¡Feliz día del NaruSaku!, me hubiese gustado escribir algo referente a la fecha pero apenas ayer vi el calendario y recordé lo importante de este día para nuestra pareja.

Revisando mis borradores vi que tengo una lista de al menos 17 historias milticapitulos en proceso, algunas les faltan capítulos y otras sólo editar y corregir. He decidido no guardarlas más y compartirlas con ustedes mientras aun puedo hacerlo, una de ellas es esta y este capítulo lo escribí en el 2015. Que rápido pasa el tiempo.


Los personajes y todo lo que reconozcan pertenece a Kishimoto. Esta historia también se encuentra publicada en mi perfil de wattpad, no está autorizada su publicación en ningún otro lugar.

.

-Entre los dos-

By ASUKA02

Capitulo 1: Mariposas
.

Apenas entró en el Ichiraku-ramen reconoció la espalda de Naruto sentado frente a la barra, él estaba comiendo solo. Sakura avanzó hacía él y apoyó los codos en el mostrador, antes de hablarle ya Naruto había percibido la presencia de su amiga, quien había sido delatada por el suave aroma de su perfume.

La ninja pidió una orden para llevar y giró su torso hacia Naruto. —Hola Naruto, ¿cómo va tu relación con Hinata?

Los había visto en varias ocasiones paseando por la aldea.

—¿Eso que te importa? —respondió sin mirarla, concentrado sólo en comer.

El tono frío y la respuesta del joven la dejó sorprendida, aunque su reacción fue enfadarse por la mala educación del rubio.

—¿Qué clase de respuesta es esa?!, soy tu amiga, claro que me importa.

Naruto se encogió de hombros. —Estoy saliendo con ella como me lo pediste. —dijo antes de llevarse el tazón a la boca para ingerir el liquido.

Sakura arrugó la frente, él lo hacía ver como si hubiera aceptado hacer un favor.

—No puedes salir con ella sólo porque yo te lo recomendé, Hinata es bonita, es amable, pertenece a una familia adinerada y tiene pechos grandes, creí que a todos los hombres le gustaban los pechos grandes.

Naruto se levantó dejando el tazón vacio, su plan era comer más pero con ella allí hablándole y amargándole la existencia se le quitó el apetito, sacó su monedero con forma de sapito, Sakura lo observaba analizando cada movimiento del rubio.

—¿Por qué no te gusta Hinata?—le preguntó intrigada.

Él dejó el dinero al lado del tazón de ramen y luego se giró para irse, pero Sakura lo sostuvo de un brazo, —¿porque te importa? —replicó fastidiado.

—Para poder ayudarte.

Naruto rió con ironía, —porque ella no eres tú.

Perfecto, eso sirvió para que Sakura lo soltara inmediatamente, Uzumaki se marchó dejando a la pelirosa fría, esa sinceridad con que lo había dicho la dejó en blanco. No era la primera vez.

¿Acaso el amor infantil de Naruto hacia ella no era rivalidad por saber su gusto por Sasuke-kun?

Diez horas después Sakura daba vueltas en su cama sin poder dormir, se sentía culpable, la atormentaba saber que Naruto estaba saliendo con Hinata sólo porque ella se lo sugirió.

Eso no podía seguir siendo de esa manera, necesitaba abrirle los ojos a Naruto, liberarlo de esa carga. Él merecía ser feliz, si no era Hinata, que fuese con alguna otra mujer, en algún otro momento, tenía que decírselo.

La ninja salió de la cama, se vistió con su ropa habitual, abrió la ventana y saltó del balcón, corrió hasta estar frente al departamento de Naruto. En ese momento para Sakura lo más importante era hablar con Naruto.

Pero la edificación donde vivía su amigo estaba cerrada, no podía ir a visitarle, "claro son las dos de la mañana", pensó en la posibilidad de dejar la conversación para mañana, pero mañana no sería lo mismo, no podría pegar un ojo si no resolvía eso ya.

—Vaya, tendré que trepar y entrar por el techo.

Hizo memoria hasta recordar donde era que quedaba el departamento de Naruto.

El rubio estaba durmiendo boca abajo cuando comenzó a escuchar dentro de sus sueños la voz de Sakura-chan llamándolo.

—Naruto despierta.

—..

—¡Naruto!.

—Mmm, esta bueno, otro tazón de ramen, mmm...

Balbuceaba dormido, Sakura entornó los ojos, "hasta cuando duerme sueña que está comiendo ramen"

—¡Narutoooo!

Gritó quitándole la sabana, eso sí lo despertó, asustado Naruto rodó en la cama y se llevó una mano al pecho. "Qué demonios" pensó viendo a su amiga.

—Sí que tienes el sueño pesado. —le dijo mirándolo con expresión divertida, le había dado un buen susto.

Ella hablaba como si fuese de lo más normal estar en una habitación ajena en medio de la madrugada. El ninja rubio frotó sus ojos sin creer que ella estaba ahí, parpadeó un par de veces, pero no era un sueño, ella en realidad estaba allí.

—¿Sakura-chan que haces aquí? —le preguntó sentado en medio de la cama. Estaba con su pijama blanca de rayas azules y el pelo revuelto.

Sakura se cruzó de brazos —no podía dormir, me quede pensando en lo que dijiste, así que vine a libérate de tu carga, no tienes que salir con Hinata si ella no te gusta.

Él levantó una ceja, Sakura-chan a veces era muy impredecible, ni en un millón de años hubiera imaginado que ese era el motivo de su visita.

—¿No podías esperar hasta mañana? —le preguntó con algo de diversión.

Sakura se sintió estúpida al darse de cuenta de que estaba actuando como una loca, y ella siempre se considero una persona muy racional.

Avergonzada miró hacia la pared y mostrando su característico orgullo con él respondió —ya te lo dije, estaba preocupada, somos amigos, también me importa tu felicidad.

Él gateó hasta sentarse en la orilla de la cama, podía sentir que estaba siendo sincera, él también lo fue cuándo le dijo aquello en la mañana.

—Ya no puedo romper mi relación con Hinata, ella me dijo que me ama.

Sakura lo miró, Naruto se veía preocupado y todo era por su culpa, Uzumaki más que preocupado se sentía presionado, agobiado y cansado de la farsa en que se había convertido su vida.

—Lo siento, lamento haberte metido en este aprieto.

Ella se veía muy afectada.

—¿Sakura-chan no sientes nada por mí?, ¿nada, nada?. —le preguntó con interés.

Él estaba dispuesto a seguir con Hinata ya que era una buena mujer, pero si tan sólo Sakura le diera una oportunidad todo sería mejor.

Ella dudo antes de decir, —te quiero, eres mi amigo.

—Yo también te quiero y eres mi amiga, pero te quiero de una forma muy diferente a la que quiero a Hinata.

Sakura se mordió el labio preocupada, no quería que su amigo saliera con Hinata por obligación, quería que él fuese feliz.

—¿No existe ninguna posibilidad de que te enamores de ella? —le preguntó esperanzada de poder resolver todo.

—Lo mismo quisiera saber yo de ti, ¿no te gusto ni un poco?

—...

—¿Qué tal si nos besamos?, si no sientes nada, renunciaré a ti para siempre, lo prometo. —se atrevió a proponer él sentándose en el suelo.

—¿Besarnos? —musitó poniéndose nerviosa.

Si se besaban ese sería su primer beso, y lo había estado reservando para Sasuke-kun, pero también era la oportunidad para que Naruto renunciara a ella definitivamente, porque sintiera o no algo, ella iba a negarlo.

La ninja suspiró resignada —todo sea por el bien de la causa, no harás que sienta nada, deberías renunciar a mi definitivamente.

Se sentó frente a Naruto en el suelo, ambos se ruborizaron levemente cuando ella se acercó dejando las palmas de sus manos en el piso, Uzumaki se inclinó un poco hacia adelante y Sakura cerró los ojos, antes de unir sus labios susurró sobre su boca.

—Promete que no se lo dirás a nadie nunca. —le pidió ella.

—Lo prometo, será un secreto entre los dos.

Con el corazón de ambos martillando en sus pechos, Sakura rosó con sus labios los labios masculinos atrapando el labio inferior, lo chupó levemente, intentaba hacer un beso simple, pero Naruto giró su cabeza unos ochenta grados abriendo levemente la boca, atrapó el rostro de la pelirosa entre sus manos y comenzó a mover sus labios sincronizándose con ella.

Un beso lleno de ternura y respeto, por fin después de tantos años de espera estaba besando a la chica de sus sueños, "era verdad lo de las mariposas en el estómago", pensaba que eso sólo era una mentira, porque sus mariposas nunca habían mostrado señales de vida cuando besaba a Hinata.

Sakura ladeó la cabeza separando ligeramente sus labios para tomar aire, Naruto aprovechó esa ranura para deslizar la punta de su lengua, ella no lo rechazó, lo estaba dejando besarla, ¿por qué no se apartaba?

La escuchó jadear suavemente aspirando un poco de aire sin ser capaz de separarse, ella no quería separarse, y él estaba poniendo todo su empeño en ese instante si esa era la forma de convencerla, de enamorarla.

—Te quiero Sakura-chan —susurró sobre sus labios.

Siguieron besándose hasta que de repente Sakura lo empujo bruscamente y lo miró asustada. —¡metiste tu lengua en mi boca!, ¡qué asco!

—Hace un momento no parecía que te diera asco. —replicó sonriendo, aun podía sentir el sabor de su amiga.

—Es-estaba muy impresionada para poder apartarme, —respiró varias veces tratando de calmarse, estaba nerviosa, avergonzada y asustada por lo que había hecho, —¿besas a Hinata de esa manera?

—No, ella es muy tímida, con algo así podría desmayarse.

Sakura se tocó los labios inconscientemente, Naruto prácticamente le había comido la boca, despertando un torbellino dentro de ella, creyó que esa tontería de las mariposas en el estomago eran mentira, aún las sentía furiosas revoloteando como locas.

Se tocó la boca del estomago intentando calmarlas, estaban alborotadas por Naruto. Eso era demasiado estúpido para poder siquiera pensarlo.

—¿Y sentiste algo? —le preguntó curioso, era un momento de suspenso en la vida de Naruto.

La cara de Hinata llegó a la mente de Sakura, no quería que Hinata sufriera por su causa, quizás Naruto por su propia cuenta terminaba esa relación.

La pelirosa esquivando la mirada del ninja respondió —no, no sentí nada.

Se levantó de suelo temblando como gelatina y salió de la habitación, Naruto no la siguió, estaba decepcionado de la respuesta, pero la conocía demasiado bien como para saber que mentía, sabía de esa gran dificultad de ella para decirle palabras con cariño, también esa necedad de querer emparejarlo con Hinata.

El jinchuriki recostó la espalda de la cama recordando ese beso, que no olvidaría nunca. "aunque digas que no, tus labios me besaron"