Un saludo!

Este crossover esta ubicado en Saint Seiya entre entre la batalla de las 12 casas y la saga de Hades.

Mientras que en Percy Jackson se ubica al final de la saga de Héroes del Olimpo. Lo siento mucho por quienes solo vieron las películas pero fue así como se me ocurrio, ademas era para que fuera mas fácil explicar algunas cosas.

Hacen falta mas crossover de ambas series, y en esta aunque no pretendo que sea muy larga es solo un grado de arena y espero que mas personas se animen a unirlas. Vamos que ambas hablan de mitología griega!

En fin, mientras termino de editar el capitulo 23 de Armaduras y Secretos pondré un capitulo de esta historia aproximadamente cada 10 dias. o menos...depende del trabajo.

Comentario y quejas serán bienvenidos, aunque tal vez se los ofreceré a las musas en mi próxima cena.

La otra vida es un campamento de verano.

-Odio al dragón... -Pensó Deathmask mientras era arrastrado en la oscuridad por varios espíritus.

Su enfrentamiento contra el dragón Shiryu término de la manera contraria a lo que esperaba, ni logro vencerlo ni su preciada cloth quiso defenderlo. La muy… ingrata por no decirle más feo, decidió abandonarlo en el peor momento juzgándolo indigno de usarla. Y si a eso le agregaba que algunos fantasmas de los muchos que asesinó decidieron arrastrarlo por el Yomotsu eran más razones para odiar al dragón. La caída fue rápida al inicio, pero ahora no entendía la razón del porque seguía siendo arrastrado por esos espíritus en esa oscuridad y aunque intento zafarse no pudo hacerlo.

-Ya me harté… pero ya que...

Se repetía esto porque de reencarnar seguramente estaría de vuelta mezclado en otra guerra santa y tendría que repetir muchas cosas. Pero ahora que Cáncer lo rechazo… pues bien podría no ser así.

-Igual por fin tendría una vida tranquila… - murmuro.

Entonces, su viaje termino de forma brusca y repentina. Y lo primero que miro fue el techo de madera de una cabaña y el rostro de un adolescente de cabellos oscuros y ropa igual de oscura que lo miraba enfadado.

-¿Por qué me trajeron esto?… llévenselo – Dijo Nico con voz descuidada, pero los espíritus decidieron dejarlo ahí.

Nico se enfadó – Oigan ¿qué creen que hacen? ¡Vuelvan!

Nunca antes los fantasmas lo habían desobedecido, Deathmask al ver esto empezó a reírse y esto obviamente enfureció a Nico.

-¿De que te ríes idiota? -

-De que no sabes controlarlos todavía, estúpido.

-¿Cómo me dijiste?

-ES TU PI DO y mira así se hace! Ondas infernales. - Los fantasmas aparecieron y atraparon a Nico. No supo que lo motivo a actuar así, tal vez era el enojo que ya traía contra el dragón, pero tenía ganas de desquitarse y pelar con alguien.

-¡Ya verás!

Nico invoco más esqueletos y pronto el ambiente del lugar se volvió oscuro y frio. Pero a eso ya estaba acostumbrado Deathmask, por lo que no se acobardo. Lo que inundo el lugar de espíritus y de los muertos peleando de forma extraña con sendos esqueletos. Pronto Nico se abalanzo sobre Deathmask con su daga estigia con la idea de pelear directamente, pero igualmente Deathmask se supo defender. Y la situación pudo durar así buen rato ya que parecían estar en igualdad de condiciones de no ser porque varios otros adolescentes entraron a la cabaña gritando.

-¡Para esto ya esto Di Angelo! – Annabeth grito enojada.

-¿Y por qué? – Respondieron los dos al unísono.

Percy, aunque confundido de que los dos respondieran al grito de Annabeth añadió -Porque todo el campamento se ha llenado de fantasmas y esqueletos y los de la cabaña de Afrodita están gritando tanto que me dejaran sordo.

-Además te meterás en problemas con Quirón – Annabeth dijo muy seria.

-No, si ya lo estas, semi-dios. – Quirón añadió al entrar y lo agarro del cuello. DEathmask no supo que lo asombro más, si ver a un centauro en persona, en caballo… lo que este fuera. O que este mismo tuviera fuerza suficiente para dominarlo. Ya que intento soltarse sin éxito.

El termino semi-dios no era que se escuchara muy frecuentemente en su época y se refería a el de esa manera. Dejo de forcejar y con ello Quirón aflojo su agarre antes de lanzarlo a un sillón mientras lo miraba fijamente.

-No sé quién será tu padre o madre, pero entraste de mala manera al campamento mestizo y tendrás que decirme cuáles son tus intensiones.

-No estoy aquí por gusto, al parecer los fantasmas de ese mocoso me trajeron aquí, y yo que estaba resignado de irme al Yomotsu luego de que el dragón me venciera con su cosmos. – Deathmask respondió cruzándose de brazos.

Al escuchar esto Quirón pareció congelarse.

-Dijiste Cosmos… ¿Eres un santo de Atena?

-Si, Deathmask de Cáncer hasta hace poco, antes de que esos fantasmas me trajeran.

Annabeth se asombro al escuchar esto, en algún lugar leyó sobre ellos… Pero no recordaba en ese momento.

Quirón de inmediato le indico a Percy que se cerciorara de que no hubiera chismosos. No fue necesario, luego de que desaparecieran los fantasmas y los esqueletos la mayoría regreso a sus actividades normales. Igualmente, no muchos se acercaban a la cabaña de Hades.

Quirón soltó un resoplido de tensión al ver la respuesta de Percy de que estaba despejado.

-¿Hay una guerra santa ahora?

-No, solo un pequeño… conflicto en el santuario de Atena. – Respondió presuroso Deathmask. Por alguna extraña razón sentía que podía ser castigado si decía la verdad. Entre la amenazante mirada de ese centauro y la extraña, pero también fuerte mirada de esa chica.

-No otra vez… - Murmuro Quirón ya sin hacerle caso. - Tendré que prepararme para la llegada de mas de ustedes…

-Oye... ¿de qué diablos hablas? – Deathmask estaba confundido.

-Mira, no tengo que explicarte con gran detalle de que los dioses griegos son reales y todo eso. En tu realidad eres un santo de Atena y ya sirves a un dios, tal vez hayas tenido la posibilidad de conocer a más de ellos.

-Aun no, pero era de esperarse…

-Bueno, pues aquí también son reales; solo que no están en guerra constante como entre ellos, mas bien con las entidades anteriores como los titanes, gigantes y otras criaturas mitológicas que emergen cada que se le antoja.

-De acuerdo, hablas de mitos, pero ¿por qué me llamaste semi-dios al inicio?

-El simple hecho de que este aquí te señala como tal. En este mundo los dioses siguen haciendo de las suyas teniendo hijos con mortales y esos hijos vienen aquí a entrenarse para sobrevivir los ataques de las bestias mitológicas que te dije antes, ya que los ven como sus presas. Annabeth y Percy fueron salvajemente perseguidos antes de llegar al campamento. Nico también.

Percy agrego- Y también los dioses nos piden de vez en cuando, hacer algunas tareas para ellos. Nos envían a diversas búsquedas para hacer esas tareas que ellos no pueden.

-En pocas palabras seguimos siendo sus peones. – Deathmask replico.

-Pues sí, así es mocoso. – Quirón no pudo apelar a lo que dijo, y menos con Percy asintiendo.

-¿Pero aquí en que quedo yo? Mencionaste que llegaran más de conmigo. ¿Qué quieres decir con esto?

-Bueno… Atena tiende a enviar aquí a los guerreros que ella considera que aún tienen que aprender alguna lección o redimirse por acciones pasadas. Incluso los que tuvieron una vida cortada súbitamente y no alcanzaron su plenitud. Por lo general sucede durante alguna guerra santa.

-¿Qué es eso de una guerra santa? – Pregunto Annabeth.

Quirón la miro y también a Nico y Percy antes de continuar, midiendo sus palabras -Annabeth, la situación en el mundo del que proviene este chico es difícil, ahí los dioses se comportan muy diferentes a esta realidad.

-No me asombra luego de lo que paso con Roma.

-Es más complicado de lo que sucedió con los romanos, no son solo diferentes personalidades. Allá aún hay demasiados conflictos entre los mismos dioses y estos conflictos llevan a estas guerras. Donde los santos de Atena pelean tanto contra los ejercitos de Hades o Poseidón. Ahí ustedes no podrían estar juntos ni en broma.

Tanto Percy como Annabeth se miraron fijamente. Nico centro primero su mirada en Deathmask y lo miro con más atención. Quirón siguió con su relato.

-Pero luego les explico detenidamente, el punto es que ella ha hecho esto mismo en varias encarnaciones. Aunque no suele fijarse muy bien lo que hace porque sus tiempos, sus épocas, se mezclan. Hace unos treinta años envió a un santo de un siglo muy anterior, pero esa es otra historia. Considera esta oportunidad como un regreso a la escuela.

-Odie la escuela, además ya no la necesito, tengo 23 años. – Deathmask dijo orgulloso.

-No los tienes… - Percy le indico.

-¿ Ycómo no sabre mi propia edad?

-Vamos, que no eres mayor que Percy aquí y él tiene 17 años. – Annabeth añadió.

Deathmask quien sentía su cuerpo más débil que lo normal y veía su cuerpo más delgado se preocupó.

- ¿Dónde hay un espejo?

Nico le indico donde había uno y Deathmask corrió para poder verse, en cuanto lo hizo, lanzo un fuerte grito de furia que estremeció a todos.

-¡Noooooooooo! ¿Qué me hiciste Atena?

-Creo que no estaba preparado para ello – dijo Quirón antes de que Deathmask saliera disparado de la cabaña.

Muchos jóvenes o adolescentes lo miraron extrañados, ya que no les era conocido. Quirón corrió lo más rápido que pudo detrás de él, y detrás salieron Percy, Nico y Annabeth. Pero Quirón lo alcanzo en los límites del campamento ya que le fue imposible avanzar más, simplemente una barrera lo detuvo. Intento ir por otro lado, pero un enorme dragón le detuvo el paso y pronto Quirón lo alcanzo galopando tranquilo.

-No podrás irte, la voluntad de Atena no te dejara, aunque seas hijo de algún otro dios no puedes sobrepasar esta voluntad. Estarás aquí hasta que ella decida lo contrario o aprendas lo que deberías.

-¿Hijo de otro dios?

-Si, eso es algo que tienes que tener muy presente. Atena en su mundo puede estar en lo correcto en algunas cosas, pero muy equivocadas en otras. Y el usar a los semi-dioses en sus batallas puede ser un gran error, aunque no dudo que los demás dioses hagan lo mismo en tu mundo. Después de todo lo que denominas cosmos es la habilidad heredada de su padre divino.

-Entonces el que yo use a los espíritus de los muertos…

-Te enfrentaste a Nico de igual, puedes ser hijo de Hades…

-¿Mi padre tuvo otro hijo? ¿Y no me lo dijo? – Nico llego junto con Percy y Annabeth agitados de correr.

Annabeth añadió al verlo temerosa de reacción -No te precipites Nico, no creo que así sea el caso.

-Tampoco descartaría algún otro dios que tenga que ver con la muerte. – Quirón añadió.

Percy también intervino -Cierto, él te permitió convivir con Hazel, no puede ocultar algo tan importante.

Nico trato de controlar la respiración y sus emociones, estas siempre se salían de control, mientras Deathmask miro como impidió que salieran más esqueletos del piso.

Nico igual lo observaba detenidamente, no tenía gran parecido con él, pero su hermana Bianca tampoco la tuvo, ni Hazel… pero tenía cerciorarse.

-Volveré, tengo que preguntarle –Nico susurro presuroso y desapareció entre las sombras.

Percy se apresuró a decir mirando fijamente a Deathmask - Quirón, ¿su llegada implica algún nuevo peligro? Con eso de que Atena está involucrada…

Quirón respondió mirando a Annabeth – En lo absoluto, les repito en varias ocasiones hemos tenido estas "visitas" de santos de Atena, normalmente no pasa algo grave, estos santos se pueden adaptar a este mundo y morir luego tranquilamente, tan tranquilamente como cualquier otro semi-dios.

-¿Paro no estará mi mamá en peligro por estas guerras?

Quiron paso saliva antes de responder -Es algo que se repite cada par de siglos, sí corre peligro, pero siempre sus santos la han salvado. Aunque a un alto precio. Y antes de que preguntes, no creo que necesite ayuda.

-¿Acaso es diferente a la Atena que conocemos? ¿Por qué necesita que la salven? – Pregunto Percy.

- La que está en su mundo es muy distinta. Es otra parte de ella, es una encarnación mortal y vulnerable. Con sus conocimientos y memorias.

-¡Bah! Es una mocosa tonta, mira que avisarle a su enemigo que iba a visitarlo. Muy estúpido para ser la diosa de la estrategia -Deathmask se burló y eso le consiguió un puñetazo de parte de Annabeth.

-Oye ¿Qué te pasa? – Deathmask rezongo mientras Annabeth era detenida por Percy para que no lo alcanzara.

-¡No hables así de mi madre!

-¿Tu madre? -La mirada de Deathmask fue de asombro total – Entonces ella y alguien más… ¿Aquí no es una diosa virgen?

Quirón interrumpió -Claro que lo sigue siendo, los hijos de Atena nacen de sus pensamientos y voluntad, al igual que ella. Por cierto, ella es Annabeth Chase, hija de Atena.

-Y yo Percy Jackson, hijo de Poseidón.

Deathmask los miro sin poder creerlo -Hijos de Atena, Poseidón y Hades y todos conviviendo juntos, en este campamento… me estoy volviendo loco.

-Si, y tú eres uno de nosotros, solo falta averiguar quién es tu padre. ¿Por cierto como te llamas…?

-Deathmask. – Respondió con orgullo.

-Quirón se burló – ese apodo no puedes usarlo aquí, di cuál es tu verdadero nombre.

Bufo antes de responder -Ángelo, mi nombre es Ángelo. No les diré mi apellido ya que no les importa.

-Bienvenido al campamento mestizo entonces Ángelo. – Percy le apretó la mano.

Quirón los interrumpió – Es hora de regresar a las cabañas, mientras eres reclamado tendrás que ir a la cabaña de Hermes. Te proporcionaremos ropa. Ya luego veremos que hacer contigo mocoso.

Él ya no tuvo ganas de replicar más y camino de regreso junto con ellos de regreso al centro del campamento. Deathmask suspiro, eran demasiado cambios a su mundo y solo el hecho de estar ahí era demasiado. No iba a salir de ahí hasta que Atena considerara que aprendió su lección y no estaba seguro de poder aprenderla. Después de todo ese lugar parecía más loco que el mismo santuario.


Nico por su parte encontró a su padre desayunando en el inframundo, Hades se alegró de la visita.

-¿Tengo otro hermano llamado Ángelo? - pregunto sin dudarlo.

Hades escupió su café y casi tira el resto de la taza. – ¿Es esta una broma Nico?! No se te ocurra preguntar eso tan de repente! si Perséfone se entera…

-Se enterara de cualquier manera si es verdad padre, hoy se presento alguien en la cabaña del campamento mestizo y utilizo una habilidad que me hizo dudar. Se llama casi como yo y encima Quirón lo identifico como un santo de Atena. Viene de otro lugar, pero quiero estar seguro si él es mi hermano o no.

Al escuchar esto Hades respiró profundamente, más tranquilo al parecer.

-Puedo asegurarte que no lo es.

Nico pareció estar decepcionado por un momento, pero igual se tranquilizó de despejar su duda.

-Aunque es algo muy interesante, si uno de ellos fue enviado aquí por Atena, tendré una oportunidad en la siguiente guerra santa… -Murmuro Hades pensando en voz alta.

-¿Por qué dice eso padre?

Hades cambio el tema -No es algo relevante en este mundo Nico, pero puede ser importante en el otro. Mira, en ese mundo Atena y yo tenemos un conflicto por milenios en el que ella siempre se las arregla para ganar. Se ha enemistado con casi todos los dioses.

-¿En esas llamadas guerras santas?

Hades asintió – Precisamente, pero ya no puedo decirte más en que consiste, supiste moverte entre los campamentos Júpiter y Mestizo, pero no puedo darte mas información.

-¿Por qué?

-Es más perjudicial que beneficioso. Y nosotros los dioses coincidimos en que ustedes no deben mezclarse con los asuntos provenientes de ese mundo.

-¿Entonces porque Atena puede enviar a sus santos aquí? ¿No es jugar sucio?

-No, solo es un poco de piedad. Ellos merecen una segunda oportunidad, si son capaces de vivir de manera tranquila en este mundo tal vez en la próxima generación tengamos menos conflictos. Ella, todos los dioses, deseamos que su mundo llegue por fin a la paz, solo que diferimos mucho en nuestra idea de paz.

La mira de Nico le indico a Hades que no estaba muy convencido.

-Regresa al campamento, hijo, hazte su amigo de ser posible, mientras por lo que me dijiste creo saber a quién agradecer por darle la vida. Le avisare para que no tarde en reclamarlo.

-De acuerdo - Nico respondió y regreso al campamento mestizo. No muy seguro de que su padre se quedaría sin intervenir…


Luego de bañarse con agua fría y observarse nuevamente al espejo, Deathmask se dio cuenta de que no fue un sueño, había regresado a la adolescencia, no parecía tener más de 15 años, se puso la ridícula ropa que le dieron solo porque la suya estaba sucia y parecía quedarle grande.

El lugar apestaba, un ridículo campamento para semi-dioses. Luego de apropiarse de una cama del ridículo dormitorio al que llego, salió de la cabaña y paseo un poco observando el lugar, el muro de escalada con su lava todo, la forja, el comedor, dio un recorrido por el bosque evitando al dragón que cuidaba el vellocino de oro y por último observo la estatua de Atena Pártenos.

Esa estatua que fue llevada al campamento por Reyna y temino el conflicto entre la parte griega y romana de los dioses. No pudo evitar desahogarse.

-Así que pretendes que me redima Atena. ¡!Bah! Creo que al menos sentido del humor si tienes.

Se regreso a la cama y medito entonces en lo que le dijo Quirón, que debía preparase para la llegada de más. Después de todo, los santos de bronce estaban de lado de Atena, sería interesante esperar y ver quienes más de sus compañeros serian enviado al igual que él a ese campamento. No tuvo que esperar mucho, un niño entro presuroso y grito:

-¡Oigan! Alguien que cayo del cielo le ésta dando batalla a Clarisse, y eso que pelea sin armas.

Todos salieron a tropel de la cabaña mientras él los siguió.

-Veremos cual otro santo dorado es el afortunado en acompañarme.