¡Disfruten!

Ni Dragón Ball, ni sus personajes no me pertenecen son de Akira Toriyama.

Solo escribo por hobby (^_^). No lo hago con el fin de lucro, solo los utilizo para sacar toda mi imaginación.

Caer.

Capítulo 1.

Era otoño y las hojas empezaban a caerse de los árboles pintando las calles de café, el sol irradiaba su calor para cada habitante reconfortándolo del frio que apenas era soportable, las lloviznas siempre se hacía presente en la tarde o noche. Se acercaba invierno, una época en donde sus recuerdos y su vida amorosa había empezado desde hace ya algunos años atrás. Sin embargo, todo su alrededor estaba en su contra toda esa felicidad que siempre lo embargaba se había esfumado de un de repente.

No entendía como es que había llegado a cierta situación que nunca se imaginó que pasaría con la persona que más amaba en el mundo; trababa de analizar cuál fue la razón de la decisión tan precipitada y sin consultarlo antes con él. Por más que lo pensaba su cabeza llagaba a un punto de querer estallar, su estado anímico no era como el que solía tener.

Todo iba tan bien hasta que Videl decidió marcharse. Dejándole a Pan como una responsabilidad para él. Su familia y su suegro se enteraron poco después del estado en el que el matrimonio de esa joven pareja tendía de un hilo.

¿Por qué tenía que terminar así de esa manera?, ¿por qué a ellos?, ¿por qué su felicidad?, ¿por qué a su familia? Y sobre todo ¿por qué ella?

Por su parte Milk, no le perdonaría por no haberla detenido. Esas palabras que su propia madre le dijo no lo dejaban en paz "No te atrevas a dirigirme la palabra, ya no eres mi hijo". Con esas palabras termino su relación madre e hijo, ya no tendría a su madre dándole consejos o estar al pendiente de él y su familia. De cierta manera le dolía, Goten trataba de apoyarlo para que su madre le entendiera teniendo que ser razonable con su primer hijo, tenía que entender la situación pero nada de eso funciono, Milk no se tocó el corazón y ni siquiera se puso en los zapatos de su primogénito. Por suerte, le consolaba que su padre y hermano menor fueran a visitarlo de vez en cuando a la casa para ver al miembro más pequeño de la familia Son... si la pequeña Pan. Al menos no se sentía solo los tenia a los tres.

―Esto no debería estar pasando, no ahora ―sentándose en el sillón donde se encontraba durmiendo plácidamente la pequeña Pan cubierta con cobertores que su madre la había regalado.

―Pan está muy consentida por ti Gohan ―sonríe la rubia.

―Así es Iresa, si… ―detiene sus palabras en seco, sintiendo una gran punzada en su pecho al recordar a la hija del prestigiado empresario de Ciudad Satán.

―Si Videl estuviera aquí todo sería diferente ¿no es así?, lamento que esto pasara Gohan pero yo tampoco se su paradero ―suspira― fui a buscarla a la mansión Satán días después de que me entere pero hasta el mismísimo Satán no sabe en dónde se encuentra. Y siendo honesta, se veía bastante molesto y tampoco quiere verte ni en pintura.

―Es lógico que lo esté ―sonríe con amargura.

―Gohan yo no te culpo, es más no entiendo por qué Videl te hizo esto ¡por kami-sama! No entiendo que le paso por la cabeza a esa mujer.

―Es lo mismo que me pregunto todos los días Iresa ―reclinándose hacia adelante para recargar los codos en ambas rodillas― no la entiendo.

La rubia trata de animar al pelinegro― Sea lo que sea, tengo la mínima esperanza de que esto se arregle.

―Gracias Iresa, pero creo que no será así…

― ¡Por que los dos son tan tercos! ¿Eh? ―le mira con recelo.

Sin hacer caso omiso a las palabras de su amiga ―Si hubiera ido tras de ella… esto no estaría pasando. Por más que lo pienso, no encuentro una explicación por la cual ella se fue ―conteniendo las lágrimas―. No entiendo su comportamiento de Videl ¡No lo entiendo!

―Vamos Gohan, no trates de hacerte el fuerte conmigo, desahógate eso te servirá ―comprensiva― entiendo cómo te sientes en el fondo, pero trata de estar bien tanto físicamente y emocionalmente para tu pequeña. Trata de seguir tu camino… pase lo que pase sigue adelante.

Gohan ya no quería seguir con la conversación y sin pensarlo dos veces, Gohan se levanta dirigiendo sus pasos hacia el exterior de su hogar, sus piernas reaccionaron a la orden que envió su cerebro para echarse a correr, perdiéndose en el inmerso bosque donde podía encontrar algo de privacidad para desahogar sus penas.

Dolor.

Tristeza.

Desesperación.

Corría y corría esquivado cada árbol que se le atravesaba en su camino sin seguir una dirección a la cual llegar, y sin tener cuidado tropieza con una rama de un árbol que sobresalía unas de las ramas del inmenso árbol, cayendo boca abajo soportando el dolor que se hacía presente en sus extremidades, sin más Gohan se suelta a llorar, ya no podía soportar más tragándose esos sentimientos que lo aquejaba desde hace días, tenía que desahogarse de una vez por todas ¡que más daba! Su corazón estaba roto, pero aun así la amaba con toda su fuerza, Videl era la única dueña de ese corazón, con la única que aprendió a amar, con la única de formar una familia, y con la única de haber hecho una promesa de estar juntos hasta que la muerte los separase.

Los días transcurrieron y ninguna señal de la hija del prestigiado empresario Mr. Satán, Gohan caminaba hacia Corporación Capsula donde Videl trabajaba anteriormente. Estaba seguro que algún día la encontraría en algún lugar sea cual sea, en el momento que el destino los topase en el camino.

Los dos se quedaron paralizados, solo mirándose a los ojos que mostraban un brillo inigualable. Gohan la extrañaba con demasía, extrañaba abrazarla, extrañaba estar cerca de ella, extrañaba su aroma, extrañaba besarla, extrañaba todo de Videl Satán y cada noche pensaba en la oji azul como si fuese una droga que calmara su tranquilidad. Mientras tanto Videl, no se esperaba encontrarse con su esposo, el destino le jugó una mala jugada para ella.

Tal vez era desesperación por aclarar sus dudas.

Tal vez no se daría por vencido hasta verla a los ojos para asegurarse lo que pasaba por sus pensamientos.

Tal vez debía de ayudarla aunque ella no se lo pidiese, siendo orgullosa como anteriormente la conoció.

Tal vez solo necesitaba verla, si es que se encontraba bien.

Tal vez era coincidencia, tal vez no, pero el destino los volvió a poner en el camino.

― ¡Videl!

―No tengo tiempo para hablar Gohan ―pasa a un lado del pelinegro sin mirarlo a los ojos.

―Estas tan avergonzada que ni tienes el mínimo descaro en mirarme a la cara ―dice algo enojado― ¡Por qué te fuiste así! ¿Ya no me amas?

Videl al escuchar esas palabras que salieron de la boca de su esposo, se detiene en seco.

Continuará…

Hola, ¡Que tal! Si, tienen el derecho de matarme y no los culpo, he estado ocupada con mis estudios. Pero decidí distraerme un rato y que más que escribir. Pero también sé que he dejado abandonado esto :'(, pero en fin. La verdad mientras escuchaba una canción pues llego la inspiración y no me quedo más que plasmarlo antes de que se me olvidara y volviera a hacer mis deberes de la escuela, ja, ja, ja en vez de que haga mi tarea estoy escribiendo XD me paso ja, ja, ja. Cof, cof XD.

Este es uno de los proyecto que tenía planeado solo que cambio la cosa ja, ja, ja iba a ser one-shot pero no lo será, será un LONG FIC ja, ja, ja XD.

Pues como verán, espero que sea de su total agrado este fic, espero sus review, follow y fav, me harían muy feliz, quiero saber que les pareció. Acepto quejas, sugerencias, tomatazos si gustan XD.

Bueno no tengo más que decir, nos vemos :).

¡Saludos!