segundo y alimenta a mis súbditos con tu temor." Dijo Voldemort mientras los dementores rodeaban al joven.

Los demás presentes se arrodillaban ante su rey mientras lo alababan como si de un dios se tratara.

"Alabado sea el rey oscuro, Voldemort." Esta frase era repetida continuamente por los presentes.

Entre los presentes se encontraban Bellatrix Lestrange la cual lloraba lágrimas de alegría al ver a su rey en toda su gloria. "Te seguiré hasta el fin del mundo, mi rey." Quizás los principios de su familia la habían llevado a tal estado, o quizás siempre hubo una chispa de locura en ella, pero de algo podíamos estar seguros, Bellatrix había perdido completamente la cabeza y no había forma de traerla de regreso.

"Ya es hora de que terminemos con esto." Voldemort apunto la varita hacia el joven antes de pronunciar esa terribles palabras. "¡Avada Kedabra!"

De vuelta con Harry.

Harry sintió un dolor casi inaguantable mientras diversas imágenes inundaban su mente. Era difícil concentrarse en lo que ocurrían en ellas, pero algunas cosas eran claras para él.

Con dificultad Harry se acerco a la pizarra que estaba en la oficina de Minerva y comenzó a dibujar lo mejor que podía.

Los demás no dijeron nada y esperaron pacientes por lo que Harry dibujaba. Las líneas que Harry dibujaba no eran perfectas, pero lentamente una imagen se hizo visible. Después de varios momentos, la marca del cazador se desactivo y Harry termino su dibujo. Las imágenes que había recibido solo llevaban a una sola idea.

"El lo hizo una vez más. Voldemort ha creado un nuevo Horrocrux." Dijo Harry.

En la pizarra una serpiente había sido dibujada con dificultad.

Todos los presentes se quedaron callados mientras pensaban en como tomar esta nueva información. Minerva fue la primera en hablar.

"Repasemos una vez todos los Horrorcruxes." Dijo Minerva al acercarse a la pizarra. "Primero tenemos la copa en Gringotts. Segundo, es la tiara que encontramos en la escuela. Tercero es el collar que obtuvimos en la casa de los Blacks. Cuarto, es el anillo que aun no sabemos donde se encuentra. El quinto es el libro y es el mismo caso que con el anillo. Por último, tenemos una serpiente."

"La serpiente debe estar cerca de el en estos momentos. ¿Viste algo que nos diga en donde se encuentra?" Pregunto Daphne.

"Vi personas, algunas maquinas y creo que vi lo que parecía ser sombras voladoras." Admite Harry.

"¿Sombras voladoras? ¿Acaso serán dementores?" Dice Hermione.

"Dementores. Solo hay un lugar en el cual podríamos encontrarlos, Azkaban." Explica Padma.

"¿Por qué estaría Voldemort en Azkaban?" Pregunta Neville.

"No lo sé, pero debemos salir de inmediato antes de perder esta oportunidad." Dice Harry al dirigirse hacia la puerta.

"Harry, ¿estas seguro de esto?" Pregunta Neville.

"Neville, el creo un nuevo Horrocrux y nada que el este haciendo en ese lugar puede ser bueno. Si dejo que Voldemort haga lo que quiere no dudo de que se convertirá en un problema mucho mas grave." Explico Harry, pero antes de que el joven hechicero pudiera salir de la oficina de Minerva una apertura en el espacio se abrió frente a todos los presentes.

Una mano salió de esta apertura y luego el cuerpo completo de cierta joven que todos conocían.

"¿Luna?" Dijeron todos al ver a la prometida mas inusual entre todas.

"¿Me extrañaron? Senti que me necesitabas." Dijo Luna con una sonrisa antes de mirar la apertura en el espacio que había creado. "Me tomo tiempo, pero creo que ser capaz de controlar esta habilidad mejor que antes."

De repente otra mano sale de la apertura.

Luna agarra la mano y la jala hacia ella. La persona que salió de la apertura fue Violet.

Violet miro a su alrededor y una sonrisa se formo al ver a Neville. "Ne-" Pero antes de que pudiera decir algo fue interrumpida por Harry.

"Luna me alegro de que estés aquí, pero voy a necesitar tu ayuda. Espero que en verdad puedas usar esa habilidad." Las palabras de Harry sonaban determinadas y decididas. No estaba dispuesto a permitir que Voldemort hiciera lo que quisiera.

De regreso en Azkaban.

Voldemort sintió un escalofrió recorrer su cuerpo luego de finalizar la creación de su ultimo Horrocrux. Era una sensación similar a cuando enfrento a Harry en Hogwarts lo cual le advirtió que algo andaba mal.

"Bellatrix, Fenrir, tomen todo el equipamiento que puedan y la mayoría de estas marionetas sin alma. Lleguen a la locación que discutimos anteriormente." Ordeno Voldemort.

"Mi señor, ¿Qué ocurre?" Pregunta Bellatrix.

"No preguntes y muévete. No permitiré que Nagini salga herida o que alguien detenga mis planes." El tono de voz de Voldemort era frio y cruel. La ira era notable en sus ojos.

Bellatrix no tuvo otra opción mas que obedecer.

"Dementores, divídanse en dos grupos. El más pequeño seguirá a Bellatrix mientras el otro se quedará aquí y eliminará a todo lo que se mueva." Voldemort miro a las criaturas inhumanas las cuales los obediencia completamente. El autoproclamado rey no podía pedir mejores súbditos que estas criaturas tan resistentes.

De esta manera, Voldemort se preparo para enfrentar y distraer a quien posiblemente llegaría a este lugar. Seria un buen momento para ver que tan fuerte era gracias a este nuevo poder.

"Si eres tú, me asegurare de que no salgas vivo esta vez." Pensó Voldemort.

Mas tarde.

Bajo la luz de la luna y gracias a la habilidad de Luna el grupo había llegado a una ubicación cercana a Azkaban. En estos momentos todos estaban encima de una plataforma de hielo creada por Gwendolyn mientras miraban su objetivo a lo lejos.

Le tomo tiempo coordinar todo con su grupo en especial con Sirius y los demás adultos en como debían actuar en esta situación. Con ayuda de Luna y su habilidad, Harry había reunido a gran parte los miembros de su grupo incluyendo a Fleur quien tuvo que poner a dormir a varias personas para asegurarse de que nadie descubriría su ausencia.

Se encontraban a cierta distancia de el edificio que era Azkaban. La increíble estructura era azotada por las violentas olas del mar que rodeaba tal lugar. Aun a tal distancia todos notaban a un largo numero de dementores rodeando el edificio.

"Así que aquí es donde Azkaban se encuentra." Dijo Neville.

"Tenemos suerte de que fue fácil recibir la información exacta de esta ubicación." Explico Sirius quien tuvo que hablar con cierto miembro de la familia real para obtener tal información exacta sin levantar sospecha de la gran parte del Wizengamot. "Si estamos en lo cierto creo que el Wizengamot estará en serio problemas con la familia real."

"¿Lo dices por ese contacto con quien hablaste?" Pregunto Remus.

"Si. El me dijo que le informara todo lo que encontráramos. Mañana no será un buen día para el Wizengamot." Dijo Sirius al pensar en lo que podría pasar si encontraban lo que estaban buscando.

"Preocupémonos mas tarde." Dijo Gwendolyn. "Harry, Ignis ¿pueden sentir algo?"

Ignis trato de captar algo con su olfato, pero no podía captar nada a esta distancia. Por otro lado, la marca de Harry estaba reaccionando un poco.

"Comencemos. Hermione, Minerva, Padma, Fleur, Susan y Gwen mantengan esta posición y atraigan a todos los dementores que estén afuera. Si es posible destrúyanlos. El resto de nosotros entraremos y buscaremos rastros de Voldemort." Dijo Harry.

"Entendemos, pero tengan cuidado." Dijo Minerva.

El resto del grupo asintió.

"Midnight, quédate con Gwen. Protégela." Dijo Sirius al mirar a su familiar.

Sin nada mas que decir el grupo se dispuso a comenzar. Luna usando una herramienta mágica similar a unos biloculares para confirmar si el techo del edificio estaba libre antes de usar su guadaña para abrir un portal. Sirius, Neville, Parvati, Remus, Nymphadora, Astoria, Daphne, Gabrielle, Ginny, Luna y Harry entrarían.

El resto del grupo había sido dejado atrás en Eljun y Hogwarts en caso de necesitar mas refuerzos.

"Hermione, ¿quieres comenzar con el ataque?" Pregunta Minerva.

"Sera un gusto." Dijo Hermione. "Magna Tormentorum Impetum." Usando el poder de su grimorio, Hermione creo varios cañones y armas de largo alcance usadas normalmente por muggles para comenzar a disparar hacia Azkaban.

En cuestión de segundos, la atención de los dementores fue atraída hacia ellas.

"Perfecto. Señoritas, mostrémosles de que estamos hechas." Dijo Gwendolyn al levantar su varita y preparar sus hechizos. A su lado, Midnight se preparo para atacar a los dementores al cubrir su cuerpo completo con electricidad. Sin dudarlo por un segundo el Hipogrifo salió volando listo para atacar a los dementores que se acercaban.

Los otros familiares acompañándolas se prepararon para atacar y proteger a sus compañeros como fuera necesario.

Astra, el tigre de Hermione comenzó a brillar antes de que diversas cuchillas hechas de energía salieran en todas partes de su cuerpo. En cuestión de instantes, el tigre salto de la plataforma y usando magia creo círculos mágicos que le permitían correr por el aire.

Aristóteles, el águila acompañando a Padma se transformo en una especie de capa la cual cubría a Padma ofreciéndole su protección y otras habilidades.

Fëanor, el fénix perteneciente a Fleur comenzó a ser envuelto en llamas comparables con el sol hasta convertirse en un criatura hecha de fuego la cual se colocó detrás de Fleur ofreciéndole protección y apoyo para atacar.

Osiris, el búho de Minerva creció un poco mas antes de crear diversas esferas elementales alrededor suyo y comenzar a dispararlas hacia los dementores. Algunos proyectiles no les hacían daño, pero otros como aquellos hechos de luz o electricidad los detenían.

Nerida, el kelpie de Susan absorbió usando el agua del mar creció en tamaño antes de dividirse en múltiples superficies reflectoras las cuales Susan uso para disparar rayos de luz los cuales causaban daño a los dementores.

Todo parecía marchar bien, pero las chicas desconocían las sorpresas que Voldemort había preparado para ellos. Mientras en el aire los dementores eran detenidos, en el agua por lo menos veinte enemigos desconocidos nadaban a toda velocidad en dirección hacia las chicas.

Esta batalla no sería tan fácil como parecía.

En la cima de Azkaban.

Harry y el resto del grupo habían llegado a la azotea del edificio gracias a la habilidad de Luna.

"Es molesto no poder abrir un apertura directo a la localización exacta de Voldemort. No se porque no puedo enfocarme en él, quizás es porque no tiene un cuerpo propio y solo está poseyendo a alguien más." Dijo Luna.

*Notas del autor: La habilidad de abrir portales de Luna se basaba en dos cosas, conocer el lugar personalmente o en un mapa y enfocarse en una persona la cual conoces personalmente. Si Luna no conoce la ubicación a la que va o la persona a quien desea llegar su habilidad no funciona a largas distancias.*

"No te desanimes, Luna. Gracias a ti es porque podemos llevar esta misión a cabo. Harry, ¿el está aquí verdad?" Pregunta Gabrielle. Llevaba desde septiembre sin ver a Harry y lo extrañaba, pero entendía que en estos momentos había cosas más importantes en estos momentos.

Harry no dijo nada por unos segundos antes de invocar su espada. "El definitivamente esta aquí. Ignis ¿puedes olerlo?" Su marca del cazador estaba completamente activa.

El dragón no solo olio a Voldemort, pero muchos otros posibles blancos. "Este olor no es solo Voldemort. Algo extraño está ocurriendo aquí. Consideremos la peor situación por el momento."

"Entonces ¿puede ser que tengamos otros enemigos que enfrentar? Dejen que yo toque la puerta." Dijo Gabrielle. La joven levanto su martillo y lo activo antes de azotarlo contra el edificio haciéndolo temblar hasta sus cimientos. El área del impacto se comenzó a quebrar antes de comenzar a derrumbarse.

El grupo se movió a un lado antes de caer junto a los escombros creados por la acción de Gabrielle. Un agujero de gran tamaño se creo y parecía llevar hasta el primer nivel del edificio.

"¿Quién quiere entrar primero?" Pregunto Gabrielle.

"Deja que yo abra el paso." Dijo Astoria. Kyo envolvió a su compañera con sus colas antes de fusionarse con ella. Cuan el proceso termino Astoria llevaba un kimono, dos orejas peludas salían de su cabeza y las colas de Kyo estaban conectadas a su cuerpo. "Oni hagámoslo."

El segundo familiar de Astoria creció en tamaño y la cargo en su cabeza antes de saltar al agujero.

El grupo miro como Astoria descendió hasta el primer piso. Todo parecía marchar bien hasta que vieron como Oni recibió varios ataques mágicos desde diferentes direcciones.

"Eso nos confirma lo que temíamos." Dijo Ginny. "Rio es hora." Ginny salto sin dudarlo un segundo mas antes de ser seguida por el resto del grupo.

Lo que los esperaba abajo sería algo inesperado.

*Notas del autor: Me tome la libertad de cambiar a los dementores un poco más. Sus debilidad principal sigue siendo el espectro patronus, pero luz, ataques eléctricos y otro hechizos específicos pueden dañarlos. Esperen el siguiente capitulo.*