MSLN y sus personajes no me pertenecen :'v

Mi deber de protegerte

Extra: Siete años después

-Estrella cuatro, um… aquí estrella 3, este… ya encontré a Vita-sama.

[Ya era hora, ¿dónde está? Cuando la capitana se entere…] se escuchó un pesado suspiro.

-Eh… jejeje… je… está en el cuarto de visitas otra vez.

[Pero pensé que ese lugar estaba cerrado con llave]

-Um… Será mejor que vengas- una joven de corto cabello azul violáceo y ojos color ámbar vestía el traje de guardaespaldas.

-¡Subaru!

-Tea

En el pasillo se veía a una joven pelinaranja que llegaba un poco agitada.

Subaru le pidió que mantuviera silencio, después de esa petición abrió lentamente la puerta.

Al entrar a la habitación, la pelinaranja se dejó caer sobre sus rodillas regañándose mentalmente por haberse preocupado tanto. Detrás de ella la pelivioleta sonreía nerviosa.

-Capitana…

En uno de los sofás de la habitación estaba Nanoha sentada, al lado suyo estaba su bastón y en una mesita estaba su comunicador. En su regazo descansaba la cabeza de la pelirroja que estaba recostada a lo largo de aquel sofá y se abrazaba ligeramente a la cintura de la cobriza.

Ambas mujeres dormían en silencio.

-Nee, dejemos que duerman un rato más – Subaru le ofreció su mano para levantarse.

Ambas salieron de la habitación y cerraron con cuidado de no despertarlas.

-En serio, con estos sustos que nos da la capitana…- Tea se sobaba el puente nasal.

-Jajaja.

-Como sea, su siguiente reunión es en dos horas así que… les daremos veinte minutos más- la pelinaranja ajustó una alarma en su reloj de bolsillo.

-Entendido, iré a pedir que preparen algunos alimentos para cuando despierten – Subaru ya iba avanzando por el pasillo.

-Gracias- Tea se quedó haciendo guardia hasta que su compañera regresó, ambas se quedaron haciendo guardia hasta que la alarma tuviera que sonar.

-Nyahaha, disculpen por eso, y gracias, Vita-chan estaba realmente cansada.

Ya habían pasado los veinte minutos y un poco más, Nanoha ya había terminado de comer, ahora acomodaba su comunicador en la oreja.

-Ey, que las estoy escuchando- Vita comía un poco de los alimentos que las sirvientas habían llevado a la habitación.

-L-lo siento, pero tiene… tiene una reunión importante y… - Subaru se sintió intimidada por la mirada siempre seria de su gobernante.

-Está bien, que Nanoha baje la guardia para poder tomar un pequeño descanso significa que confía ciegamente en ustedes dos, así que si ella así lo decide, yo estoy bien con eso – la mujer pelirroja sonrió con ese aire de serenidad y excesiva confianza.

Habiendo terminado sus alimentos, Vita se dispuso a salir de aquella habitación acompañada de aquel personal de seguridad.

-Ah, Vita-chan, espera.

-¿M?

Nanoha se acercó a la menor – Olvidas tu broche – sacó del bolsillo de su saco un pequeño broche amarillo que Vita solía poner en su cabello y lo acomodó en el lugar de siempre.

-Ah, gracias – esta le sonrió contenta.

Para que Nanoha pudiera acomodar ese accesorio Vita solía inclinar un poco la cabeza. Desde que Vita alcanzó su máxima estatura, rebasando a la cobriza, el inclinar la cabeza se había vuelto lo habitual, a comparación de cuando era menor, que siempre la miraba hacia arriba.

Las dos jóvenes que seguían ahí miraban la escena entre sonrojadas y con una sensación de calma.

-¡Ah! ¡Rayos! Capitana, vamos tarde por tres minutos- Tea volvió a avanzar a la salida.

-Nyahaha, bien, ya lo dijo Teana, ahora sí tenemos que darnos prisa.

-Ahora que lo pienso, ¿Subaru?

-¿Sí?

-¿Cómo supiste dónde encontrarnos? Esta vez fue mucho más rápido que la vez anterior – Vita era escoltada a las afueras de la mansión.

-Ah, Tea se memorizó los lugares de la mansión que usted suele frecuentar y Nanoha-san una vez mencionó que esta habitación era especial, jejeje, así que se me ocurrió venir a buscar – Subaru se rascaba la nuca y se sonreía contenta.

Nanoha se veía ligeramente sonrojada, Vita estaba roja hasta las orejas, Teana se daba un facepalm.

-¿E-eh? ¿Dije algo extraño?

-Nyahaha, esa era la habitación que yo usaba cuando empecé a trabajar en la mansión – Nanoha respondió todavía un poco sonrojada.

-Aaaaah, ahora tiene sentido- Subaru chocó su puño contra la palma de la mano como si hubiera resuelto un acertijo. Al instante se sonrojó igual que Vita y esta al instante la fulminó con la mirada – ¡Pe-pero no he dicho nada!

-Subaru… - Teana descubrió su cara, ella también estaba sonrojada.

-Nyahaha

Dos años atrás.

Ocurrió una mañana que debía ir a despertar a su capitana. Teana Lanster llegó unos minutos antes de la hora indicada. A esa joven le importaba mucho la puntualidad. Se dio la hora indicada y tocó la puerta anunciando que ya era hora. No hubo respuesta. Lo volvió a intentar obteniendo el mismo resultado. Ya eran siete minutos después de la hora acordada. Si seguía así llegarían tarde.

-Um… Capitana, me disculpo por mi rudeza- la joven pelinaranja abrió la puerta de aquella habitación y su cara se tornó totalmente roja. Tuvo que tapar su boca para no dejar escapar el grito que dio.

En la cama de la capitana efectivamente estaba Nanoha, pero no estaba sola.

Teana, al igual que todo el personal de la mansión, tenía conocimiento de la relación entre Nanoha y Vita, pero era solo eso, porque con el trato que se mostraban ante los demás, uno podría creer que era mera amistad o confianza entre empleado y empleador…

Pero lo que estaba viendo definitivamente no era amistad o confianza empleado-empleador.

Resultaba que en la cama Nanoha dormía profundamente, se abrazaba a la cintura de Vita, quien, dicho sea de paso, abrazaba protectoramente a Nanoha. La larga cabellera roja se extendía sobre la almohada al igual que aquella larga cabellera cobriza. Una manta cubría a ambas mujeres y por lo poco que se podía notar al ver los hombros ligeramente descubiertos de Vita… no tenían ropa puesta. Teana buscó algún indicio de su conjetura y lo encontró en el suelo. Estaban regadas las prendas alrededor de la cama.

Vita se movió atrayendo un poco más a Nanoha hacia su pecho y la mayor en respuesta se abrazó al torso de esta sonriendo ante el contacto de aquella tranquila respiración.

Teana sintió que se le salía el corazón. En su mente suplicaba que aquellas dos no abrieran los ojos aún. Así, lentamente salió de aquel lugar y cerró en silencio.

Después de aquel incidente, Teana se planteó investigar los lugares que Vita solía frecuentar dentro de la mansión y así descubrió que eran mayormente donde podía estar a solas con Nanoha.

Esa información era mucho para ella pero resultaba que también era bastante útil. Justo como lo sospechó, ahora podrían encontrar a Vita mucho más rápido cada que esta desaparecía. Y es que con el sinfín de actividades que a veces saturaban el día a día de Vita, la monarca a veces quería descansar unos minutos y ya, pero a veces se escondía tan bien que al final era Nanoha la única que lograba encontrarla.

Por los mismos asuntos de seguridad, tuvo que instruir a su compañera de trabajo, Subaru y explicarle de la lista de lugares. Y sí que rindió frutos su investigación, el día de hoy volvía a ser prueba de ello.

Extra

Fin

x-x-x-x-x

N/A:

KatitoHTT: Gracias owo/ cap extra entregado.

nadaoriginal: Gracias owo/ en realidad sí quiero ponerle más extras, porque hay detalles que se prestan para sacar unos más.

De este fic:

Les contaré aquí, (porque el extra no lo menciona) que Subaru y Tea son menores que Vita y que también están en el nuevo equipo de élite de la agencia.

Y con esto se termina, (real, no fake) este fic.

e.e No me creo…

* - * Quiero escribir un extra M de estas dos (como el de LindyxPrecia), con urgencia, porque ya sabemos quién es la neko en esta historia.

:v Fate, ok no, bueno sí , pero no XD hoy no.

Nos vemos en otro fic, seguro que sí XD

ÔwÔ/ … Tal vez ese M

Y para México feliz día de muertos (me siento como en navidad), tamalitos, chocolate, dulces, mole, flores, más flores, más comida, más comida * - * ¡MÁS COMIDA!