Este fic es para el Desafío de resurrección de la página de Facebook: Fanfics de Gohan y Videl en español.

Volver a Verte

La muerte es parte natural del ser humano; aquel momento en que la vida en la tierra finaliza y el alma pasa a otro plano desconocido aún para la mente humana. Sin embargo, para alguien que está familiarizado con la muerte, la vida y la resurrección estas cosas pueden parecer fáciles de superar.

Para Son Gohan la muerte era algo a lo que se había enfrentado a lo largo de su existencia. Desde niño tras el fenecimiento de su padre Gokú y luego, los asesinatos de los amigos de su padre, el señor Pikoro y el resto de seres de otros planetas que murieron en la lucha contra Freezer.

No obstante, Gohan jamás se había enfrentado a una muerte sin retorno. Siempre, tarde que temprano, sus amigos y familiares volvían a la vida. Incluso él resucitó tras morir en la pelea con Majim Buu.

Pero esta era la primera vez que debía afrontar la idea de la pérdida de la persona que más amaba en el mundo; o al menos uno de los seres que más le importaban en su vida.

La partida de su padre fue sorpresiva, pero ya estaba acostumbrado a que Gokú desapareciera por periodos largos de tiempo. Era algo común en él.

Videl no resucitaría; jamás. Eso estaba claro en su corazón.

Las esferas del dragón habían expirado tras el enfrentamiento con los dragones legendarios y, junto con Gokú, murieron también las esperanzas de revivir a la gente que feneciera.

Ya habían pasado dos meses desde que Videl se había marchado para siempre. En ese día, como casi todos, Gohan se la pasaba solo. Sentado en la sala de su casa esperando que el dolor se disipara por sí sólo.

Primero Gokú y ahora ella.

Videl era aún joven cuando enfermó y feneció. Pan, su hija, también sufría, pero ella era consolada en los brazos de su novio; más ¿Quién consolaba a Gohan que no podía sobrellevar el dolor?

Necesitaba a Shen Long, pero este se había ido también. Sólo él podía devolverle el aliento de vida a su querida esposa.

No volvería a verla, ni tocarla, ni sentir el calor de su piel junto con la de él cuando hacían el amor.

Silenciosamente, derramó lágrimas y cubrió su boca con la mano para ahogar sus propios sollozos.

Si tan sólo pudiera revivirla. Resucitarla como lo habían hecho cuando Mayim Buu la devoró convirtiéndola en un chocolate.

La esperanza estaba perdida, y lo único que quedaba era esperar a que ese sufrimiento se esfumara de la misma forma que Videl se había ido.

Estaba solo completamente. Solo emocionalmente.

Su madre no lo comprendía realmente. Su hija estaba haciendo su vida y planificaba su futuro, su hermano vivía lejos ya, los amigos de su padre tenían sus propios problemas

Nunca valoró el hecho de tener las esferas del dragón y el privilegio de resucitar a alguien como en estos momentos de su existencia.

Despedirse era la mejor opción ahora, pero ¡qué complicado es dejar ir a los muertos! ¡Qué difícil es vivir junto con la muerte! ¡Qué difícil es no poder resucitar a los muertos de su tumba!

FIN

Y como saben que siempre mi especialidad es el drama y el dolor cuando se trata de escribir, pues aquí me tienen con este escrito repentino, XDDD. Iba a hacerlo más dramático, pero creo que mejor lo dejo así, jijiji. Espero les guste esta pequeña narración.