-Kyoko chan! Eres realmente buena como Momiji!- le decían sus compañeros de reparto.

-Si! Le queda perfecto con su caracter y su aspecto. Alguien más femenina no hubiera podido meterse en un papel similar.

-Además se te ve como más tonificada no? se nota que te estás entrenando bien!

-Sí, es muy tsundere! A mi me encantaría tener una guardia protectora como ella!- Si fueras un chico me enamoraría de ti!- Qué opinas, Koga?

-Mmm, Creo que es tan buena actriz que cualquier papel le iría perfecto. Aunque es verdad que no le pega un papel de princesa sumisa.

Kyoko les escuchaba un poco sorprendida. Se sentía terriblement halagada por tales palabras, y al mismo tiempo le frustraba el saber que quizá nunca tendría un papel principal, a no ser que fuera un papel oscuro o violento! Era realmente buena actriz, o simplemente se pasaría la vida haciendo ese tipo de papeles?

-Gracias chicos, me halagáis con esas palabras. Intentaré dar lo máximo para ser la Momiji que los espectadores desean- dijo ligeramente sonrojada.

-Kyoko chan? Tu eres la kohai de Tsuruga Ren no? Seguro que conocías su relación con Kana san! Los has visto juntos?

-No.. nunca los he visto juntos.. y no se nada la verdad...- contestó mientras se rascaba la cabeza y miraba al suelo.

-Yo creo que Kyoko chan y Ren son más cercanos de lo que creemos- sonrió Koga

-Mmm? Cercanos? En que sentido?- saltaron interrogando a Kyoko

-No No! Solo somos amigos, nada más! - dio un respingo.

-Amigos? Entonces no eres una simple kohai no? - preguntó Koga, sonriente.

-Buenas tardes - se oyó una voz de repende desde el umbral. Era Ren, quien acababa de llegar y sintiendo el ambiente, decidió intervenir cuanto antes.

-Oh! Buenas tardes Tsuruga san! exclamaron las féminas

-Has terminado, Mogami san? Podemos irnos? - preguntó Ren, ignorando el ambiente. Esa pregunta asombró a todos.

-Si, si me disculpan- hizo una reverencia a todos y se dirigió hacia la salida, sin mirar a Ren directamente. Estaba tan avergonzada que intentó evitar todo contacto visual.

- Despues de la reverencia de Ren, ambos se dirigieron hacia la salida. El resto del elenco tenía nuevo tema de conversación.

-Me lo parece a mi o esos dos tienen algo? -dijo una

-No es posible! no pegan para nada! Además, no has visto la revista?

-No, no, me niego a creer eso!

-Pero Kyoko chan es muy guapa y tiene buen futuro..

-Pero no tiene nada que ver con Ren!

-Lo de la revista parece un montaje..- dijo Koga

-Si están juntos, Kyoko debe de estar muy enfadada por lo de la revista..

-Es imposible! Ren Tsuruga no puede salir con alguien como ella, es una aprendiz!

-Que yo sepa las relaciones sempai-kohai no estan prohibidas en el mundo de la actuación- siguió Koga.

-Koga! Parece que desees que estén juntos!

-La verdad, me trae sin cuidado, pero no le veo nada de malo.

Kyoko y Ren esuchaban todavía los murmuros y risas desde el hall. Eso todavía ponía más nerviosa a Kyoko

-Tsuruga san.. quizás no es buena idea que vengas a buscarme

-Por qué? - se paró en seco, cortándole el paso antes de salir por la puerta

-Bueno.. La gente comenzará a hablar, y no creo que sea bueno para tu reputación que te relacionen con una debutante como yo- dijo, avergonzada - Además, todavía no has desmentido lo de la revista.. Te van a tomar por alguien que no eres.

Ren cruzó los brazos y respiró hondo

-Sabes, lo que los demás piensen, me trae sin cuidado. Creo que en parte tienes razón, pero no será mi reputación la más afectada, sino la tuya.

-Eh? - interrogó Kyoko sorprendida.

-Piénsalo bien. La debutante que sale con un actor conocido para hacerse un hueco en el mundillo. O la adolescente inocente que se deja engañar por un actor de renombre que además está saliendo con otra actriz..El papel fuerte de Momiji se podría ver empañado por rumores de este tipo. No es lo que yo pienso, pero conozco la prensa amarilla, y puede ser muy cruel. Piensas en mi reputación, pero deberías preocuparte mucho más por la tuya.

Los ojos de Kyoko se abrieron llenos de sorpresa y preocupación. Ren tenía razón, y como antaño, volvía a preocuparse más de su enamorado que de si misma. Eso no podía ser! Estaba cayendo en las mismas trampas, y sentía que iba a salir de nuevo escaldada. Su posible relación con Ren iba a dañar su imagen! Si en algún momento comenzaran a ser novios, tendrían que guardarlo en secreto por años? hasta que ella hiciera su debut? Por siempre? Y venido el momento, la prensa la tomaría como una niñata enamoradiza sin más? Todos los papeles que había conseguido hasta ahora se verían empañados por eso?

-Significa eso que..nosotros no..

-No sigas, Mogami san. Por qué no vamos al coche y hablamos tranquilamente? Esto está tomando un sentido que no me gusta. Y yo que venía por motivos mucho más interesantes! resopló Ren, mirándola de reojo.

-Ah!- Exclamó Kyoko, tapándose la boca y poniéndose rojo-tomate. De nuevo, había conseguido nublar su mente con una sola frase. Realmente era el emperador de la noche.

Entraron en el coche, y Ren le preguntó si antes de dejarla en casa podían dar una vuelta para charlar mientras conducía. Kyoko asintió y Ren arrancó.

Los primeros minutos al volante, nadie abrió boca. Ren conducía y Kyoko miraba por la ventanda del copiloto, un tanto preocupada.

-Mogami san, me gustaría disculparme contigo. Debería haberte explicado lo que había sucedido antes de que lo publicaran, pero la verdad es que ni yo tenia idea alguna de esa artimaña.

-Está bien! ya me quedó claro..-contestó rápidamente la pelirroja

-También me gustaría disculparme por algo más importante. En realidad, tenía pensado no declararme hasta pasado tu debut y hasta que cumplieras la mayoría de edad. Pero por mi egoismo, te he declarado mis sentimientos ahora. Me gustaría que fueras mi novia, Mogami san.

-Pero no voy a serlo, verdad?- le cortó a medio discurso, resignada.

-No podemos salir juntos ahora. Tu estás empezando a ser famosa, y eres menor de edad. Yo no quiero ser una piedra en tu camino. He pensado..he pensado que quizá podríamos salir juntos en secreto, sin decirselo a nadie. Nada me haría más feliz que tenerte en exclusiva, lejos de las miradas. Pero hay algo imp...

Kyoko se miraba las rodillas y se agarraba fuerte el pantalón con los puños. Soltó una risa sarcástica y dolorida, casi como un quejido.

-Ja, me dejas antes de siquiera pedirme salir..

Ren frenó el coche y lo aparcó en un parking de un centro comercial que estaba justo al lado.

-No te equivoces, Kyoko- Al oír su nombre, una corriente eléctrica le subió por la espalda, y se dió cuenta que el coche estaba parado. Levantó la mirada.

-No quiero estar con nadie más, estoy enamorado de ti, Mogami Kyoko. Pero hay algo, algo importante que debo decirte antes de estar contigo.

-No entiendo Tsuruga san- le miraba, completamente perdida.

-Tengo un secreto, un profundo secreto sobre mi. Y es probable que cuando lo sepas, te enfades y me quieras lejos de tu vida- le susurró calmadamente mientras le acariciaba la mejilla. Kyoko sintió el mismo dolor en sus ojos que cuando rodaban los hermanos Heel. Le quiso coger la mano que estaba acariciando su mejilla, estaba caliente.

-Tsuruga san- dijo mirándole a los ojos- no importa lo que sea, lo escucharé. Quizá escuchándote se alivie un poco esa carga que llevas.

-Si supiera que me ibas a perdonar, te lo contaría ahora mismo, pero todavía no estoy preparado. Podrías esperar un poco?

Kyoko realmente sentía que Ren no estaba bien. Para darle confianza, fue su turno de acariciarle la mejilla a él.

-Esperaré. Mientras tanto, veámonos en secreto, te parece? - le dijo con una tierna sonrisa.

Y recordó ese momento de los hermanos Heel, cuando Ren estaba teñido de oscuridad y su beso en la frente le hizó volver a la luz. Y pensó en ese simple beso, inocente, y se dijo que quizá, si lo besaba de nuevo, se sentiría mejor. Así que todavía con su mano en la mejilla de Ren se acercó con cautela, y le besó en la mejilla. Luego, sosteniendo su cara con ambas manos, le besó en la frente. Le miró a los ojos, echaban fuego, un fuego que le atravesaba la columna y le erizaba la piel. Ren agarró las manos de Kyoko y se las quitó de la cara, sin dejar de mirarla. Se las sostuvo firmemente sobre sus rodillas mientras le besaba en la frente, en una mejilla, después la otra. La volvió a mirar. Estaba sonrojada, nerviosa, agitada. El seguía estando lleno de fuego. Le dejó las manos, le agarró suavemente la cabeza por debajo de las orejas con ambas manos, y se acercó a sus labios. Primero besó la comisura, Kyoko soltó un leve respingo y gemido. La volvió a mirar a los ojos, y volvió a besar la comisura de los labios, con una ligera humedad caliente. Ella se agitaba, él seguía besándo cerca de los labios, hasta que ella los abrió a la vez que soltaba un leve quejido. Ren aprovechó esa inercia para besar finalmente esa boca húmeda, semi abierta, permitiéndole la entrada. La besó apasionadamente, le miró a los ojos, la besó por segunda vez, un poco más profundo, presionando firmemente su cabeza hacia él.

-Cuando estemos a solas, puedo llamarte por tu nombre?- le susurró al oído, mientras le volvía a besar en las mejillas.

-Si...-pudo contestar a penas, debido a la excitación del momento.

-Gracias, Kyoko..-volvió a susurrar. Se separó finalmente, le dedicó la sonrisa más tierna que ella jamás había visto. Se pusieron el cinturón, arrancó el coche y la llevó a su casa.

-Es la primera vez que no te pones toda rígida cuando me he acercado. Eso me llena de esperanza, sabes?- le dijo mientras estaba al volante.

-Discúlpame, la verdad es que nunca se como reaccionar en este tipo de situación- Dijo, todavía sonrojada.- Al menos ahora sé lo que es un primer beso de verdad- Se atrevió a decir.

-Y espera, porque lo que vendrá después será muchísimo mejor, estoy convencido. -Contestó él, sonriente, ignorando el poder de sus palabras.

-... - Kyoko no contestó, solo se puso tremendamente roja y se llevó la cara a las manos. Cada uno interpretó esas palabras como quiso.